ESO QUE PASA MIENTRAS SE INVESTIGA

Viernes, 24 enero, 2020

A John Lennon se la adjudica la frase “La vida es eso que pasa mientras que tu haces otros planes”. Ahora parece que también podemos decir que la vida es eso que pasa mientras hablamos de política, nos ocupamos de la política y soñamos con la política. Así es que, si les parece, hoy dejaremos estos temas para otros y nosotros hablaremos de otras cosas. Por ejemplo, de gente que lleva el nombre de Murcia por otros países, porque lejos de dedicarse a la política, se ocupan de intentar mejorar el mundo.

descarga (6)Y este es el caso de Fernando Alemán Guillén. Un investigador, nacido en Murcia, que estudió el bachiller, con sobresaliente, en Los Maristas, que se licencio en Farmacia en Granada, que con una beca del CSIC hizo su doctorado en el CEBAS, que estuvo un tiempo en Practicum Script ( centrado en el entrenamiento del razonamiento clínico), para más tarde ser becado para hacer un posdoctoral en San Diego, EE.UU., donde continua viviendo ahora y donde está desarrollando una investigación sobre “cómo desactivar un “gen del dolor” clave, para aumentar la esperanza de un tratamiento a largo plazo para aliviar la agonía de enfermedades graves para millones de personas”, tal y como informa, en una largo artículo, el prestigioso diario DAILY MAIL. El segundo periódico más leído en el Reino Unido, con una tirada de casi un millón y medio de ejemplares, y que se ha hecho eco de esta investigación que se está llevando a cabo en la empresa emergente Navega Therapeutics, con sede en San Diego, California, que ideó una técnica revolucionaria para tratar el dolor y cuyo cofundador es el Dr. Fernando Alemán. Una técnica que modifica el ADN de un paciente, silenciando un gen que transmite señales de dolor en la columna vertebral. Los estudios preliminares en ratones ya han demostrado ser exitosos y los investigadores, entre los que se encuentra nuestro paisano, planean comenzar los ensayos en humanos el próximo año, ofreciendo potencialmente a los pacientes, con enfermedades terminales y crónicas, la posibilidad de recibir atención sin dolor.

Las personas con dolor intenso a largo plazo, llamado dolor crónico, a menudo reciben analgésicos opioides, lo que provoca una epidemia de adicción. En contraste, nos manifiesta el cofundador de Navega, Fernando Alemán, “una gran ventaja de nuestro enfoque es que no es adictivo”.

QUIMICALa supresión de este “gen del dolor”, llamado SCN9A, podría usarse como una alternativa a la morfina, ayudando a los pacientes con cáncer a continuar la quimioterapia por más tiempo y permitiéndoles vivir sus últimos meses más plenamente. Su método utiliza la nueva técnica de edición de genes de alta precisión llamada CRISPR, que hasta ahora se ha utilizado principalmente para combatir enfermedades hereditarias raras. El método de Navega Therapeutics es colocar la herramienta de edición CRISPR dentro de las partículas de un virus inofensivo, que actúa como un caballo de Troya. Estas partículas virales se inyectan en la columna vertebral, como una epidural, después de lo cual “infectan” las células neurales. Una vez dentro de una célula, se libera la herramienta CRISPR y se pone a trabajar para silenciar el gen del dolor.

descarga (5)El genetista Fyodor Urnov, profesor de la Universidad de California en Berkeley, ha elogiado el trabajo de Navega diciendo: “En los Estados Unidos, 70,000 personas mueren cada año por una sobredosis de narcóticos analgésicos. Por lo tanto, tener una forma no narcótica para tratar el dolor por cáncer sería un gran beneficio”.

Pues en eso está el científico, Fernando Alemán. Un murciano, alejado del ruido, y a veces de la furia de la política española, que experimenta que la vida puede ser también, eso que pasa mientras se investiga para el bien de la humanidad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 22-1-2020

UN GOBIERNO LEGÍTIMO

Lunes, 20 enero, 2020

Viví la dictadura, aprendí muy pronto que en este país el que no era fascista era comunista, no había término medio. O conmigo o contra mí. Recuerdo un momento de mi vida en el que, solemnemente, le preguntaba a mi padre (yo soy hija de uno de los perdedores de la guerra, y yo sabia que lo era), “papa, ¿tu eres comunista?” y el me contestó, con la misma solemnidad, “hija, yo no podría ser ni comunista, ni fascista, porque yo soy demócrata”. Y me preocupé por saber que era el comunismo, que era el fascismo, y que era la democracia. Y este es el sistema en el que me reconozco, el “Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes”. Y en un Estado verdaderamente libre, el pensamiento y la palabra deben ser libres.

descargaPor mi profesión, y por vocación, soy de las que siguen todos los debates importantes que se dan en el Parlamento Español. El que se celebró para la investidura de Pedro Sánchez, como Presidente del Gobierno español, ha sido uno de los más importantes de los últimos años, y lo he seguido con especial atención, y con especial tristeza también, quizás porque, a los largo de 40 años de democracia, en el Parlamento español se habían guardado; más o menos, las formas de un mínimo respeto a las ideas de los otros. En este debate todo saltó por los aires, y el aire que se respiraba, por momentos, dejaba de ser demócrata. Porque no había respeto a las opiniones de los demás, porque el “que no era fascista era comunista”. Y yo me preguntaba donde quedaba la democracia cuando Vox calificaba al futuro Gobierno de “el mayor fraude electoral de la democracia española”. Pero si era lo que podíamos esperar de Vox, no debería de haber sido así por parte de Casado, que pareció intentar competir con Abascal en los mismos despropósitos. Sencillamente, porque su partido es una formación con vocación de Gobierno, e intentar ganar a Abascal en la desmesura, pasándolo por la derecha es, permítaseme que lo diga, de una torpeza infinita.

descarga (4)Casado, que es un buen parlamentario, pareció afectado por el tsunami de Vox, y esto puede ser muy nocivo para el futuro de su partido, si no sabe situarse en el centro, que es desde donde siempre se han ganado las elecciones en este país. Ciudadanos, en su incalificable torpeza, dejó libre el centro, y al parecer, el PP está haciendo muy poco por ocupar ese lugar, confundido en el ruido de Vox, situándose en ese tremendismo de Vox, haciendo el juego, en definitiva, a Vox.

Y ¿dónde queda la democracia si la oposición, en el mismo acto de investidura, pone en cuestión la legitimidad de un Gobierno que ha sido elegido por todos los españoles?, ¿dónde queda la democracia si los partidos que pierden las elecciones se lanzan a la calle vociferando y poniendo en duda la legalidad de los resultados de las urnas, la voluntad del pueblo, que libremente ha elegido a sus representantes?

Les guste o no, este es el Gobierno legítimo de España, hasta que los españoles decidan lo contrario. Tan legítimo como todos los Gobiernos que han regido este país, desde la entrada de una democracia, que tanto costó construir entre todos. Poner la sospecha sobre esto, es dudar de la propia existencia de nuestro Estado de derecho.

Que el PP, se haya desmarcado de las manifestaciones realizadas por Vox ante todos los ayuntamiento españoles, para protestar por el nuevo Gobierno, es una buena decisión, si Casado quiere aparecer como el auténtico líder de la oposición. El continuismo a las tesis de Vox, solo podría traerle la confusión de su electorado que, al final, no sabría con quien quedarse, y ya saben que siempre se prefiere el original. Y si se copian las formas, las frases, las maneras de hacer política de Abascal, el perjudicado siempre seria el PP. Señor Casado, el centro está libre, aprovéchelo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 15-1-2020

EL PSC, UN PROBLEMA PARA EL PSOE

Miércoles, 18 diciembre, 2019

IcetaNo es la primera vez que escribimos sobre esto, sobre la “piedra en el zapato” , que a lo largo de la historia, ha supuesto el PSC—partido de los socialistas catalanes—para el PSOE, pero vista la incontinencia verbal de que está haciendo gala hace tiempo, Miquel Iceta, primer secretario de ese partido, no tenemos más remedio que volver a ello, porque cada vez que habla, se aleja más de que sus palabras le hagan ningún favor al que se supone es su partido, el PSOE.

El PSC tiene dos almas, el catalanista, “pelín” independentista, y el de ámbito nacional, a lo que el PSOE no puede, no debe renunciar, porque es la esencia de su vida como partido, a lo largo de la historia. Y esa vocación catalanista del PSC les ha llevado, a lo largo de su extensa vida como partido, a que sus primeros secretarios tuviesen siempre la tentación de poner en un brete al partido del que nacen, PSOE, con sus declaraciones, muchas veces fuera de lugar (como ejemplo la verborrea trufada de aire independentista del inefable Pero Navarro, hace tiempo), que nos lleva a preguntarnos si sus dirigentes saben en que partido están. Pero sí, si lo saben, porque ellos han actuado siempre por libre, como hace tiempo lleva haciendo Iceta. Desde la solicitud de indulto a los condenados por el juicio del “proces”, cuando ni siquiera habían sido juzgados (inmiscuyéndose en las resoluciones judiciales, lo que jamás debe de hacer un político), hasta el jardín en el que se metió hace unos días cuando declaraba que Cataluña es una nación, porque “España es una nación de naciones, y las naciones que viven en España son plurales”. Y es que, según él, “nación” es “un sentimiento de comunidad”. Sí, él las ha contado y en España, hay “ocho” naciones. “Según los Estatutos de Autonomía, ocho, y si sumamos el preámbulo de Navarra, nueve”. Y se quedó tan pancho. Tan pancho él, y tan sorprendidos los ciudadanos y ciudadanas del resto del país, porque creemos que no es el momento de echar más leña al fuego del enfrentamiento. El forma parte de un partido que está ahora en el Gobierno, provisionalmente, es verdad, pero está, y lejos de ayudarle con sus palabras le perjudica seriamente, porque cuando el manifiesta, de cara al 14 congreso del PSC que se celebrará a partir del 13 de diciembre, que le extraña que haya quienes se sorprendan de que el PSC pida en su ponencia el reconocimiento de Catalunya como nación, porque “Que Catalunya es una nación está en los documentos del PSC desde su fundación, en 1978”, solo hace sembrar la inquietud en muchos de sus votantes.

guerraYa lo apuntaba Alfonso Guerra, en el 2013, cuando decía aquello de que “Hace mucho que el PSC dejó de ser un partido socialista”, y continúa expresándolo ahora cuando afirma que, “El PSC está siempre en una posición ridícula”. Y fue también en 2013, cuando otro dirigente de ese partido, el secretario general del PSOE extremeño, Fernández Vara—un hombre que de natural no dice tonterías—quien manifestó, al respecto, que el Partido Socialista debía de tomar decisiones sobre el PSC y que, quizás, lo que se tendría que haber hecho es romper, de una vez por todas, con esa formación y presentarse con las siglas PSOE a las elecciones en Cataluña”. Algo que muchos otros dirigentes del partido socialista piensan, y no se atreven a verbalizar. O quizás es lo que el PSC está buscando también y no se arriesga, porque ya en 2013 este partido abrió un debate interno sobre la posibilidad de explorar fórmulas de colaboración con otras fuerzas políticas de izquierdas. Incluso llegaron a estudiar la posibilidad de formar coalición con los verdes de ICV para las elecciones europeas, en lugar de acudir con el PSOE. Por cierto, en la última noche electoral, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, rompía todas las normas y comparecía ante la prensa antes de que lo hiciera el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. En política los gestos no son baladíes.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11-12-2019

CIUDADANOS Y SU LENTA AGONIA

Martes, 10 diciembre, 2019

CiudadanosHace unos días, Ciudadanos elegía, en medio de la disparidad de criterio de algunos de los asistentes, su comisión gestora encaminada a la celebración de la próxima asamblea general, anunciada para el 15 de marzo, de donde saldrá la nueva dirección tras el adiós de su anterior líder, Albert Rivera, y el estrepitoso fracaso electoral del 10 de noviembre, con la dimisión en cascada de algunos de sus más importantes dirigentes, porque la pérdida de 2,5 millones de votos ha trastocado este partido.

Lo que más ha llamado la atención del desarrollo de esta elección es que un partido, que se define como Liberal, imponga la votación a mano alzada. A no ser que los que manejan Ciudadanos quisieran asegurarse el resultado final y no estuvieran muy seguros de que con el voto secreto pudieran conseguir sus propósitos, lo que nos hace pensar que el método elegido, el sufragio a mano alzada, ha buscado asegurarse la disciplina partidista, teniendo en cuenta que con el primero, el votante puede expresarse en libertad, y con el segundo, se encuentra condicionado, por lo que no es libre para expresar su opinión. Parecen haber olvidado que el voto secreto es un elemento esencial del sistema democrático, pero ya sabemos que en las formaciones políticas hacer público el sentido del voto puede acarrear enfrentarse con el poder, y no todo el mundo está dispuesto a ello. Por miedo, por guardarse las espaldas, porque nunca se sabe que ocurrirá después, por muchas cosas que no es difícil imaginar, sobre todo en un partido que, extrañamente, incluye en una gestora de 16 miembros a 10 responsables de la ejecutiva anterior, que los supongo responsables, también, del batacazo electoral cosechado por la ceguera que todos sus integrantes han mostrado sobre lo que el electorado quería de su partido. Y desde luego ese electorado no quería alianzas con Vox, viraje sin complejos hacia la derecha, alejamiento del centro, y cordón sanitario a un partido democrático, como el PSOE, que le esta llevando a una lenta agonía.

Es sorprendente que un partido democrático, cuando ha de votar sus órganos, lo haga con mecanismos autoritarios en una clara regresión de lo que entendemos por democracia. Es por esto que hemos de destacar el que, tres de los cinco componentes de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez, Miguel Garaulet y José Luis Martínez, se negaran a votar la candidatura propuesta para elegir la gestora, al estar en desacuerdo con la formula de votación elegida, el voto a mano alzada, que nos habla de la poca salud democrática del partido y de la poca unión que, en el plano regional, anida en el mismo, porque los otros dos miembros de Ciudadanos en Murcia, Valle Miguélez y Mario Gómez, sí que decidieron votar a mano alzada, por lo que apoyaron a la gestora. Y es oportuno preguntarse si esta disparidad de criterios, puesta de manifiesto en esta votación ( no solo entre los representantes murcianos), no viene a justificar la perdida de seguidores, no solo en el ámbito nacional, porque hemos de recordar que el partido naranja se ha estrellado claramente en esta comunidad donde ha perdido cerca de cien mil votos, lo que nos habla de la errática gestión que se ha venido desarrollando en los últimos tiempos, con enfrentamientos soterrados entre sus dirigentes, que inevitablemente son de dominio público, que no ayudaron nada a prestigiar el partido.

Migue SánchezQuizás sea el momento de destacar la figura de Miguel Sánchez, aunque solamente sea por la discreción con la que ha llevado su arrinconamiento de la primera fila del partido. Saber callar, o decir lo justo a tiempo, es una gran virtud. El ha sabido hacerlo, seguramente porque como no ha sido de los que llegaron de aluvión para gozar de las mieles del poder, como fue uno de los fundadores del partido en la Región, no puede evitar tenerle un respeto especial, y lo demuestra con su saber estar. Y ya saben que nada fortalece tanto la autoridad como el silencio.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-12-2019

MURCIA Y LA SANIDAD PÚBLICA

Martes, 3 diciembre, 2019

Morales MeseguerSuponga que usted tiene que hacerse una ecografía. Ya le han derivado varias veces a la publica, porque al parecer, en su hospital de referencia, pongamos por caso el Morales Meseguer, no es posible que se la hagan porque, le dicen, las listas son kilométricas en dicho hospital. Así es que, una vez más, tras larga espera, y si quiere que le hagan la ansiada ecografía, usted ha de aceptar el que le deriven a una clínica privada. Y va allí, y ve como un señor, o señora, con bata blanca (supone que es el médico o la médica) entra en la sala donde usted ya está preparada en la camilla, y dispuesta a que le realicen la dichosa ecografía. A veces, el señor, o la señora que entra, ni siquiera le de las buenas tardes (no hay tiempo para sutilezas). Se pone ante el aparato ecógrafo, le pone en la piel una cremita fría y le sitúa el transductor en el lugar que se supone está su dolencia. Cinco minutos de aquí para allá. Ni un segundo más. Usted no es médico, pero si tiene amigos y amigas médicas que le dicen que una ecografía de riñón no se puede (poderse sí, ellos la hacen, pero no se debe) hacer en cinco minutos. Pasados esos cinco minutos le dan papel para que se limpie y se acabo el trasmite, que seguramente saldrá negativo porque la cosa no ha dado para más. Usted, pasado el tiempo, vuelve a tener fiebre, vuelve a tener infección de orina y vuelve al médico que le mandará hacerse un cultivo de orín, le pondrá un tratamiento de antibióticos y, seguramente, le enviará de nuevo a hacerse una ecografía, porque algo no funciona.

ecografoSí, su médico de familia (que seria de la sanidad publica sin estos facultativos, sin las enfermeras de los ambulatorios), de nuevo decide que hay que hacer una nueva prueba. Usted, harta ya de estar harta, se niega a que se la hagan fuera, pongamos por caso, del Morales Messeguer, que es su hospital de referencia. El final, se pone tan pesada que, pasado el tiempo, consigue que se la realicen en dicho hospital, por la tarde, en eso que los médicos llaman vulgarmente “peonadas”, pero que significa que prolongan su horario de trabajo y, lógicamente como cualquier otro trabajador, cobran por un trabajo extra. Y usted, que es muy curiosa, o curioso, indaga las razones por las que, en la mayoría de los casos, el paciente es derivado a la sanidad privada cuando las mejores instalaciones y, si me apuran, los mejores profesionales también, están en la pública. Y además, ahí si te dicen buenas tardes (no porque sean más educados, es que tienen más tiempo) y te advierten de que la cremita que te ponen para hacer la ecografía está fría y, en definitiva te sientes persona. Y por supuesto la prueba no dura cinco minutos. No, ahí te hacen la ecografía que han de hacerte, dando posibilidad a que puedan descubrirte otras cosas que tú ignorabas, pero que si no se realiza con el tiempo adecuado no es posible detectarlo. En definitiva, te han tratado como a un paciente que ya está lo suficiente vulnerable como para no necesitar que le hagan sentirse digno.

medicoY ante este cambio, procuras enterarte de las razones por las que te derivan, siempre, a la sanidad privada, cuando has de hacerte alguna prueba diagnóstica; por si es verdad eso de que cuesta más barato hacerla en ella que en la pública. Pero no, la ecografía ahí sale el doble de cara. Y no lo comprendes claro, es difícil comprender que los hospitales públicos funcionen a medio gas, mientras te derivan a un hospital que no te merece ninguna confianza, para enterarte, al final, que la asistencia en este cuesta más que en el público y que, por ejemplo, con un especialista más en el Morales Meseguer seria suficiente para evitar que las listas de espera, en este campo, se hagan insufribles. Es decir, la contratación de un radiólogo evitaría el incremento de las listas de espera y mucho dinero gastado en externalizar la asistencia. Pero claro, algunos dejarían de hacer negocio con dicha externalización porque, cuando algo no tiene explicación, hay que indagar en los intereses económicos, a no ser que sean unos incapaces. Y no lo creo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 27 de Noviembre de 2019

EL INDEPENDENTISMO NO QUIERE DIALOGAR

Lunes, 25 noviembre, 2019

PEDRO SANCHEZYa tenemos encaminado un nuevo Gobierno, pero yo no me atrevo a pronosticar cuando se pueda poner en marcha. Las urnas dejaron claro que no existe una mayoría en ninguno de los bloques; derecha e izquierda. Es decir, no existe un bloque que pueda gobernar, por lo que hay que llegar a pactos, como ocurre en otros muchos países. Y aquí es donde se atisba que la responsabilidad de PP y Ciudadanos ha brillado por su ausencia (El PSOE impidió unas terceras elecciones con Rajoy en el poder con su abstención), para que este país no dependa de los independentismos que a nada bueno conducen. Porque el nuevo Gobierno podría haber salido con los 10 diputados de Ciudadanos a favor de la investidura, y la abstención de los 88 diputados de Pablo Casado, lo que supondría 130, frente a los 132 supuestos noes del resto de la Cámara. Hubiese sido suficiente con que el PSOE lograra la aceptación de pequeños grupos, que en principio parecen dispuestos a decir que sí (PRC, Teruel Existe, BNG o Coalición Canaria), en la segunda votación, para que la investidura que reflejase un gran pacto de Estado de todas las fuerzas constitucionalistas, hubiese sido posible. Este era el momento en que el partido socialista tenía que haberse cargado de pragmatismo y no escandalizarse ante un Gobierno apoyado por la derecha constitucionalista. Y ya era hora, también, de que la derecha dejara de poner cinturones sanitarios a los socialistas, que solo llevan al estancamiento del país (ahora los discursos de Casado y Arrimadas lamentándose del Gobierno de coalición solo nos llevan a la melancolía), cuando otros países, como Dinamarca, pongamos por caso, son un ejemplo de esto que les digo, y nos pueden dar clases de salud democrática. Es cierto que este país no puede permitirse unas terceras elecciones, pero no es menos cierto que no puede ser condicionado por los independentistas catalanes. Pedro Sánchez ha de pensar muy bien las consecuencias del abrazo de ERC, si al final se abstiene, porque esa abstención tendría un precio muy alto, un precio que el PSOE, el Gobierno de la Nación, no debe de pagar: el independentismo catalán no quiere dialogar, quiere imponer (recordemos la historia).

PSOEEl PSOE es uno de los partidos obreros más antiguos de Europa, sólo superado por el Partido Socialdemócrata de Alemania. Y no necesita clases de hacer política de izquierdas por parte de unos recién llegados. El PSOE ha de quitarse ciertos complejos y actuar como siempre ha hecho, pensando en el bien de este país. El votante socialista es mayoritariamente socialdemócrata, está alejado de la radicalidad y no necesita que vengan a darles clases de justicia social porque: “La socialdemocracia moderna se caracteriza por un compromiso con políticas destinadas a reducir la desigualdad, la opresión de los grupos desfavorecidos y la pobreza, incluido el apoyo a servicios públicos universalmente accesibles como atención a personas mayores, cuidado infantil, educación, atención médica y compensación laboral”.

images (5)Lo que el Gobierno que se forme ha de entender es, que por el bien de este país, se necesita, ya, poner remedio a lo que está ocurriendo en Cataluña, porque no es posible continuar llamando demócratas a quienes niegan el derecho de la palabra a los que no piensan como ellos. No es posible tachar de actitud pacífica a quienes prenden fuego a contenedores, cortan las carreteras, y hacen todo lo que les viene en gana, desde un extraño derecho de secesión que les hace imbuirse de la potestad de hablar en nombre de todo un pueblo (en este caso los catalanes) cuando están lejos del 50% de los votos. Y no es posible tolerar, entre otras cosas, que en Cataluña se permita indagar sobre policías por cumplir con su obligación, y los que “investigan” sobre como hacer bombas, para poner en funcionamiento el “noble arte” del terrorismo, cuenten con la comprensión de los que se supone han de gobernar esa tierra de todos, y para todos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20-11-2019

MENSAJE A UNA JOVEN SOLIDARIA

Domingo, 10 noviembre, 2019

images (5)Leo que expertos en comportamiento juvenil han analizado los últimos sucesos ocurridos en Cataluña, esos en la que han participado miles de jóvenes estudiantes, llegando a la conclusión de que, para muchos, el “procés” es solamente un pretexto para lanzarse a la calle y mostrar su rabia contenida contra esta sociedad que les ha dado todo y, al parecer, les promete poco para el futuro. Según los datos facilitados por la policía, se calcula que hay medio millar de jóvenes antisistema divididos entre ácratas y militantes del independentismo. Pero reconocen que también se han sumado a las algaradas vividas, y que continúan viviéndose en menor escala, otros jóvenes dispuestos a mantener la inquietud en las calles, con razones que van más allá del “procés”, del soberanismo. Leo también noticias sobre las llamadas “bandas latinas” que se disputan sectores de las grandes ciudades y que tienden a organizar reyertas a machetazos y balazos, como ha ocurrido recientemente en Madrid, donde se produjeron varios heridos y nueve detenidos. O Barcelona, donde hace unos días un hombre murió y dos más resultaron gravemente heridos en un salvaje enfrentamiento librado entre dos bandas de ciudadanos paquistaníes, algunos de ellos muy jóvenes. Y recuerdo también como hace poco se producía la detención de un grupo de jóvenes, de entre 15 y 16 años, que pasaban a disposición de la Fiscalía de Menores de Alicante, tras ser detenidos por la Guardia Civil, por su supuesta implicación en una agresión sexual múltiple a una joven de 15 años ocurrida en un municipio del interior de la Marina Alta.

descarga (11)Pues ante todas estas noticias, que reflejan un comportamiento juvenil muchas veces carente de valores, que nos habla de una juventud muy cercana a la violencia y demasiado preocupada de si misma, me van a permitir que hoy hable de un suceso que me ocurrió hace unos días, en el que lo pasé muy mal, pero que me permitió descubrir que tenemos una juventud solidaria, generosa y que se da a los demás. Yo diría, que este acontecimiento me ha hecho reconciliarme con los jóvenes, quizás porque, yo también, he podido caer, en alguna ocasión, en la idea estereotipada que de ellos podamos tener los adultos, si nos centramos solo en lo que apunto al comienzo de este artículo.

descarga (12)Verán, eran las 14,30 minutos. Aparcamiento en superficie de Carrefour de Zaraiche. Me dispongo a introducir mis compras en el maletero de mi coche, cuando estoy haciéndolo un hombre, con acento del este, me indica que se me han caído unas llaves. Me giro, le digo que no, y en ese momento me empujan por detrás sobre el auto. No se cuanto tardé en reaccionar, solo se que desaparece mi bolso, que no veo a nadie alrededor y que solamente se acerca a mi una chica, de unos 17 o 18 años. Y esa chica fue la que se preocupó por como estaba, la que me preguntó si recordaba algún teléfono de algún familiar para llamarle ella (en el bolso robado estaba mi teléfono móvil), la que se ocupó de buscar al vigilante del súper (las cámaras solamente enfocaban a las puertas, por lo que el aparcamiento no tiene vigilancia), la que llamó a la policía, la que se quedó conmigo haciéndome compañía hasta que llegó la patrulla de la policía nacional. Sí, por supuesto que había por allí adultos, pero fue ella, una chica, casi adolescente, la que me consoló e intentó que el momento para mi fuese menos duro. Recuerdo que le pregunté su nombre, pero estaba en shock, y lamentablemente no me acuerdo del mismo. Cuanto lo lamento, y cuanto siento no poder agradecerle, como se merece, lo que significó su compañía para mí en ese momento.

Seguramente no llegará a saber de este artículo, pero leyendo informaciones sobre las barrabasadas que algunos jóvenes cometen, en nombre de no se sabe qué, he sentido la necesidad de hablar de esto, de hacerle llegar mi profundo agradecimiento, porque me ha hecho sentir, que con jóvenes como ella, este país, si tiene futuro.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 6-10-2019

A %d blogueros les gusta esto: