CIUDADANOS Y SU LENTA AGONIA

Martes, 10 diciembre, 2019

CiudadanosHace unos días, Ciudadanos elegía, en medio de la disparidad de criterio de algunos de los asistentes, su comisión gestora encaminada a la celebración de la próxima asamblea general, anunciada para el 15 de marzo, de donde saldrá la nueva dirección tras el adiós de su anterior líder, Albert Rivera, y el estrepitoso fracaso electoral del 10 de noviembre, con la dimisión en cascada de algunos de sus más importantes dirigentes, porque la pérdida de 2,5 millones de votos ha trastocado este partido.

Lo que más ha llamado la atención del desarrollo de esta elección es que un partido, que se define como Liberal, imponga la votación a mano alzada. A no ser que los que manejan Ciudadanos quisieran asegurarse el resultado final y no estuvieran muy seguros de que con el voto secreto pudieran conseguir sus propósitos, lo que nos hace pensar que el método elegido, el sufragio a mano alzada, ha buscado asegurarse la disciplina partidista, teniendo en cuenta que con el primero, el votante puede expresarse en libertad, y con el segundo, se encuentra condicionado, por lo que no es libre para expresar su opinión. Parecen haber olvidado que el voto secreto es un elemento esencial del sistema democrático, pero ya sabemos que en las formaciones políticas hacer público el sentido del voto puede acarrear enfrentarse con el poder, y no todo el mundo está dispuesto a ello. Por miedo, por guardarse las espaldas, porque nunca se sabe que ocurrirá después, por muchas cosas que no es difícil imaginar, sobre todo en un partido que, extrañamente, incluye en una gestora de 16 miembros a 10 responsables de la ejecutiva anterior, que los supongo responsables, también, del batacazo electoral cosechado por la ceguera que todos sus integrantes han mostrado sobre lo que el electorado quería de su partido. Y desde luego ese electorado no quería alianzas con Vox, viraje sin complejos hacia la derecha, alejamiento del centro, y cordón sanitario a un partido democrático, como el PSOE, que le esta llevando a una lenta agonía.

Es sorprendente que un partido democrático, cuando ha de votar sus órganos, lo haga con mecanismos autoritarios en una clara regresión de lo que entendemos por democracia. Es por esto que hemos de destacar el que, tres de los cinco componentes de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez, Miguel Garaulet y José Luis Martínez, se negaran a votar la candidatura propuesta para elegir la gestora, al estar en desacuerdo con la formula de votación elegida, el voto a mano alzada, que nos habla de la poca salud democrática del partido y de la poca unión que, en el plano regional, anida en el mismo, porque los otros dos miembros de Ciudadanos en Murcia, Valle Miguélez y Mario Gómez, sí que decidieron votar a mano alzada, por lo que apoyaron a la gestora. Y es oportuno preguntarse si esta disparidad de criterios, puesta de manifiesto en esta votación ( no solo entre los representantes murcianos), no viene a justificar la perdida de seguidores, no solo en el ámbito nacional, porque hemos de recordar que el partido naranja se ha estrellado claramente en esta comunidad donde ha perdido cerca de cien mil votos, lo que nos habla de la errática gestión que se ha venido desarrollando en los últimos tiempos, con enfrentamientos soterrados entre sus dirigentes, que inevitablemente son de dominio público, que no ayudaron nada a prestigiar el partido.

Migue SánchezQuizás sea el momento de destacar la figura de Miguel Sánchez, aunque solamente sea por la discreción con la que ha llevado su arrinconamiento de la primera fila del partido. Saber callar, o decir lo justo a tiempo, es una gran virtud. El ha sabido hacerlo, seguramente porque como no ha sido de los que llegaron de aluvión para gozar de las mieles del poder, como fue uno de los fundadores del partido en la Región, no puede evitar tenerle un respeto especial, y lo demuestra con su saber estar. Y ya saben que nada fortalece tanto la autoridad como el silencio.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-12-2019

MURCIA Y LA SANIDAD PÚBLICA

Martes, 3 diciembre, 2019

Morales MeseguerSuponga que usted tiene que hacerse una ecografía. Ya le han derivado varias veces a la publica, porque al parecer, en su hospital de referencia, pongamos por caso el Morales Meseguer, no es posible que se la hagan porque, le dicen, las listas son kilométricas en dicho hospital. Así es que, una vez más, tras larga espera, y si quiere que le hagan la ansiada ecografía, usted ha de aceptar el que le deriven a una clínica privada. Y va allí, y ve como un señor, o señora, con bata blanca (supone que es el médico o la médica) entra en la sala donde usted ya está preparada en la camilla, y dispuesta a que le realicen la dichosa ecografía. A veces, el señor, o la señora que entra, ni siquiera le de las buenas tardes (no hay tiempo para sutilezas). Se pone ante el aparato ecógrafo, le pone en la piel una cremita fría y le sitúa el transductor en el lugar que se supone está su dolencia. Cinco minutos de aquí para allá. Ni un segundo más. Usted no es médico, pero si tiene amigos y amigas médicas que le dicen que una ecografía de riñón no se puede (poderse sí, ellos la hacen, pero no se debe) hacer en cinco minutos. Pasados esos cinco minutos le dan papel para que se limpie y se acabo el trasmite, que seguramente saldrá negativo porque la cosa no ha dado para más. Usted, pasado el tiempo, vuelve a tener fiebre, vuelve a tener infección de orina y vuelve al médico que le mandará hacerse un cultivo de orín, le pondrá un tratamiento de antibióticos y, seguramente, le enviará de nuevo a hacerse una ecografía, porque algo no funciona.

ecografoSí, su médico de familia (que seria de la sanidad publica sin estos facultativos, sin las enfermeras de los ambulatorios), de nuevo decide que hay que hacer una nueva prueba. Usted, harta ya de estar harta, se niega a que se la hagan fuera, pongamos por caso, del Morales Messeguer, que es su hospital de referencia. El final, se pone tan pesada que, pasado el tiempo, consigue que se la realicen en dicho hospital, por la tarde, en eso que los médicos llaman vulgarmente “peonadas”, pero que significa que prolongan su horario de trabajo y, lógicamente como cualquier otro trabajador, cobran por un trabajo extra. Y usted, que es muy curiosa, o curioso, indaga las razones por las que, en la mayoría de los casos, el paciente es derivado a la sanidad privada cuando las mejores instalaciones y, si me apuran, los mejores profesionales también, están en la pública. Y además, ahí si te dicen buenas tardes (no porque sean más educados, es que tienen más tiempo) y te advierten de que la cremita que te ponen para hacer la ecografía está fría y, en definitiva te sientes persona. Y por supuesto la prueba no dura cinco minutos. No, ahí te hacen la ecografía que han de hacerte, dando posibilidad a que puedan descubrirte otras cosas que tú ignorabas, pero que si no se realiza con el tiempo adecuado no es posible detectarlo. En definitiva, te han tratado como a un paciente que ya está lo suficiente vulnerable como para no necesitar que le hagan sentirse digno.

medicoY ante este cambio, procuras enterarte de las razones por las que te derivan, siempre, a la sanidad privada, cuando has de hacerte alguna prueba diagnóstica; por si es verdad eso de que cuesta más barato hacerla en ella que en la pública. Pero no, la ecografía ahí sale el doble de cara. Y no lo comprendes claro, es difícil comprender que los hospitales públicos funcionen a medio gas, mientras te derivan a un hospital que no te merece ninguna confianza, para enterarte, al final, que la asistencia en este cuesta más que en el público y que, por ejemplo, con un especialista más en el Morales Meseguer seria suficiente para evitar que las listas de espera, en este campo, se hagan insufribles. Es decir, la contratación de un radiólogo evitaría el incremento de las listas de espera y mucho dinero gastado en externalizar la asistencia. Pero claro, algunos dejarían de hacer negocio con dicha externalización porque, cuando algo no tiene explicación, hay que indagar en los intereses económicos, a no ser que sean unos incapaces. Y no lo creo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 27 de Noviembre de 2019

EL INDEPENDENTISMO NO QUIERE DIALOGAR

Lunes, 25 noviembre, 2019

PEDRO SANCHEZYa tenemos encaminado un nuevo Gobierno, pero yo no me atrevo a pronosticar cuando se pueda poner en marcha. Las urnas dejaron claro que no existe una mayoría en ninguno de los bloques; derecha e izquierda. Es decir, no existe un bloque que pueda gobernar, por lo que hay que llegar a pactos, como ocurre en otros muchos países. Y aquí es donde se atisba que la responsabilidad de PP y Ciudadanos ha brillado por su ausencia (El PSOE impidió unas terceras elecciones con Rajoy en el poder con su abstención), para que este país no dependa de los independentismos que a nada bueno conducen. Porque el nuevo Gobierno podría haber salido con los 10 diputados de Ciudadanos a favor de la investidura, y la abstención de los 88 diputados de Pablo Casado, lo que supondría 130, frente a los 132 supuestos noes del resto de la Cámara. Hubiese sido suficiente con que el PSOE lograra la aceptación de pequeños grupos, que en principio parecen dispuestos a decir que sí (PRC, Teruel Existe, BNG o Coalición Canaria), en la segunda votación, para que la investidura que reflejase un gran pacto de Estado de todas las fuerzas constitucionalistas, hubiese sido posible. Este era el momento en que el partido socialista tenía que haberse cargado de pragmatismo y no escandalizarse ante un Gobierno apoyado por la derecha constitucionalista. Y ya era hora, también, de que la derecha dejara de poner cinturones sanitarios a los socialistas, que solo llevan al estancamiento del país (ahora los discursos de Casado y Arrimadas lamentándose del Gobierno de coalición solo nos llevan a la melancolía), cuando otros países, como Dinamarca, pongamos por caso, son un ejemplo de esto que les digo, y nos pueden dar clases de salud democrática. Es cierto que este país no puede permitirse unas terceras elecciones, pero no es menos cierto que no puede ser condicionado por los independentistas catalanes. Pedro Sánchez ha de pensar muy bien las consecuencias del abrazo de ERC, si al final se abstiene, porque esa abstención tendría un precio muy alto, un precio que el PSOE, el Gobierno de la Nación, no debe de pagar: el independentismo catalán no quiere dialogar, quiere imponer (recordemos la historia).

PSOEEl PSOE es uno de los partidos obreros más antiguos de Europa, sólo superado por el Partido Socialdemócrata de Alemania. Y no necesita clases de hacer política de izquierdas por parte de unos recién llegados. El PSOE ha de quitarse ciertos complejos y actuar como siempre ha hecho, pensando en el bien de este país. El votante socialista es mayoritariamente socialdemócrata, está alejado de la radicalidad y no necesita que vengan a darles clases de justicia social porque: “La socialdemocracia moderna se caracteriza por un compromiso con políticas destinadas a reducir la desigualdad, la opresión de los grupos desfavorecidos y la pobreza, incluido el apoyo a servicios públicos universalmente accesibles como atención a personas mayores, cuidado infantil, educación, atención médica y compensación laboral”.

images (5)Lo que el Gobierno que se forme ha de entender es, que por el bien de este país, se necesita, ya, poner remedio a lo que está ocurriendo en Cataluña, porque no es posible continuar llamando demócratas a quienes niegan el derecho de la palabra a los que no piensan como ellos. No es posible tachar de actitud pacífica a quienes prenden fuego a contenedores, cortan las carreteras, y hacen todo lo que les viene en gana, desde un extraño derecho de secesión que les hace imbuirse de la potestad de hablar en nombre de todo un pueblo (en este caso los catalanes) cuando están lejos del 50% de los votos. Y no es posible tolerar, entre otras cosas, que en Cataluña se permita indagar sobre policías por cumplir con su obligación, y los que “investigan” sobre como hacer bombas, para poner en funcionamiento el “noble arte” del terrorismo, cuenten con la comprensión de los que se supone han de gobernar esa tierra de todos, y para todos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20-11-2019

MENSAJE A UNA JOVEN SOLIDARIA

Domingo, 10 noviembre, 2019

images (5)Leo que expertos en comportamiento juvenil han analizado los últimos sucesos ocurridos en Cataluña, esos en la que han participado miles de jóvenes estudiantes, llegando a la conclusión de que, para muchos, el “procés” es solamente un pretexto para lanzarse a la calle y mostrar su rabia contenida contra esta sociedad que les ha dado todo y, al parecer, les promete poco para el futuro. Según los datos facilitados por la policía, se calcula que hay medio millar de jóvenes antisistema divididos entre ácratas y militantes del independentismo. Pero reconocen que también se han sumado a las algaradas vividas, y que continúan viviéndose en menor escala, otros jóvenes dispuestos a mantener la inquietud en las calles, con razones que van más allá del “procés”, del soberanismo. Leo también noticias sobre las llamadas “bandas latinas” que se disputan sectores de las grandes ciudades y que tienden a organizar reyertas a machetazos y balazos, como ha ocurrido recientemente en Madrid, donde se produjeron varios heridos y nueve detenidos. O Barcelona, donde hace unos días un hombre murió y dos más resultaron gravemente heridos en un salvaje enfrentamiento librado entre dos bandas de ciudadanos paquistaníes, algunos de ellos muy jóvenes. Y recuerdo también como hace poco se producía la detención de un grupo de jóvenes, de entre 15 y 16 años, que pasaban a disposición de la Fiscalía de Menores de Alicante, tras ser detenidos por la Guardia Civil, por su supuesta implicación en una agresión sexual múltiple a una joven de 15 años ocurrida en un municipio del interior de la Marina Alta.

descarga (11)Pues ante todas estas noticias, que reflejan un comportamiento juvenil muchas veces carente de valores, que nos habla de una juventud muy cercana a la violencia y demasiado preocupada de si misma, me van a permitir que hoy hable de un suceso que me ocurrió hace unos días, en el que lo pasé muy mal, pero que me permitió descubrir que tenemos una juventud solidaria, generosa y que se da a los demás. Yo diría, que este acontecimiento me ha hecho reconciliarme con los jóvenes, quizás porque, yo también, he podido caer, en alguna ocasión, en la idea estereotipada que de ellos podamos tener los adultos, si nos centramos solo en lo que apunto al comienzo de este artículo.

descarga (12)Verán, eran las 14,30 minutos. Aparcamiento en superficie de Carrefour de Zaraiche. Me dispongo a introducir mis compras en el maletero de mi coche, cuando estoy haciéndolo un hombre, con acento del este, me indica que se me han caído unas llaves. Me giro, le digo que no, y en ese momento me empujan por detrás sobre el auto. No se cuanto tardé en reaccionar, solo se que desaparece mi bolso, que no veo a nadie alrededor y que solamente se acerca a mi una chica, de unos 17 o 18 años. Y esa chica fue la que se preocupó por como estaba, la que me preguntó si recordaba algún teléfono de algún familiar para llamarle ella (en el bolso robado estaba mi teléfono móvil), la que se ocupó de buscar al vigilante del súper (las cámaras solamente enfocaban a las puertas, por lo que el aparcamiento no tiene vigilancia), la que llamó a la policía, la que se quedó conmigo haciéndome compañía hasta que llegó la patrulla de la policía nacional. Sí, por supuesto que había por allí adultos, pero fue ella, una chica, casi adolescente, la que me consoló e intentó que el momento para mi fuese menos duro. Recuerdo que le pregunté su nombre, pero estaba en shock, y lamentablemente no me acuerdo del mismo. Cuanto lo lamento, y cuanto siento no poder agradecerle, como se merece, lo que significó su compañía para mí en ese momento.

Seguramente no llegará a saber de este artículo, pero leyendo informaciones sobre las barrabasadas que algunos jóvenes cometen, en nombre de no se sabe qué, he sentido la necesidad de hablar de esto, de hacerle llegar mi profundo agradecimiento, porque me ha hecho sentir, que con jóvenes como ella, este país, si tiene futuro.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 6-10-2019

SORPRENDENTE PREMIO DE NARRATIVA

Sábado, 2 noviembre, 2019

Siempre he creído que un Premio Nacional de Narrativa ha de ser concedido a alguien que, a lo largo de su trayectoria creativa, demuestre un merecimiento superior. Es posible también, que como con este premio se ha venido reconociendo a lo largo del tiempo a escritoras y escritores de la talla de Cocha Espina, Almudena Grandes, José Luís Castillo Puche, Antonio Muñoz Molina, Miguel Delibes, Javier Cercas, Fernando Aramburu y tantos y tantos ilustres nombres que vieron reconocida su trayectoria literaria cuando les concedieron este prestigioso galardón, nos habíamos acostumbrado a pocos sobresaltos con los nombres de los premiados, que siempre tuvieron una razón de ser (no olvidemos que este premio se concede al mejor libro en cualquiera de las cuatro lenguas oficiales de España y está dotado con 20.000 euros).

descarga (8)Pero si lo que pretendía el Ministerio de Cultura y Deporte era llamar la atención, ha conseguido su propósito. Sinceramente, y aún haciendo un profundo ejercicio de comprensión (no estamos poniendo en cuestión la calidad de la novela) es incomprensible para muchos y muchas, entre las que me encuentro, que el Premio Nacional de Narrativa 2019 se le haya concedido a la granadina, Cristina Morales, y su novela “Lectura fácil”. Sencillamente, porque su trayectoria literaria no está a la altura de muchas y muchos escritores que suspiran por este premio.

El jurado justifica su premio “por tratarse de una propuesta radical y radicalmente original, que no cuenta con una genealogía en la literatura española y que destaca por la recreación de la oralidad, unos personajes extraordinarios y su lectura del contexto político en el que se desarrolla”. Esto dice el fallo del jurado. Por cierto, solo siete mujeres escritoras habían conseguido ser reconocidas, hasta ahora, con este galardón. Autoras de la talla de Concha Espina, Carmen Laforet, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Carme Riera, Cristina Fernández Cubas y Almudena Grandes, el pasado año. Pues bien, el jurado ha creído conveniente elevar a esta escritora al Olimpo de la literatura femenina en España.

descarga (9)Alguien ha definido el estilo de escritura de Cristina Morales como de “insurreccional”, pero es que toda ella responde a esta definición. El contenido de este libro suyo. Los modos y maneras de la escritora, sus diatribas contra cualquier tipo de poder, nos habla de un personaje singular, y diríamos que poco consecuente, porque alguien que dice cosas como que siente “alegría” al ver las protestas contra la sentencia del 1-O en las calles de Barcelona, ciudad donde reside, defendiendo a la vez que es la policía quien ejerce “la violencia”, para añadir que: “Es una alegría ver el centro de Barcelona, las vías comerciales tomadas por la explotación turística y capitalista, de las que estamos desposeídos quienes vivimos ahí. Es una alegría que haya fuego en vez de tiendas y cafeterías abiertas” ( ) “La violencia es la de la policía; lo único que se puede esperar de la policía. Es un cuerpo violento ante el que solo cabe el sometimiento o la autodefensa”, responde plenamente a esa definición.

descarga (10)Pero si piensan que este lenguaje antisistema, el radicalismo del que hace gala, le ha llevado a renunciar a ese premio de 20.000 euros, concedido por un Gobierno que permite esa policía opresora, se equivocan, porque lejos de hacer suyo el ejemplo de Javier Marías (en el 2012 rechazó el mismo premio por estar en contra de los recortes en cultura del gobierno de Rajoy, entre otras cosas), esta sorprendente premiada ha dicho que no contempla rechazar el premio (insistimos, lo concede el Ministerio de Cultura y Deporte), porque le es indiferente la postura del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el tema catalán. “Lo que hagan en los despachos no me interesa en absoluto”. Así mismo. Una cosa es el discurso incendiario y otra la “pela”. Coherencia se llama eso.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 30-10-2019

EL PRESTIGE Y EL MAR MENOR

Jueves, 24 octubre, 2019

descarga (5)“El Mar Menor está mejor que nunca. De ninguna manera vamos a reducir regadíos”. Así mismo. Esto lo decía, cargado de oportunista razón, el consejero de Agricultura de la Región, Antonio Cerdá, que ocupaba el cargo en 2010, haciendo caso omiso a lo que se planteaba, respecto a la laguna, en el Plan Hidrológico del Segura en el que se contemplaba el limitar el uso de fertilizantes con nitrógeno, que inevitablemente van a desembocar en el Mar Menor. Sí, un consejero del PP, otro, que venia a poner en cuestión las medidas encaminadas a evitar el deterioro de la laguna salada.

Pero como al parecer, algunos políticos, se documentan poco antes de hablar (si lo hicieran harían menos el ridículo), ahora nos llega el Presidente López Miras y nos dice muy digno que: “El Gobierno regional va a regular todos los usos para proteger de forma integral el Mar Menor, pero la responsabilidad para actuar ya y revertir la situación en la laguna salada es del Ministerio”. Pues mire no, el Gobierno Regional tiene todas las competencias y es el que, a lo largo del tiempo, no ha sabido hacer las cosas, el que ha actuado a espaldas de los intereses generales. Sí, a lo largo de 25 años ha sido un Gobierno popular el que se encargó de eliminar la ley de Protección y Armonización de Usos del Mar Menor que, miren por donde, fue un Gobierno socialista, el de Carlos Collado, en 1987, el que la puso en marcha para salvaguardar la laguna. descarga (6)Una Ley que Federico Trillo (entonces muy activo en estos menesteres), en nombre de su partido, recurrió ante el Tribunal Constitucional, para perder, es cierto, pero para dejar la puerta abierta a su eliminación, como ya se encargo de hacer, en el año 2001, el Gobierno de Valcárcel. Una eliminación que produjo satisfacción en muchos, y una profunda tristeza en aquellos que se dieron cuanta de la barbaridad medioambiental que esa decisión suponía.

descarga (7)Pues bien, López Miras, que al parecer desconoce todo esto, reclama ahora una respuesta del Ministerio similar, dice, a la que tuvo con el desastre el ‘Prestige’, “cuando el Gobierno de España invirtió 1.000 millones de euros en Galicia, sin decirles entonces que era responsabilidad de los gallegos”, “y eso es lo que necesitamos”. De acuerdo, que se necesite, no lo dudamos. Que aquello pudiese ser responsabilidad de los gallegos es de un desconocimiento supino, y que esto no sea responsabilidad de los gobiernos del PP es de una ceguera política insoportable. Como insoportable es que, ahora, López Miras, nos quiera convencer de que la tragedia del Prestige es similar a lo que se está viviendo en el Mar Menor. Pues no, no tiene nada que ver. Aquello se produjo por un fenómeno natural, esto viene ocurriendo, poco a poco, a lo largo de los años de gobierno popular, por la dejadez, por la desidia, por la incapacidad de unos gobernantes para valorar lo que realmente es importante. Porque en aquel caso, como en este, fue un Gobierno del PP el que facilitó que ocurriese: si hubiera existido una legislación acerca de la navegación de petroleros monocasco en las costas españolas se habría evitado la magnitud de la catástrofe ecológica vivida. Pero fue necesario que eso ocurriese, fue necesaria la presión del movimiento Nunca Máis, y los efectos devastadores del desastre vivido con el Prestige, para que el gobierno popular rectificase y equiparara, en este campo, la legislación española a la de otros países de la UE, que ya prohibían la navegación de estos buques por sus costas.

Por su parte, el secretario general del PP Teodoro García Egea, ha venido a decirnos que en las elecciones generales del 10 de noviembre la Región de Murcia ha de saber elegir porque: “En el PP no nos preguntamos de quién es la competencia, nos ponemos a solucionar los problemas”. Pues teniendo en cuenta lo que ha ocurrido en el Mar Menor, yo que él, no presumiría mucho de esto.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 23-10-2019

LLANTO POR EL MAR MENOR

Viernes, 18 octubre, 2019

descarga (4)Llanto sentido, y profundo, por algo que a lo largo del tiempo han ido dejando morir. Al parecer, sin preocuparse, sin darle importancia, en una dejadez inconsciente e irresponsable. Y ahora nos dicen que es culpa de eso llamado DANA. Siempre hay alguien que pague, y es más fácil culpar a una mujer. Pero que yo sepa, en los últimos 25 años, esta tierra ha sido gobernada por hombres, y yo me pregunto si ellos no vieron lo que estaba pasando, no fueron capaces de evitar que ocurriera o, antes al contrario, propiciaron con sus decisiones equivocadas que esto se produjese porque, como decíamos hace unos días, “gobernar es tomar decisiones”. Gobernar es algo más que hacerse fotos en el lugar de la catástrofe, cuando esta ya se ha producido, cuando la desolación nos invade a todos los que, en algún momento, disfrutamos de ese paraíso con el que parecen haber acabado, sin haber hecho nada por remediarlo

images (3)La primera vez que tuve la oportunidad de disfrutar del Mar Menor fue hace muchos años. Era verano, y vinimos un grupo de amigas, porque nos habían contado de sus bondades, porque ya, entonces, el Mar Menor era el gran atractivo para venir a Murcia. Fue en los Alcázares. Recuerdo la impresión que nos causó. No olvido el placer que nos causó bañarnos en sus aguas, y la sensación vivida al sumergirnos en ellas desde uno de los balnearios que lo poblaban. Rememoro cuando nos llevaron en barca y nos hicieron ver como las ostras anidaban en el fondo de esa laguna limpia. Sí, las ostras que era posible verlas, porque el agua aparecía pura. Era aquel Mar Menor que regalaba los exquisitos langostinos, sí, pero también los chirretes (un pescado muy de la laguna salada), la Dorada, la Lubina, el Lenguado, el Salmonete o el Gallo del Mar Menor, entre otras especies. Decir “del Mar Menor”, era hablar de una categoría especial de pescado, todo el que hemos dejado asfixiarse hasta morir en la orilla en una busca desesperada de oxigeno, porque se nos han quedado grabadas en el alma las imágenes que nos llegan, para tristeza de muchos, y vergüenza de los que no hicieron nada para evitar que esto ocurriese. Miles de peces con la boca abierta, faltos de oxigeno, amontonados, exhalando el último aliento: muertos.

descarga (3)Invariablemente, cuando ocurre una catástrofe; esta lo es, los Gobiernos correspondientes convocan lo que llaman “gabinete de crisis”, que normalmente está formado por gobernantes, que se supone saben lo que han de hacer, expertos en la materia afectada, y todos aquellos a los que los imaginamos preparados para buscar soluciones. Pues bien, aun estamos esperando que eso ocurra, porque está bien que el presidente se haga la foto en lancha recorriendo el Mar Menor, pero creemos que seria mucho más práctico que estuviese en su lugar de trabajo. Haciendo realidad la prometida Ley de Protección del Mar Menor con carácter de urgencia (la anuncia para el mes de enero y eso es tarde), que ahora le pide por carta abierta la vicepresidenta del Gobierno autonómico Isabel Franco (yo pensé que presidente y vicepresidenta hablaban personalmente todos los días) y que, como otras cosas, duerme el sueño de los justos.

Es el momento de que López Miras se deje de fotos y comience a gobernar (tenemos la impresión de que lo hace, pero muy poquito). Es el momento de que todos los partidos políticos unan sus fuerzas para solucionar el problema. Y si hay que molestar a ciertos empresarios, se molesta, que para eso se paga a los gobernantes, pero no se puede continuar así, con la inanición de que este Gobierno viene haciendo gala, desde hace mucho tiempo, en el tema del Mar Menor, el gran atractivo turístico de la Región, que han dejado morir, año tras año. Porque esto no es, solamente, consecuencia de la DANA, por mucho que se empecinen en decírnoslo, tomándonos por idiotas. No, esto viene de muy atrás, de los fertilizantes de un regadío intensivo que han permitido.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-10-2019

A %d blogueros les gusta esto: