MONSEÑOR JOSÉ MANUEL LORCA PLANES, OBISPO DE LA DIOCESIS DE CARTAGENA

Domingo, 27 febrero, 2011

CON LOS OJOS ABIERTOS AL MUNDO

JOSE MANUEL LORCA OBISPO DE CARTAGENAEs por la mañana y aparece con puntualidad exquisita en el salón en el que le esperamos, en un día soleado. La luz entra a raudales por los balcones del palacio episcopal creando una acogedora atmósfera para una charla que nos ha gustado mantener porque nuestro interlocutor posee una agradable sonrisa, mira a los ojos cuando habla y lo hace con un discurso sencillo y creíble, alejado del maniqueísmo que a veces reprochamos a determinados órganos eclesiásticos.

Posee un cierto aire de deportista así es que no nos extraña cuando, a lo largo de la charla, descubrimos que, de entre sus actividades en el seminario, se encontraba la práctica del baloncesto, como fórmula ideal para descubrir las sensaciones que se experimentan al trabajar en equipo, los valores que se transmiten cuando esto ocurre. Valores que defiende con calor porque, a lo largo de nuestra conversación, siempre ha estado presente el agradecimiento que siente hacia sus colaboradores de ahora, hacia aquellos que, en algún momento de su vida, le transmitieron enseñanzas como, por ejemplo, Mons. Javier Azagra, del que fue secretario. Un tiempo que, nos dice, le permitió conocer el funcionamiento de la Diócesis, junto a una intensa actividad en la misma que le llevó a Totana, Lorca, Cartagena-fue Rector del Seminario mayor y menor-y Murcia, entre otros lugares, así es que damos por supuesto que su vocación sacerdotal nacería casi en su niñez. Pero nos equivocamos porque, nos dice categóricamente que no recuerda en su niñez tener deseos de dedicarse al sacerdocio, que de pequeño eso no estaba en el horizonte de su vida, aunque recuerda que acudía todos los domingos y días de fiesta a misa en compañía de sus abuelos, de su madre, vestidos de domingo. Una misa a las seis de la mañana donde acudía toda la gente de la huerta, gente trabajadora: “Mi inquietud por la cuestión del sacerdocio se produce en el contacto con los jesuitas. En las escuelas profesionales de San Jerónimo. En los Jerónimos”.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: