PEDRO SÁNCHEZ, REGRESO A LOS ORIGENES

Jueves, 26 octubre, 2017

EL PSOE ESTA HACIENDO LO QUE SIEMPRE HIZO A LO LARGO DE SU HISTORIA, MOSTRARSE COMO UN PARTIDO CON SENTIDO DE ESTADO QUE PONE LOS INTERESES DE ESTE PAÍS POR ENCIMA DE LOS PROPIOS.

c7El pasado fin de semana se celebró en Cartagena el Congreso Regional del PSRM-PSOE, que servía también para refrendar como Secretario General del partido a Diego Conesa, alcalde de Alhama y ganador de las primarias que le enfrentaron a María González Veracruz y a Francisco Lucas.

El día de la inauguración del Congreso intervino el Secretario General del PSOE Pedro Sánchez. Y nos gustó su parlamento porque se mostró con más claridad y seguridad en sus ideas. En las ideas del PSOE o, lo que es igual, la Socialdemocracia. Porque si hace tiempo denunciamos que su pregonar la alianza entre “las fuerzas de izquierdas” y esa defensa de los últimos tiempos de la “España plurinacional”, solo podía beneficiar a Podemos; porque era entregarse al discurso de Iglesias, el fin de semana aparecía ante los suyos, ante los socialistas murcianos, con el discurso que se espera de un Secretario General del PSOE, del político que ha de aspirar a gobernar este país tan necesitado de un nuevo impulso. Y habló de las cosas que se esperan del líder de un partido que ha regido los destinos de España durante más de 20 años. CiiiiiY recordó los avances económicos y sociales que durante esa época se produjeron: seguridad social universal, pensiones no contributivas, becas para que todo el mundo pudiese cursar estudios universitarios, igualdad social, entre otros muchos logros.

Pero sobre todo, habló de la responsabilidad que los socialistas tienen de apoyar la defensa de la Constitución Española, tan amenazada con los conflictos de Cataluña. Y dijo lo que muchos querían oír, que los socialistas estarán siempre defendiendo el Estado de Derecho. Porque lo que está ocurriendo, aunque algunos se empeñen en lo contrario, no es un enfrentamiento Generalitat de Cataluña, PP, de ninguna de las maneras. Es un enfrentamiento entre el Gobierno catalán, que quiere subvertir el orden constitucional, y el Gobierno de España; no importa el partido que esté al frente del mismo. Y el partido socialista está haciendo lo que siempre hizo a lo largo de su historia, mostrarse como lo que es. Un partido con sentido de Estado que pone los intereses de este país por encima de los suyos propios. Y está haciendo lo que se espera del mismo, aunque alberguemos dudas sobre si los populares hubiesen actuado de la misma manera si fuese el PSOE quien gobernase en estos momentos: en la memoria de todos está la actitud auténticamente incalificable del PP cuando los socialistas gobernaban y estaban negociando el final de ETA o, lo que es igual, la paz, en el País Vasco. Causa tristeza e indignación acordarse de lo que le dijeron los populares a Rodríguez Zapatero porque llegó a ser absolutamente obsceno

CSí, Sánchez, habló con orgullo de los logros socialistas, de la Socialdemocracia, sin los complejos que parecía albergar no hace tanto tiempo. Y nos gustó. Gustó su mensaje y el tono del mismo y ese orgullo de procedencia que ennoblece a los que honran sus orígenes. Un orgullo que, hace tiempo, pareció no poseer con esas alusiones al “nuevo PSOE” porque, como dijimos en alguna otra ocasión, el único giro a la izquierda que ha de procurar Sánchez, ha de ser el de la búsqueda de más justicia social, más inversión en educación pública y menos en la privada y menos privatización de la sanidad para fortalecer la publica. Sí, todo lo que hizo por este país la socialdemocracia y que el destaco en su parlamento, para satisfacción de muchos que no comprendían la negación de lo mucho conseguido a lo largo de su historia, por parte de los socialistas, en esta Europa que tanto debe a ese ideología. Una ideología que solo necesita recuperar sus esencias, sus mensajes, sus discursos, el de la socialdemocracia, que hizo que Europa fuese el referente de la igualdad entre los seres humanos.

Al parecer, Pedro Sánchez, ha regresado a sus orígenes.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 25-Octubre-2017
Anuncios

LA DIGNIDAD DE JOAN MANUEL SERRAT

Viernes, 13 octubre, 2017

LE LLAMABAN COMUNISTA PORQUE, EN AQUELLOS TIEMPOS, EN ESTE PAÍS EL QUE NO ERA FASCISTA ERA COMUNISTA, Y AHORA LE LLAMAN FASCISTA.

Cuando escribo este articulo aún no ha declarado Puigdemont la independencia de Cataluña, y mientras esto llega, o no, recuerdo cuando Joan Manuel Serrat prefirió no asistir al festival de Eurovisión, en 1968, antes de cantar la canción La, La, La, en castellano (el exigía hacerlo en catalán). MASSIELMassiel fue su improvisada sustituta y ganó el por entonces prestigioso certamen musical. España vivió con aquello una eclosión de españolidad. Aquel fervor patrio solo se repitió cuando nuestro país ganó el Mundial de Futbol y es que, al parecer, los españoles necesitamos fuertes dosis de adrenalina para sentirnos orgullosos del hecho de ser españoles. Y rememoro ahora las críticas que la prensa del régimen vertió sobre Joan Manuel Serrat. Un catalán, mitad aragonés, que quiso ser fiel a sus ideas a riesgo de perder muchos seguidores con lo que eso significa para un cantante de desafección del público, que siempre se traduce en pérdida de muchos ingresos por ventas de discos y asistencia a sus conciertos.

SERRATJoan Manuel Serrat era uno de los artistas más comprometidos en su moderada lucha antifranquista (todos éramos moderadamente luchadores contra el franquismo, porque tampoco era cuestión de provocar) y él, como muchos otros, salieron a la calle para gritar eso de “amnistía y libertad”, un desahogo juvenil que servía para constatar que algo estaba cambiando en este país nuestro. Y claro, a Serrat se le llamaba comunista porque, en aquellos tiempos, en este país el que no era fascista era comunista, no había término medio.

Han pasado los años, Serrat es llamado ahora “fascista” por una pléyade de personajes que en aquella época en la que él pregonaba su sentimiento democrático ellos deberían estar “a Belén con los pastores”, porque nunca supimos de sus andanzas. Sí, en Cataluña, y al parecer también en otros lugares de España, hemos vuelto a hacer una división entre los que están conmigo o contra mí. Porque ya se sabe, los que están conmigo son los buenos y los que están en desacuerdo los malos. Vamos, y para que me entiendan, ahora los buenos son aquellos que se están saltando a la torera las leyes que todos los españoles nos dimos hace años. Ellos, aunque suene extraño, son los demócratas, y los que defienden el estado de derecho, los fachas. Algo a lo que está contribuyendo alguna que otra nueva formación política que confunde las “churras con las merinas” y atesora un discurso rancio y antiguo aunque la mayoría de sus componentes sean tan modernos. Así es que a Joan Manuel Serrat se le está tratando de fascista, simplemente porque en unas declaraciones en Argentina vino a decir lo que muchos y muchas pensamos, que el referéndum catalán es ilegal. Que el gobierno catalán está incumpliendo las leyes y que espera, por el bien de todos, el dialogo necesario para impedir lo que la mayoría de españoles no queremos que ocurra. Eso fue todo lo que dijo, lo que muchos piensan y no se atreven a decir:”Sabemos lo que ha ocurrido hasta ahora: ha habido una ley del referéndum aprobada en un día sin debate parlamentario. Y sabemos que el Gobierno de España ha ninguneado las voces de Cataluña durante 5 años, sin hacer el mínimo gesto. Sabemos que el Gobierno de Rajoy ha sido una fábrica de independentistas”, dice Serrat, que asegura que la solución no puede ser otra que “el diálogo”.

Y no es que compartamos eso de que la solución sea el dialogo, cuando los primeros que no quieren dialogar si no se les promete el referéndum pactado son los independentistas, pero si creemos que algo se tendrá que hacer, porque lo que no se puede pretender es que sean los jueces y fiscales los que marquen el paso de las decisiones que han de ser estrictamente políticas, porque como dejó escrito José Martí, “Gobernar no es más que prever”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11-10-2017

PSRM-PSOE, TIEMPO DE UNIÓN

Martes, 10 octubre, 2017

EL MOMENTO DE DEJAR DE MIRARSE DE LADO MUTUAMENTE Y DE HACERLO TODOS UNIDOS EN LA MISMA DIRECCIÓN; SERÍA LA MEJOR MANERA DE RESPONDER A LA CONFIANZA QUE LOS AFILIADOS HAN PUESTO EN ELLOS.

Llegue por primera vez a esta tierra, a RNE, en 1983. Los Gobiernos de las Autonomías daban sus primeros pasos y Murcia había estrenado en 1982 su primer Gobierno Autonómico (antes había existido el Consejo Regional) presidido por Andrés Hernández Ros, del partido socialista. Ya entonces, me llamó la atención la existencia de distintas familias dentro del partido. Ya entonces se oía hablar de “enanos” “usos” (los que procedían del sindicato USO) y algunos más.

PSOE IIISi, el partido socialista en la Región de Murcia siempre ha contando con distintos sectores disputándose la gobernación del mismo. Y seguramente todos ellos tenían razones para aspirar a regirlo. Todos ellos estaban encabezados por personas con capacidad política, pero lo cierto es que la disputa de dichos sectores no ha hecho bien al partido porque los votantes lo que menos perdonan es la división de las formaciones políticas a las que han de votar. Quizás por ello el PP no permite que existan las elecciones primeras en su partido. Siempre hay un dedo que indica el camino y no hay lugar para las disputas y los desencuentros públicos.

El PSOE no obra así, celebra sus primarias e, inevitablemente, no siempre transcurren por el camino de la tranquilidad, sencillamente porque siempre se deja algo en el camino y es ineludible la confrontación. Pero yo creo que ya es el momento de que cambien las cosas en ese partido y sus dirigentes se den cuenta de que los enfrentamientos solamente perjudican a su formación política, que suponemos debe de tener más ambiciones que el de las lucha internas. Vamos que su horizonte debe de estar en ganar las próximas elecciones autonómicas y dejarse de las cosas que distraen.

psrm-psoeTodo esto viene a cuento porque, como todos ustedes saben, el fin de semana se celebro la segunda vuelta de las elecciones a Secretario General del PSRM-PSOE. Segunda vuelta en la que confrontaban sus discursos Diego Conesa y María González Veracruz, habiéndose quedado en el camino de la primera Francisco Lucas y ganado esta segunda y definitiva vuelta Diego Conesa, convirtiéndose de esta manera en el nuevo Secretario General de los socialistas murcianos.

No conozco personalmente al ganador, solamente lo vi en una intervención en TV y me pareció un hombre reflexivo, alejado del sectarismo y cargado de buena voluntad. Si conozco personalmente a María González Veracruz, una política capaz y preparada, y yo creo que en una formación política no debería de sobrar nadie que tenga algo que aportar: creo que ahora se dan las condiciones idóneas para unir a un partido que lo necesita. Es el momento de dejar de mirarse de lado mutuamente y hacerlo todos unidos en la misma dirección, porque sería la mejor manera de responder a la confianza que los afiliados han puesto en ellos. Diego ConesaPorque Conesa no puede olvidar que aunque ha ganado muy holgadamente no lo ha hecho por goleada y María ha de tener en cuenta que junto a sus lógicas y legitimas aspiraciones esta el presente y el futuro de un partido que tan importante ha sido y es en la sociedad murciana. Por eso creo que es el momento de la generosidad, de la unión, del pensar en su electorado. Tienen un buen camino andado. La campaña electoral ha sido modélica. No hemos oído descalificaciones ni palabras que ahora se interpongan en el camino del entendimiento.

En estos días también se han celebrado primarias en Castilla La Mancha y Madrid. Pues bien, la Región de Murcia ha destacado por su alta participación. Un 80’5% de sus afiliados fueron a votar, lo que nos hace pensar que tenían ganas de hacer oír su voz. Algo que ha de llenar de responsabilidad al nuevo Secretario General que no debería olvidar que la generosidad es patrimonio de los fuertes, de los ganadores.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-10-2017

LA CREDIBILIDAD DE PEDRO SANCHEZ

Miércoles, 28 junio, 2017

ALGUIEN DEBERÍA HACERLE COMPRENDER QUE CUANDO SE PIERDE LA CREDIBILIDAD COMIENZA A PERCIBIRSE LA INCONSISTENCIA.

PSOE IIISiempre habíamos creído que el PSOE, a lo largo de su larga historia, había sido un partido de izquierdas. Quizás porque fue un partido que dignificó en este país la sanidad publica, poniéndola a la cabeza del resto de los países europeos. Posiblemente porque fue un partido que con su política de becas hizo posible que miles de ciudadanos españoles, con pocos recursos, pudiesen acceder a la Universidad, cosa impensable hasta ese momento. Probablemente porque fue un partido que implantó las pensiones no contributivas, cuando en este país miles de ciudadanos se quedaban en la indigencia cuando las fuerzas le impedían continuar trabajando y no habían cotizado a la seguridad social. O acaso porque puede presumir de haber conseguido poner a España a la cabeza de la lucha por los derechos civiles de los ciudadanos.

Logros conseguidos, sí, por un partido de izquierdas. Pero miren por donde, resulta que ahora, según los dirigentes de Podemos, la izquierda son ellos (de IU nunca más se supo) y mientras tanto Sánchez, con esa manera suya de estar y no estar. De ser y no ser. De decir y no decir, y desdecirse si es necesario, muestra su incapacidad para recuperar el discurso de la socialdemocracia con cosas como ese “girar a la izquierda”, para ponerse, al parecer, a la altura de Podemos, cuando nosotros creíamos que era Podemos quien debería de ponerse a la altura del PSOE. Aunque solo fuese por la historia, por la experiencia, por lo hecho por unos y otros, hasta ahora.

A3Pero al parecer no. Sánchez cree que la recuperación del voto joven solo tiene un camino, y ha elegido el peor. El de la inconsistencia podemita y el de los bandazos en las ideas que le quitan credibilidad y fuerza a su discurso porque, por ejemplo, no es posible que un partido de gobierno como el PSOE después de largo tiempo de debates y discusiones en el Parlamento Europeo hoy se manifieste “cantinfleando” con un tema tan importante como el tratado de libre comercio UE-Canadá, que defienden los socialistas europeos. Porque esa “abstención razonada” del PSOE ha dicho tratado, tendrá que explicarla muy bien cuando, hasta ahora, decían todo lo contrario. Tendrán que echar mano de sesudos y contundentes argumentários para que los desconcertados ciudadanos puedan comprenderlo porque, haciendo nuestras las palabras de Pierre Moscovici, después de reunirse con Sánchez, tras el repentino cambio de postura del PSOE respecto al trato de la UE-Canadá “la clave no está en ser más o menos de izquierdas sino en ser más o menos creíble”. Y alguien de los que rodean a Pedro (tenemos la sensación de que no le dicen que va desnudo) debería hacerle comprender que cuando un político pierde la credibilidad comienza a percibirse su inconsistencia.

Decía Sánchez en una entrevista que no era la misma persona de hace dos años. Y creíamos que habría aprendido algo del tiempo pasado entre su dimisión y su elección como Secretario General del PSOE, pero tenemos la sensación de que no repasó nada. A1Está perdiendo tanto tiempo, otra vez, en escuchar los cantos de sirena, de él mismo, imaginándose en la Moncloa con la ayuda de los que antes ya le dijeron que no que, al parecer, ha olvidado que un líder no puede serlo si no es capaz de conseguir la unidad de su partido y el regreso al camino del funcionamiento como tal. Está tan obsesionado con demostrar sus dotes de “hombre de Estado” con las anunciadas conversaciones con Iglesias y Rivera, que no es capaz de ver lo que está ocurriendo, pongamos por caso, en el PSC, porque ya han pasado de conseguir eso de la “plurinacionalidad” a manifestar algunos alcaldes y cargos socialistas catalanes que están dispuestos a ceder espacios para la anunciada votación de octubre manifestándose de acuerdo en que sus ciudadanos voten. Y mientras tanto, se nos dice que en los ayuntamientos que gobierna el PSC no se violará la legalidad. ¿Se dará cuenta Sánchez de lo peligroso que es este juego?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 28-6-2017

MOSCAS EN EL CRISTAL

Miércoles, 21 junio, 2017

EL SENTIMIENTO DE CULPA ES UNA EMOCIÓN INMOVILIZANTE Y DESTRUCTIVA, ALGO QUE PUEDE APARECER EN CUALQUIER MOMENTO DE LA VIDA.

Hoy me van a permitir que, como en alguna otra ocasión, me salga de los temas que normalmente trato en este rincón y les hable de un nuevo libro de la articulista de LA OPINIÓN, Josa Fructuoso. aaaaaaaaaaEl comienzo del libro del que les hablo, “Moscas en el cristal”, de Fructuoso, ya promete: “Me enamoré de ella, antes de conocerla”. Sí, así se inicia la última obra de la autora, que cierra una trilogía que comenzó con “Perros de verano”, prosiguió con “El color de los peces azules”, y finaliza con estas “Moscas en el cristal”.

Este libro, como los otros de ella, refleja mucho la forma de entender y ver la vida, por parte de la autora. Los sentimientos, las emociones, la sociedad, la política, la democracia española, y la izquierda en general. Y en este contexto se mueve esta novela que arranca en la España de la Transición y llega hasta nuestros días.

Para la autora, “Moscas en el cristal” se abre y se cierra en un diálogo a una sola voz dando paso quizás a una sincera confesión que encierra, quizás, la culpa, como tema central de la novela, y que será la consecuencia inesperada de un enamoramiento de juventud que desencadenará en una serie de acontecimientos en los que la protagonista se verá atrapada. Quizás porque, como aseguran los filósofos, el sentimiento de culpa es una emoción inmovilizante y destructiva. Algo que puede aparecer en cualquier momento de la vida de algunas personas que tienen una especie de vocación por la culpa ya que no sólo se sienten mal por lo que han hecho sino incluso por lo que podrían llegar a hacer, que es un poco también lo que percibimos en esta compleja obra.

aaaEn esta novela, que como sus anteriores he leído con fruición, es fácil percibir la escritura de alguien culto, cosa que no siempre ocurre en otros y otras escritoras. La formación como filósofa de esta profesora en la materia, que disfruta escribiendo y nos hace disfrutar con su lectura, está presente a lo largo de su relato. Incluso en como se estructura el índice del mismo: tesis, antítesis, síntesis. Y esta síntesis, de inmediato, se vuelve a convertir en una tesis. Tres momentos del proceso dialéctico que se corresponden con las expresiones acuñadas por Johann Gottlieb Fichte, un filósofo alemán considerado uno de los padres del llamado idealismo alemán.

Así es que tras la primera parte, en la que la trama nos deja en un punto de suspense, aparece, como síntesis, una realidad que, sin que los lectores puedan adivinarlo, modificará el curso de la historia que se narra. Y la historia que se narra, entre otras cosas, es el enfrentarse con una pérdida, o quizás más, y sin lugar a dudas, de un reencuentro del personaje, consigo misma, que narra desde la primera persona, y que dice cosas como: “Te preguntarás por qué te cuento todo esto ahora o por qué me lo callé antes, durante tanto tiempo, por qué no me abrí completamente a ti y mantuve lo que ahora te cuento en secreto, un secreto que de algún modo me separaba de ti, nos separaba. Lo hago porque he cambiado, porque todo ha cambiado tanto que lo que te cuento podría ya no ser verdad, pero podría ser que incluso nunca hubiera sido verdad y que durante toda mi vida yo hubiera estado engañada, viviendo una ficción. Ahora solo hay una verdad, tu ausencia”.

Y ese sentimiento de culpa, y ese sentir la ausencia, impregnan todo el relato. Como si la autora, con esta novela, hubiese buscado agotar todo el proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida. Ella, como filósofa, conoce perfectamente que el duelo también tiene una dimensión física, cognitiva, filosófica y de la conducta que es vital en el comportamiento humano, que ha sido estudiado a lo largo de la historia y que se percibe en el transcurrir de esta novela.

Moscas en el cristal, es una novela muy recomendable.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 21-6-2017

REPUBLICAS CATALANA Y ANDALUZA

Sábado, 17 junio, 2017

NO SE SI VIVO EN LA ZONA QUE SE QUEDARÁ LA REPÚBLICA CATALANA O SI SERÉ DE LA REPÚBLICA ANDALUZA.

Siempre estuve segura de que España es un país con ciudadanos que albergan una gran imaginación, pero en los últimos tiempos esta imaginación se ha desbordado y en el mismo día podemos escuchar ensoñaciones diferentes provenientes de los más diversos rincones de esta vieja Nación. CIAsí, nos es dado oír a Pep Guardiola, de los Guardiola de Sampedor, en Cataluña, ex jugador y triunfante entrenador del Barcelona y ahora gran perdedor con el Manchester City, leyendo un texto incalificable a través del cual hace un llamamiento a todos los catalanes a votar en el referéndum para decidir su futuro.

Sí, en un acto celebrado en Barcelona, bajo el lema “Referéndum es democracia”, Guardiola leía un manifiesto en el que decía cosas como: “Somos víctimas de un Estado que ha puesto en marcha una persecución política y persecución policial. Con un ministro de interior que intenta acabar con el sistema de sanidad. Todos conocemos los intentos para acabar con el modelo de la escuela catalana y el bloqueo de inversiones. Hoy el estado español persigue el debate político y nuestros empresarios se ven presionados por la Policía Judicial. Este escándalo político sólo se revierte con más y más democracia. Apelamos a la comunidad internacional por los derechos hoy amenazados en Cataluña, el de la libertad de expresión”. Y se quedó tan pancho. Ahora nos enteramos, gracias a este sabio del futbol, que los empresarios de Cataluña se ven amenazados por la policía judicial y que la comunidad internacional debe de saber que España persigue la libertad en Cataluña. No sabemos si su férrea defensa de Qatar, (“la pela es la pela”) tiene algo que ver con los derechos humanos que se “defienden” en ese territorio y la “libertad de expresión” que, por supuesto, está garantizada en el mismo; pero no en este país nuestro que asfixia las libertades de Guardiola y sus acólitos. Es puro cinismo que alguien que fue orgulloso embajador de las esencias “democráticas” de Qatar (muy bien pagado por cierto) se atreva a decir que España es un estado autoritario. Denunciar, según él, la situación política de España y defender el régimen autoritario de Qatar nos da la medida de este personaje: absolutamente vergonzoso.

CIIPero bien, como sujetos por el estilo se encuentran en todos los sitios, el mismo día leemos otra historia, no menos sorprendente. Sí, hay un personaje en Andalucia, un tal Pedro I. Altamirano, hijo de un dirigente franquista que, al parecer, abraza la causa del independentismo andaluz, algo que no existe. Así, Altamirano, nos sale con que “El sentimiento andaluz de separarse de España es de los más fuertes que existe”. Toma ya. Como lo están leyendo. Este personaje que se presenta como el impulsor de un inexistente independentismo andaluz es malagueño y pretende la presentación oficial de su movimiento, Asamblea Nacional Andaluza, similar al catalán (para que quebrarse la cabeza pensando) . Su “ideario” plantea la unión de lo que denomina Países Andaluces que, según los independentistas (bueno, él) constituyen Andalucía junto a parte de Murcia, Valencia, Portugal y Marruecos (por pedir que no quede). Y esto debe de preocuparnos porque si los catalanes llegan hasta una parte de Aragón, una parte de Francia (creo que esto les costará un poco más) Baleares y no les hablo de Canarias porque les queda un poco lejos, Orihuela, y una parte de Murcia, y este señor de Andalucía pretende quedarse con otra parte de aquí, díganme que nos queda. Me tranquiliza pensar que llevo desde el año 1982 en Murcia y que con una interrupción de ocho años continúo viviendo aquí, por lo que a poco que me validen tengo derecho a un pasaporte de esta tierra. Claro que ahora que lo pienso, no se si estoy en la parte de Murcia con la que se quedará la nueva Republica Andaluza, o en la que se quedará la Republica Catalana. Dios mío, esto es un dilema. Ya no se donde estoy, donde vivo, a que tendré derecho…. Vamos, un sinvivir.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 14-6-2017

LAS VIRGENES DE PODEMOS

Miércoles, 7 junio, 2017

EL COLMO DEL RIDÍCULO PARA  JUSTIFICAR LO INJUSTIFICABLE ES INVENTARSE VÍRGENES DE DERECHAS Y DE IZQUIERDAS, EL NO VE MÁS DE LA DESMESURA.

a.-1Nuestra no respetada Constitución nos dice que “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Y ateniéndose a ese principio de separación entre Iglesia y Estado (una conquista tan reciente en este país nuestro), los dirigentes de Podemos pusieron el grito en el cielo cuando el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, concedió la más alta condecoración del Cuerpo Nacional de Policía a Nuestra Señora María Santísima del Amor. El escándalo fue mayúsculo y al ministro se le dijo de todo menos bonito, hasta el punto de que tuvo que pronunciarse al respecto la Audiencia Nacional que avaló la decisión de Fernández Díaz, al no ver “ni irracionalidad ni arbitrariedad en otorgar la máxima distinción policial a una virgen”. Y ante esta resolución, las asociaciones Europa Laica y Movimiento hacia un Estado Laico llevaban el tema al Tribunal Constitucional, presentando un recurso de amparo contra lo que calificaban de “ilógica” y “extravagante” orden del ministro del Interior.

Y ciertamente hay a quienes esta decisión del Ministro pudo parecer “ilógica “ y “extravagante” teniendo en cuenta que, ni siquiera en Italia, el centro de la religiosidad católica, se permiten, al parecer, estas decisiones; cuando menos, curiosas. Pero lo que es difícil de comprender es que, ni por parte de Podemos, ni por parte de Europa Laica y Movimiento hacia un Estado Laico (por lo menos hasta ahora) hayan montado el mismo escándalo que en aquella ocasión cuando se ha producido la concesión por el Ayuntamiento de Cádiz de la Medalla de Oro de la Ciudad a la Virgen del Rosario. Sí, lo que están leyendo. El ayuntamiento de Cádiz, presidido por un alcalde de Podemos, los que perseguían por las antenas y panfletos al ministro de la medalla, hoy hacen lo mismo, con otra Virgen, es verdad, pero Virgen al fin.

A.- IIPues bien, rizando el rizo del ridículo más espantoso, el señor Iglesias, el amado líder de Podemos, ese partido que juzga las cosas en función de quienes las hagan, hace unas declaraciones esperpénticas diciendo que esa decisión ha sido “una buena decisión “muy laica”. Sí, así lo explica Pablo Iglesias, en una entrevista concedida a un diario de Cádiz. Entrevista que ha dejado al personal un tanto “alelados”. Sí, desde Podemos se están defendiendo argumentos infumables en defensa de la medida, hasta el punto de que se atreven a pregonar que esa Virgen, que defiende Kichi, “no va unida al conservadurismo”, porque, nos cuentan, es la “Virgen de los humildes” y “ayuda a los golpeados por la sociedad”. El colmo del ridículo para justificar lo injustificable es inventarse Vírgenes de derechas y de izquierdas, el no va más de la desmesura. Que se nos quiera justificar esto en función de qué Virgen es de aurora boreal. Y que Pablo Iglesias intente justificar su sectarismo, hasta para con las Vírgenes, es digno de un profundo y serio estudio psicológico.

A.-IIISí, el señor Iglesias sin pestañear ha soltado esto: “Admito que cuando me enteré no entendía nada y tuve que llamar a Kichi para que me lo explicara. Para alguien de Madrid suena raro y no encajaría en otros ayuntamientos que gobernamos. Pero él me convenció. Me habló del carácter de dignidad popular que significaba esa Virgen y que en una ciudad como Cádiz, con esa tradición anarquista y liberal, esa Virgen, tan vinculada a las cofradías de pescadores, no va unida al conservadurismo que nos podría parecer desde fuera. Yo creo que Kichi lo ha manejado de una manera muy laica en el sentido de que se trata una muestra de respeto a los sentimientos populares demostrando que hay que convivir con distintos pareceres y tradiciones. Los urbanitas de izquierda tenemos que aprender a respetar esas tradiciones tan arraigadas en el pueblo”. Amén.

Ya ven, al parecer se ha caigo ahora del guindo en eso de aprender a respetar algo. Él que lo hace tampoco. ¿Pero no sería mejor respetarse, respetando a todos?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 7-6-2017

A %d blogueros les gusta esto: