ALGO LLAMADO PUDOR

Jueves, 20 septiembre, 2012

Hay que retroceder hasta los Presupuestos de 1987 para encontrar una inversión peor en Educación, con lo que esto significa de retroceso. Un retroceso que la sociedad arrastrará durante años.

Cuando suspendí la aparición en esta sección, para tomarme un descanso y que ustedes también descansaran de mi, lo hacia con una cierta esperanza-soy una optimista irredenta—de que a mi vuelta las cosas marchasen por senderos menos abruptos. Entre otras cosas, porque confiaba en que durante este tiempo, De Guindos y Montoro, se hubiesen estudiado a fondo un informe elaborado por el sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda en el que se pone de relieve los datos que ya apunto en mi articulo anterior, publicado en este mismo blog, y al que les remito.

Pues bien,  aunque el informe nos dice alto y claro las cosas que podrían hacerse para que todos pudiésemos vivir con un poco menos de angustia, al parecer no les ha dado tiempo a leérselo porque a la vuelta nos encontramos con que el inicio escolar ha sembrado de incertidumbre a los padres y alumnos. Y es que, aunque el Ministro de Educación se empeñe en decirnos que no hay recortes— cinco mil millones de euros menos para educación–, lo cierto es que el resultado de los mismos; eufemísticamente llamados reestructuración por el señor Wert, han traído como consecuencia menos profesores, más alumnos por aula, menos becas, subida escandalosa del IVA del material escolar, subida de las tasas universitarias, cierre de centros educativos en el ámbito rural, cambios, a peor, en las ayudas de comedor y transporte escolar, y así hasta el infinito. En definitiva hay que retroceder hasta los Presupuestos de 1987 para encontrar una inversión peor en Educación, con lo que esto significa de retroceso. Un retroceso que la sociedad arrastrará durante años.

EDURNE URIARTEA todo esto, al responsable de Educación le ha cogido la inauguración del curso, en la mayoría de los sitios, fuera de España—ayer hizo acto de presencia en una acto en Castilla La Mancha– que ya hay que ser oportuno. Bueno, nos dejó a su mujer de tertuliana en los desayunos de La 1. Que digo yo que, si es cierto que la señora del ministro, Edurne Uriarte, está lo suficientemente cualificada como para ser tertuliana, y lo es, en los medios de comunicación más variados, no es menos cierto que hay algo que se llama pudor, o lo que es igual, un sentimiento de vergüenza que debería impedir que la mujer de un ministro se convierta en tertuliana de un medio publico. Sí, hay algo llamado pudor.

Anuncios

LA METAMORFOSIS DE UN MINISTRO

Martes, 14 febrero, 2012

Los que aparecen en formaciones políticas como independientes terminan creyendo que han de mostrarse “más papistas que el Papa” para que les acepten en sus filas.

La RAE define el término metamorfosis como “transformación o cambio profundo”. Pues bien, una absoluta metamorfosis es lo que se ha producido en el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, al que cuando escuchábamos—con gusto por cierto—como tertuliano en la radio y TV siempre valoramos su saber estar, sus opiniones alejadas del ruido innecesario y de la desmesura, su talante claramente dialogante alejado del estruendo.

Pues bien, todo esto ha cambiado radicalmente desde que fue nombrado ministro porque este autoproclamado centrista se nos muestra, en sus primeras tomas de decisión, en sus primeros discursos, un tanto desubicado, desorientado. Margaret Thatcher dijo sobre el centrismo: “Estar en medio de la carretera es muy peligroso; te atropella el tráfico de ambos sentidos” y nos da la impresión de que este ministro aún no ha encontrado su lugar en la carretera, quizás por ello se nos está descubriendo como uno de los ministros más radicales del gobierno del PP seguramente porque, ya se sabe, los que aparecen en formaciones políticas como independientes terminan creyendo que han de mostrarse “más papistas que el Papa” para que les acepten en sus filas.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: