UN MISTERIO SIN DESENTRAÑAR

Lunes, 6 junio, 2011

PEDRO ALBERTO CRUZLas noticias se suceden con tanta rapidez. Los medio de comunicación tienen abiertos diariamente tanto frentes informativos que pensar en hacer un seguimiento de determinados acontecimiento es una quimera, y como quiera que la memoria colectiva es extremadamente frágil—nuestro “disco duro”, al parecer, no esta capacitado para almacenar tanta información—los temas, por muy atractivos informativamente hablando que estos sean, se pierden en el tiempo.

Y esto es lo que está ocurriendo con la agresión sufrida a finales del año pasado por el consejero de Cultura del Gobierno Regional, Pedro Alberto Cruz, que tanta polvareda levantó en su momento por la utilización que los populares hicieron de la misma culpando a la izquierda de dicha agresión.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

DISCULPAS A JOSÉ DAVID BAÑO

Martes, 1 febrero, 2011

JOSÉ DAVID BAÑO Han pasado los días desde la rechazable agresión al consejero de cultura Pedro Alberto Cruz y las aguas parecen haber vuelto a su cauce. La investigación de la policía para localizar al autor o autores de la agresión seguirá su curso, el consejero mejorará por fortuna día tras día, las declaraciones de los políticos en este sentido se van atemperando, los cinco minutos de gloria que algunos senadores del PP han vivido en la cámara alta pidiendo a gritos la dimisión del Delegado del Gobierno en la Región se van difuminando-como si se pudiese poner un policía a cada ciudadano que por su profesión o cargo pueda sentirse amenazado-y el ruido del enfrentamiento, por lo menos en esto, parece estar atemperándose.

A todo esto nosotros nos preguntamos si nadie se disculpará ante el linchamiento social de un chico, José David Baño Lorente, que tras permanecer dos días en los calabozos de la Policía y ser puesto posteriormente a disposición judicial, no ha podido ser identificado por el Consejero como autor de la agresión y ha tenido que ser puesto en libertad ante la falta de pruebas. Pero si la detención y la puesta a disposición judicial se hubiese hecho con la discreción que debería de ser exigible en estos casos seguramente el daño producido a la imagen del chico hubiese sido mucho menor. Pero no, la detención se convirtió en un espectáculo mediático que la policía no supo evitar o no quiso evitar—las prisas por demostrar apresuradamente la capacidad y sagacidad policial son malas consejeras—y la corta biografía de David fue propalada, al parecer por la misma policía, a todos los vientos produciéndole un daño irreparable a el y a sus padres que vieron como registraban su domicilio familiar a bombo y platillo.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: