LA VIGENCIA DE ANTONIO CAMPILLO

Lunes, 21 mayo, 2018

Antonio CampilloConocí al artista Antonio Campillo en el 2008. Yo estaba haciendo, para este periódico, una serie de perfiles (después esos perfiles pasaron a formar parte de un libro), a personajes nacidos o residentes en esta tierra. Había tenido el placer de conocer su obra así es que me encontré con él para charlar de manera sosegada y tranquila, para conocerle más de lo que reflejaba su trabajo, y creo que lo conseguí, porque esa conversación; que recordaré siempre, dejó en mí una profunda admiración por su obra y un gran respeto por la persona.

Museo 3Y es por esa admiración, por ese respeto, por lo que hoy les hablo de algo que me hace especialmente feliz, porque pasados los años de su adiós continua presente en la memoria y en la admiración de muchos otros que aman el arte con mayúsculas y que procuran que la obra del maestro se expanda por nuestra geografía, porque Antonio Campillo estará representado en el Museo Ibáñez de Olula del Río; que según los expertos alberga la colección de arte contemporáneo más importante de Andalucía, y que es uno de los centros culturales más activos de esa comunidad. Y es allí donde se dedicará una sala monográfica a la obra del artista murciano (privilegio del que, en ese museo, sólo disfrutan contados artistas, como Goya y Antonio López) donde se ofrecerán 41 esculturas, 5 de ellas de gran formato, y 28 dibujos que muestran distintas técnicas, materiales, temas y épocas que revelan la gran capacidad de uno de los escultores figurativos mas importantes del siglo XX. Y todo ello, gracias a un convenio firmado por la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino que gestiona el museo y la Fundación Antonio Campillo. Convenio que ha dado como resultado un contrato de depósito; entre las dos instituciones, por un periodo inicial de 5 años.

A partir de junio, la obra de Antonio Campillo se sumará al cuidado discurso histórico–artístico presente en el museo teniendo como vecinos a algunos de los más destacados artistas españoles de todos los tiempos: desde Goya a Antonio López (con 11 obras, y después del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, este centro es uno de los que guarda más creaciones del artista manchego) pasando entre otros muchos, por Sorolla, Zuloaga, los Madrazo (Federico, Raimundo y Ricardo), Eduardo Rosales, Esquivel, Benlliure, y una lista que se haría interminable entre los que deberíamos incluir los más destacados artistas almerienses del siglo XX.

MuseoEs inevitable que al hilo de esta noticia, no podemos evitar acordarnos de aquella entrevista que le hicimos en plena huerta, en la antigua casa de sus padres, en un jardín que contaba con la presencia de esas esculturas de mujer que le hicieron un artista de una gran singularidad. De esas obras fácilmente identificables y a las que llamamos “campillos” y que lucían en una tierra de la que el formó parte desde su nacimiento, desde siempre. Que invitaban a la confidencia y a que el maestro nos confesara que el fue un niño que dibujo mucho desde pequeño porque “primero fue el dibujo y después la escultura” pero es que, nos decía, no se puede esculpir sin tener un conocimiento profundo del dibujo. Y él tenía ese conocimiento. Y lo fomentó, y lo reflejó en esas creaciones que le hicieron ganar el Premio Nacional de Escultura Francisco Salzillo, para permitirle viajar y conocer a artistas de la talla de Marini y Manzú. Y pasado el tiempo, volver a lograr ese prestigioso premio con su obra “Venus en Bicicleta”, que lo impulsó a alcanzar su estilo definitivo porque es, a partir de ese momento, cuando inicia la colección de figuras de mujer que le dieron reconocimiento de virtuoso de la escultura.

Antonio 2Si es verdad lo que decía Gaudí de que “la escultura es el juego de la luz”, la obra de Campillo es el destello de su alma de artista.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-5-2018
Anuncios

CAMPILLO EN LA CASA DEL REY

Viernes, 2 febrero, 2018

LA FIGURA LE FUE ENTREGADA AL HOY REY CUANDO AÚN ERA PRINCIPE DE ASTURIAS EN UNA AUDIENCIA PRIVADA EN LA ZARZUELA QUE CONCEDIÓ A LA EJECUTIVA DE CROEM

AAAAA“Me gustó el vídeo con motivo del 50 cumpleaños del Rey Felipe, donde aparecen imágenes inéditas de la vida del monarca. Una de estas escenas tiene lugar en el comedor familiar y ante un gran ventanal del mismo aparece una pequeña escultura del desaparecido artista murciano Antonio Campillo, fácilmente reconocible: primero porque los modelados de Campillo lo son y segundo porque se trata de una mujer en bicicleta, que forma parte de la serie de tallas más identificables del maestro murciano. Y me entero de que esta figura le fue entregada al hoy Rey cuando aún era Príncipe de Asturias en una audiencia privada en la Zarzuela que concedió a la comisión ejecutiva de CROEM. Fue en 2009. Muchos años han pasado desde que a Clemente García, que era secretario de ese organismo, y hoy es el presidente de la Fundación Antonio Campillo, se le ocurriera que ese era el mejor presente que podían hacerle al entonces príncipe. Años en los que, al parecer, la escultura del maestro de la Era Alta, una pedanía murciana, ha venido formando parte de la vida del hoy Rey de España.

AAAAAAAAALa aparición de esa pequeña figura en el vídeo ha tenido una gran repercusión en las redes sociales, vehículos hoy de gran trascendencia para compartir experiencias e información. Y ahí nos hemos encontrado con una referencia a este hecho de Luis Abril, el que fuera durante muchos años secretario general técnico de la presidencia de Telefónica y coleccionista de Campillo, en el que vierte su profunda admiración por la obra del maestro: «Yo no conocí a Campillo, fue su obra la que me cautivó, allá en su tierra murciana, hace ya unos cuantos años. Que en Zarzuela esté Campillo es una enorme alegría para quienes amamos la obra del maestro». Y he sentido el pequeño orgullo que se experimenta cuando alguien coincide con tu admiración por algo, en este caso por Antonio Campillo, porque el paso del tiempo solo reafirma su categoría como gran escultor. Como artista lleno de matices. Y pienso que es un buen momento para felicitar al alcalde, José Ballesta, por la iniciativa que tuvo de dar cabida a la exposición Antonio Campillo: coleccionismo de una época, en el nuevo espacio cultural del ayuntamiento de Murcia. Junto al concejal José Guillén, entendió que los espacios públicos hay que abrirlos al arte y al conocimiento y el Ayuntamiento es un lugar ideal para que los ciudadanos disfruten de lo mucho que sus artistas pueden ofrecerles.

AAAAAAAAAAALa exposición consta de 55 obras, 18 de Antonio Campillo, muchas de ellas inéditas y recuperadas por la Fundación que lleva su nombre. El resto, corresponden a la Escuela de Madrid y especialmente a la Escuela de París. Nombres como los de Maurice Louvrier, muy cercano a Monet; Edmón Ceria, representado en la exposición con ‘desnudo de mujer’ (su obra está presente, entre otros, en el Moma de Nueva York y el Pompidou de París); Frank Myers Boggs, con obra en el museo de Orsay de París; el polaco Nathan Grunsweigh, deportado por los nazis al campo de concentración de Auschwitz y uno de los pintores preferidos de Oscar Ghez, el coleccionista propietario del Petit Palace de Ginebra. Nos encontramos también a Alphonse Quizet, gran amigo y compañero de Maurice Utrillo, igualmente representado en el Petit Palace. Y junto a ellos, Ismael de la Serna o Pedro Flores.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 31-1-2018

EL GOBIERNO DE MURCIA Y LA ENSEÑANZA

Miércoles, 6 diciembre, 2017

EL 74,9% DE LOS INGRESOS DE LOS CENTROS CONCERTADOS DE ENSEÑANZA DE LA REGION DE MURCIA PROCEDEN DE SUBVENCIONES PÚBLICAS.

Asombra oír a los distintos concejales y consejeros de los más diferentes ayuntamientos y comunidades diciendo cosas como “hemos hecho historia”, “estamos a la cabeza de…” y expresiones por el estilo, cuando entienden que lograron solucionar algún problema que afecta a los ciudadanos, no importa el alcance del mismo. Ellos, invariablemente, utilizan un estilo grandilocuente para resaltar sus esfuerzos, buscando el reconocimiento y la admiración de los proclives a creerles todo y el asombro de los menos crédulos que no se manifiestan porque ya les suena a muchas veces oído y no son fácilmente impresionables.

Así es que, acostumbrados a estos “logros”, hemos echado en falta que el Gobierno autonómico no presuma que Murcia se encuentre entre las comunidades que más dinero destina a la educación concertada. Sí, cuando realmente “sí tenemos motivos para presumir”, al consejero de turno y al presidente, de turno también, les entra un ataque de modestia y no aparecen en rueda de prensa (sin preguntas a ser posible) para presumir de “hacer historia” y poner a Murcia “a la cabeza”. Y no, no han salido a informar, a pregonar a los cuatro vientos que una comunidad con tantas carencias en la educación publica como esta invierte en la enseñanza concertada 3.005 euros por alumno, lo que la sitúa en cuarto lugar en España al aportar casi el 75% de los ingresos de estos centros. Sí, así, como suena. El 74,9% de los ingresos de los centros concertados de enseñanza de la Región de Murcia procedieron de subvenciones públicas en el curso 2014-2015, mientras que un 23,7% correspondió a las cuotas abonadas por las familias y un 1,4% de otras fuentes privadas. Mientras tanto, la media estatal de las distintas comunidades autónomas en la enseñanza concertada y privada es de 2.869 euros. Datos que nos hablan de que nosotros somos más chulos que un ocho y echamos el resto para ponernos a la cabeza, porque “si hay que ir, se va”.

INSTITUTO SANJEY esto nos parecería muy bien si las plazas del profesorado en la enseñanza pública estuviesen cubiertas; que no es así. Si los centros públicos no careciesen de los servicios más imprescindibles; que lo es, y si los centros, gran numero de ellos, no estuviesen en la más completa ruina, que lo están. Si todo esto no ocurriese, nos parecería muy bien que el Gobierno Autónomo disparase con “pólvora del rey” y gastase el dinero sobrante en esos colegios y escuelas privadas que tan queridas le son al presidente. Un presidente que parece disfrutar pregonando eso de “nosotros defendemos la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos”, porque le debe de parecer el colmo de la progresía, pero nos da la impresión de que no se ha preguntado si muchos padres no se ven obligados a llevar a sus hijos a la escuela publica porque ellos no pueden permitirse el lujo de poder elegir. Y no es que piensen que el profesorado es mejor en la concertada, en absoluto. Es que si los llevasen a esos colegios, sus hijos tendrían buenas instalaciones deportivas, algo que brilla por su ausencia en la mayoría de los colegios públicos en Murcia. Gozarían de una calefacción adecuada, en estos duros días de inviernos, y otras menudencias por el estilo de las que sus hijos no pueden gozar, pero si los que disfrutan de enseñanza concertada y privada. COLEGIOSPor cierto, que debe de ser muy duro para los padres que conocen todo esto, que saben de las carencias de los colegios de sus hijos, llegar a la conclusión de que con sus impuestos (en este país todos tenemos que pagar impuestos, menos algunos) se pagan esas calefacciones e instalaciones de las que sus hijos carecen.

Las comunidades que más dinero aportan por alumno de centro concertado son País Vasco, Navarra, Cantabria y, sí, Murcia. Por cierto, País Vasco y Navarra se encuentran en los dos primeros lugares de nivel de vida en España. Cantabria el cuarto. Murcia el sexto por la cola, incluidas Melilla y Ceuta. ¿No es para pensar, y no bien?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 6-12-2017

EL TALANTE DE UN CONCEJAL

Viernes, 18 noviembre, 2016

EL SEÑOR PACHECO ESTÁ EN SU DERECHO DE DECIDIR QUIENES MONTAN SU BELÉN, PERO ÉL HA “MONTADO” EL SUYO, PUES SI QUERÍA QUE FUESEN OTROS LOS AUTORES DEL MISMO DEBERÍA HABERLO DICHO HACE MUCHO TIEMPO, JUSTO EN LA NAVIDAD ANTERIOR. 

Nuestro país anda un tanto convulso con el inesperado triunfo de Trump. Las conversaciones entre el presidente de la gestora socialista y el secretario general del PSC. El anuncio de celebración de próximos congresos de Podemos y el PP, y todas esas otras cosas que nos tienen tan entretenidos y tan ocupados también. Pero en este pequeño mundo nuestro, ocurren otras cosas que forman parte de nuestra vida cotidiana y que nos preocupan también. Porque al final, lo cotidiano, lo común, es lo que hace, más o menos agradable, la vida de los ciudadanos.

JESUS PACHECOPor ejemplo, a mi me preocupa; quizás porque me honro en pertenecer a esa peña, la decisión tomada por el concejal de Festejos del Ayuntamiento de Murcia, Jesús Pacheco, que faltando un mes para la instalación del Belén municipal que todos los años monta la peña La Pava, en el Palacio Episcopal, decide, en un acto de cierta prepotencia, dar por finalizada la relación con dicha peña y que esta no haga el montaje del Belén municipal este año. Y no estamos hablando de una institución cualquiera, estamos hablando de La Pava, que durante 36 años ha instalado el belén amparado por la Comunidad en la Iglesia de San Juan de Dios, alternándolo algunos años con San Esteban y, paralelamente, desde hace 20 años, ha venido acomodando el Belén municipal en diferentes emplazamientos e, igualmente, a través del INFO, llevaron los belenes murcianos a lugares tan lejanos como Miami, Venezuela, Londres o Francia. Lo que nos da una idea del buen hacer de esta institución cultural dedicada al fomento de las costumbres de esta tierra. Larga labor que creo que hubiese merecido mayor respeto y sensibilidad por parte del señor concejal de Cultura que debería ser el primero en proteger la labor de esta gente, entregada a fomentar uno de los símbolos de la imaginaria murciana, y dejarse llevar menos por un estúpido orgullo que a nada conduce. Bueno sí, a dejar en la estacada, un mes antes de Navidad, a quienes a lo largo del año están trabajando en el proyecto de sus belenes.

BELEN IILa peña La Pava, todos los años, dedica su Belén; el que instala en la Iglesia de San Juan de Dios, a un tema determinado. De esta manera, se han dedicado a Cehegin, a Yecla, a Calaspararra, y así sucesivamente, forjando con las manos y la imaginación de los encargados de llevarlo a cabo los más insospechados rincones de nuestra geografía. Este año, el belén que se montará en San Juan de Dios, estará dedicado a Caravaca de La Cruz, con motivo del año Santo. Pero, al parecer, el concejal de Cultura decidió que eso había que mostrarlo en el patio del Palacio Episcopal; en el del Ayuntamiento, vamos, y como quiera que los de la peña La Pava son gente seria y responsable le comunicaron al señor edil de Cultura que si hiciesen eso seria faltar al compromiso ineludible que ellos tienen, desde hace muchos años, con ese Belén que erigen en San Juan de Dios y que siempre estuvo favorecido por la BELENComunidad, indicándole que había otras opciones, pero el se negó a aceptarlas y, como al parecer, tiene muy asumida su autoridad, los dejó, nunca mejor dicho, “a Belén con los pastores”.

El señor Jesús Pacheco está en su derecho de decidir quienes montan su Belén, pero el ha “montado” el suyo haciendo algo difícilmente comprensible, porque si quería que fuesen otros los autores del mismo, debería haberlo dicho hace mucho tiempo, justo en la Navidad anterior, para que los componentes de esta peña no hubiesen gastado su esfuerzo, su tiempo y su dinero, en preparar, como todos los años, el Belén municipal. Pero es ahora cuando el señor Pacheco ha anunciado a los componentes de esa peña que no serian ellos los que lo hicieran por unos motivos muy difíciles de entender, o si, porque eso de pretender que el que siempre ha patrocinado y apoyado la Comunidad sea exhibido en el lugar del Ayuntamiento suena, como poco, raro. Pero raro.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-11-2016

EL COLOR DE LOS PECES AZULES

Sábado, 11 junio, 2016

LA OBRA DE JOSA FRUCTUOSO ES UN RETRATO FIE Y RECONOCIBLE DE LA TRANSICIÓN, UN DIBUJO HISTÓRICO EN EL QUE LOS MOVIMIENTOS FEMINISTAS Y ARTÍSTICOS DEL MOMENTO TIENEN UN GRAN PROTAGONISMO.

Han pasado dos años desde que en esta misma sección publicara un articulo al que titule

“Ha nacido una novelista”. JOSA FRUCTUOSOHablaba de Josa Fructuoso, articulista también de LA OPINIÓN, y del primer libro que ella se disponía a publicar porque había conseguido el IX Premio Fundación Arena de Narrativa—anteriormente Premio Terence Moix—por su primera novela, Perros de Verano. Una obra que más tarde fue publicada por la editorial Egales. Recuerdo que en aquel artículo resaltaba la apreciación que el jurado tuvo del buen hacer literario de Josa Fructuoso al calificar su novela de “excepcional calidad literaria”.

Pues bien, aquel premio sirvió para que Josa tomase conciencia de que podía dedicarse a eso tan maravilloso de contar historias, e historias bien contadas. Y eso es lo que ella hace con otro libro que acaba de publicar, El color de los peces azules, y que será presentado en Murcia—tras firmar ejemplares en la Feria del Libro, de Madrid–, el día 21 de este mismo mes.

Ciertamente, no nos equivocábamos cuando nos atrevimos a titular aquel articulo con eso de que había nacido una novelista, porque es así, como pone de manifiesto esta nueva obra que se enmarca en el periodo de la Transición cuando, muerto Franco, España estaba saliendo de la dictadura y aún no había entrado la democracia. Los personajes que en esta obra aparecen, son reflejo de las inquietudes y contradicciones que le tocó vivir a una juventud que había desafiado al franquismo y que, de alguna manera, continuaba luchando contra sus secuelas.

Podemos afirmar que Josa Fructuoso se ha hecho mayor de edad en la literatura. No exageramos si decimos que es una obra escrita con maestría literaria y con una gran inteligencia. Inteligencia que le ha permitido hacer un retrato fiel y reconocible de lo que estaba ocurriendo en esos momentos, consiguiendo un dibujo histórico en el que los movimientos feministas y artísticos del momento tienen un gran protagonismo.

El color de los peces azules nos habla de la historia de amor de Ari y Miryan, aunque se nos presenta también como la historia de un error, tal vez necesario se nos dice, que comete la protagonista, una mujer desconcertada que busca sin encontrarlo su lugar en el mundo.

Jose Luis SerranoEl escritor José Luis Serrano, autor entre otras obras, de Sebastian en la Laguna, que será llevada al cine, ha escrito que “Josa Fructuoso escribe muy bien. Los diálogos, las reflexiones, están cargadas de sensatez, de esa sensatez y sentido común que da la vida, que suponemos larga y llena de experiencia…literatura honesta, madura y elegante”. Y yo no puedo por menos de compartir esta opinión porque, que quieren que les diga, a mi no me ha cogido de sorpresa. Su primer libro ya me hizo ver en ella lo que hoy es, una novelista a la que hay que leer con atención cosas como: “Cuando las últimas palabras de Ari se apagan, el silencio, como de algodón, invade la casa. Desde los dos balcones del salón se ven caer la abundante nieve y la hilera de esas estalactitas de hielo que penden del tejado de la casa de enfrente forman una estampa que, como cada vez que la ha contemplado, absorbe la atención de Ari”.

En aquella ocasión en que me hacia eco del primer libro de Josa Fructuoso casi me justificaba por escribir de alguien que comparte el mismo medio para expresar sus opiniones, para publicar sus artículos. Y llegue a hablarles del pudor que los que nos dedicamos a esto del periodismo sentimos en hablar y ensalzar los logros de los que comparten con nosotros el oficio de escribir. Pero esto ha dejado de preocuparme porque el entusiasmo que confieso por la obra de Josa Fructuoso, está justificado: una escritora a la que vimos nacer como novelista.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 8-6-2016

LA UTILIZACIÓN DE LA HISTORIA

Jueves, 5 mayo, 2016

AHORA PARECE QUE EL INDEPENDENTISMO ES PROGRESISTA CUANDO A LO LARGO DE LA HISTORIA HA SIDO LO REACCIONARIO.

PRASTS CUEVAS IIDías pasados, al ser investido doctor honoris causa por la Universidad de Murcia (UMU), el catedrático de Didáctica de las Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona, Joaquín Prats Cuevas, criticaba el uso político de la historia por parte de los gobernantes diciendo, entre otras cosas, que con frecuencia se usa la historia “para la consolidación o el refuerzo de los sentimientos patrióticos, lo que es algo muy común en los países latinoamericanos”. Bueno, no solo en los países sudamericanos, añadimos nosotros, porque Cataluña, donde él vive, donde imparte su extenso magisterio, sabe mucho de la utilización de la historia para el reforzamiento de los sentimientos patrióticos.

No me he leído íntegramente la intervención del señor Prats en la UMU, pero en el texto que conozco quizás note a faltar un poco de valentía al no enfocar el tema catalán, porque aunque yo comprendo que no debe de ser fácil manifestarse en ese asunto, viviendo allí, no es menos cierto que los ciudadanos siempre esperamos de personajes como él manifestaciones de más calado. Ellos son un referente para el resto de los ciudadanos y quedarse en la epidermis de los temas, no profundizando en ellos, nos deja un poco confusos con el papel que deben jugar los intelectuales en el mundo. JOAQUIN PRATS CUEVASQue ahora se remonte a los países latinoamericanos para hablar de manipulación histórica es un tanto desconcertante porque él vive muy de cerca la manipulación grosera que, de la historia, se hace todos los días en Cataluña, en todos los medios de comunicación públicos, en todos los foros, en todos los ambientes de esa tierra. Y no, no hay que vivir allí, basta con una visita para percibir todo lo que les digo. Verán, fui a Barcelona coincidiendo con la festividad de San Jordi, ya saben, el libro, la flor, las ramblas a tope, el paseo de Gracia pleno de vida. Pues bien, grupos de turistas seguían disciplinadamente a guías de la ciudad de Barcelona. Nada de extrañar, todos hemos sido alguna vez esa turista que sigue fielmente al guía que nos ha de descubrir las más insospechadas historias, pero lo que si era para llamar la atención es el contenido del discurso de los guías. Invariablemente contaban unas historias que dejaban con la boca abierta pero, el colmo del desnorte es que invariablemente, también, hacían alusión a que Cataluña, la nación de Cataluña, tiene delegaciones en el extranjero y oficinas de turismo en esas delegaciones en las que, al parecer, cuentan con instrumentos para que puedan firmar por la independencia de esa nación oprimida que al parecer es Cataluña. Créanme que no salía de mi asombro. Un asombro mezclado con una gran dosis de incredulidad por lo que estaba percibiendo, así es que cuando el catedrático Prats Cuevas dice eso de que “en ocasiones, los gobiernos se esfuerzan en potenciar mitos y epopeyas históricas que parecen reforzar sus propias tesis sobre la concepción del Estado o las relaciones internacionales”, quizás está pensando en su propio Gobierno autonómico pero no se atreve a decirlo, incluso se permite en uno de los párrafos de su parlamento intentar justificar esto diciendo: “Esta manipulación, probablemente no mal intencionada en muchos casos, se produce a través del fomento de centenarios, celebraciones y otros eventos”. Como, por ejemplo, el día de San Jordi, añadimos.

He pensado mucho escribir este artículo porque, ya saben, ahora parece que el independentismo es progresista cuando a lo largo de la historia ha sido lo reaccionario y seguro que alguien ya me está calificando como tal, pero si dejamos de hablar de esto, corremos el riesgo de despertar al tema cuando ya sea irreversible. Y porque, aunque Prats apuntara al final de su intervención que “estamos comprometidos por demostrar que la historia puede alcanzar, niveles de objetividad y verdad”, yo no estoy tan segura de que muchos historiadores estén por la labor de luchar por esa objetividad y verdad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-5-2016

MURCIA EN CIUDAD RODRIGO

Jueves, 3 marzo, 2016

EXPOSICIÓN QUE LLEVA LOS NOMBRES DE ANTONIO CAMPILLO Y DE MURCIA POR LUGARES COMO EL PALACIO GÓTICO RENACENTISTA DE LOS ÁGUILAS EN LA CIUDAD SALMANTINA.

De mil maneras se ha escrito algo parecido a eso de que “nadie muere totalmente mientras permanezca en la memoria y en el corazón de otros”. Y si hablamos de artistas, de creadores que trascienden su propia vida, ellos no mueren nunca porque siempre encuentran cobijo en la memoria de otros, en el respeto por su arte y en la admiración por su obra. Y cuando esos creadores, esos artistas, cuentan con la labor incansable de una fundación cuyo objetivo máximo es mantener viva la memoria de aquellos que le dieron nombre es improbable que su recuerdo desaparezca. ANTONIO CAMPILLOPor eso, la obra del escultor, Antonio Campillo, es imposible que se pierda porque hay quienes se han propuesto que continúe viva a través de una fundación, la que lleva su nombre, que lucha para agrandar la figura del maestro murciano. Una figura que es reconocida dentro y fuera de esta tierra nuestra que tanto sabe de artistas y creadores.

Tengo ante mí el programa de una exposición que esta fundación presentará el próximo viernes en el Palacio de los Águila de Ciudad Rodrigo. Una extraordinaria construcción de concepción plateresca dedicada, desde 2010, a albergar el Centro Hispano-Luso de Estudios de Patrimonio, dedicado a la protección, conservación, investigación y promoción del patrimonio cultural español y portugués. Declarado Monumento Histórico – Artístico en 1.969, el Palacio de los Águila–también conocido como Palacio del Príncipe o Palacio de Altares–, es la construcción de estas características de mayores dimensiones de la ciudad y, sin temor a equivocarnos, el palacio más hermosos de la misma que se levanta en pleno centro histórico. Datos estos a tener en cuenta para valorar adecuadamente la importancia de esta exposición que mueve la Fundación Antonio Campillo, uno de los más grandes escultores españoles del siglo XX. Un escultor capaz de tratar con el mismo mimo, casi con ternura, los materiales más diversos, porque en ellos era capaz de verter la sombra de su alma de artista, que le hacía transmitir las más fuertes emociones a través de la escayola, del barro, de la madera, del hierro que se sometía dócil a los dictados de las manos del artista, de quien se puede ver en esta exposición desde A coscoletas, pasando por La danza, o esos rostros idealizados donde el maestro de la Era Alta, vertía la emoción de los grandes.

Pero esta exposición depara muchas sorpresas y en mi ha despertado una especial emoción porque, entre las muchas obras que ofrece, destaca, para mí, la presencia de un pintor, Ismael González de la Serna, que nació en mi mismo pueblo, Guadix, en 1898 y que trasladándose su familia más tarde a Granada, tuvo la fortuna de

Compartir escuela con Federico García Lorca, su amigo de siempre, una amistad que continuará hasta la muerte del poeta porque, nacido en el mismo año que García Lorca y los pintores Alfonso de Olivares, Francisco Bores, Joaquín Peinado y Pancho Cossío, Ismael González de la Serna formó parte como ellos, del grupo de pintores españoles que se instalaron en París. Porque esta y otras historias es lo que nos cuenta esta exposición que lleva el nombre de Antonio Campillo y Murcia por lugares como ese palacio de estilo gótico-renacentista en Ciudad Rodrigo. CIUDAD RODRIGOUna bella ciudad de la provincia de Salamanca, que acogerá el nombre del maestro, su obra y su tiempo. La figura de Antonio Campillo: “Hijo Predilecto capaz de continuar pregonando la vida en esta tierra y su gente”, como diría el presidente de la fundación, Clemente García.

Pues que quieren que les diga, a mi me gustaría que esta exposición, esta muestra de un tiempo de intensa creación artística, recorriera cada rincón de esta tierra, paso a paso. Sí, me gustaría que, como en Ciudad Rodrigo, los ayuntamientos de esta Región también ofrecieran sus mejores instalaciones para mostrarla. Qué menos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 2-3-2016

A %d blogueros les gusta esto: