LA TRANSPARENCIA ES OTRA COSA

Lunes, 18 febrero, 2013

Continuamos enjugascados con la renta de Rajoy olvidando analizar, por ejemplo, que los datos sobre el número de cotizantes a la Seguridad Social se ha reducido en enero en más de un cuarto de millón y en caso 800.000 a lo largo de 2012.

Las decisiones en cuento a la comunicación en algunas instituciones están pensadas y bien pensadas. Nada ocurre porque sí. Todo tiene una razón de oportunidad, de conveniencia. Los tiempos se miden milimétricamente para que los acontecimientos que les afectan puedan ver mitigados sus efectos; porque una detonación controlada a tiempo puede ocasionar que no se oiga con nitidez el derrumbe.

LUIS BARCENASComo ya apuntábamos la semana anterior, la publicación de la declaración de la renta y el patrimonio de Mariano Rajoy no aportaría nada nuevo sobre la manera de llevar la contabilidad del PP por parte de Luis Bárcenas. Lo que aparece en su declaración es, como no podía ser de otra manera, lo que percibe como Presidente del Gobierno de España y lo que recibía legalmente de su partido que, al ser un acuerdo privado entre partes, no está sometido a ninguna norma y sí a lo que la institución quiera; aunque hemos de reconocer que es escandaloso que en plena apriete de cinturón de todos los ciudadanos, incluidos los funcionarios a los que se les quiere culpar de no se cuantas cosas, su partido le subiese el sueldo un 27%. Algo que nos habla de la hipocresía reinante en esta sociedad nuestra.

Este dar a conocer lo que Rajoy expone en su declaración de hacienda nos ha hecho tener unos días muy ocupados analizando los datos, leyendo las reacciones a los mismos, pero nos tememos que nos distrajeron de lo sustancial—lo sustancial no es su declaración de hacienda, es la contabilidad B, si existe, de su partido–, que quizás es lo que se ha pretendido, como ponen de relieve las declaraciones casi a coro de todos los portavoces del PP que al unísono nos hablan de transparencia—la transparencia es otra cosa– como si esta declaración, insistimos, pudiese borrar todo lo demás. Y lo demás es mucho, porque aquí lo que importa es saber la procedencia de los fondos con los que este partido se financia y retribuye a sus dirigentes.

Pero sí, estamos hablando más de la declaración del Presidente que de los últimos datos del CIS en los que aparece Mariano Rajoy inspirando poca o ninguna confianza al 82,1% de los españoles, algo perfectamente natural si tenemos en cuenta que estudios económicos nos dicen que la brecha entre ricos y pobres, en nuestro país, es la mayor de toda la Unión Europea: Nunca estuvo el dinero tan mal repartido.

Pero continuamos enjugascados en su declaración de renta olvidando analizar, por ejemplo, una noticia que nos grita la realidad que estamos viviendo. Datos de la semana anterior que reflejan que el número de cotizantes a la Seguridad Social se ha reducido en enero en más de un cuarto de millón y en casi 800.000 a lo largo de 2012. Una pérdida de cotizantes que debería de alarmarnos porque nos indica una tendencia a la baja que pone en peligro el mismo sistema de pensiones.

ANA MATOPero aquí estamos, tratando de la dichosa declaración y no del obligado cese de la señora Mato, aunque solamente sea por mentir—de estética ni hablamos– algo que se antoja demasiado usual en este gobierno. Porque con tanto ruido que nos lleva a la nada, dejamos pasar—ni siquiera hemos oído comentarios al respecto—los últimos datos ofrecidos por UNICEF sobre nuestro país. Datos que reflejan que más de dos millones de niños españoles viven ya en la miseria.

Si, hemos de reconocer los servicios impagables que prestan, algunos gabinetes de comunicación, para soltar la tinta de calamar adecuada que impida ver más allá de nuestras narices.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 12-2-2013

UN PAÍS MUY ESPECIAL

Miércoles, 9 enero, 2013

Mariano Rajoy proclama que “en Galicia no hay caciques”, solo”personas que tienen influencia y la utilizan en época electoral”. La capacidad del señor Rajoy para eludir los asuntos que no le son gratos es digna de admiración

Durante los días en que nos alejamos de esta sección, no hemos dejado de asomarnos a lo que ocurre a nuestro alrededor—los periodistas no dejamos de serlo nunca—y aunque nos hubiese gustado quedarnos con la imagen esperanzadora de los niños mirando embelesados las cabalgatas de Reyes Magos y los Papas Noel de turno, lo cierto es que la realidad no descansa ni en Navidad, antes al contrario, estos pasados días acrecentaron muchas cosas, entre ellas la sensación de que vivimos en un país muy especial.

JOSÉ LUIS BALTAR PPEn un país donde es posible contemplar un documento gráfico que nos muestra juntos, tomándose un reconfortante vino de la tierra—hablamos de Galicia—al Presidente del Gobierno Mariano Rajoy junto al expresidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, que como ya conocen, ha sido imputado por la presunta contratación a dedo de 104 personas.

Acusación realizada por el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Ourense y donde se pone de relieve un comportamiento un tanto caciquil del señor Baltar al comprobarse que dichas contrataciones se llevaron a cabo durante su etapa de presidente de la Diputación sin informes previos, sin salir a concurso y siempre a través de decretos firmados por el susodicho, tal y como refleja el diario de Prensa Ibérica “Faro de Vigo” publicando que “en ninguno de los casos de las 104 contrataciones existió previa convocatoria u oferta en el Boletín Oficial de la Provincia o en el tablón de edictos, o de cualquier otro modo o manera que evidenciara la publicidad de las ofertas de contratación”. Añadiendo que existe “una intención del querellado, José Luis Baltar, que conocía la absoluta ausencia de procedimiento de contratación y que quería de manera directa que fuesen esas personas y no otras, las que ocuparan los puestos por lo que hizo pasar por inaplazables y necesarias las contrataciones bajo su propia consideración”.

RAJOYPues bien, pese a todo esto, el señor Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy proclama que “en Galicia no hay caciques”, solo”personas que tienen influencia y la utilizan en época electoral”. Y se quedó tan pancho.

La capacidad del señor Rajoy para eludir los asuntos que no le son gratos es digna de admiración como comprobaron los periodistas cuando le preguntaron sobre la imputación del alcalde de ANGEL CURRÁS PPSantiago de Compostela, Ángel Currás (PP), en la Operación Pokemon—presunta trama de corrupción en las adjudicaciones públicas—diciendo eso de “hoy vengo a otra cosa”. Pero es que la gente de lo que quiere saber es de esas cosas tan incómodas para los gobernantes. Esas cosas que nos hablan de corrupción, de aprovechamiento de los puestos para los propios intereses: de partido o particulares.

Como esos 63 diputados que, según denuncia la asociación Democracia Real Ya, aunque residen en Madrid en vivienda propia, cobran el complemento de desplazamientos y manutención de 1.820 euros mensuales para los diputados que viajan desde otras provincias, amparándose en la triquiñuela de haberse presentado a las elecciones por lugares de fuera de Madrid.

Esta asociación considera que esos diputados estarían cometiendo un delito de malversación de fondos públicos y apropiación indebida, pero el señor Rajoy tampoco tendrá nada que decir, al respecto. Como tampoco el PSOE, al parecer.

Sí, vivimos en un país muy especial.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 8-1-2013

A %d blogueros les gusta esto: