AUSENCIA DE AUTOCRITICA

Lunes, 3 octubre, 2016

EL MANTENIMIENTO DE LA FUERZA DE UNA FORMACIÓN POLÍTICA COMO LA SOCIALISTA ES NECESARIO E IMPRESCINDIBLE PARA LA BUENA MARCHA DE ESTA COLECTIVIDAD. PERO NO PARECE QUE CORRAN BUENOS TIEMPOS PARA EL HISTÓRICO PSOE

FELIPE GONZALEZCuando en el 1982, el PSOE consiguió ganar por mayoría absoluta las elecciones que situarían a Felipe González en la Moncloa, con el apoyo de 202 escaños en el Congreso de los Diputados, los socialistas españoles habían recorrido un largo trecho formando parte de la historia de este país, porque desde que se pusiera en marcha el partido fundado por Pablo Iglesias—no el que unas veces quiere ser revolucionario y otras Socialdemócrata: el de verdad, el que simplemente quiso ser socialista–, en el 1879, esta formación ha sido parte importante de la historia de España, incluido un largo exilio de mas de treinta años para, al regreso del mismo, alcanzar en solamente siete años—desde la transición a la democracia–, el gran triunfo que haría cambiar este país. Y la presencia de este partido ha sido de vital importancia en la sociedad española, porque siempre ha dado ejemplo de sentido de Estado y de estar cerca de las pulsaciones de la sociedad.

Quiero decir con esto, que el mantenimiento de la fuerza de una formación política como la socialista es necesario e imprescindible para la buena marcha de esta colectividad. Pero no parece que corran buenos tiempos para el histórico PSOE, que se va desangrando en sucesivas elecciones y, al parecer, está entrando en un conformismo desazonante ante unos resultados muy preocupantes. Tan preocupantes, que estas siglas se sitúan en cuarto lugar en Euskadi y el tercero en Galicia sin que al parecer tiemblen ningunos cimientos de esa formación histórica y centenaria. Algo que si ocurrió cuando Almunia, en las elecciones generales del 2000, consiguiera 125 diputados, presentando la dimisión en esa misma noche, o lo acontecido en las elecciones del 2011 cuando Rubalcaba hacia lo propio al quedarse en 110 diputados.

ALMUNIAY no es que nosotros pidamos la dimisión de nadie, ni creamos que esa dimisión arreglaría todos los problemas de ese partido, pero si nos gustaría encontrar una mayor autocrítica, más capacidad de análisis en los responsables socialistas porque oyéndoles, con el mismo discurso de hace unos días, con el mismo mantra de hace unos días, con la misma decisión de tomar un camino, hacia no sabemos donde, de hace unos días, nos tememos que no serán capaces de dar con la senda adecuada, porque es imposible encontrar nuevos caminos si no se es capaz de analizar que es lo que se está haciendo mal, que equivocaciones se están cometiendo, porque algo se estará haciendo mal, y algunas equivocaciones se estarán cometiendo cuando en el Parlamento español se encuentra con 85 diputados y en dos comunidades tan importantes como Galicia y País Vasco se haya en la situación en la que está.

El bajón de votos y de representación parlamentaria, por parte de los partidos alejados de las tentaciones aventureras en el Parlamento vasco debería de inquietar y mucho. Sí, los resultados electorales que se han dado en Euskadi nos debería de ocupar de una manera especial, teniendo en cuenta que en estos momentos las formaciones políticas que abogan por referéndum y no se cuantas ocurrencias más— PNV, BILDU, PODEMOS—hoy son mayoría en el Parlamento vasco: cuentan entre todos con 57 diputados cuando la mayoría absoluta es de 38 diputados. Así es que tendremos que dar las gracias a que en estos momentos el Lendakari sea un hombre, Urkullo, que nada tiene que ver con aquel otro, Ibarretxe, que tantos quebraderos de cabeza provocó en los ciudadanos con sentido común: no quiero ni imaginarme juntos a los independentistas vascos; de antes, y a los independentistas catalanes; de ahora, con la ayuda inestimable de un Podemos absolutamente imbuido de tentaciones “referenduleras” difíciles de parar.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 28-9-2016

PSOE, NO A PODEMOS

Miércoles, 23 diciembre, 2015

EL PSOE NO PUEDE JUGAR AL INDEPENDENTISMO PORQUE ES ALGO QUE NUNCA ESTUVO EN SUS GENES.

El panorama político español ha quedado tan fragmentado, tras las elecciones generales, que la legislatura que se nos presenta será todo menos aburrida, sobre todo porque en este país no tenemos costumbre de gobernar en minoría e intuimos que para hacerlo se ha de tener una cintura que no percibimos. Pero confiemos en que se sepa hacer “de la necesidad virtud” y nos sorprendan con cualidades que ahora no percatamos.

PEDRO SANCHEZLos lectores han decidido que el PSOE sea la segunda fuerza más votada, y si tiene amplitud de miras, Pedro Sánchez se dará cuenta de que es su gran oportunidad para aparecer ante los electores como el hombre de Estado con el que, al parecer, hoy no cuenta España. Es joven y tiene tiempo por delante para hacer la firme oposición que se espera y demostrar que es un político de altura. Saber hacer oposición es un arte que encumbra a muchos líderes. No pasa nada por estar en ella si es lo que han decidido los ciudadanos. Sánchez no puede cometer el error de pensar que el voto es suyo y con el hace lo que quiere. El voto socialista es de un electorado muy alejado de las aventuras independentistas. Es un voto para hacer una sociedad más justa, para que la sanidad pública vuelva a ser un referente y la educación retome las becas que se hurtaron en esta etapa—aunque al ministro de Educación le parezca que hay demasiados universitarios–, para que, en definitiva, se ponga en marcha el ideario socialdemócrata: nada más y nada menos que eso.

El PSOE no puede pactar con Podemos, porque no seria suficiente hacerlo con el y tendría que echar mano de los votos de Ezquerra Republicana de Cataluña. Y el PSOE en las siglas PSC aun está pagando el inmenso error de aquello que se llamó Gobierno tripartito salido de la coalición formada por PSC, ER e IC-V. Estos tres partidos políticos sostuvieron, entre el 20 de diciembre de 2003 y el 11 de mayo de 2006, un Gobierno catalanista y de izquierdas encabezado por el socialista Pascual Maragall. Después de las Elecciones al Parlamento de Cataluña de 2006, la coalición volvió a acordar formar gobierno, esta vez presidido por el nuevo líder del PSC, José Montilla. Un periodo negro para el PSC porque las secuelas las está padeciendo aun. El PSC, no se ha recuperado del despropósito de un Montilla haciendo profesión de fe nacionalista—un charnego en Cataluña ha de hacer méritos para hacerse perdonar su procedencia—y llevando a su partido a donde ahora se encuentra.

PABLO IGLESIASPero no es solo esto. Iglesias, al que se le nota muy crecido—el siempre dio la impresión de ir de sobrado– ha dejado muy claro, según él “por activa y por pasiva” que “España es diversa, plurinacional”, y que “El referéndum en Cataluña es imprescindible para construir un nuevo compromiso histórico”. Discurso que le ha dado mucho rédito electoral, es cierto, porque de los 69 escaños conseguidos por el partido de Iglesias, 27 se deben al éxito de las coaliciones que ha llevado a cabo en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia, con formaciones de claro matiz nacionalista—en Comú, Compromis y Marea–, que han procurado un claro impulso a Pablo Iglesias, pero al que le dejan sin capacidad de maniobra para pactar otra cosa que no sea sobre los intereses de los que le han producido este resultado. Y ya sabemos cuales son.

La propuesta que hace Podemos de realizar un referéndum soberanista en Cataluña, y su decisión de reflejar en la Constitución el derecho de las comunidades autónomas a celebrar consultas sobre la independencia, debe ser suficiente para alejar al PSOE de cualquier tentación de acuerdo con el partido de Iglesias y sus socios. Quedarse en la oposición, ejercer una firme oposición, es un gran ejercicio democrático. No dejarse engañar por los cantos de sirena sería una prueba de inteligencia. El PSOE no puede jugar al independentismo porque es algo que nunca estuvo en sus genes.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 23-12-2015

PSOE, TIEMPO DE DECISIONES

Martes, 27 mayo, 2014

No se trata solamente de cambiar la cara del secretario general, que también, se trata de hacer una profunda reflexión y dar un giro radical al discurso del PSOE recuperando su mensaje progresista.

ELENA VALENCIANOYa saben eso de “no hay mal que por bien no venga” y seguramente, en esta ocasión, es aplicable al PSOE porque habría que dar por bueno el nefasto resultado electoral que se ha producido en las Europeas si de aquí se produce la reflexión que el partido socialista necesita para enderezar el rumbo perdido. Algo reconocido por Elena Valenciano en la noche electoral en su comparecencia ante los medios de comunicación porque lejos de poner paños calientes a la estrepitosa derrota de su partido reconoció, sin ambages, que es “Un resultado duro, difícil, para el Partido Socialista”

Pero si reconocemos su impecable comparecencia de igual manera hemos de lamentar que la noche electoral no sirviera para que Rubalcaba aprovechase la ocasión para anunciar su retirada al frente del PSOE, porque se terminó el tiempo de la espera: esto no aguanta más.

RUBALCABARubalcaba lleva un hombre de Estado dentro de sí y seguramente ese sentido de la responsabilidad, tal y como están las cosas, le ha llevado a coincidir con el PP en algunos aspectos, sotto voce es cierto. Pero se acabó para él el tiempo de las equivocaciones porque, aunque es cierto que si una persona no se equivoca de vez en cuando es que no ha intentado nada, el lo ha intentado y su cupo de errores está suficientemente cubierto, desde hace tiempo, y es que tenemos la sensación de que si hubiese sabido irse a tiempo el partido, ahora, podría estar haciendo otras cuentas, la prueba la tenemos en que el PSOE arrasó en Andalucia, demostrando que hay otra manera de hacer política, como ha entendido perfectamente la presidenta Susana Díaz.

SUSANA DIAZCuando escribo este artículo desconozco que piensa hacer Rubalcaba pero solo es posible esperar de él su renuncia y un adelantamiento del proceso de primarias abiertas porque tras esta estrepitosa derrota el partido no puede permitirse el lujo de esperar hasta otoño, como estaba previsto. Es más, esas primarias han de celebrarse antes del verano porque esa formación no puede continuar en la nada discursiva en el que está sumido. Una falta de contenido que ha posibilitado el ascenso espectacular de Podemos e Izquierda Unida cuyo mensaje– en el que ambos han coincido– de comparar a PP y PSOE, ha calado en el electorado. Un discurso que el PSOE no ha sabido contrarrestar–muy contentos no deben de sentirse los responsables de campaña–, perdido en sus cuitas con el inefable Cañete.

Es cierto que, al parecer, hay algunas agrupaciones—Andalucia por ejemplo—que abogan por un Congreso extraordinario, pero a nosotros nos parece que es tan necesaria cambiar, ya, la imagen del PSOE que la celebración de primarias permitiría ese necesario cambio en menos tiempo. Pero lo que sea ha de hacerse ya porque no hay tiempo para el ensoñamiento.

Y no se trata solamente de cambiar la cara del secretario general, que también, se trata de hacer una profunda reflexión y dar un giro radical al discurso del PSOE recuperando su mensaje progresista porque el que ha mantenido, de una tiempo a esta parte, ha dado alas a partidos situados a su izquierda para que convenzan– de manera torticera–, a un electorado desencantado, de que los socialistas no se diferencian de los populares en nada, algo aplicable también a los socialdemócratas franceses.

A todo esto, debería de preocuparnos a todos el ascenso de la ultraderecha europea, con partidos eurofóbicos. La lectura de lo que está pasando es muy simple y no hay que ser un genio de los análisis electorales para percibirlo. Las políticas aplicadas por la señora Merkel y sus aliados no son las que los europeos quieren y necesitan.

Hay un proverbio alemán que dice: ¿Qué sentido tiene correr cuando estamos en la carretera equivocada? Al parecer la señora Merkel no se lo ha leído.

Publicado en La Opinión, de Murcia el 27-5-2014

PSOE, PRIMARIAS YA

Martes, 29 octubre, 2013

El PSOE debe dar paso a gente joven, con ideas nuevas, como la diputada murciana, María González Veracruz, que será una de las grandes protagonistas de la Conferencia Política que los socialistas celebrarán en noviembre en Madrid.

RUBALCABA“Agradezco a Rubalcaba todo lo que ha hecho por España y por el PSOE tanto como el que más. Pero no tengo más remedio que decirle a mi compañero Alfredo que, con él a la cabeza de nuestro partido, jamás ganaremos las elecciones.” Esto no lo decimos nosotros, lo escribió el histórico dirigente de ese partido, Luis Solana, hace unos días.

Y las encuestas, el estado de ánimo de sus votantes, de sus afiliados, le dan la razón, porque si es cierto que el PSOE ha sido la única formación política de izquierdas que ha conducido, desde el Gobierno, las inquietudes democráticas, sociales y políticas de los españoles, no es menos cierto que esos mismos ciudadanos que hicieron posible que gobernara en seis legislaturas en este país, se sienten ahora defraudados porque no encuentran en la formación política a la que siempre votaron el pulso que demanda el momento que vivimos, seguramente porque los votantes socialistas no perciben un nítido discurso socialdemócrata. Viven con la sensación de que esta marea de política neoliberal que nos asola se está llevando también el ideario del PSOE.

CARME CHACÓNSi a esta falta de mensaje unimos la palpable división que se percibe en las filas socialistas el panorama no es alentador. División escenificada por Carme Chacón que ha volado desde Miami para participar, junto al Secretario General de los socialistas madrileños, en un acto donde ha puesto de manifiesto su total desacuerdo con la línea que está llevando el partido y es que, a dos semanas de la Conferencia Política del PSOE, Carme Chacón–seguramente influenciada por las horas de vuelo—hizo un símil con la aviación pidiendo una “una nueva tripulación” para su partido y para España. Una nueva tripulación, apunta, que “debe hablar otro lenguaje”. Y nosotros añadimos, gente joven, con ideas nuevas, como la diputada murciana, María González Veracruz, que será una de las grandes protagonistas de la Conferencia Política que los socialistas celebrarán en noviembre en Madrid ya que tiene el no fácil encargo de ser la responsable de la ponencia sobre renovación del partido. Un encargo que, teniendo en cuenta su importancia, pone de relieve la valoración que se hace de la capacidad de María como política de presente y, sobre todo, de futuro.

MARIA GONZÁLEZ VERACRUZNo, no lo tendrá fácil, porque en esa ponencia ha de reflejarse lo que los socialistas pretenden que sea el partido en los próximos años. También regulará las primarias que deberán celebrarse—es lo previsto—antes de las elecciones de 2015, aunque existan voces, dentro y fuera del partido, que aboguen porque se convoquen en el mes de febrero, antes de las elecciones europeas del año que viene, criterio que muchos comparten porque el tiempo de Rubalcaba termino. Ha de irse, lo ha de hacer antes de las elecciones Europeas. Su partido no puede esperar más. Y nos atrevemos a decirlo así porque—perdonen la autocita—en un artículo publicado en este mismo rincón, cuando se celebraron las primarias en las que él ganó a Carme Chacón, defendimos su candidatura porque, en aquel momento, nos pareció la persona más adecuada. Pero nos equivocamos, y hemos de reconocerlo, como Rubalcaba tiene que reconocer que no está haciendo la oposición que se esperaba de él.

Rubalcaba, lo hemos apuntado siempre, es un político honesto, muy preparado, pero posiblemente el primer partido de la oposición necesite ahora de un líder con un perfil más decidido para enfrentarse a lo que está pasando. Si, quizás ahora, y sin quizás, el partido socialista demande de un nuevo impulso, de nuevas formas, de recuperación de un discurso claramente socialdemócrata, que se ha ido difuminando en este maremágnum de neoliberalismo en el que nos encontramos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 29-10-2013

A %d blogueros les gusta esto: