LAS EMPRESAS Y LA UNIVERSIDAD

Miércoles, 28 marzo, 2018

Vivimos momentos de una cierta confusión social. La incesante actividad de las redes sociales consigue que los usuarios dediquen poco tiempo a la reflexión y se atiborren de ideas, a veces muy peregrinas. Ideas puestas en marcha por los más variados intereses difíciles de asimilar, en la mayoría de los casos. Porque, por ejemplo, es muy difícil de comprender que estudiantes universitarios puedan carecer del más mínimo conocimiento para saber que, cada día más, la universidad necesita de la colaboración con las empresas y las empresas con las universidades: la única manera de que ambas avancen en sus respectivos campos.

aaComo ustedes saben, la semana pasada el empresario murciano, Tomás Fuertes, fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Murcia, reconociéndole de esta manera su compromiso con la institución y su carrera empresarial. El acontecimiento se desarrollaba en el salón de actos de la Facultad de Economía y Empresa y todo parecía transcurrir con normalidad hasta que el investido nuevo Doctor tomaba la palabra. En ese momento, un grupo de jóvenes encapuchados, vestidos todos de oscuro, irrumpían en el salón al grito de “fuera la empresa de la universidad”. Así, como suena: “fuera la empresa de la universidad”, demostrando con ese acto un desconocimiento alarmante sobre la realidad universitaria. Y esta realidad nos habla de que gracias a los vínculos de las universidades con las empresas (el ejemplo de las relaciones de la prestigiosa Universidad de Navarra con empresas para el desarrollo de la investigación en distintos campos es paradigmático), la universidad puede avanzar y las empresas, con sus inversiones en el ámbito en las que ellas se aplican, encuentran nuevos caminos de acrecentamiento.

Nos costa que el Grupo Fuertes colabora con diversas universidades españolas pero, lógicamente, es con la Universidad Pública de Murcia (UMU) con la que tiene una mayor relación en I+D+i. En particular con la Facultad de Veterinaria, con la que trabaja en distintas actividades: en el ámbito docente, fomentando visitas formativas y apoyando las prácticas extracurriculares, esenciales para la formación integral de los estudiantes, y en el campo investigador y de la transferencia tecnológica colaborando en convocatorias públicas y privadas con diversos contratos de investigación.

Sobre la necesidad de la colaboración universidad-empresa habla un informe de la Comisión Europea (CE), donde se pone de manifiesto que ahora hay un reconocimiento cada vez mayor del valor derivado de este tipo de colaboración y, al profundizar en los últimos años, ha aumentado progresivamente la necesidad de explorar la relación y colaboración entre la universidad y las empresas privadas. En el informe se reconoce que esta cooperación puede proporcionar las habilidades y capacidades que necesitan la sociedad y el mercado laboral, y puede aumentar el espíritu empresarial y de innovación entre los estudiantes. Para terminar afirmando que, si bien no hay un único motor de la cooperación universidad-empresa, las empresas, las universidades y los estudiantes, valoran muy positivamente los beneficios de las prácticas de estos últimos en el ámbito privado y la contribución de dichas experiencias a la empleabilidad de los mismos.

aUniversidades tan reconocidas como, Oxford y Cambridge, avanzan en su importancia gracias en parte a su cooperación con grandes empresas. Pero miren por donde aquí, en Murcia, algunos nos dicen que “fuera empresas de la Universidad”.

Demasiado barullo de redes: leer un poco evitaría hacer el ridículo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 28-3-2018
Anuncios

LOS CERDOS Y LAS PERSONAS

Lunes, 26 febrero, 2018

JAMÁS COMPRENDERÉ EL MALTRATO A LOS ANIMALES, JAMÁS, PERO MENOS PUEDO COMPRENDER LA HIPOCRESÍA DE UNA SOCIEDAD QUE SE ESCANDALIZA MÁS POR ESTO QUE POR EL MALTRATO AL SER HUMANO.

Cada día más, nuestra sociedad se muestra más hipócrita, en algunas de sus reacciones. Y esta hipocresía, que puede rayar en lo farisaico, se puso especialmente de relieve hace unos días, cuando el programa de TV Salvados denunciara las condiciones de hacinamiento en que se encuentran los cerdos en algunas granjas de la Región de Murcia, así como en las condiciones laborales de muchos trabajadores del sector cárnico en Vic, en Cataluña. Pero miren por donde, esto último (la explotación del ser humano por el ser humano) no ha provocado tanto escándalo, tanto mesarse los cabellos, por parte de algunos, como las condiciones de cría de algunos cochinos.

cerdos iiContemplé lo de las granjas de cerdos y debo decir que me impresionaron las imágenes de los animales hacinados y enfermos; no fue grata esa visión, pero más me impresionaron e indignaron las imágenes de los trabajadores del sector cárnico de Vic que denunciaban la explotación laboral de las llamadas ‘falsas cooperativas’ en el sector cárnico porque , al parecer, hay grupos empresariales que carentes de la más mínima conciencia social obligan a las plantillas (vimos que la mayoría eran emigrantes de color, con lo que esto muestra de especial desamparo) a afiliarse en cooperativas para después, en calidad de socios cooperativistas, verse obligados a hacer más horas con menos retribución económica.

Una de estas trabajadoras de la supuesta cooperativa instalada en Santa Eugènia de Berga ha denunciado: “No llegamos a cobrar ni 800 euros y después dicen que somos socios”. Pues bien, estas denuncias, que han puesto de relieve la explotación de la que estos trabajadores son objeto, no han merecido tanto escándalo y vocerío como algunos han mostrado por los cochinos.

Jamás comprenderé el maltrato a los animales, jamás, pero menos puedo comprender la hipocresía de una sociedad que se escandaliza más por el maltrato a los cerdos que por el maltrato al ser humano.

El programa ha servido para que El Pozo prescinda del servicio de la granja que tenía en esas condiciones a los marranos. Y está bien eso, reacción pronta y necesaria, pero también ha servido, miren por donde, para que la Inspección de Trabajo, en Cataluña se enterase de que en pleno siglo XXI en el matadero de Le Porc Gourmet, en Santa Eugenia de Berga (Barcelona), las condiciones laborales de sus trabajadores se encuentran muy cerca de la explotación humana. Tanto, que el pasado 3 de febrero fueron despedidas 28 personas (defender derechos puede ser peligroso) con la amenaza, al parecer, de hacer lo mismo con otras 500 que trabajan en la planta, si continúan con la funesta manía de defender sus maltratados derechos. Tan maltratados, que sus obreros han denunciado la ausencia del pago de las muchas horas extras que hacen, que el material que necesitan para desarrollar su trabajo, como los cuchillos, han de ponerlo ellos, que cuando se cortan, allá te las arregles y que, por supuesto, las vacaciones son un derecho del que ellos no disfrutan.

carnicasMiren por donde, ha tenido que ser un programa de televisión el que provoque que los inspectores de trabajo se pongan en marcha para hacer que se cumpla la normativa laboral tras las denuncias de trabajadores y sobre todo, para investigar sobre eso tan raro de subcontrataciones de cooperativas, una novedad que no nos extraña, porque las condiciones de trabajo de muchos españoles son para llorar, pero no deja de sorprendernos en la desarrollada Cataluña. Pero más, mucho más, nos ha sorprendido que el escándalo del programa haya sido más por el mal cuido de los cerdos que por la explotación de los trabajadores.

Y confío en no escandalizar yo a los escandalizados.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 21-2-2018

LARGA VIDA A RADIO MURCIA

Domingo, 14 enero, 2018

ESTE AÑO CUMPLIRÁ 85 AÑOS RADIO MURCIA, ENUNCIADO CON EL QUE COMENZÓ A EMITIR LA QUE HOY ES LA SER. COMENZABA SUS EMISIONES EL 2 DE AGOSTO DE 1933

En los últimos años, esta crisis que dicen que pasó pero que se ha llevado tantas cosas por delante, se llevó, sobre todo, muchos medios de comunicación (en los últimos días dos revistas de gran influencia en la transición democrática). Y cuando un medio de comunicación desaparece se va con él una parte muy importante de la capacidad de los ciudadanos para expresar sus opiniones o, lo que es igual, de su libertad de expresión. Incluso su capacidad de análisis de lo que acontece se verá afectada. Por eso hemos de celebrar que un medio de comunicación de la Región cumpla este año su 85 aniversario, con lo que esto significa de servicio a una comunidad y de ventana abierta a las opiniones de los ciudadanos. Algo tan necesario en este tiempo de intento, en muchos casos, de adormecimiento de esas opiniones y de ocultamiento de la verdad.

A 4Sí, este año cumplirá 85 años Radio Murcia, enunciado con el que comenzó a emitir la que hoy es la SER. Comenzaba sus emisiones el 2 de agosto de 1933, faltan unos meses, pero he querido iniciar mi serie de colaboraciones este año con esta buena noticia, saturados como estamos de corrupciones varias, de locuras independentistas a las que parece difícil dar respuesta, de gestores de lo público tan faltos de altura política y, si me apuran, intelectual también, y de tantas y tantas cosas que nos hace preguntarnos si el periodismo hoy consigue ser ese instrumento de denuncia, de concienciación de los ciudadanos sobre sus derechos y sus deberes, tan necesario en una sociedad que pretendemos libre y democrática.

Por eso he querido comenzar este nuevo año que se presenta con tantas incertidumbres políticas (Cataluña continua en su desasosiego) rindiendo un modesto homenaje a la primera emisora que abrió sus micrófonos en Murcia en tiempos de zozobra con el indicativo “Sintonizan a Radio Murcia, emisora EAJ-17. Señores radioescuchas, buenas tardes. Da comienzo nuestra emisión de tarde-noche con las señales horarias”. Suponemos que para continuar informando ante la sorpresa de sus oyentes de lo que acontecía en aquella Murcia que en ese año en que la II República respiraba momentos de incertidumbre y preocupación asistía también al traslado de la Universidad (UMU) de su sede; hasta entonces en el barrio del Carmen, al Convento de la Merced, en el centro de la ciudad.

A5Y seguro que Radio Murcia informó de aquello y de otras muchas cosas que se vivieron a lo largo de tiempos tan convulsos para este país; dictadura incluida, hasta la llegada de la democracia. Esta democracia de la que algunos hablan con tan poco respeto y a la que contribuyeron, y continúan contribuyendo, todos los medios de comunicación tan afectados por la crisis y por la comunicación a través de las redes sociales que empaña la labor de los mismos. Una labor que no puede ser sustituida por posverdades, mentiras y bulos que tanto daño están haciendo a la sociedad. Por eso es tan necesario que los medios de comunicación cumplan años, que continúen con sus micrófonos abiertos y sus páginas impresas ofreciendo a los ciudadanos la posibilidad de estar informados. Sí, verazmente informados, pero sobre todo concediéndoles la facultad de ser capaces de reflexionar y de pensar por si mismos. Pero solo tendrán ese privilegio si hay medios que permitan opinar y exponer argumentos expresados en libertad, como diariamente ocurre en la SER, de Murcia, a quien no se le notan los 85 años que celebra en 2018, y a quien deseamos que continúe cumpliendo muchos más porque, cuando un medio de comunicación acumula años, los demócratas hemos de celebrarlo. Y es que, si como dejó escrito Gabriel García Márquez “Una noticia nunca termina y nunca todo está contado” un medio de comunicación nunca deja de ser necesario en la vida de los que aman la libertad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 10-1-2018

HOMOFOBIA DE ALTURA

Viernes, 15 diciembre, 2017

JORDI HERNÁNDEZ BORREL HA TENIDO LA COSTUMBRE DE APROVECHAR SUS REFERENCIAS POLÍTICAS EN TWITTER PARA VERTER COMENTARIOS CLARAMENTE HOMÓFOBOS SOBRE EL CANDIDATO ICETA.

BARCELONA IIEl profesor de la Universitat de Barcelona y director del Institut de Nanociència i Nanotecnologia (IN2UB), Jordi Borrell (su nombres es Jordi Hernández Borrel, pero así no queda muy independentista) profirió días pasados insultos homófobos contra el líder del PSC y candidato a las elecciones catalanas, Miquel Iceta, escribiendo en las redes el siguiente mensaje: “Carles: no te pongas a su nivel. Iceta es un impostor. Un ignorante y un demagogo que vive del partido desde hace 30 años. Tiene los esfínteres dilatados y baila al son de Ciudadanos y del PP. Es un ser repugnante”.

BARCELONA IIIEste mensaje y otros escritos anteriormente dirigidos a Iceta, nos hablan de un personaje peligroso, muy peligroso, si tenemos en cuenta que imparte clases en la Universidad y sus enseñanzas; estas y suponemos que otras, van dirigidas a alumnos y alumnas que confiemos no sean fácilmente influenciables por un sujeto como este. Porque no se trata de un personaje rufianesco de poca formación, mala educación y mucha testosterona. No, se trata de un individuo que ocupa el máximo puesto en un Instituto que debería estar dirigido por alguien con más rigor intelectual y mucha más corrección y que, por añadidura, es profesor de una Universidad.

Un profesor homofobo, de lenguaje soez, grosero y mentiroso. Profundamente mentiroso porque, ahora que armó la que armó en las redes sociales, y que se ha visto obligado a dimir como profesor de la Universitat de Barcelona solo se le ocurre decir que el “no es homofobo, ni mucho menos”. Pero no solo es mentiroso, es también un ignorante (se puede ser profesor, homófono e ignorante; las tres cosas) porque parece desconocer que lo que se publica en las redes queda grabado para siempre, por mucho que el intentase cambiar el rastro de sus desatinos epistolares y es que, su obsesión por la condición sexual de Iceta (un señor que jamás ha ocultado la misma) viene de lejos. Sí, Jordi Hernández Borrell, ha tenido la costumbre de aprovechar sus referencias políticas en Twitter para verter sus comentarios claramente homófonos sobre el candidato del PSC a la Generalitat de Cataluña y es que, al parecer, está obsesionado con los supuestos “esfínteres dilatados” del señor Iceta como puso de manifiesto en otras ocasiones, tal y como ha revelado la prensa catalana que recuerda como el pasado 16 de noviembre, Hernández Borrell, insistía en los mismo: “El 22-D esperamos tu dimisión. Has vendido al PSC por 20 monedas. Catalunya puede prescindir de un ser malévolo como tú. Ni eres socialista ni eres catalanista. Eres un engendro de un partido de impresentables donantes de esfínteres. ¡Payaso!”. Y es que los de los “esfínteres” de Miguel Iceta parecer ser una de sus grandes obsesiones, como se refleja en otros mensajes suyos. Que digo yo que este señor debería de hacérselo mirar porque un psicólogo podría ayudarle a desentrañar dichas obsesiones. No es normal tanta fijación por el tema sin algún motivo oculto; para él.

El rector de la Universitat de Barcelona, Joan Elias, ha aceptado la dimisión de Hernández Borrell calificando de “inaceptables y ajenos a los valores universitarios” la afición de su profesor a insultar y ofender a Iceta, obligando al personaje a pedir disculpas. Pero un individuo de este “nivel”; de esta “altura intelectual”, no puede permanecer ni un día más en una institución académica que debe ser ejemplo de comportamiento. Porque no basta con los conocimientos académicos (que también podemos ponerlos en duda) es que no es posible que alguien con este comportamiento permanezca en el grupo de profesores de una institución tan prestigiosa.

Confiemos en que, pasado el tiempo, la Universitat de Barcelona no caiga en la tentación de incorporar de nuevo a Jordi Hernández Borrel, sencillamente porque este señor está descalificado para impartir enseñanzas en cualquier institución decente.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 13-12-2017

SERVICIOS POCO PUBLICOS

Jueves, 23 noviembre, 2017

CUANDO EL GOBIERNO DECIDE UNA CONCESIÓN DEBERÍA TENER LA OBLIGACIÓN DE PROCURAR QUE LOS TRABAJADORES NO SE VEAN AFECTADOS.

E UNOEl 112 es el teléfono único de emergencias de la Región de Murcia. Un servicio que necesita de un personal cualificado, y descansado también. Porque como su propio nombre indica, a través de dicho teléfono, hay que atender las más variadas demandas que afectan, en la mayoría de los casos, a la salud de los ciudadanos. Un teléfono que, por ser un servicio publico, debería estar en manos de las administraciones y no de las más variadas empresas que, lógicamente, lo único que pretenden es hacer rentable, económicamente, el servicio. Y si para conseguirlo se tiene que prescindir de trabajadores, pues se hace. Y si para lograrlo hay que apretarles las tuercas a los mismos, para que trabajen hasta la extenuación, pues se hace también porque, al parecer, este servicio cada vez se licita más barato y, lo que son las cosas, se logra que se así, no importando si esto produce conflictos o no.

E DOSHace una década el servicio publico 112 costaba unos 11 millones de euros pero, miren por donde, con el transcurso del tiempo no solo no ha subido la dotación, que sería lo lógico, no. Este servicio, que no sabemos los motivos, es adjudicado en concurso cada cuatro años, realiza el milagro de que dichas adjudicaciones siempre se produzcan a la baja y, de esos 11 millones de euros de hace diez, se ha pasado a una explotación de 6.4 cuando la licitación había salido a 8. Vamos, el milagro de los panes y los peces. ¿Pero quienes pagan estas baraturas de servicios? Pues en primer lugar los trabajadores de este auxilio que ven como sus sueldos menguan escandalosamente, se producen despidos; porque hay que ajustarse al presupuesto y se incrementa la precariedad de sus contratos. Precariedad que lógicamente ha de revertir en el servicio que se presta porque, por muy buena voluntad que tengan los operarios, si cada vez hay menos y tienen encima de ellos la espada de Damocles del despido, díganme con que ánimo pueden atender las demandas de los ciudadanos.

Nos dicen que desde el pasado lunes funciona una comisión que ha iniciado un proceso de negociación entre la empresa adjudicataria, Ferrovial, los sindicatos y la administración. Negociación que finalizará el 30 de noviembre y es de esperar lo haga con éxito para los trabajadores. Y algo deberá hacer la administración para lograr un acuerdo porque, aunque ya hemos oído decir que “es un conflicto entre la empresa y los trabajadores”, no es así. Cuando el Gobierno decide una concesión debería tener la obligación de procurar que los trabajadores no se vean afectados porque, se quiera o no, si los mismos salen perjudicados el servicio se resentirá y una buena organización ha de ser el objetivo de una administración. Pero nos queda la duda de cómo puede prestarse un buen servicio publico en algo tan delicado como el teléfono de emergencias cuando el convenio que se está aplicando a estos trabajadores no es mismo que de los últimos años y sí el que tienen los trabajadores de “telemarketing o call center”. Cualificación que no corresponde con lo que es exigible a un 112.

E TRESY hablando de adjudicaciones de servicios que deberían de ser públicos y que sus resoluciones nos parecen un tanto mosqueantes. LA OPINIÓN publicó el pasado lunes: “La empresa favorita para prestar tratamientos de radioterapia no tiene instalaciones en la Región”. Es más, “Si resulta elegida para el nuevo contrato del SMS tendrá que desplazar a los pacientes oncológicos a Elche y Torrevieja para darles las sesiones has que disponga de un centro propio”. ¿Pero es cierta esta locura? ¿De verdad no hay empresas en Murcia que tengan sus propias instalaciones para que los enfermos no tengan que estar de la Ceca a la Meca? Si ya no es bastante tragedia padecer un cáncer, ahora se les añadiría el trastorno de tener que ir de aquí para allá como una peonza. Díganme que esto no es posible. De verdad, ¿Les parece serio?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 22-11-2017

MURCIA NO ES VIENA

Viernes, 10 noviembre, 2017

SI NOS DICEN QUE SE HA REMONTADO LA CRISIS DEBERÍAN ESTAR TRABAJANDO PARA RESTAURAR ESOS NECESARIOS SERVICIOS DE TRANSPORTE PÚBLICO QUE FUERON SUPRIMIDOS A CAUSA DE LA MENCIONADA CRISIS.

VIENA IEste verano hice un viaje a Viena. Esa capital europea que da la sensación de no cogerte de paso, pero a la que siempre quieres ir. Pero como quiera que es una ciudad plena de atractivos turísticos terminas visitándola y, como ya presentías, terminas también enamorándote de ella porque da la sensación de ser una urbe pensada para hacerla atractiva. Como atractivos son los muchos edificios que te hablan de un pasado esplendido. Y sí, te enamoras de ella porque, entre otras cosas, todo se muestra como muy organizado. Por ejemplo, los bonos para el transporte público están tan bien concebidos que con el mismo puedes visitar, además, determinados museos y edificios de interés turístico por el tiempo que tú estimes. Así es que no es extraño ver a grupos de turistas con sus escarapelas identificativas colgadas al cuello, dando la sensación de que todos han ido con un viaje organizado, pero no necesariamente es así. VIENA IILo que si queda claro con tanta regularización (los bonos puedes comprarlos en el mismo hotel en el que te hospedes) es que la administración funciona. Que el Ayuntamiento se entiende con otras administraciones y que el resultado es que el visitante encuentra comodidad en sus desplazamientos y visitas durante su estancia en la ciudad.

Todo lo contrario, al parece, de lo que ocurre en Murcia, menos grande que Viena, es verdad, pero también con cosas que ofrecer. Y aunque el turismo aquí no sea como allí (masificado queremos decir) si hay muchos ciudadanos que necesitarían que las distintas administraciones pensaran un poco más en ellos y menos en sus cuitas personales y les facilitasen sus desplazamientos, no solo por la ciudad, y si también por las muchas pedanías que requieren del buen funcionamiento de los transportes públicos y que se creyeron (los ciudadanos admitimos todo) aquello que en un momento se habló de la necesaria unificación de tarifas; hay distintos precios para según que recorridos, con lo que esto supone de una cierta confusión. Confusión que viene de lejos porque es eso lo que llevó al Plan de Movilidad a recomendar hace tiempo la unificación de las tarifas de los distintos medios de transporte público para no marear tanto al usuario.

MURCIAEn julio se creaba la Mesa Regional del Transporte Público que, al parecer, nacía con la vocación de poner en marcha una nueva estrategia regional de movilidad. Y a esa mesa pertenecen ayuntamientos, empresas, universidades, colegios profesionales y usuarios. Pues bien, al parecer, la mesa solo se ha reunido dos veces desde su puesta en servicio, pese a que hay temas tan urgentes de solucionar como la recuperación de servicios de transporte, suprimidos con el pretexto de la crisis. Pero cuando nos dicen que está remontando (la crisis queremos decir) deberían de estar trabajando para restaurar esos necesarios servicios suprimidos, entre lo que se encuentra el servicio nocturno que desapareció hace tiempo y aún se están esperando las explicaciones, quizás porque entre las distintas administraciones, al parecer, carecen de los interlocutores adecuados que puedan hacer que la comunicación sea más fluida entre ellos porque, al fin y a la postre, de lo que estamos hablando es del buen servicio a los ciudadanos, no de los dimes y diretes de las distintas administraciones, que solo producen retrasos en la solución de los problemas que afectan a todos.

MURCIA 3Pero como las elecciones no están próximas, los ciudadanos afectados por tanta indecisión ni siquiera pueden acogerse a la esperanza que siembran los partidos políticos; sobre todo los que gobiernan, cuando en campaña electoral ofrecen todo tipo de prebendas para conseguir el disputado voto. Así es que nos quedamos sin oír de nuevo, como en la pasada campaña electoral, que los niños de menos de 6 años viajarán gratis y no se cuantas canonjías más. Porque este augurio, como otros, no se ha cumplido. Pero ya esperamos con impaciencia las próximas promesas.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 8-11-2017

MALOS TIEMPOS PARA EL SOTERRAMIENTO

Viernes, 3 noviembre, 2017

LA MANIFESTACIÓN LLEVADA A CABO EN MADRID ESTE FIN DE SEMANA SE HA PERDIDO ENTRE LAS REACCIONES PARA LA APLICACIÓN DEL ARTÍCULO 155 DE LA CONSTITUCIÓN.

El conflicto de Cataluña está polarizando tanto la información de todos los medios de comunicación hacia el mismo, que llevamos un tiempo; demasiado largo ya, en que tenemos la sensación de que en este país no hay otros problemas que afecten a la ciudadanía. Al parecer hemos dejado de tener problemas con las listas en la seguridad social. La preocupación por el paro y la inestabilidad laboral parecen haber desaparecido y todos los dilemas sociales han pasado a un segundo plano arrollados por el ruido de esa extraña República Catalana que nos tiene en un sinvivir y que esta afectando a todos los ordenes de nuestras vidas, como por ejemplo en Murcia, donde las continuas movilizaciones de la plataforma de afectados por el no soterramiento del AVE, no consiguen tener el eco que se merecerían, en todos los medios nacionales, porque el tema catalán lo barre todo.

Recordemos la repercusión mediática que consiguió el conflicto del Gamonal, un barrio de la ciudad de Burgos que llevó a cabo una serie de protestas en forma de manifestaciones y disturbios que se sucedieron a partir de enero de 2014, debido a la decisión del Ayuntamiento de Burgos de construir un bulevar sobre uno de los principales ejes de la urbe burgalesa. La oposición vecinal a las obras se basaba, entre otras cosas, en la eliminación de dos carriles en la calzada, y la reducción significativa de plazas de aparcamiento gratuitas para construir un aparcamiento subterráneo de pago. AAAAAPues bien, todas las televisiones de ámbito nacional desplazaron enviados espaciales a cubrir dichas protestas, cuando los motivos de aquella alteración del orden eran muchísimo menos importantes que lo que defiende la Plataforma Pro-Soterramiento, porque Murcia se esta jugando partirse en dos si no se produce ese soterramiento. Pero aunque la actividad de la plataforma no cesa desde hace años; especialmente desde el pasado 12 de octubre en que cada noche hacen oír su voz, el eco es mucho menor que aquella movilización ciudadana del Gamonal. Incluso la manifestación llevada a cabo en Madrid este fin de semana para hacer llegar unas inquietudes que parecen no importar a nadie, se ha perdido en las reacciones hacia la aplicación del artículo 155 de la Constitución, en la huida de Puigdemont, en las declaraciones de los protagonistas y en esos interminables programas de ciertas televisiones que han encontrado un filón en el tema de Cataluña y para los que lo ocurrido en el resto del país no existe.

Así es que los componentes de esa concentración en Madrid de los que, con toda la razón del mundo, pretenden que “Murcia no quede dividida por un muro ni que el AVE llegue en superficie hasta la estación del Carmen”, recorrieron el Paseo de la Castellana hasta llegar al Ministerio de Fomento y alzaron sus voces para gritar las consignas que vienen repitiendo hace tanto tiempo sin que al parecer nadie les escuche: ‘¡Que no, que no, que no queremos muro!’, ‘La gente por arriba, el tren por debajo’, ‘Murcia no se parte’ o ‘La ciudad para la gente’, entre otros mensajes de defensa del convenio firmado en 2006 por las administraciones para que el AVE llegara bajo tierra.

Y a todo esto, en el ultimo pleno ordinario de octubre que se celebró días pasados en el Ayuntamiento de Murcia, desde el público que asistía al debate de una moción de PSOE, Cambiemos y Ahora Murcia, sobre el tema, se profirieron gritos de “¡Viva Franco!”, “¡Viva la Guardia Civil!” y “A tiro limpio”. El pleno fue suspendido 15 minutos para que se serenasen las aguas, pero ¿de verdad esas voces no fueron suficiente motivo como para haber desalojado la sala de estos belicistas visitantes? Yo creo que si. Este país no puede, no debe, continuar permitiendo esos comportamientos gerracivilistas y los políticos con responsabilidad tienen la obligación de impedirlo. Ponerse de “perfil” en estos casos no es bueno, ni aconsejable, ni serio.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 1-11-2017

A %d blogueros les gusta esto: