IGLESIAS CONTINUA SIN SABER ESTAR

Lunes, 16 noviembre, 2020

Arce IICuando el Rey viaja ( o viajaba, al parecer las cosas han cambiado) a una toma de posesión de un mandatario de algún país, ese desplazamiento, como no puede ser de otra manera, siempre fue considerado un viaje de Estado, en el que ningún integrante de la delegación que acompaña al Rey ( naturalmente siempre forma parte de la comitiva el, o la responsable, ahora, de Exteriores) se han permitido, jamás, gestos que pusieran en cuestión la exquisita neutralidad que los viajes del Rey han de reflejar. Porque aunque algunos se nieguen a ello; dentro del propio Gobierno, que es lo estrambótico de este caso, según la Constitución (a la que prometieron respetar), el Rey ostenta la más alta representación del Estado en el exterior, muy especialmente en Iberoamérica, tal y como pone de relieve el artículo 56.1 de nuestra Carta Magna: “El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes”.

Así mismo, es la más alta representación, al parecer hasta que ha ido acompañado por el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, que como verán en el enunciado de su cargo en el Gobierno, para nada tiene relación su departamento con el de asuntos exteriores.

IglesiasNo, el señor Iglesias no tiene ninguna competencia en las relaciones exteriores de este país, pero ante el asombro de muchos ciudadanos, formaba parte de la comitiva que, encabezada por el Rey de España, asistió a la toma de posesión de Luis Arce como nuevo presidente de Bolivia, porque como ya es conocido, el Rey, habitualmente, asiste a la toma de posesión de los mandatarios latinoamericanas, al margen de las ideologías de unos y otros, dentro de la más exquisita neutralidad.

Neutralidad que, en esta ocasión, se vio empañada por el comportamiento absolutamente rechazable del vicepresidente Iglesias que, una vez más, ha hecho gala de su mala educación, de su no saber estar, de su no entender el lugar que le corresponde, de ese no haberse enterado, aún, de que aparte de sus filias republicanas y sus fobias antimonárquicas, él forma parte de un Gobierno, donde la monarquía parlamentaria es una pieza muy importante de la Constitución, que se hizo posible por la voluntad de los ciudadanos. Que intente, cada vez que le es posible, ningunear, desprestigiar a la monarquía, es tanto como denigrar nuestro sistema democrático, y eso es especialmente grave en quien forma parte del mismo Gobierno.

Porque esto es lo que ha pretendido hacer en este viaje; esto es lo que ha hecho, intentar erosionar la imagen de la monarquía española, transmitiendo la sensación de que desarrollaba una agenda paralela a la del Jefe del Estado, y saltándose a la torera las normas de cualquier política exterior que no son otras que, en una toma de posesión en el extranjero, los invitados no deben de tomar partido. Pero el no, él, en una muestra de su desconocimiento supino sobre muchas cosas, tenia que dar la nota diciendo eso de que “contra Evo Morales se cometió un “golpe de Estado”. Es decir, en un momento así, sitúa a España en el lugar que él quiere cuando este país, del que es alto representante, jamás reconoció aquellos sucesos como tal golpe de Estado. Ni siquiera es capaz de saber interpretar los silencios de la administración a la que pertenece.

Desde que es vicepresidente, Iglesias está haciendo tan evidentes sus carencias como político, que solo le queda continuar con su cruzada antimonárquica, porque su alianza con los representantes del populismo ultraizquierdista de América Latina, no parece que aquí le vayan a dar para mucho más.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11 de Noviembre de 2010

EL INTERÉS COMÚN DE LOS EXTREMOS

Martes, 10 noviembre, 2020

negaEn Murcia y Cartagena, como en otros lugares de España, hemos asistido en las ultimas noches a la actitud vandálica de grupos de jóvenes a los que, no se porqué, se les ha dado en llamar “negacionistas” de la pandemia. Y yo me pregunto, ¿Negacionistas de qué? Muchos de ellos, ni siquiera saben que es eso, muchos de ellos han asistido a dichos encuentros, convocados por las redes sociales, sabiendo que el objetivo era la destrucción del mobiliario urbano, la quema de contenedores, el barullo y el enfrentamiento con las fuerzas del orden. Ni les preocupa el coronavirus, ni conocen el contenido del estado de alarma. Lo que buscan, al extraño grito de libertad, en las gargantas de quienes jamás han respetado unas mínimas normas de convivencia, de quienes nacieron ya en un Estado democrático y libre, es la destrucción de esa libertad.

Y una vez más, los extremos se tocan, y las redes sociales son un claro ejemplo de ello. Y si voceros de Podemos (Pablo Iglesias en su cuenta de Twitter habló en este sentido) culpan de estos actos vandálicos a grupos fascistas, movilizados, según ellos, por Vox, estos últimos acusan a grupos de extrema izquierda, encarnados, para ellos, en Podemos. Y todo esto, desde una enorme irresponsabilidad en dos partidos con presencia en el Parlamento Español, que deberían de ser mucho más cautos, más prudentes a la hora de alentar a esa gente dispuesta a todo y que solo necesitan que alguien les anime lo más mínimo para armarla. Sí, aquí, al parecer, Podemos y Vox, según ellos, andan en esas cosas. Unas cosas que, a veces, pueden irse de las manos.

negacionistasComo ha ocurrido en Barcelona, donde junto a la quema de contenedores, se producían barricadas incendiadas, y los asaltos a establecimientos (el espectáculo de un grupo de jóvenes robando bicicletas en uno de esos establecimientos es bochornoso), en medio de los gritos de uno y otro signo político. Desde los antisistema; a los que les da igual quien haya convocado la fiesta porque lo importante es la destrucción y el caos que siembran a su paso, a los chicos de Torra, para quienes aquello de “apreta” debe de ser esto también; el aprovechar las oportunidades que se presentan para dejar impresa su firma de vandalismo, que el señor expresident arengaba y animaba, porque ante el caos hay ideas que se defienden mejor. Y ya puestos a animar el cotarro, bien está que aparezca la muchachada que forma parte de los Boixos Nois, un grupo ultra de extrema derecha del Fútbol Club Barcelona, que como llevan mucho tiempo a los que no se les da mucha bola, también aprovecharon para pedir la libertad que ellos no conceden a los que no piensan igual. Ya ven, en los extremos, pero con intereses comunes.

PabloHe seguido con mucha atención todas las reacciones que se han venido produciendo en las calles de muchas ciudades españolas con motivo de los distintos confinamientos perimetrales. Y lo que he visto me ha producido una profunda tristeza, pero también me ha llenado de esperanza la actitud de algunos jóvenes que han sido un ejemplo de comportamiento cívico, destacando la actitud de un grupo de jóvenes de Logroño que salían a las calles de esa ciudad, a primeras horas del pasado domingo, para arreglar los destrozos ocasionados en la vía publica de la capital riojana, limpiando, y recolocando el mobiliario urbano dañado por los disturbios. Unos jóvenes que habían respondido a la convocatoria por redes de Pablo Alcalde, un joven de 16 años que aparecía en las pantallas de TV, para decirnos que no todos los jóvenes son iguales, que él es hijo de una barrendera que llega a su casa agotada de trabajar para poder dar de comer a su familia, y que estaba indignado con lo que estaba viendo.

Pero esa señora, ha hecho mucho más que darle de comer a su hijo, le ha dado unos valores que se reflejan en la actitud de este estudiante de bachillerato que nos ha demostrado que, como él dice, todos los jóvenes no son iguales.

Publicado en el diario La Opinión, de Murcia, el 4 de noviembre de 2020

LAS COSAS DE ISABEL DÍAZ AYUSO

Martes, 10 noviembre, 2020

Isabel AyusoTengo la buena costumbre, eso me parece a mí, de acostarme oyendo las noticias y despertarme oyendo las noticias. Así es que, siguiendo ese hábito, el lunes desayunaba acompañada del sonido de la radio, y Àngels Barceló, se hacía eco de una entrevista que le habían hecho, en TeleMadrid, a la Presidenta de esa comunidad, donde esta le reprochaba a la entrevistadora que se permitiera cierto tipo de preguntas porque, según ella, los presidentes, en este caso la presidenta, no podían descender a tratar los pequeños datos de las cosas ya que, fue literal, ella no era la responsable de los recursos humanos de la comunidad. Y todo esto, después de que la periodista intentará, una y otra vez, sin fortuna por supuesto, que la presidenta de Madrid, que ha reconocido en otras ocasiones que faltan sanitarios en la capital de España, con un cierto tono de acusación al Gobierno central (como si la bajada de inversión en la sanidad publica madrileña no fuese responsabilidad de su partido, acentuado durante el mandato de Esperanza Aguirre), dijera el numero de sanitarios que la comunidad está dispuesta a contratar.

Oída la información de la radio, acudí al video de TeleMadrid, y créanme que el gesto, las contestaciones, la manera de salir, no salir, del atolladero en la que se encontraba la señora Ayuso, ante las preguntas llenas de sentido común de la periodista, es digno de estudio. Sobre todo, viéndola titubear, desde un desconocimiento supino de lo que estaba hablando. Porque no se le estaba sometiendo a un tercer grado, no, se le estaba preguntando por la dotación de personal sanitario del hospital de emergencias de Valdebebas, que se comenzó a construir en mayo, que cuesta más de 50 millones de euros, y que la señora presidenta inaugurará esta semana, sin que al parecer conozca como funcionará, y si se contratarán profesionales. Y como quiera que, por lo menos, sabe lo que no sabe, pues no soportó que una entrevista preparada para su lucimiento, pusiera al descubierto su ignorancia sobre lo que ella debería de gestionar. Y les aseguro que las preguntas estuvieron encaminadas, simplemente, a que la presidenta facilitara información sobre dichas contrataciones, pero que si quieres. Díaz Ayuso, quizás porque no sabe ni de eso, ni de otras cosas, ofreció un penoso espectáculo de titubeo, de absoluto desconocimiento sobre lo que pretendía informar, con naderías como: “Estamos en esa contratación. Habrá un refuerzo que venga desde otros hospitales. Al hospital de Valdebebas no le va a faltar ni material sanitario ni personal”.

InchaurrondoVino a decir que se trasladarán profesionales de un hospital a otro, pero no se incrementará el número de sanitarios, cuando ya está comprobado que Madrid está falto de ellos en todos los hospitales públicos. Se desnudará a un Santo para vestir a otro, y aunque no lo explicó así, pero se le entendía todo, la periodista (un aplauso a la valentía de Silvia Intchaurrondo, una profesional, a la que esperemos no le traiga problemas su deseo de hacer bien su trabajo) continuaba inasequible al desaliento hasta que Ayuso soltó eso de “Es un nuevo hospital y es una buena noticia”. Así mismo, la señora Ayuso le apuntaba a la periodista lo que ella consideraba que es una buena o mala noticia, y que de eso es de lo que tenían que hablar, y como quiera que la redactora, lo que quería es informar, al final le sacó lo de: “A ver, yo no soy la responsable de recursos humanos de la consejería de Sanidad. La presidenta no tiene que entrar al detalle de cómo van a reorganizar los turnos. Eso a mí no me compete. Yo no he de bajar a la letra pequeña. Son preguntas que no se hacen a un presidente autonómico”. Le falto decirle, sobre todo cuando la tele en la que tú trabajas depende de mí. No, no lo dijo, pero se le adivinó. Disimula muy mal esta mujer, y me quedé con la sensación de que esta periodista puede tener problemas. Confío en equivocarme.

Publicado en el diario La Opinión, de Murcia, el 28 Octubre de 2020

ESPAÑA NO PUEDE ACTUAR COMO POLONIA

Lunes, 26 octubre, 2020

EuropaQue Polonia está muy cerca de ser un Estado totalitario, aunque pertenezca a la Unión Europea, es de todos conocido. Que la Unión Europea tiene un grave problema con Polonia, es bien sabido Y que Polonia ha encontrado en España una muleta en la que apoyarse para justificar sus excesos en su intento de cercenar la auténtica democracia en su país, también es verdad. Y esa muleta no es otra que la propuesta del Gobierno de España, de reformar el Consejo General del Poder Judicial, teniendo en cuenta que ese intento por cambiar las mayorías ha llegado unos días después de que la Comisión Europea advirtiera, a España, de la necesidad de proceder con urgencia a la renovación del CGPJ, a más de recordar, en ese mismo informe, la necesidad de que los ciudadanos perciban como independientes a los órganos judiciales.

Y esto si que es preocupante, y mucho, porque si España siempre ha salido bien parada en los informes que la Comunidad Europea hace periódicamente, sobre la situación del Estado de Derecho, en todos los países que forman parte de ella, este toque de atención a nuestro país debería de alertar al Gobierno sobre si, en el tema de la justicia, todo se está haciendo bien. Pregunta dirigida también al líder de la oposición, el señor Casado, que está actuando de manera irresponsable, en la no elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial. Irresponsabilidad, que está provocando que, por primera vez, el Estado de Derecho en España, esté siendo cuestionado en la UE. Cuestionamiento en el que ha tenido mucho que ver Pablo Casado que ya se ha encargado de celebrar alguna que otra reunión telemática con sus colegas populares europeos, para contarles no se que de imposibilidad de acuerdo con el Gobierno de España, sobre la administración de la justicia, y de paso poner en peligro la ayuda contra la pandemia a nuestro país. Algo muy grave, y que debería de hacer reflexionar a Casado, un líder demasiado confuso en los últimos tiempos.

cjpjAunque se aparente no darle importancia, el proyecto de renovación del CJPJ, que ha propuesto nuestro Gobierno de coalición, suena tan mal en Europa, que el tema ha provocado que, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia, se exija a la Comisión Europea, que tome las mismas medidas contra el Ejecutivo español que contra el polaco, que en la actualidad tiene activado el artículo 7 de los Tratados (el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea tiene por objeto garantizar que todos los países de la UE respeten los valores comunes de la Unión, incluido el Estado de Derecho), porque el Gobierno ultranacionalista, y ultraderechista, polaco, ha encontrado en la reforma del sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial, planteado por el PSOE y Unidas Podemos, un argumento para defender la suya ante las autoridades comunitarias, reclamando igualdad de trato.

Con todos mis respetos para Polonia, España no es Polonia, y no puede actuar como están actuando ellos en el tema de las libertades, del respeto a la justicia, de separación de poderes. España no puede saltarse a la torera las normas de la UE, y menos en un tema tan sensible como el de la justicia.

Que las ultimas decisiones sobre el funcionamiento de la justicia, en España, haya dado fuerzas a un Gobierno como el polaco para mostrar su extrañeza por la doble vara de medir, que según ellos, está utilizando la Unión Europea, debería de hacer reflexionar al Gobierno, que debe evitar caer en la trampa del no respeto a las normas de la UE, con lo que esto tiene de peligro para la imagen de nuestro país.

Por cierto, que un organismo como el CGPJ, que se encuentra en funciones, continúe acordando nombramientos de Jueces del Supremo, nos parece todo, menos normal, pero es que, últimamente, pocas cosas parecen normales.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 21 de Octubre de 2020

EL REY Y SÁNCHEZ, JUNTOS EN CATALUÑA

Miércoles, 7 octubre, 2020

Rey IITras el guirigay armado en todo el país por el no viaje del Rey a Barcelona, a la entrega de despachos de los jueces, y el lío formado en la prensa, en el Parlamento, y en las redes sociales; donde se han incrementado notablemente los grupos de apoyo a la monarquía española, el anuncio de que, Felipe VI, y Pedro Sánchez, estarán juntos, el próximo viernes, en Cataluña, para la entrega de premios de la Barcelona New Economy Week, nos hace pensar que, por fortuna, la racionalidad se ha impuesto en las relaciones jefatura de Estado-Gobierno, como no podía ser de otra manera. Porque si no tenia mucho sentido que, el Rey, no pudiera viajar a Barcelona, por no se qué de una cierta inseguridad (no conozco ningún otro caso donde el Jefe del Estado tenga que evitar viajar a uno de sus territorios) , menos lo tiene que la imagen de las dos máximas autoridades del país no se hayan visto reflejadas, juntas, en los últimos tiempos porque, también al parecer, los despachos habituales entre el Presidente del Gobierno, y el Rey, como Jefe de Estado, tal y como era costumbre, habían dejado de realizarse .

FelipeEs cierto que han sido tiempos difíciles, lo continúan siendo; y quizás todo lo que está pasando obligara a dilatar esas reuniones. Se nos podrá decir, también, que ahora hay maneras de realizar encuentros de forma telemática, pero la foto del Jefe del Estado, y del Presidente del Gobierno, juntos, durante alguna de esas regiones, tranquilizaría mucho, a muchos ciudadanos, que no comprenden ciertas cosas que han ocurrido en los últimos tiempos. Exactamente, desde la entrada en el Gobierno de Podemos, y el trato que, desde algunos de los ministerios de su competencia, se le ha tributado al Jefe del Estado.

Quizá, y sin quizá, esa actitud de los componentes de Podemos (excepción de la ministra de Trabajo, que está demostrando que es la única con “sabe estar” de ese partido) ha podido arrastrar a otros miembros del gabinete que se han encontrado, muchas veces, “entre la espada y la pared”, a la hora de hablar de esos acontecimientos, ante el dilema de no dejar (permítanme esta licencia) “con el culo al aire” a sus compañeros de gabinete, y a la vez respetar la figura del Rey; consiguiendo con todo ello sembrar una cierta inquietud en muchos ciudadanos que no sabían a que atenerse con este circo, inimaginable en otras monarquías parlamentarias europeas. Pero, al parecer, nosotros somos espaciales, y nos permitimos estas cosas de “sainete”, que hablan de la inmadurez de algunos que ocupan altos puestos de responsabilidad.

Por todo ello, tranquiliza bastante que desde Moncloa, se haya anunciado que el Rey Felipe VI, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viajarán este próximo viernes a Barcelona para participar en el acto de entrega de premios de la nueva edición de BNEW, Barcelona New Economic Week, habiendo comunicado, también, que será el propio Felipe VI, el que presida el acto. Un acontecimiento centrado, entre otras cosas, en sectores como la industria digital, la logística, y el comercio digital, y que comparten el mismo objetivo: la Nueva Economía.

Al parecer, tras la entrega de premios, Felipe VI, y Pedro Sánchez, visitarán, también juntos, la start-up 3D Factory Incubator, con motivo de cumplirse el primer año de vida en la Zona Franca de Barcelona. Un acontecimiento a celebrar, por parte de nuestros gobernantes, por lo que tiene de entrada en una normalidad que, teníamos la impresión, llevaba camino de perderse.

Un país, con tantos problemas económicos, y de salud, como el nuestro, no puede gastar sus esfuerzos en disquisiciones que no tienen sentido, y que a nada conducen; solo a sembrar desasosiego en una sociedad ya bastante preocupada. Así es que, bienvenidos a la normalidad, que esperemos dure, por el bien de este país.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 7 de Octubre de 2020

LAS OBSESIONES DE PABLO IGLESIAS

Martes, 29 septiembre, 2020

iglesiasEl vicepresidente del Gobierno de España, Pablo Iglesias, parece vivir en un mundo cuya única realidad, para él, es la proclamación de la república .Como si este país; en el que él forma parte del Gobierno, no estuviese inmerso, con la pandemia que nos azota, en la mayor catástrofe vivida desde la terrible Guerra Civil, y lo que esta significó de destrucción y de enfrentamiento cainita entre hermanos.

Pero no, está tan obsesionado con ser el artífice de la llegada a nuestro país de la III República ( Iglesias pregona la vocación republicana de Podemos frente a, según él, un PSOE monárquico), que desde su llegada al Gobierno, un día sí y otro también, lejos de preocuparse de sus competencias; si es que tiene algunas dentro del ejecutivo, dedica su tiempo, aparte de ver todas las series del mundo ( el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030 tiene la costumbre de recomendar series, entre las que se encuentran ‘Baron Noir’, ‘Vikingos’ y ‘Succession’), a ir sembrando en la mente de los ciudadanos la idea de la necesidad del advenimiento de otra república. Porque a eso es a lo que aspira, a pasar a la historia de este país, no como el vicepresidente con poco que hacer y mucho que hablar, y si como el salvador de la “opresión” de las comunidades independentistas, como puso de relieve, el pasado sábado, en un acto en el que defendió la necesidad de avanzar hacia una “nueva república” que reconozca la plurinacionalidad de España, con una organización “más federal, más confederal”, ya que, “Creo que trabajar y construir alianzas para avanzar hasta el horizonte republicano tiene que ser una de las tareas políticas de Podemos en los próximos años”. Sí, esto lo decía el vicepresidente de un Gobierno donde el Jefe del Estado es el Rey, dando una muestra de deslealtad absoluta.

Pablo Iglesias, está inmerso en un juego peligroso. Va dejando caer sus ensoñaciones, de vez en vez, en los más diversos actos, y al parecer no produce escándalo en la sociedad. Como si lo que dice no llevase una peligrosa carga de profundidad que puede explotar en cualquier momento; que es lo que el querría, porque cuando este hombre habla de la gran conspiración urdida por Vox y PP (no olvidemos que también acusó en el Parlamento a Teodoro García Egea, de estar alentando una “insubordinación” de la Guardia Civil) solo pretende intoxicar al señalar la amenaza de la extrema derecha en una maniobra de distracción de su defensa de Bildu, de ERC, de todos aquellos que se niegan la palabra España, como le ocurre a el.

ireneNo, todo esto no son simples salidas de tono del señor vicepresidente, es una planificación sistemática para subvertir el orden constitucional de este país, porque su discurso es también el de su compañera de partido, y de vida, la ministra de Igualdad, Irene Montero, que días atrás proclamaba en TVE que la derecha llevaba “semanas llamando a la insubordinación del Ejército”.

Iglesias se está impacientando, y ante la posibilidad de un adelanto de las elecciones, y teniendo en cuenta que su formación política no sale muy bien librada en las encuestas, está poniendo en cuestión el modelo de Estado que nos dimos todos los españoles, pretendiendo que el CIS incluya una pregunta sobre la monarquía y abriendo un debate sobre la institución, que en la sociedad española no existe. Propuesta que ya hizo, la vicepresidenta tercera del Congreso y diputada de Unidas Podemos, Gloria Elizo, al pedir “un referéndum sobre la Corona y la abdicación de Felipe VI”.

¿De verdad este país no tiene otros problemas? ¿De verdad la gran preocupación de los españoles es someter a referéndum lo de monarquía o republica? Yo creo que sus antiguos vecinos de Vallecas están, ahora, en otras cosas. Sí, es muy nocivo dejarse arrastrar por las obsesiones, e Iglesias esta, peligrosamente obsesionado.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 23-9-2020

JOSÉ MOLINA, UN HOMBRE HONESTO

Jueves, 17 septiembre, 2020

Hay una canción de Joan Manuel Serrat que comienza diciendo “Harto ya de estar harto, ya me cansé…” Y, al parecer, esto es lo que le ha ocurrido al dimitido presidente del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia (CTRM), José Molina, que ha dicho adiós a un mandato, que se iniciaba en el 2015, y que, según las palabras de su despedida, ha estado caracterizado por un “torpedeo” y una “obstrucción” constante a su labor, por parte del Gobierno regional.

MlinaQue un hombre, con un puesto de relieve en la sociedad, decida que en la vida todo no vale, es digno de destacar. Y que se marche, denunciando aquello que ya había dejado entrever en otras ocasiones, nos habla de lo que él es, de lo que ha sido siempre; un hombre honesto y comprometido con la sociedad a la que ha servido desde hace muchos años en distintos puestos. Un ser humano necesario en los puestos en los que se mejoran las sociedades. Porque estas son más justas cuando hay transparencia en sus instituciones, cuando los gobiernos saben que existe un organismo vigilante de sus acciones, en defensa de la ciudadanía. Y el ha intentado ser fiel a esa ciudadanía contra viento y marea. Tan contra viento y marea que hasta tuvo que soportar, en los inicios del funcionamiento de esta institución, a dos empleados públicos colocados ahí, justo para impedir el funcionamiento del organismo. Es decir, tenía al enemigo en casa, puesto por el gobierno al que tenía que demandar transparencia. Increíble, pero cierto.

Tuve la oportunidad, yo diría la fortuna, de conocer a José Molina Molina cuando llegue a Murcia a dirigir RNE, en el 1983. El formaba parte del primer gobierno de Andrés Hernández Ros, como Consejero de Economía Hacienda y Empleo y la sensación que tuve al conocerlo es que estaba ante un hombre honesto, convencido del ejercicio de la política como un servicio a la sociedad, y convencido también de que, en los puestos de responsabilidad, no hay que eternizarse. Es por esto que no me ha extrañado su dimisión, porque este doctor en economía, sociólogo, auditor, y sobre todo, un incansable luchador, a lo largo de su vida, por la democracia real, la transparencia y el buen gobierno, no nació para que nadie le amedrentara y condicionara su importante labor como responsable de la transparencia en una región que, al parecer, tanto ha luchado para “laminar su independencia”, según ha puesto de relieve en sus declaraciones de despedida.

transparenciaPero puede irse satisfecho porque, durante los cinco años que José Molina Molina ha estado al frente de este organismo, las reclamaciones presentadas por los ciudadanos han sido 465, destacando de manera especial las relacionadas con educación y salud. Precisamente, las reclamaciones presentadas contra el Servicio Murciano de Salud (SMS) permitieron que la comunidad autónoma se viese obligada a publicar los datos sobre listas de espera, derivaciones a la sanidad privada y el cierre de plantas hospitalarias, que en algunos centros, ha llegado a ser escandaloso. Por eso es tan importante que la elección del próximo, o próxima (me gusta pensar que una mujer puede tener las mismas oportunidades que un hombre) responsable de esta institución, recaiga en alguien libre de cualquier sospecha de compadreo con el gobierno de turno porque, si esto no es así, para que queremos un organismo que, al final, sirva solamente para justificar, a veces, lo injustificable: que exista un organismo dedicado al funcionamiento transparente de las instituciones, nos habla de una sociedad madura, pero que ese puesto pueda ser ocupado por alguien alejado del talante de José Molina, nos entristece, porque de lo que se trata es de que las instituciones respondan al perfil para el que fueron creadas. Ya tenemos muchas otras que no justifican su existencia, no convirtamos esta, también, en otro instrumento absolutamente inútil.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-9-2020

EL CORONAVIRUS DESTAPO NUESTRAS VERGUENZAS

Martes, 14 julio, 2020

descargaEl 25 de abril de 1986, el Congreso de los Diputados aprobaba la Ley General de Sanidad, que permitiría garantizar la cobertura de los servicios sanitarios a todos los españoles. Sí, fue un Gobierno de Felipe González, ese gran político al que muchos querrían amordazar para que no diga las “verdades del barquero” el que, siendo ministro de Sanidad, Ernest Lluch, más tarde asesinado por ETA (para cuando la condena de Bildu al derramamiento de sangre de tanta gente inocente como Lluch), aprobaba la Ley General de Sanidad: la universalización de la atención sanitaria. La ley, extendía a todos los ciudadanos las prestaciones de servicios sanitarios que, hasta ese momento, solo se aplicaban a los cotizantes de la Seguridad Social. Es decir, a los que pagaban esa seguridad. Sí, aquella ley, supuso un cambio trascendental en el modelo político de asistencia sanitaria: se pasó de un sistema de Seguridad Social financiado con las cuotas de trabajadores y empresarios, a ser sufragado directamente a través de los Presupuestos Generales del Estado.

descarga (2)A partir de entonces, nuestro sistema sanitario fue puesto como ejemplo en todos los países. Pero se fueron sucediendo las transferencias sanitarias a la comunidades autónomas, y cada una de ellas; en mayor o menor medida, fue moldeando la sanidad publica, según sus intereses: en muchos casos intereses que no tenían nada que ver con la mejora de esa sanidad y si con los objetivos de esos gobiernos en favorecer la sanidad privada. Tanto, que algunos de esos consejeros de Sanidad de muchas comunidades autónomas proceden de ese mundo, lo que facilitaba, y facilita, las concesiones, los convenios y todos los trapicheos que ustedes puedan imaginarse. Mientras tanto, el dinero publico para la sanidad publica, ha ido disminuyendo escandalosamente (el ejemplo más palpable es lo ocurrido, durante la pandemia, en Madrid y Cataluña) y el resultado ha sido lo que hemos vivido durante este tiempo, de manera especial en esas comunidades.

Porque es cierto que nadie estaba preparado para esto, ningún país del mundo puede cantar victoria de cómo ha actuado, pero no es menos cierto, que antes del coronavirus, en muchas comunidades (en Murcia también) permanecían cerradas plantas de hospitales públicos, mientras los enfermos eran desviados a los hospitales privados, a la vez que las plantillas de sanitarios han ido disminuyendo escandalosamente (en la Región de Murcia el presidente del Colegio de Médicos considera que faltan 500 facultativos en la sanidad publica), cerrándose gran numero de centros de atención primaria.

descarga (1)Sí, 71 de los 172 consultorios de de esta comunidad, dedicados a la atención primaria, permanecen cerrados por el servicio de salud: al parecer, no cumplen con las medidas necesarias, en sus instalaciones, para prevenir la propagación del coronavirus, si es que se nos presenta otra vez, que parece ser que puede ocurrir. Es decir, no se aprendió nada de todo lo que hemos pasado; estamos pasando, porque justo ahora es cuando hay que hacer examen de conciencia, ver donde se han detectado los fallos y aprender, de una vez por todas, entre otras cosas, que los centros de atención primaria son absolutamente necesarios, si no se quiere volver a colapsar los hospitales, y como consecuencia de ello, dejar morir a los ancianos por falta de asistencia en esas residencias convertidas en tanatorios.

Es tiempo de reflexión para el Gobierno, para el Ministerio de Sanidad, para los responsables de las comunidades autónomas. Hay que meditar, y mucho, sobre todo aquello susceptible de mejorar en la sanidad pública: el coronavirus ha venido a destapar nuestras vergüenzas. Dejó al descubierto que no tenemos la mejor sanidad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 24-6-2020

POBREZA EN ESPAÑA, LA MÁS ALTA DE EUROPA

Lunes, 22 junio, 2020

4La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, ha hecho unas declaraciones en las que felicita a España por haber puesto en marcha el ingreso mínimo vital, porque considera imprescindible proteger a las personas más vulnerables de estas crisis, y porque la pobreza en España es la más alta en relación con la del resto de Europa ya que un 21% de la población se encuentra bajo el umbral de la pobreza, cuando en la Unión Europea es menos del 17%, por lo que, según sus palabras, España tiene una importante labor para mejorar la desigualdad en el país, y este es un buen instrumento. Añadiendo que este es el momento en el que los Gobiernos tienen que gastar, para salir de esta crisis global.

Y este discurso tan razonable, hecho por una autoridad económica tan relevante, deberían leerlo algunos empresarios españoles (nos consta que otros muchos si están de acuerdo), que al parecer están en otras historias. Unos empresarios que parecen pensar solamente en ellos mismos, en sus propios intereses, sin valorar que es este Gobierno, al que ellos critican muchas decisiones, el que ha hecho posible que compañías con problemas, pero otras muy sanas, hayan podido tener liquidez frente al desplome de la actividad económica provocado por las restricciones que ha impuesto el coronavirus: El mecanismo principal para asegurar la liquidez ha sido una línea de avales públicos de hasta 100.000 millones de euros del ICO, dirigidos principalmente a pequeñas y medianas empresas, aunque al parecer otras grandes se han enganchado a esta ayuda.

Pues al parecer, que las empresas tengan ayudas, algo que nos parece muy bien porque estas son las que generan empleo, a los empresarios les parece muy bien, necesario y hasta exigible, pero esos mismos que lloran para que el Gobierno les eche una mano en sus problemas (reitero mi comprensión hacia ellos), resulta que salen en tropel a mostrar su desacuerdo por la puesta en marcha de algo absolutamente necesario como es el llamado ingreso mínimo vital. Pongamos por caso las declaraciones hechas por el Secretario General del Círculo de Empresarios, Alfredo Bonet que ha dicho: “Desde el Círculo de Empresarios no vemos la conveniencia de una renta básica universal, ya que se ha demostrado ineficaz en los países que la han ensayado y desincentiva el espíritu emprendedor” y es que, al parecer, algunos piensan que ya nadie va a querer trabajar, o, según algunas declaraciones, esto “presionaría al alza los salarios y distorsionaría la negociación colectiva”,

Tenemos la impresión de que esto es lo que han querido siempre, tener la sartén por el mango, y el mango también , porque tras eso de “distorsionar la negociación colectiva”, se esconde el deseo de continuar teniendo la fuerza de los salarios y de las condiciones laborales a ofrecer: ya hablan, desde foros empresariales de las dificultades que se encontrarán en la renovación de los convenios colectivos, que venzan próximamente, porque entienden que les será mucho más difícil llegar a acuerdos.

Bueno, pues que pongan la imaginación a trabajar, que no se apoyen en el hambre de muchos trabajadores (hay asalariados que no llegan a final de mes) para conseguir en esos convenios todo lo que los empresarios proponen.

5Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, dijo ayer, durante una charla pronunciada en Santander: “Lo que nos preocupa profundamente es el déficit del Estado”. Algo que nos parece razonable, pero yo prefiero el discurso de La directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgiev, cuando afirma que “Estamos diciendo a los Gobiernos: gasten cuanto puedan. Hay que salir de esta crisis”.

Pues teniendo en cuenta lo que ocurrió en el 2008, a mi esto me parece muy justo: ya era hora de que las crisis no las pagaran siempre los mismos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 17-6-2020

NECESIDAD DEL ESTADO DE ALARMA

Lunes, 8 junio, 2020

descarga (19)Hemos de reconocer, que el consejero de Salud del Gobierno de la Región de Murcia está sabiendo gestionar la pandemia. Incluso supo actuar con rapidez, en relación con las residencias de mayores, tras aquellos comienzos en los que la cifra de fallecidos por coronavirus, en la residencia Caser, en Santo Ángel, alcanzaba ya la cifra de ocho, se registraban cuatro en la residencia Sergesa, en Santomera, y tres en la residencia para mayores Orpea, en Cartagena. En aquel momento, el responsable de sanidad de la Región ya mostró su firmeza al declarar “Todas las residencias son sospechosas, entre comillas, y vamos a intervenir en todas”, con lo que aquello significaba de actuación en esas residencias, y no solo en aquellas en los que se conocieron casos positivos de coronavirus, tomando la acertada decisión de cerrar dichas residencias a la visita de los familiares, aunque esto le ocasionara algunas criticas de aquellos que piensan que los Gobiernos hacen todo lo que pueden por fastidiarlos.

descarga (18)Porque ningún Gobierno actúa así, se pueden equivocar o no, pueden gestionar con mayor o menor acierto, para ningún Gobierno decide impedir las visitas a los ancianos, por parte de sus familias, aislándolos por capricho. Como tampoco el Gobierno de España declaró, y ha prorrogado varias veces el estado de alarma, por un capricho del presidente. No, los Gobiernos, del signo que sea, no maquinan diariamente la forma de cómo fastidiar al personal. Más que nada, porque no es algo que les convenga, porque no son cosas que les produzcan rentabilidad electoral, antes al contrario, esas decisiones erosionan su imagen: sobre todo cuando hay una oposición, muy poco dispuesta a ayudar, para que los problemas del país se solucionen.

Por cierto, esa obsesión que López Miras tiene con el Gobierno de España (nada de lo que este hace merece la aprobación del presidente murciano) le lleva muchas veces al exceso verbal, pongamos por caso el pasado lunes, cuando le decía a Ángels Barceló, en relación con la prorroga de la declaración de estado de alarma, que “se está convirtiendo en una forma de llevar el poder absolutísimo, que nunca antes había tenido un presidente, más que en una herramienta para controlar el virus”. Al parecer, nuestro presidente ignora que se están produciendo rebrotes del virus en distintos lugares de España, entre los que se encuentran Totana y Archena, felizmente controlados.

Así es que hemos de reconocer que las cosas se están haciendo razonablemente bien aquí. Pero admitiendo que se va por buen camino, seria conveniente, ahora, que se está en la llamada desescalada, que se extremasen las precauciones porque, al contrario de lo que dice el presidente López Miras, “Si vuelve el virus, estaremos preparados”, el virus está aquí, el virus no se ha ido, aunque haya mitigado su furor, y que un dirigente, con la máxima responsabilidad política, diga esto, es un tanto peligroso porque hay gente que lee y oye las declaraciones de los políticos, y tienden a creer lo que estos les dicen; porque les suponen más informados, así es que una mayor prudencia a la hora de hacer declaraciones no vendría mal.

Eso del “Si vuelve el virus, estaremos preparados”, lo ha dicho en el contexto de unas declaraciones en las que ha anunciado que se ha decidido la compra de 100 millones de unidades de material de protección sanitario ante un posible rebrote tras el verano, lo que nos parece muy bien, pero lo que no tiene mucho sentido es que se prevea para el futuro, y que se olvide el presente que ha producido la dimisión de los 12 coordinadores médicos de los centros de salud de Atención Primaria del Área VII de salud, de la que es hospital de referencia el Reina Sofía, ante la falta de recursos para desarrollar su trabajo en las mejores condiciones, en la fase de desescalada, tras la pandemia del coronavirus. Está bien prever el futuro, pero el coronavirus continua aquí.

Publicado el 3-6-2020

A %d blogueros les gusta esto: