LA AGRESIÓN A VOX ES TOTALITARISMO

Lunes, 4 febrero, 2019

images (2)LA OPINION, publicaba el pasado lunes una fotografía que denunciaba, nítidamente, la barbarie de la que ha sido objeto el escaparate del negocio de un afiliado de VOX, en Lorca, al sufrir, durante la noche, el apedreamiento de la fachada de su establecimiento, causando daños en los cristales del escaparate donde los energúmenos, además, dejaron pintadas del tipo de “sabemos lo que haces”, (se supone que en alusión a su pertenencia a VOX), tal y como ha expresado dicho partido en una nota de prensa hecha publica en la que manifiesta su rechazo a dicho atropello, mientras se está a la espera de conocer la identidad de su autores.

Les aseguro que estoy muy lejos de la ideología de Vox. Quienes me conocen lo saben. Soy demócrata. Lo seré siempre. Y muchos puntos que defiende VOX me parece que rozan la democracia y, desde luego, alguno de ellos, pone en cuestión nuestra Constitución, que es quien garantiza la misma en España. Pero precisamente por eso, porque lo soy, no puedo entender el ataque que ese afiliado de VOX ha recibido en su establecimiento. Ni puedo entender que algún colectivo lo haga. Ni quiero callarme ante este atropello que va en contra de todo aquello en lo que creo. Y creo en el respeto a las opiniones de los demás. En la tolerancia con las ideas de otros, porque la democracia solo puede ser viable si se fundamenta en un conjunto de valores, como la libertad, la igualdad, la justicia, el respeto, el pluralismo y la participación. Por eso, quien agrede a alguien porque no comparte sus ideas, ni es demócrata ni puede ser justificado de ninguna de las maneras. Y como los silencios pueden expresar un cierto tipo de justificación, los partidos políticos, todos, deberían sentirse obligados ha mostrar su rechazo hacia esta barbarie. Pero los medios de comunicación, también, tenemos la obligación de publicarlo y de decir que no, que así no. Que en nombre de las ideas no se puede agredir a nadie por el simple hecho de que piense diferente a nosotros. Y si lo hace Vox, hemos de denunciarlo. Pero si lo hacen otros, también.

¿En nombre de quién o de quienes se puede hacer esto? Pues solamente en nombre del totalitarismo, de derechas o de izquierdas, porque lo hay en las dos formas de concebir la sociedad. Y los demócratas hemos de rechazar cualquier tipo de totalitarismo, venga de donde venga, porque ya sabemos lo peligroso que puede llegar a ser. La agresión de Lorca, la leyenda escrita en el escaparate de Lorca, es una prueba de totalitarismo. De no respeto a los demás. De querer imponer unas ideas sobre otras.

Paul Preston, es uno de los más insignes hispanistas ingleses, junto con Gerald Brenan y Hugh Thomas, que gusta de repetir mucho la expresión: “Quien no conoce su historia está condenado a repetir sus errores”. Y el apunta que, “Para entender la sociedad actual, es necesario conocer la historia de tu propio país, España, y la de tu continente, Europa”. Y quizás a ustedes les parezca exagerado remontarnos a las barbaridades nazis y estalinistas para hablar de los temas de ahora, pero es necesario hacerlo, para no repetir los mismo errores que el ser humano ha venido cometiendo durante siglos. Así es que es oportuno recordar que a lo largo de la guerra fría apareció una teoría científica sobre el totalitarismo. Y fue durante esos años, cuando emerge la figura de Hannah Arendt y su obra “Los orígenes del totalitarismo”, cuando se consolidaba la teoría del mismo. Sí, por primera vez una pensadora unía nazismo y estalinismo bajo un mismo concepto, “Totalitarismo”, que significa la supresión radical por parte del poder de “la política” y, con ello, la instauración como derecho de Estado del desprecio absoluto hacia los individuos.

descargaPues la agresión al afiliado de Vox es totalitarismo. Venga de donde venga. Cerrar los ojos a la realidad no ayuda a la convivencia. Y hay que denunciarlo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 30-1-2019
Anuncios

EL CINISMO EN LA POLÍTICA

Jueves, 17 enero, 2019

imagesEl Presidente del Gobierno de la Región de Murcia, Fernando López Miras, se nos aparece muy activo en los medios de comunicación, contando sus puntos de vista sobre los más variados temas. Temas de actualidad que producen en el presidente rápidas y apasionadas reacciones. Como la semana pasada, en que se manifestada contrario a su partido, el PP, en el tema de Vox y Andalucía. Y así lo debemos entender porque López Miras decía: “Esa lista no la firmaría en la Región de Murcia”, para apuntar: “No me gusta la lista de reivindicaciones de Vox por muchas circunstancias. Podemos analizarlas una a una, pero, por ejemplo, no estoy de acuerdo con el punto de la violencia machista. No podemos dar un paso atrás en la violencia machista”, para hacer especial énfasis en su rechazo a la derogación de la Ley contra la Violencia de Género que plantea Vox en sus exigencias porque, según el presidente, “Hay que cambiar para avanzar y para mejorar, no para retroceder”.

Sí, esto decía López Miras que, en la misma comparecencia, resaltaba el hecho de que el año que acabamos de estrenar estará “marcado por las urnas” porque “Vamos a tener elecciones europeas, autonómicas y locales, y esperemos que por el bien de los españoles tengamos elecciones nacionales”. Y ahí es cuando comprendemos muchas cosas. Tendremos elecciones, él se tendrá que someter a ellas, así es que está bien poner sobre la mesa expresiones de firmeza que lleguen al electorado. Y no ponemos en duda la fe feminista de López Miras defendiendo la Ley contra la Violencia de Género (2018 se cerró con 47 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas en España), pero no en todos los puntos está en contra de Vox. Por ejemplo, el modelo de enseñanza que Vox propone, en gran parte, es el que le hemos oído defender a López Miras en muchas ocasiones. Pero bueno, no es cuestión de comparar ahora, uno por uno, esos 19 puntos de Vox con las reflexiones que, en muchas ocasiones, hace nuestro presidente. Claro que no se como le han podido caer esas declaraciones, a Pablo Casado, presidente de su partido que, en una radio de ámbito nacional, manifestaba que “lo que está defendiendo Vox en Andalucía está dentro de la Constitución”.

descargaSí, con esta sorprendente afirmación, Pablo Casado, salía al paso de las críticas recibidas por su pacto con la ultraderecha en Andalucía. Ya ven, al señor Casado le parece constitucional que Vox quiera cargarse el Estado de las Autonomías (título VIII de la Constitución Española), por poner solo en ejemplo. Y es que, algunos políticos, o toman por tontos a los electores o atesoran tal carga de cinismo que pueden decir las mayores barbaridades sin que se les mueva un músculo de la cara.

Nos parecen un exceso las manifestaciones que se han venido haciendo en Andalucía, en contra de Vox, porque han conseguido buenos resultados allí. Es un partido legal y tiene todo el derecho del mundo a presentarse y ganar, si puede, elecciones. Y los andaluces lo tienen también a votar la formación política que les parezca bien, pero que el Presidente de un partido como el PP nos diga que Vox es un partido constitucionalista es para llorar. O no se ha leído la Constitución (teniendo en cuenta que aprobó un montón de asignaturas de derecho en un plisplas, entendemos que no haya tenido tiempo para leérsela), o su grado de cinismo esta por encima de la media. A todo esto, VOX Murcia, ha querido mandarle un recadito a López Miras por sus declaraciones recordándole que: “En las próximas elecciones de mayo tanto municipales como autonómicas VOX no aspira a entrar en la cámara regional y en muchos ayuntamientos, sino a ser la llave de gobierno”. Y en esas estamos, porque a mi no me extrañaría que, llegado el caso, aquí también se nos diga que Vox es un partido “constitucionalista”. Esperemos que no sea necesario.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-1-2019

VOX SUBIENDO, LA CREDIBILIDAD BAJANDO

Lunes, 14 enero, 2019

Aznar con FragaA lo largo de nuestros 40 años de democracia pareció no existir la ultraderecha, que por supuesto existía. Pero al comienzo, Aznar hizo una adecuada labor de integración de la misma, en el PP, y Santiago Abascal, el líder de Vox, se ganaba, muy bien, el sustento en las filas populares desde que se afiliara a este partido con 18 años, fuese elegido concejal con 23, en el Ayuntamiento de Llódio, y continuara a lo largo del tiempo viviendo de los presupuestos del Estado: hasta ahora en que amenaza con “salvarnos”.

descarga (24)Felipe González, por su parte, había conseguido la fusión con el PSP, el partido socialista de Tierno Galván, y lograba que el PSOE fuese hegemónico en esta ideología. Por su parte el PCE, que marchaba a trancas y barrancas, terminó perdiéndose en IU (1986), para que Julio Anguita avergonzase a los antiguos comunistas con la “pinza” con Aznar, en su lucha contra el PSOE, consiguiendo que Aznar ganase, pero que el quedase tan tocado en su credibilidad que, más tarde, tuvo que dejar la jefatura de IU y marcharse a su casa. Mientras, este país caminaba en el bipartidismo, con los catalanes aparentemente tranquilos, hasta la aparición de Podemos y Ciudadanos.

Y así las cosas, Alberto Garzón, terminaba de empujar por el precipicio a IU al permitir que Podemos fagocitara sus siglas, a la vez que el partido morado; con un discurso populista de izquierda radical, continua perdiendo credibilidad social con el paso del tiempo, al mismo ritmo que han ido desapareciendo del primer plano algunos de sus fundadores. Ciudadanos, por su parte, ha eliminando su referencia al socialismo democrático, para sustituirla por el liberalismo progresista porque, según sus dirigentes, el centro político es ser “un partido constitucionalista, liberal, demócrata y progresista”. Definición que, en un principio, debería alejarle de Vox, pero lo cierto es que ese partido, que en sus inicios se presentaba con vocación de centro izquierda y más tarde liberal, ahora se nos ofrece como un partido dispuesto a gobernar junto a los ultraderechistas de Vox, ante el asombro y la preocupación de sus correligionarios europeos que no entienden nada. Porque sí, el PP (no nos extraña porque parte de los militantes de Vox, incluido su líder, proceden de sus filas), y Ciudadanos, están negociando el Gobierno de Andalucía de la mano de la ultraderecha, aunque Ciudadanos ande haciendo el ridículo diciendo cosas como que ellos no se “sientan en la misma mesa de Vox” y no negociarán con esta formación, cuando saben que sin su apoyo seria imposible ese proyecto de gobierno tripartido de la derecha en Andalucía, lo que nos lleva a pensar que, quizás, el bipartidismo no fue tan malo para este país.

descarga (25)Sube la ultraderecha, sí, pero posiblemente tenga mucho que ver con el índice de credibilidad que percibimos en los políticos, de uno y otro signo, como han puesto de manifiesto las encuestas realizadas en la calle por los distintos medios de comunicación. Así fue posible oír a un joven seguidor de Vox: “los he votado porque los he creído”. Y este es el gran problema en estos momentos en España, que sube Vox porque el electorado está dejando de creer en la sinceridad de las palabras de quienes fabrican mensajes que parecen dirigidos a ganar concursos de publicidad, pero olvidan dotarlos del tono de la credibilidad. Sube la ultraderecha, sí, y quizás tenga mucho que ver con la desaparición de auténticos líderes en nuestro país. Lideres creíbles a los que les oigamos el mismo mensaje, en no importa el territorio en el que suelten sus soflamas. Lideres con valores que piensen más en el bienestar general que en sus intereses personales. Lideres para los que no exista el cortoplacismo, que crean más en ser útiles que en ser importantes. Tenemos la sensación de que los políticos se retroalimentan entre ellos y son incapaces de percibir el latido de la ciudadanía. Están sordos.

Deberían leer a Churchill: “Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; valor también es lo que se necesita para sentarse y escuchar”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 9-1-2019

LOS JARRONES CHINOS

Sábado, 22 diciembre, 2018

Estamos a punto de finalizar el 2018. Un 2018 de sobresaltos varios, de elecciones con sorpresas, de decisiones asombrosas, de declaraciones sorprendentes. images (6)Tan sorprendentes como las de José María Aznar, que envalentonado porque al frente del PP está un líder criado a sus pechos, no duda en desvariar dudando de la vocación constitucional del PSOE. Sí, el ex presidente del Gobierno, en un acto celebrado en Zaragoza, se permitió poner en cuestión la vocación constitucionalista del Gobierno de Sánchez, a la vez que proclamaba:”Me declaro integralmente constitucionalista”, resaltando el “extraordinario” cambio experimentado por España durante los últimos 40 años, logrando lo mismo que Inglaterra en 180 años y Estados Unidos en 88, siendo la “base esencial” la Constitución, que “no es un problema”, sino “la solución” porque “los que son un problema son los que la cuestionan”.

Pues que bien, porque este ardor defensivo de la Constitución no lo tenia cuando José María Aznar, en 1979, arremetía contra UCD (ahora no claro) expresando su total comprensión hacia quienes se abstuvieron en el referéndum que aprobó la Constitución. Y lo hacía en un artículo publicado en el diario Nueva Rioja el día 23 de febrero de 1979, ya como militante de AP, donde opinaba que el consenso había provocado “la desconfianza de una enorme masa de españoles en el buen funcionamiento del sistema democrático”. Desconfianza que, según él, quedó “palpablemente demostrada en el elevadísimo índice de abstención que se produjo en el pasado referéndum”. Para señalar, en el mismo artículo, que “tal como está redactada la Constitución, los españoles no sabemos si nuestra economía va a ser de libre mercado o, por el contrario, va a deslizarse por peligrosas pendientes estatificadoras y socializantes; si vamos a poder escoger libremente la enseñanza que queramos dar a nuestros hijos o nos encaminamos hacia la escuela única”, para continuar poniendo en cuestión la propia Constitución. Así mismo. Pero como la memoria es muy selectiva ahora se ha convertido en el adalid de la Constitución. Cosa que nos parece muy bien, porque nunca es tarde para rectificar.

Que, José María Aznar, diga que las fuerzas constitucionalistas están situadas en el centro derecha, haciendo notar “la responsabilidad” de los tres partidos de la derecha, PP, Cs y Vox, para mantener el orden constitucional, es de traca, teniendo en cuenta que VOX aboga por la eliminación de las Autonomías y un montón de cosas más que forman parte de la actual Constitución Española.

descarga (21)Y así las cosas, otro “jarrón chino”, Rodríguez Zapatero, se descuelga con unas declaraciones en las que manifiesta que no comparte que a los independentistas catalanes se les llame golpistas, animando a Pedro Sánchez, a seguir por el diálogo, porque “no hay ninguna duda de que es el camino”. Según él, “La reacción inteligente es convencerlos, reconocer que hay un problema, en el que ellos no tienen casi ninguna razón”. Al parecer, este hombre no conoce los resultados electorales de Andalucía. Resultados que no se pueden centrar en el ámbito autonómico y que demandan otras políticas del Gobierno. Por cierto, la RAE define el golpe de Estado como la ‘usurpación violenta del gobierno de un país’. Pues tras haber visto la actuación de Puigdemónt, la violencia de los CDR y las declaraciones de Torra, no puedo coincidir con Zapatero. Al hilo de esto, Rufián le ha defendido: para hacérselo mirar.

descarga (23)Por cierto, oyendo a Aznar y Zapatero, no resisto la tentación de recordarles la frase acuñada por Felipe González: “Los expresidentes de Gobierno son como grandes jarrones chinos en apartamentos pequeños: Se supone que tienen valor y nadie se atreve a tirarlos a la basura, pero en realidad estorban en todas partes”. Pues eso.

  • Publicado en La Opinión, de Murcia, el 19-12-2018

LA MEJOR CONSTITUCIÓN

Miércoles, 5 diciembre, 2018

images (4)Mañana se cumplen cuarenta años de la aprobación de la Constitución que todos los españoles nos dimos, en 1978. Incluidos los catalanes, que ahora niegan la mayor, pero que no pueden borrar que la Constitución fue aprobada, en Cataluña, con un 90% de los votos, sobre un 67,9% de participación, siendo lo más significativo que el altísimo apoyo catalán a la Constitución de 1978 fue un poco más alto que la media española, siendo el voto negativo catalán (4.61%), mucho más bajo, por ejemplo, que los de Cantabria, Castilla La Mancha y Madrid. Incluso hubo dos diputados catalanes entre los siete ponentes constitucionales: Jordi Solé Tura y Miquel Roca Junyent.

Pero hasta construir una constitución que gustase a la mayoría. Hasta dotarse los españoles de lo que hace libre a un pueblo, su Carta Magna, todos y todas, tuvimos que recorrer un largo camino. Un camino difícil y muchas veces peligroso. Por eso nos entristece cuando comprobamos que algunos, que no vivieron por edad aquella época convulsa y difícil de España, se permitan hablar de la Transición democrática, de la Constitución Española, con el desprecio con el que lo hacen.

images (5)Al parecer, ignoran que aquellos juristas que trabajaron en la elaboración de la Constitución Española, aquellos periodistas que ponían en peligro sus vidas para contar la verdad (de 1976 al 78 murieron dos periodistas y varios fueron atacados), aquel pueblo que salía a la calle pidiendo amnistía y libertad, luchaban contra las sombras de un ejercito fiel al dictador, de una ultraderecha envalentonada y amenazante, de una policía a la que había seleccionado el régimen y de unos grupos terroristas ETA, GRAPO Y FRAP (este se disolvería en 1978) y de grupos de ultraderecha que no ayudaban nada a que las cosas se pudiesen ver de manera sosegada y tranquila.

Difíciles circunstancias que se solventaron para hacer posible una democracia plena, gracias a una buena Constitución. Una Constitución, y como consecuencia de ello una democracia, que permite ahora que algunos ignorantes critiquen la transición como si hubiese sido posible hacerlo mejor. Da la sensación de que hubiesen preferido otra guerra civil, como la hubiesen preferido las gentes de ETA y grupos de extrema derecha, que incrementaron sus atentados tras la Ley de amnistía promulgada tras la muerte de Franco, porque confiaban en entrar en una espiral de acción-reacción que llevara a una situación difícil de soportar para, como consecuencia de ello, obligar a un cambio revolucionario. Como lo que buscaba la llamada matanza de Atocha de 1977. Un atentado cometido por terroristas de extrema derecha, en el centro de Madrid, la noche del 24 de enero de 1977: cinco abogados fueron asesinados, lo que marcó trágicamente la Transición española iniciada tras la muerte Franco.

descarga (20)En mi opinión, el contenido de la Constitución Española no se entendería sin hablar de la situación de España tras la muerte de Franco. Sin hacer un recorrido por la tensión que creaban diariamente ETA y la ultraderecha. Sin acordarnos de las amenazas, un día si y otro también, de golpes de Estado por parte de un ejército muy unido a Franco. No, la Constitución Española no se entendería sin todo ello, porque todo eso nos muestra la generosidad de todos los partidos políticos para ceder en sus exigencias y buscar el consenso y el bien común. Los periodistas que trabajábamos en aquellos momentos en Madrid, sentimos con gran intensidad todo lo ocurrido porque tuvimos una relación directa con todo ello. Yo viví la noche del 23f ante el micrófono de RNE, con el ejército deambulando por los pasillos de la Casa de la Radio, y recuerdo todo lo ocurrido con admiración hacia todos los españoles que hicieron posible la democracia porque supieron tener sentido de Estado. Algo que ahora echamos en falta.

Todo es susceptible de mejora, pero aquella fue la mejor Constitución posible.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 5 de diciembre de 2018

LA RUFIANESCA ACTITUD DE RUFIAN

Miércoles, 28 noviembre, 2018

descarga (19)La definición del término rufián nos habla de él como: “Hombre vil y despreciable que vive del engaño y de la estafa”. Y en absoluto se nos ocurre pensar que los que llevan el apellido Rufián tienen algo que ver con esa definió. Por supuesto que no, pero Gabriel Rufián; este hijo y nieto de trabajadores de Alcaudete (Jaén) y Turón (Granada), más independentista que los que inventaron el independentismo, este Rufián dedicado ahora a la política de altos vuelos; tan altos que es portavoz adjunto de ERC (no se que pensaría de él un señor como Josep Tarradellas, el último gran líder de ese partido), sí que nos hace pensar, intervención tras intervención en el Parlamento; tras cada uno de sus shows, que la gente que ha de soportar sus impertinencias de mal educado es posible que se acuerde de la definición que la RAE hace de su apellido.

Su aparición en el Parlamento español la vistieron algunos como la llegada de la gente normal, de los que no habían hecho de la política su vida. De los que llegaban a ella para darle otros aires. Como si toda la “gente normal” fuese mal educada y grosera. Como si toda la “gente normal” fuesen unos ignorantes que solo saben fabricar titulares con voz impostada para despertar las pasiones de los que en las redes sociales les hacen el juego a personajes como él que, a falta de una mayor capacidad argumentativa, se dedican a lanzar frases hechas y proclamas incendiarias para que el mucho ruido de sus intervenciones impida captar las pocas nueces de su ignorancia supina.

images (1)A este Rufián de aire provocador, tabernario, pelín macarra, le cabe el dudoso honor de ser el segundo diputado (el primero fue otro especialista en montar espectáculos parlamentarios, el popular Vicente Martínez-Pujalte, en el 2006) expulsado del hemiciclo por la máxima autoridad de la Cámara por su comportamiento barriobajero y faltón hacia el Ministro de Exteriores Borrel, durante la sesión de control al Gobierno. Sí, la semana pasada, Ana Pastor, la Presidenta del Parlamento que ya debía de estar muy cansada de las boberías de este inmaduro, tras llamarle tres veces al orden, le expulsó del hemiciclo, en aplicación del artículo 104 del reglamento de la Cámara baja y le impuso “la sanción de no asistir al resto de la sesión”.

images (2)Joan Tarda, el Portavoz de ERC, en el Congreso no ha sido un parlamentario cómodo nunca, pero ha sabido guardar las formas. Ahora, al parecer, cuando el tema a tratar en el Congreso necesita “músculo”, o sea pocos remilgos de cortesía parlamentaria, le deja el trabajo sucio a Rufián para que monte los espectáculos que monta y diga las barbaridades que dice. Pero a mi me extrañaría mucho que Tarda forme parte del club de fans de Rufián. No lo creo. Lo que ocurre es que precisa de las cosas del siempre malhumorado diputado porque los independentistas de cuna también necesitan a los sobrevenidos para conseguir sus ensoñaciones. No hemos de olvidar que, Gabriel Rufián, pertenece a la plataforma Súmate creada en 2013 por castellanohablantes que apoyan la independencia de Cataluña. Así es que gracias a ese posicionamiento por la autodeterminación de Cataluña, fue situado como cabeza de lista para las Elecciones generales españolas de 2015, siendo elegido diputado y es que, cuando el PSC estaba en su apogeo, los emigrantes; y no solo los andaluces, votaban en masa a dicho partido. Ahora, cuando el PSC no levanta cabeza; después del Gobierno de Montilla que dejó todo en las manos de ERC, en el Gobierno tripartito de 2003, porque los necesitaba para gobernar (aquella lección debería de servir a los socialistas para no cometer el mismo error con sus socios), el que en las listas de ERC figuren hijos de emigrantes es muy importante para atraer a un electorado que se sintió defraudado con el PSC. Que aún se siente defraudado, y que ahora no sabe donde situarlo.

Publicado, en La Opinión, de Murcia, el 28-11-2018

MONARQUIA O REPUBLICA, ESA NO ES LA CUESTION

Miércoles, 28 noviembre, 2018

descarga (18)En los últimos tiempos se está produciendo una ofensiva contra la monarquía, de la mano de los independentistas y de una parte de la izquierda española integrada en Podemos e IU, que se atreven a pregonar que la monarquía es contraria a la democracia. La decisión del Parlament de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona de reprobar al Rey ha sido como el pistoletazo de salida del inicio de una campaña de mociones similares en los municipios independentistas, utilizando la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

Y fuera de Cataluña, Izquierda Unida y Podemos, les siguen los pasos con una estrategia de presentación de mociones para abolir la monarquía en los municipios en los que tienen representación. Sí, los ayuntamientos independentistas porque con esas votaciones pretenden, como el de Barcelona, “rechazar y condenar el posicionamiento del Rey Felipe VI, su intervención en el conflicto catalán y su justificación de la violencia ejercida por los cuerpos policiales el 1 de octubre”. IU, porque después de cuarenta años de democracia en España sus líderes no han sido capaces de ilusionar al electorado y les viene bien hacerles el juego a los independentistas reivindicando su condición de republicanos. Y podemos porque es Podemos, pretenden convencernos de que la única verdad esta en la república. Al parecer no se leyeron a Platón que ya en el siglo V (a.C.), afirmó que la República podría derivar en demagogia y tiranía. Así es que, algunos, se empeñan en ofender la inteligencia de la gente pregonando el no carácter democrático de una monarquía constitucional, a la vez que defienden ciertas republicas de signo totalitario, cuando el carácter democrático, o no, de un régimen lo dan la Constitución, las instituciones, la pluralidad. En definitiva, el comportamiento democrático de un Gobierno.

descarga (17)Me confieso demócrata. Y como demócrata prefiero una monarquía constitucional, pongamos por caso como las de Dinamarca o Noruega; como la española también, que una republica como la de Venezuela, por ejemplo. Por eso a mí no me molesta la monarquía española. Seguramente porque sí, soy demócrata, y lo que quiero para España, lo que quiero para mi país, es un Estado democrático. Y no estoy segura de que una republica me lo asegurara más que me lo asegura esta monarquía que tenemos a la que muchos, que viven anclados en el pasado aunque vayan de modernos, quieren derribar. Y no me vengan con que a un rey no lo vota nadie. No, pero también votaron a Maduro y no hay quien pueda defenderlo, excepto IU y Podemos, eso sí.

Para la información de algunos: Más de la mitad de los 20 países con mayor PIB por habitante – 12 de ellos – mantiene un sistema de gobierno monárquico, incluso los dos primeros del ranking, Luxemburgo y Noruega, son monarquías.

descargaEl Índice de Desarrollo Humano que elabora el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) mide los logros más altos a los que una sociedad puede aspirar: una alta esperanza de vida (reflejo de unas políticas de salud equitativas para todos), los niveles de escolarización (un buen sistema educativo, en calidad y cantidad), el ingreso nacional bruto per cápita (mide el éxito productivo de una sociedad). Pues bien, los veinte países que según el mencionado índice de desarrollo humano tienen un mayor indicador de bienestar son Noruega, que figura en el número uno y es una monarquía, a la que le siguen cinco monarquías más, aparte de Australia y Nueva Zelanda, cuya Jefe de Estado es la Reina Isabel II, y que también están entre esas veinte. España se encuentra en el puesto 23, que tampoco está mal, y también es una monarquía. Una monarquía que, con sus defectos; nada es perfecto, ha formado y forma parte de los últimos 40 años de democracia de este país. 40 años de democracia que costo mucho conseguir en esa transición a la que muchos demagogos desprecian.

Publicado el el 21-11-2018

A %d blogueros les gusta esto: