EN DEFENSA DE LA SOCIALDEMOCRACIA

miércoles, 29 junio, 2022

imagenesHemos entrado en el verano con una extraña sensación de enfrentamiento, de absoluta polarización, que viene de hace un tiempo. Una polarización que, algunas veces, nos lleva a guardar silencio en según que tertulias, porque queremos tener eso que llaman “la fiesta en paz”: ya no se admite que tus ideas sean distintas, es más, si te declaras socialdemócrata lo normal es que esa izquierda que llegó arrollando porque pensaba asaltar todos los cielos del mundo mundial, descalifique tus puntos de vista diciendo eso de que “la socialdemocracia no es socialismo”. Y ante esto, no quiero despedirme hasta la nueva temporada con otro tema que no sea este, porque necesito reivindicar la socialdemocracia con mi último artículo de la temporada antes de enfrentarnos a los meses de julio y agosto. Meses para dedicarnos, ustedes y yo, a eso de dejar la mente descansar. Buscando libros que nos evadan, que nos eviten pensar mucho, y leyendo en La Opinión, las cosas que nos hagan pasar un buen estío.

Sí, según muchos iluminados, e iluminadas, “la socialdemocracia no es socialismo”, porque solo consideran socialismo al comunismo y se quedaron en eso de que “Es un sistema político y un modo de organización socioeconómica, caracterizado por la propiedad en común de los medios de producción, así como por la inexistencia de clases sociales, del mercado y del Estado”. Pero que quieren que les diga, a mi me parece que mientras que a ese “socialismo” que propugnan los que descalifican la socialdemocracia, Europa solo le debe malos momentos (la historia es la que es), a la socialdemocracia (una ideología política, social y económica, que busca apoyar las intervenciones estatales, para promover la justicia social en el marco de una economía capitalista), Europa le debe su avance social a lo largo de los años, porque esa socialdemocracia a la que algunos descalifican y desprecian, defiende un compromiso con la democracia representativa, la redistribución del ingreso y regulación de la economía encaminadas al interés general y Estado del bienestar.

Sí, les guste o no, y aunque pretendan tener el monopolio de la lucha por la desigualdad, la socialdemocracia se caracteriza por un compromiso con políticas encaminadas a reducir esa desigualdad, a evitar la discriminación de los más desfavorecidos, la pobreza, incluido el apoyo a servicios públicos como la atención a personas mayores, el cuidado infantil, la educación, la atención médica, las mejoras laborales, entre otras muchas cosas encaminadas al bien común.

por andaluciaEl resultado de la izquierda (esa izquierda que se proclama la única), en las elecciones celebradas recientemente en Andalucía, ha llevado a alguien a decir que “quizás la izquierda no está de moda”. Y es que es muy, muy, muy difícil, poner de moda (los más importantes publicistas fracasarían en el intento), una coalición, Adelante Andalucía, a la izquierda del PSOE ( Podemos, IU y Más País), que tardaron un mundo en ponerse de acuerdo, para ir juntos a la elecciones en esa comunidad, sencillamente porque más que la ideología pesaron los intereses de cada uno de ellos, de cada una de ellas(el espectáculo dado el día de la inscripción de la coalición para dicha elecciones fue deprimente), y porque ni siquiera fueron capaces de convencer a Teresa Rodríguez, de Adelante Andalucía para ir juntos. Una división que, como ya saben, ha dejado la coalición en cinco escaños cuando en las elecciones del 2018, con Rodríguez al frente consiguieron 17, quedándose ahora Teresa con dos escaños, porque, al parecer, la unión de esa izquierda que se apropia de cualquier idea de igualdad, es imposible. Quizás porque no se ven iguales: sobre ello deberían reflexionar.

Mientras que ellos y ellas piensan en eso, ustedes busquen la felicidad durante este tiempo de verano. Encuéntrenla: muchas veces la tenemos al lado.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 29 de junio de 2022

NINGUNEO DE LOS CUERPOS ADMINISTRATIVOS

miércoles, 22 junio, 2022

borgenHasta ahora, se han emitido dos partes de la serie de televisión danesa, Borgen. Y seguramente se haga una tercera (ha quedado abierta para ello), y una cuarta parte, porque la política da para mucho. Da para tanto, que lo que comenzó siendo un tratado sobre las relaciones entre la prensa y los políticos, ha continuado siendo un ejemplo de la libertad e independencia de los altos funcionarios públicos daneses que pueden decirle al gobernante de turno que algo no puede hacerse porque no está dentro de las normas.

En Dinamarca, al contrario que en España y otros países, los ministros no pueden desembarcar en sus ministerios rodeados de eso que llaman asesores y que no es otra cosa que personas pertenecientes, en la mayoría de los casos, al partido del político que desembarca ahí, a los que hay que pagar favores y reconocerles los servicios prestados: ni siquiera la Primera Ministra, o Primer Ministro, puede prescindir de los altos funcionarios para dejar un hueco a los enchufados.

Y nos parece muy bien. En esa serie, que refleja fielmente el mundo de la política en ese país, los altos funcionarios se juegan el puesto cada día, y con la mejor de las sonrisas, pero haciendo gala de una gran firmeza, ya se encargan de indicarle al ministro que ellos no se saltarán las normas a la torera, porque tienen que continuar trabajando ahí, cuando lleguen otros, con la misma lealtad e independencia.

borgen iEsta serie me ha hecho pensar en la importancia de que haya altos funcionarios de carrera que sean insobornables, que no se dejen ningunear, ni chantajear, ni comprar. Funcionarios que no estén al servicio del político de turno que como es el que tiene el poder puede condicionar la manera de actuar. Funcionarios, en definitiva, que estén al servicio solamente de la sociedad. Es por esto que se nos hace muy difícil comprender la oferta pública de empleo (OPE) lanzada por el Gobierno para convertir en habilitados nacionales, sin oposición, a 807 interinos que ocupan puestos de secretaría, intervención, tesorería, en entidades locales de toda España. Se pretende que pasen de interinos a funcionarios, sin pasar por ninguna oposición (esta decisión es tan incomprensible como rechazable), olvidando que esos interinos han sido “fichados” por alcaldes, por políticos que, en muchos casos, tienden a contratar a quienes les molestan poco, ponen pocas pegas y cierran los ojos ante determinadas cosas.

Por eso, entendemos perfectamente la indignación de los máximos funcionarios de los ayuntamientos y diputaciones. Del cuerpo de secretarios, interventores y tesoreros, que salían hace unos días a las calles de Madrid, para decir basta a esta pretensión de hacer fijos a interinos sin necesidad de aprobar una oposición, acordando eso de “concurso de méritos”, basado en el número de años que llevan en el cargo de forma provisional. Algo que fomenta el enchufismo que, en estos casos, es altamente peligroso: en las administraciones se necesita un órgano de control que vigile a los gobernantes. Y esos que han de controlar, no pueden ser elegidos, a dedo, por aquellos a los que tienen que controlar. Sencillamente, porque es imposible que sean objetivos e independientes.

Un país tiene que aspirar a que sus altos funcionarios tengan la formación suficiente para el desempeño de sus responsabilidades. Decidir que a esos puestos puedan llegar personas cuyo mérito, en la mayoría de los casos, es el conocimiento personal del político de turno, es todo menos razonable, porque en la mayoría de los casos, estas personas carecen de la formación que se demuestra en las oposiciones. Esas duras oposiciones que muchos, que muchas, han tenido que preparar durante largo tiempo, como garantía de su formación: como garantía de su independencia.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 22 de junio de 2022

A IGLESIAS YA NO LE HACEN LA OLA

miércoles, 11 mayo, 2022

Iglesias IILos que me siguen en este rincón saben perfectamente que nunca fui de Podemos, sobre todo, nunca fui de Pablo Iglesias. Y esa falta de confianza en él, como político, la he plasmado en ocasiones en esta sección, que después me he permitido colgar en alguna que otra red social, así es que se muy bien como se las gastan su seguidores en dicha redes sociales cuando alguien osa mostrar su rechazo a la manera de hacer del amado líder.

Tengo una profesión a la que todo el mundo puede asaltar, todo el mundo puede ponerse ante un micrófono, ante una pantalla de televisión y proclamarse periodista. Y esto es en lo que está enjugascado en los últimos tiempos el exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. Ese señor que no aguanta la más mínima crítica y que se permite descalificar a los medios de comunicación, y a la profesionales de esos medios de comunicación, si no le ríen las gracias, si no comparten sus ensoñaciones, si no aplauden sus excesos verbales que tiene, y muchos. En definitiva, en una muestra insoportable de falta de sentido democrático, este señor no aguanta que voces criticas del periodismo le dejaran de hacer la ola, como se la hicieron en sus comienzos, cuando venia a “asaltar los cielos” y solo se preocupó de arreglar los suyos”.

Pablo Iglesias atesora una enorme carga de desagradecimiento, y una pésima memoria, porque hasta hace dos días, esos medios, esas y esos profesionales de la información a los que el denuesta ahora, fueron los que se encargaron de elevarlo a los altares, de publicitar sus maravillosas ideas, de hacer de portavoz de su verborrea cargada de ego y de soberbia.

Soy una obsesa de los informativos, de prensa, de radio, de TV. Como he apuntado alguna que otra vez, me gusta la política porque sin política no hay democracia, y porque soy de una generación que sabe valorarla porque no siempre la conoció. Así es que leo los periódicos y sigo todos los programas de tipo informativo, tanto de radio como de TV, por lo que conozco muy bien quienes fueron los medios, los periodistas, que mas se volcaron cuando apareció el que se mostraba como el salvador de España (perdón, el no quiere decir la palabra España, lo dejamos en país) y entre esos medios que lo magnificaron se encontraba La Sexta, y entre esos y esas periodistas que le aplaudieron se encontraban los de esa cadena y algunos que perteneciendo a otros medios estuvieron de acuerdo con muchas de sus opiniones.

IglesiasY este es el caso, por ejemplo, de la periodista de El Mundo Lucía Méndez, que harta ya de estar harta ha publicaba un artículo de opinión en el que se refiere al director de La Base, Pablo Iglesias, para denunciar como ha obligado a muchos y muchas periodistas, incluida ella, a autocensurarse para no criticar al exvicepresidente segundo del Gobierno, «Escribiendo sobre él, nos exponemos a la ira de sus devotos en las redes, y a que él mismo nos arree una lección de periodismo. Por eso muchos periodistas se autocensuran y no hablan de Pablo Iglesias. No quieren que les ponga a parir. Yo misma me he autocensurado. Hasta hoy». Reconociendo a continuación, esta periodista, que estaba equivocada, para pasar a analizar el nuevo papel como comunicador del líder de Podemos en la sombra.

Iglesias IIIPues bien, como quiera que este artículo ha sido aplaudido por la presentadora de El Objetivo, Ana Pastor «Siempre con Lucía Méndez», el señor Iglesias se ha sentido especialmente ofendido y nos ha dejado una reseña del Quijote para arremeter contra las dos osadas, finalizando con eso de «Dime con quién andas, decirte he quién eres» (Cervantes, El Quijote)». Ya ven, las vueltas que da la vida.

Nunca es tarde para poner a este personaje en su lugar. Y si dicen “que dizan”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11 de mayo de 2022

EL TURISMO Y PUERTO DE MAZARRÓN

lunes, 2 mayo, 2022

CortadaA finales del mes de junio del pasado año, los vecinos que han de subir al Faro, en el Puerto de Mazarrón, se encontraban con la sorpresa de que una parte del firme de la carretera se había desprendido. Las medidas que el ayuntamiento tomó en esos momentos parecieron las más adecuadas: corte de tráfico de la subida al Faro, acceso solo para residentes, se acotó la zona para su revisión y reparación y todas esas cosas que se hacen en estos casos. Todo, a la espera de que los gestores del Ayuntamiento tomaran la decisión de arreglar aquello, que era lo normal.

Mientras tanto, y viendo que en los meses de julio y agosto todo continuaba, más o menos igual, los vecinos de un edificio afectado por la caída del muro, o no muro, que ocasiono el desaguisado, visitaron al señor alcalde de Mazarrón, Gaspar Miras Lorente, que los recibió junto a otros responsables del Ayuntamiento y a lo largo de la conversación con los afectados, el alcalde vino a decir algo así como que “el problema podría estar generado por una defectuosa ejecución de construcción del edificio y la comunidad podría ser responsable de ello”. Lógicamente, la cara de los vecinos era todo un poema, y tuvieron que recordarle al regidor las competencias de los ayuntamientos en la correcta finalización de los edificios, ya que son los encargados de dar la licencia de construcción y de la supervisión de la misma.

Carretera IIIComo quiera que el mismo pareció darse cuanta de la barbaridad que había dicho, lo arregló diciendo que esto se licitaría en Noviembre y antes de Semana Santa estaría hecho. Pues bien, ha pasado el tiempo, pasó Semana Santa y la situación de la carretera es dantesca. Porque sí, continúa abierta, pero con media calzada en el aire, porque está hueca y esa tierra la tienen los vecinos del edificio en sus terrenos.

Todo esto ocurre, mientras nos llega la noticia de que el Ayuntamiento de Mazarrón tiene planteadas para 2022 un total de 25 actuaciones destinadas a reformar la localidad, declarando el alcalde del municipio Gaspar Miras, que estas inversiones son de “máxima envergadura”. Y nos lo creemos, porque son casi diez millones de euros los previstos para acometer, entre otras cosas, el Plan de movilidad Urbana Sostenible, la adecuación de los Humedales de Bolnuevo y la rehabilitación de vías públicas en Puerto de Mazarrón. Y que bien que el ayuntamiento caiga en la cuenta de que es muy necesario la rehabilitación de estas vías publicas, porque no se puede pretender atraer turismo a un lugar donde estas vías están pidiendo a gritos un arreglo y donde, por ejemplo, una de las carreteras por las que el turista más transita, en busca de los atractivos paisajes del lugar, que no es otra que la carretera de El Faro, está desde al año pasado a la espera de un adecuado arreglo que evite, de una vez por todas, el peligro de derrumbe que los vecinos están soportando desde entonces.

Junto a los casi diez millones que se esperan para lo apuntado anteriormente, este Ayuntamiento recibirá también más de cuatro millones de euros de los Fondos Next Generation. Fondos que van destinado a impulsar el plan de sostenibilidad Turística Bahía de Mazarrón Sostenible y Digital. El proyecto, dicen, es una apuesta por la modernización de los destinos turísticos a raíz de todas las consecuencias derivadas del COVID-19 y el alcalde Miras ha resaltado que “Este plan de sostenibilidad contribuirá a poner en valor los recursos turísticos de Mazarrón así como renovar su reclamo a otro tipo de turismo, no sólo al turismo de sol y playa”.

corftada IIAhora solo falta que alguien le diga al regidor que el Faro del Puerto de Mazarrón se encuentra entre los atractivos culturales y paisajísticos del mismo, ya que fue construido en 1861, y esa carretera es la unica forma de llegar a él, en coche: en un sitio turístico, esperar ese arreglo desde junio del 2021 es mucho esperar.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20 de abril de 2022

MALOS TIEMPOS PARA LA PRENSA

viernes, 29 abril, 2022

Malísimos tiempos, que nos permiten ser testigos de esa actitud chulesca y matona de que hacen gala algunos, que lejos de cumplir estrictamente con sus obligaciones, pongamos por caso la de director de gabinete de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se dedican a empujar e intentar amedrentar a los y las periodistas que se limitan a hacer esas preguntas que molestan y no interesan a cierto tipo de políticos.

Andreo AroperoSí, nos estamos refiriendo a Miguel Ángel Rodríguez Bajón, el llamado MAR, que fue nombrado por José María Aznar durante su presidencia en Castilla y León, portavoz de la Junta de esa comunidad y que ya continuaría al lado del político del PP durante mucho tiempo, llegando a ser director de Comunicación del Partido Popular y Secretario de Estado de Comunicación, durante el mandato de Aznar.

Pues bien, este sujeto, que debería de limitarse a hacer bien su trabajo (la responsabilidad de un jefe de gabinete es muy variada) , al parecer se dedica también a hacer de guardaespaldas de la presidenta de la Comunidad de Madrid y cual avezado especialista en estos temas, (los guardaespaldas son personas entrenadas en el combate cuerpo a cuerpo en varias disciplinas de artes marciales, entre otras cosas) salta presto cuando una peligrosa periodista osa preguntar algo tan extraño como “¿Echa de menos que no esté aquí hoy el señor Feijóo?”, porque esa fue la arriesgada pregunta que hizo la periodista Andrea Ropero en el acto en el que la ausencia del Presidente del PP se notaba mucho puesto que era la toma de posesión de uno de sus presidentes autonómicos. Pero esa sencilla interpelación a Díaz Ayuso despertó los demonios de Miguel Ángel Rodríguez quien con una gran diligencia entró en acción para evitar tamaño desatino, por las buenas o por las malas, y eligió las malas, empujando a la periodista de La 6 para, tras decirle esta que no le empujase, contestarle acaloradamente eso de “No la he empujado, lo que no hace falta es que haga usted el ridículo, señora”, obligando con su exabrupto a que la periodista defendiera su trabajo y le reprochara su comportamiento impresentable : “Yo no hago el ridículo, el que está haciendo el ridículo ahora mismo es usted, que me está insultando. Lo único que he hecho es preguntar a la presidenta en un sitio en el que puedo preguntar”.

IIIPero es que el señor Rodríguez sabe mucho de hacer el ridículo, como cuando en 2013, se vio obligado a entregar su carnet de conducir en los juzgados de Plaza Castilla, en Madrid, en cumplimiento de la pena que le fue impuesta tras un juicio rápido por conducir pasado de copas por las calles de la capital de España y provocar un accidente con tres vehículos, o como cuando fue condenado en abril de 2011 por un delito continuado de injurias graves contra el anestesista y excoordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés, el Doctor Luis Montes, al que ​ Miguel Ángel Rodríguez llamó nazi en dos programas de televisión por las supuestas sedaciones irregulares realizadas en un centro médico de Leganés. Porque hay que ser muy ridículo para insistir en sus acusaciones a pesar de que la Audiencia Provincial de Madrid había archivado dicho caso contra el doctor Luis Montes, por la falsedad de la acusación. Pero la chulería de este señor, su prepotencia es de tal grado, que no solo dio lugar a ser condenado a pagar una multa de 10.000 euros y a indemnizar al doctor Luis Montes con 30.000 euros, es que ante la negativa a pagar esas cantidades, en enero de 2013 un juzgado de Madrid decretaba el embargo de las cuentas de este antiguo periodista metido a político, que hace tiempo encontró en el intento de intimidación de periodistas su escondida vocación.

Sí, Miguel Ángel Rodríguez Bajón, está muy acostumbrado a hacer el ridículo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 27 de abril de 2022

JUAN JOSÉ LIARTE SIN PUDOR

martes, 12 abril, 2022

liarte iiViktor Orbán es el actual primer ministro de Hungría. Su conservadurismo social y nacionalista, su euroescepticismo y la defensa de unos valores arcaicos, ​ lo sitúan en el campo de la extrema derecha. Un conservadurismo que fue rechazado en su momento, entre otros, por personajes como Angela Merkel, y los presidentes de la Comisión Europea José Manuel Barroso​ y Jean-Claude Juncker, organizaciones intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales. Entre otras cosas, la oposición le ha acusado de realizar reformas antidemocráticas, reduciendo la independencia de la prensa, el poder judicial y el banco central de Hungría. Y de igual manera, ha modificado la constitución de su país para fortalecer su manera dictatorial de gobernar, habiendo sido acusado, por diversos medios, de xenofobia, entre otros excesos por el estilo.

Dicho esto, no parece que Viktor Orbán sea un político del que los demócratas tengamos que copiar algo, antes al contrario. Pero lo que son las cosas, puestos a romper moldes, nuestro Parlamento Regional (que ya ha roto muchos) también ha sido el primero en el que se ha reivindicado la figura de este personaje y se ha reclamado para esta tierra la puesta en marcha de algunas de sus ideas.

LiarteAsimismo, Juan José Liarte, el diputado que fue expulsado de Vox, junto a los otros diputados, Mabel Campuzano y Francisco José Carreras, acusados los tres de cometer irregularidades e infracciones graves tipificadas en los estatutos de esa formación política, se descolgaba la semana pasada defendiendo en la Asamblea regional políticas de Orbán, con una moción que urgía al Consejo de Gobierno para que, a su vez, apremiara al Gobierno de España a adoptar medidas que promuevan la natalidad y evitar, según sus palabras, el «invierno demográfico» que «amenaza» al país. Y en su intervención, desde la tribuna, no dudaba en exponer su admiración por las políticas impulsadas por el Gobierno de Hungría, presidido por el ultraderechista Viktor Orbán, diciendo cosas como «No hay otra forma que imitar sin pudor las políticas de Hungría. Las propuestas que presentamos van en la misma línea».

Justo sin pudor. O con el mismo pudor con el que utilizó sus votos para evitar que prosperase la moción de censura presentada por PSOE y Ciudadanos contra Fernando López Miras, que premió el gesto nombrando consejera de Educación y Cultura a Campuzano, cuando Liarte se había pasado los días previos jugando al ratón y al gato con López Miras, amagando su voto y actuando como un embaucador de tres al cuarto. Todo sin pudor.

Y sin pudor, Liarte dotaba su discurso de un tufillo insoportablemente xenófobo al preguntar a los diputados si quieren apostar por el aumento de la natalidad o si «prefieren la sustitución étnica de los españoles» ya que, según él, la sociedad española podría ser sustituida «por personas cuyas culturas son incompatibles con la democracia, con la igualdad entre hombre y mujer o con la aconfesionalidad del estado». Todo esto, a la vez que proponía la «creación de centros de orientación familiar que asesoren a las familias que atraviesan crisis, con la perspectiva de facilitar su conservación y evitar su ruptura». Y todo esto lo dijo de un tirón, y sin pestañear.

Ya ven, la política que se está haciendo en nuestra Asamblea, permite una cosa y la contraria en un pispas, porque este señor, que dice que el será siempre de Vox, habla de igualdad entre hombres y mujeres, cuando hay políticos en su antigua formación (está a la espera de su readmisión en Vox) que dicen cosas como “En nuestro partido hay muchas mujeres que valen casi tanto como los hombres”.

¡Qué panorama!

Publicado en La Opinión, de Murcia el 30 de febrero de 2022

NUÑEZ FEIJÓO MUY LEJOS DE LA CENTRALIDAD

martes, 29 marzo, 2022

La mayoría de los países europeos están gobernados por coaliciones de centro, centro derecha y centro izquierda. Y en nuestro país, todos los gobiernos (excepto esta coalición entre PSOE e IU-Podemos), han gobernando desde el centro, centro izquierda y centro derecha. Y desde esa centralidad, no nos fue tan mal.

Han sido cuarenta años de democracia en el que se ha ido avanzando en derechos y libertades, aunque seamos un pueblo muy difícil de contentar. Un pueblo con un exacerbado sentido crítico, que nos hace aparecer siempre como un país eternamente insatisfecho. Pero hemos de aceptar que ni los políticos, de uno y otro signo, lo hicieron tan mal, ni los votantes se han equivocado tanto a lo largo del tiempo. Quizás, porque tanto políticos como votantes, comprendieron que el centro, centro izquierda y centro derecha, no es un mal lugar para situarse, antes al contrario: Europa ha avanzado tanto, desde la II Guerra Mundial, gracias a la moderación que los partidos europeos han sabido imprimir a sus gobiernos.

Y si el centro izquierda se ha identificado siempre con la socialdemocracia, el calificativo de «centroderecha» o «derecha moderada» se ha utilizado para diferenciarla de la derecha radical, o ultraderecha, muy alejadas de esa otra derecha comprometida con la democracia y con el Estado de Derecho, que encuentra sus orígenes en el liberalismo clásico, y por lo tanto, está dispuesta a aceptar algunos compromisos o consensos. Algo que pareció olvidar Pablo Casado, como presidente del PP, siendo incapaz de percibir que los bandazos en política se pagan. Que hoy no se puede decir una cosa y mañana otra. Que la herencia de un partido moderado no se puede echar por la borda por no saber medir las consecuencias de los actos, de las palabras, de los gestos, como su aparición en la llamado “foto de Colon”, de hace un tiempo.

ColonAquella foto, en la que aparecía henchido de gozo Santiago Abascal, el líder de Vox, significó también el adiós del centro derecha en este País. Allí estaban Albert Rivera, entonces líder de Ciudadanos, Pablo Casado, y Cristiano Brown, el entonces candidato de la desaparecida UPyD. Tres partidos de centro derecha que no supieron medir las consecuencias de sus actos, que no supieron ver que ciertas compañías no son aconsejables. Hasta tal punto no son aconsejables, que el único partido político en ascenso, de los que aparecen en aquella foto, es el ultraderechista Vox, muy alejado de esa derecha moderada tan necesaria.

colon iiUn centro derecha que creímos regresaría con Feijóo, pero es que este político nos tiene un tanto desconcertados. Si cuando se rumoreaba que aspiraría a la presidencia del PP nacional dijo aquello de que “Vox es un partido de ultraderecha”, y nos hacia pensar que estaba dispuesto a centrar el PP, según avanzan los días, antes de que en el próximo congreso sea elegido presidente por aclamación (solo se presenta su candidatura), la sensación que tenemos es que no está tan “centrado” como parecía.

Porque esta muy lejos de la centralidad eso de pactar con Vox y convertir a Castilla y León en la primera región de toda Europa donde gobernará la extrema derecha. Está muy lejos de la centralidad la acusación que hizo al Gobierno de “forrarse” con la subida de la electricidad y de los hidrocarburos, cuando el, mejor que nadie (es presidente de Galicia), sabe perfectamente que las Comunidades Autónomas son quienes reciben el 100% de la recaudación del Impuesto sobre Electricidad y el 58% sobre Hidrocarburos. Y está muy lejos de la centralidad, entre otras cosas, lo de reproducir el discurso de la extrema derecha y soltar eso de que la violencia vicaria no es violencia de género, sino “intrafamiliar”. Sí, muy lejos de la centralidad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 23 de marzo de 2022

CLARA PONSATÍ DEJÓ DE HACER GRACIA

martes, 22 marzo, 2022

La Guerra declarada por Putin a Ucrania llena todas las paginas de los periódicos y abre todos los informativos de radio y televisión. Y es lógico, porque la locura desatada del sátrapa ruso puede llevarse por delante todo nuestro bienestar, todo nuestro estilo de vida. Toda nuestra vida, en definitiva. ucrania

Pero aunque lo que está ocurriendo en Ucrania sea lo más importante de estos momentos, en Europa ocurren otras cosas que no dejan de sorprendernos y preocuparnos también, como las declaraciones que hizo la semana pasada la exconsejera y eurodiputada de Junts Clara Ponsatí que en la presentación de un libro que acaba de publicar aseguraba que ve al Estado “dispuesto a matar” si el independentismo protagonizara un nuevo esperpento (esto lo digo yo), contra la Constitución española “El Estado, si es necesario, utiliza la violencia tanto como lo necesite. ¿Esto significa que estarían dispuestos a matar? Estoy convencida”.

Sí, al parece esta independentista está convencida de que el “Estado opresor” estaría “dispuesto a matar” si el independentismo renace. Es más, declara que puede que haya muertos y que la lucha sea encarnizada entre Catalunya y España. Y ella, que abandonó el país cobardemente después del fiasco independentista de 2017 (no le veo yo mucha madera de héroe), ahora se permite decir que “la república catalana solo se conseguirá mediante sangre y sufrimiento”, animando a los independentistas catalanes a enfrentarse con el Estado de manera violenta si fuese necesario, pero dejando caer eso de que en ningún caso sugiere que los catalanes “tengan que usar palos y garrotes”. Lo que nos deja en un absoluto descoloque, porque no sabemos a que se refiere, ya que por una parte dice que hay que estar preparados para el enfrentamiento, para el sufrimiento, para el derramamiento de sangre, y por otra parte suelta eso de los “palos y garrotes”, haciendo pensar que se tendrían que preparar con armas más contundentes, para hacer realidad lo que ella propugna; un enfrentamiento civil, porque de otra manera no se podría conseguir, según ella, la libertad de ese “pueblo oprimido”.

ucrania iiClara Ponsatí siempre se declaró liberal, políticamente. Esa ideología que se identifica como “una doctrina que propone la libertad y la tolerancia en las relaciones humanas. Promueve las libertades civiles y económicas, oponiéndose al absolutismo y al conservadurismo”, pero por lo que vemos, ella no es muy tolerante con aquellos que no comparten su punto de vista independentista. Un punto de vista que a lo largo de su vida docente ha intentado imponer en sus clases, hasta el punto de que en 2013, ante lo que esta señora soltaba sobre el derecho a decidir de los catalanes y la actitud opresora del Estado, el Gobierno de España decidió no renovar su puesto como profesora visitante de la cátedra Príncipe de Asturias en la Universidad de Georgetown por su posición favorable al derecho a decidir. Por supuesto, el ministro de Exteriores en aquel momento, José Manuel García-Margallo, tuvo que aguantar estoicamente que esta independentista, y los suyos, pregonasen a los cuatro vientos que había sido una “maniobra de censura” ante sus opiniones políticas. Lo que no dijo es que para los rectores de aquella prestigiosa universidad debió resultar ciertamente chocante que en una cátedra con el nombre de Príncipe de Asturias esta profesora dedicara sus clases a verter sus puntos de vista sobre lo que ella llamaba “relaciones entre Cataluña y España” provocando que García-Margallo, asegurara que una cátedra en el extranjero no debe servir “de base para alentar procesos secesionistas contrarios a la Constitución”.

Las intervenciones de esta eurodiputada en el Parlamento Europeo, a veces causan estupor, y otras muchas veces risa, por su desmesura. Pero cuando habla de la necesidad de un enfrentamiento entre españoles, ya deja de hacer gracia.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16 de marzo de 2022

EL ACIERTO DE PABLO CASADO

jueves, 10 marzo, 2022

La RAE define a las personas leales como “Alguien que es incapaz de traicionar o engañar, actúa con respeto y fidelidad a sus principios morales, a sus compromisos o hacia la persona que lo ayuda, protege o mantiene”. Es decir, lealtad es sinónimo de respeto, de nobleza, de rectitud, de honestidad, entre otros valores morales y éticos.

Cualidades que no parecen atesorar muchos políticos del PP como se ha puesto de relieve en la caída de Pablo Casado (hemos aprendido que denunciar posibles corruptelas te puede hacer perder el sillón), al que los compañeros a los que él eligió para acompañarle le han dejado caer sin miramientos.

lealtad iiBueno, no todos, porque si yo fuese Alberto Núñez Feijóo, correría a ofrecerle a Pablo Montesinos, el todavía Vicesecretario de Comunicación del PP, la continuidad en la ejecutiva de ese partido, porque lo que hemos visto, con la caída de Casado, nos hace pensar que la lealtad en su partido (nos tememos que en todos los partidos) es algo muy extraño y que cuando surge alguien con esas cualidades es mejor no dejarlo escapar: quien es leal una vez, lo es siempre.

Núñez Feijóo tiene mucha experiencia como gobernante (es presidente del PP gallego desde 2006 y de la Junta de Galicia desde 2009), pero el sabe muy bien que el salto es considerable, sobre todo porque ha sido espectador privilegiado de lo ocurrido con Pablo Casado. Del cinismo de la mayoría de los que le deben el asiento en el Parlamento (y alguna presidencia autonómica), que aplaudían con desfachatez en su despedida mientras pedían un congreso extraordinario para dejarlo caer de manera vergonzosa. Por todo ello, teniendo en cuenta la poca lealtad de que han hecho gala los diputados del PP, Núñez Feijoo debería de tomar nota y ofrecerle ya a Montesinos que continúe, porque un hombre que hizo lo que él, el día en que Casado se despedía del Parlamento, saltando como un resorte de su asiento para acompañar al vencido presidente del PP, subiendo en el ascensor del adiós con los ojos arrasados en lagrimas, es un hombre que merece la pena tenerlo al lado.

lealtad iiiPablo Casado se ha venido equivocando estrepitosamente en su labor como Jefe de la Oposición, dando bandazos, no sabiendo tomar las decisiones adecuadas en modo alguno, olvidando que para ganar unas elecciones hay que mostrar rasgos de hombre de Estado en algún momento. Pero eso ha brillado por su ausencia durante su tiempo al frente del primer partido de la oposición. Sí, se ha equivocado mucho, pero si acertó, en elegir a un periodista honesto, Pablo Montesinos, para Vicesecretario de Comunicación del PP. Un hombre, tan poco apegado al sillón ( no ha hecho de la política su modo de vida), que ya anunciaba en Twitter que dejará la vida política después del congreso extraordinario del partido del que saldrá la nueva dirección «He trasladado a Pablo Casado mi decisión de dejar la vida política tras el congreso del PP. Ha sido un auténtico honor ser diputado por mi tierra, Málaga. Estoy muy orgulloso de haber formado parte del proyecto de Casado y deseo lo mejor a la próxima dirección del partido».

LealtadEs la despedida de un señor, de un hombre que merece el aplauso de todos. Por eso he querido recordarlo en este rincón. Seguramente porque me siento identificada con el por su condición de periodista, sí, pero también por esa manera suya de entender la política como un servicio a la idea que le llevo a ella. Y vemos tan pocos ejemplos así (Casado continua dándole vueltas a eso de ¿tu también Bruto?), que no puedo por menos de resaltar su figura, en contraste con otras muchas de ejemplo reciente en nuestra tierra, donde el sustantivo lealtad es algo desconocido.

“Creo que he sido honesto todo este tiempo”, ha dicho. Y ha dicho bien.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 9 de marzo de 2022

PODEMOS-IU Y VOX COINCIDEN

miércoles, 2 marzo, 2022

El lunes, oía una tertulia radiofónica de ámbito nacional. Uno de los tertulianos, sorprendía a sus contertulios acusando a Joe Biden, entre otras cosas, de no haber intervenido a tiempo en la guerra que Vladímir Putin ha declarado a Ucrania, pese a que el presidente americano había venido diciendo, hace un tiempo, que Putin invadiría ese país, ante las negativas del sátrapa a que eso fuese verdad.

guerra IVEs decir, en un momento, ante el estupor de otros tertulianos, convirtió a Biden en el culpable de lo que Putin está haciendo. Porque no se quedó ahí, en un intento de esparcir tinta de calamar para ocultar este hecho, se remontó a otras guerras en las que el papel protagonista lo ha tenido EE.UU., y así, lejos de condenar la agresión de Putin, a Ucrania, intentó que nos perdiéramos en aquella injustificable guerra de Irak (tan injustificable como la de Ucrania), que comenzó en marzo del 2003, cuando una coalición de varios países encabezados por Estados Unidos invadieron ese país, con la justificación de que poseía y estaba desarrollando armas de destrucción masiva.

Ni una palabra sobre la justificación de Putin para invadir Ucrania al anunciar que iniciaría una “operación militar especial” contra ese país (ocurrió durante la madrugada del pasado jueves), diciendo aquello de tener la necesidad de “desnazificar y desmilitarizar Ucrania”. Un pretexto tan falso como lo de las “armas de destrucción masiva” de Irak, porque Ucrania es una democracia parlamentaria, con tres poderes separados: ejecutivo, legislativo y judicial, donde el presidente presenta un candidato a primer ministro, que debe ser confirmado por el Parlamento.

Sí, Ucrania es una democracia (las dudas las tenemos en si Rusia lo es) donde gobierna un señor de familia judía que se atrevió a decir en campaña electoral que era partidario de que su país se acercase a la Unión Europea y a la OTAN, algo a lo que Rusia se opone. Y esa es la razón de la invasión de Ucrania por las tropas soviéticas. Esa es la razón por la que Putin, haciendo gala de su desprecio por la democracia, no solo ha invadido Ucrania, está amenazando a Suecia y Finlandia, y de paso, como los matones de barrio, amenaza al mundo con la utilización de armas nucleares.

Guerra IIILa tertulia fue muy clarificadora, entendimos perfectamente los motivos por los que en España el NO A LA GUERRA de Irak se convirtió en un clamor, del que todos participamos, y por el contrario, este país se encuentra a la cola de este activismo (las pocas manifestaciones que se suceden son organizadas y participadas casi en su integridad por ciudadanos ucranianos), mientras vemos como las manifestaciones de solidaridad con Ucrania y en contra de la invasión rusa se multiplican en todo el mundo, al grito de «parar a Putin – parar la guerra».

Pero en España no, los organizadores de aquellas manifestaciones contra la guerra de Irak, parecen olvidar que las guerras son terribles, las provoquen quienes las provoquen. Que el no a la guerra no puede tener color político. Que Putin no es mejor que George Buch, antes al contrario, es infinitamente más peligroso porque tiene todo el poder en un país armado hasta los dientes, donde solo se hace y se ejecuta su voluntad. Un sátrapa, sí, que se permite humillar, ante las cámaras, a su jefe de inteligencia (las imágenes son bochornosas), Serguéi Naryshkin, en una reunión de alto nivel sobre Ucrania, para dejar bien claro quien manda allí.

GuerraVergonzoso, y triste, el silencio ahora de nuestras calles, mientras los ciudadanos ucranianos pagan con sus vidas la locura de un psicópata primario, tal y como lo han definido: agresivo, narcisista, histriónico, y antisocial. Las guerras no pueden ser despreciables, o no, en función de quienes las declaren.

Por cierto, Podemos-IU y Vox han coincidido en justificar a Putin. Que cosas.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 2 de marzo de 2022

A %d blogueros les gusta esto: