SANIDAD EN MURCIA, ALGO DE KAFKA

Martes, 3 marzo, 2015

Si unas pruebas para el corazón tardan más de cuatro meses es que algo está fallando.

RAJOYRajoy, en el debate sobre el estado de la Nación, hacia alusión a los gastos en sanidad de las comunidades autónomas de Andalucía, Valencia y Murcia y, miren por donde, venia a decir que Andalucía era la que menos gastaba de las tres. Y aprovechando este regalo, el presidente del Ejecutivo murciano, Alberto Garre, hablaba la semana pasada sobre el tema diciendo cosas como “no me extraña para nada que el presidente del Gobierno dijese lo que dijo porque no es una apreciación de Mariano Rajoy, sino que es la realidad contrastada por quienes opinan sobre esto y son especialistas en el tema”. Pues verán, como nosotros pensamos que los mejores especialistas en este tema son los usuarios que padecen el mal funcionamiento de la sanidad pública nos limitaremos a contarles una historia verídica—que dirían Les Luthiers—sobre su funcionamiento, ahora, en Murcia, que si es verdad eso de que gasta mas en sanidad que otras, debemos de pensar que, efectivamente, el dinero no da la felicidad ni el gastar más asegura una mejor administración.

AMBULATORIO DEL CARMENLes cuento. Una paciente, en el barrio de El Ranero, por ejemplo, visita a su médico de cabecera. El galeno, desde su saber, envía a dicha paciente a que le reconozca un cardiólogo, pero este está en el Ambulatorio del Carmen. El cardiólogo le atiende y considera que la paciente necesita de una más profunda indagación y pide unas pruebas que han de hacerle en el Morales Meseguer, pruebas que el especialista necesita para dictaminar la dolencia de dicha paciente. Esto ocurre en el mes de noviembre y el galeno, con prudente criterio, considera que citar a la enferma para finales del mes de febrero entra dentro de lo normal para darle tiempo a que desde el Morales Meseguer le citen para realizarle las pruebas prescritas. Pues bien, llega la fecha de finales de febrero y la paciente se presenta de nuevo a su cita en el ambulatorio del Carmen. El médico, la enfermera, toda amabilidad, buenas maneras y educación—que seria de la sanidad publica sin los profesionales que la hacen mas llevadera—se extraña ante la evidencia de que las pruebas no están realizadas y le manifiesta a la enferma que, a la vista de que el Morales Meseguer no se las ha realizado han de volver a citarla para más tarde, ahora para el mes de abril, en la esperanza de que, para entonces, se las hagan. A la vez que le está explicando el suceso otra paciente arriba con la misma cuestión, la enfermera de nuevo relata el tema, y a la abuela de esta enferma, casi le da un soponcio: mientras el Morales Meseguer está a verlas venir.

HOSPITAL MORALES MESEGUERLas dos enfermas se miran con desolación y Kafka aparece ante ellas—se conmemora el centenario de La metamorfosis, quizás sea por ello– y la primera paciente, que al parecer es menos paciente que la segunda, arriba al Morales Meseguer, indaga donde se encuentra “atención al impaciente” y después de esperar un tiempo—es día de escritores porque Mariano José de Larra y su artículo Vuelva usted mañana parecía sobrevolar–, es atendida por un encanto de funcionaria que intenta aplacar su estado de ánimo para que no solicite la hoja de reclamaciones, y reconociendo las cualidades de aquella mujer plena de bondad que intenta moderar su inquietud rellena su hoja en un intento desesperado para que las pruebas que han de hacerle se las realicen antes de que el corazón, de tanto querer, explote. No tanto por los síntomas clínicos sino por la impotencia que siente ante la incapacidad que los organismos oficiales muestran para atenderle decentemente. Señor presidente, al paciente no le importa lo presupuestado por cada Comunidad Autónoma, al enfermo lo que le importa es como se funcione y en Murcia, créame, se funciona bastante mal. Si unas pruebas para el corazón tardan más de cuatro meses, y lo que falta, es que algo está fallando. A no ser que lo que se pretenda es que los enfermos se mueran antes para ahorrar gastos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 3-3-2015

QUE DIFICIL ES SER FISCAL

Martes, 24 febrero, 2015

Las manifestaciones de Martínez Pujalte y Peñarrubia fueron incalificables, pues olvidan el papel que les corresponde en esta sociedad perpleja y asombrada ante tanta irresponsabilidad por parte de los que deberían de dar un mínimo ejemplo

PEDRO ANTONIO SÁNCHEZEl Juez, Julián Pérez Templado, archivó la causa abierta contra el consejero de Educación y Cultura, Pedro Antonio Sánchez. Y nos alegramos, nos alegramos por él y por que la vida pública aparece demasiado enfangada en los últimos tiempos con casos vergonzantes de corrupción y todo lo que sea despejar el campo de estas influencias es bueno para la sociedad: el aire se ha vuelto irrespirable por el hedor a corrupción y todo lo que sea soltar lastre beneficia a todos.

Y nos congratulamos también porque de esta forma los ciudadanos nos asistirán atónitos al espectáculo ofrecido, en las últimas semanas, por significados miembros del partido popular arremetiendo contra el funcionamiento de la justicia en una pérdida de papeles que debería avergonzarles, si son capaces de reflexionar sobre su incalificable actitud. Y es que la semana pasada los fiscales de la Región, hartos ya de estar hartos de las impertinencias de determinados políticos cuestionando su buen hacer, en la causa abierta contra Pedro Antonio Sánchez—por cierto las declaraciones de éste al respecto siempre han sido un modelo de acatamiento hacia las decisiones de la justicia– tuvieron que salir a la palestra para exigir un mínimo de respeto hacia ellos por parte de algunos dirigentes populares–las manifestaciones del diputado Vicente Martínez Pujalte y el senador y exdelegado del Gobierno, en la Región, José Joaquín Peñarrubia fueron incalificables–, que tienden a olvidar, con demasiada frecuencia, el papel que les corresponde en esta sociedad perpleja y asombrada ante tanta irresponsabilidad por parte de los que deberían de dar un mínimo de ejemplo.

En el comunicado hecho publico por la Junta de Fiscales de la Región de Murcia se “rechaza cualquier tipo de injerencia política en el desarrollo de sus funciones constitucionales”, asegurando que “toda la actuación de la Fiscalía se rige, entre otros, por el principio de imparcialidad, siendo en todo caso ajeno a cualquier otro tiempo que no sea marcado por el procedimiento”, entre otras cosas.

LOPEZ BERNALPues bien, que sean supuestos servidores públicos los que pongan en duda el funcionamiento de la justicia es para que se lo hagan mirar porque, en una sociedad tan descreída de lo publico como la nuestra, es de una irresponsabilidad rayana en la inconsciencia el que los que deberían dar muestras de una cierta templanza pierdan los estribos y pongan en duda la exigible imparcialidad de la justicia en España, y por ende en Murcia, porque aquí se atrevieron a pregonar que el “Grupo Popular preguntaría en el Congreso de los Diputados a la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, por la actuación del fiscal superior de Murcia, López Bernal”.

De ninguna de las maneras pensamos que los que imparten justicia han de situarse por encima del bien y del mal convirtiéndose en seres a los que no se les puede cuestionar. Por supuesto que no, son humanos y como tales poseen sus virtudes y sus defectos, sus creencias, sus filias y sus fobias. El ciudadano, es cierto, ha de tener el derecho a cuestionar el funcionamiento de las instituciones publicas, incluida la justicia, porque esa es la esencia de la democracia. Pero que sean los políticos los que duden del funcionamiento de la misma, de la imparcialidad de los jueces y fiscales tiene mucho menos sentido, porque escapa al derecho que un ciudadano posee de cuestionar todo para entrar en el campo de los que pretenden amedrentar con sus comentarios a los encargados de impartirla en un intento soez de influir en sus decisiones.

Albert Camus dejó escrito que “si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad, fracasa en todo”, lo que nos hace pensar que algunos no creen en la justicia porque tampoco creen en la libertad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 24-2-2015

ACIERTO DE PEDRO SÁNCHEZ

Martes, 17 febrero, 2015

No me vengan con eso de la democracia de las elecciones primarias; Gómez consiguió colocar tantos requisitos para poder ser candidato a ellas que al final, como pretendía, se quedó solo.

JOSEP TARRADELLASJosep Tarradellas, siendo presidente de la Generalitat en la transición y coincidiendo con uno de los muchos tumultos vividos por el PSM dejó dicho para la historia aquello de que “Los socialistas de Madrid están en crisis por lo menos desde 1931”. Y ahí están, que parece que no ha pasado el tiempo por ellos. Así es que, visto lo visto, nos parece muy bien el golpe de timón dado por la actual dirección socialista, porque es fácil estar de acuerdo con Rafael Simancas, presidente de la Comisión Gestora del PSM cuando dice que “Las direcciones se eligen para que dirijan, no para que contemplen la realidad como una condena inmutable. Y cuando una dirección política entiende que su organización necesita un cambio y dispone de instrumentos normativos para llevarlo a cabo, su responsabilidad pasa por propiciar el cambio, no por evitar sus incomodidades”. Porque eso es lo que a lo largo del tiempo los distintos secretarios generales del PSOE han venido haciendo, evitar las incomodidades de tomar decisiones y dejar que la Federación Socialista Madrileña se fuese difuminando en el tiempo hasta aparecer en las encuestas electorales como un partido a la deriva y sin esperanzas de alcanzar el Gobierno. Y en política se está para gobernar porque si no es así difícilmente se tendrá la oportunidad de poner en marcha las ideas sobre la sociedad que cada partido contempla, y la realidad es que el Partido Socialista de Madrid llevaba mucho tiempo sin alcanzar la confianza de los ciudadanos madrileños, la confianza que le permitiera convertirse en una alternativa de Gobierno. Por todo ello, Pedro Sánchez, la dirección del PSOE, estaba obligada a intervenir porque ningún nombre propio puede situarse por encima de los intereses generales de una formación política.

PEDRO SANCHEZ IIISi a esto unimos el que, sea cierto o no, la sombra de la corrupción acorrala al defenestrado líder de los socialistas madrileños–Gómez adjudicó las obras del tranvía de Parla en 2005 con una dotación de 93 millones de euros pero, en 2013, el presupuesto de la infraestructura se había elevado hasta los 256 millones, con un sobrecosto del 175%–es fácil comprender que en Ferraz nunca tuvieran claro lo de continuar contando con Tomás Gómez, que se ha venido resistiendo, con todos los medios a su alcance, a apartarse de la primera línea política.

No hay nada más que comprobar la reacción de ciertos medios de comunicación y de los portavoces de determinadas fuerzas políticas—parece que son ellos los afectados– para comprender que Pedro Sánchez y su ejecutiva han acertado con esta decisión. Acierto que será pleno si consiguen convencer al exministro Ángel Gabilondo para que encabece la candidatura del PSM a la presidencia de la comunidad de Madrid, porque es un personaje muy valorado, por unos y otros,

Pero no será un camino fácil porque ya están moviéndose en Madrid para solicitar elecciones primarias lo que impediría poner en marcha, ya, la candidatura de Gabilondo. Y no me vengan con eso de la democracia de las elecciones primarias, porque deberíamos recordar el galimatías que Gómez consiguió colocar en su federación: eran tantos los requisitos exigidos para poder se candidato a ellas que al final, como pretendía, se quedó solo. Así es que él y sus partidarios no están en condiciones de dar lecciones de democracia interna.

Angel GabilondoGabilondo es un hombre respetado, preparado y, sobre todo, creíble, algo tan necesario en el panorama político que estamos viviendo donde la credibilidad de los mandatarios está bajo mínimos y la altura de miras de todos se ausentó hace tiempo. Madrid necesita un candidato socialista que ilusione de nuevo a un electorado que hace tiempo se quedó sin referente porque, Tomás Gómez, contra todo pronóstico—llegó a ser el alcalde más votado de España en Parla—no dio la talla en ningún momento.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 17-2-2015

EL GOBIERNO RECORTA, LA UNIVERSIDAD INVESTIGA

Martes, 10 febrero, 2015

 

Existe tanto ruido alrededor nuestro que tenemos la sensación de que el mundo camina al ritmo que marca el estruendo: corrupción, las luchas políticas, las eternas campañas electorales, los congresos y conferencias de unos y otros… Hay tanto escándalo en el ambiente que no tenemos tiempo para detenernos en las cosas que hacen que la vida tenga sentido. Vivimos con tanto alboroto cerca de nosotros que incluso estamos pasando por alto el intento que se hace, desde el Gobierno, para que a la universidad lleguen solamente los privilegiados porque el inefable ministro Wert no ceja en su empeño de darle la vuelta como un calcetín al sistema universitario. Inasequible al desaliento, ya ha conseguido que las becas, en el ámbito nacional, registren su mayor caída desde 1996, pero otros, aquí en nuestra Región, ya han logrado que la Universidad de Murcia, año tras año, continúe con presupuestos más y más raquíticos porque, una vez más, la UMU figura entre las universidades que más han visto reducido su presupuesto con un 21,74 por ciento.

MIGUEL MARTINEZ CARRION IIAsí es, la universidad pública de Murcia, y politécnica de Cartagena, son las segundas por regiones que más presupuesto perdieron porcentualmente entre 2010 y 2014 -con un total de 63,1 millones menos en ese tiempo-, un 21,8 %, solo superado por las castellano-manchegas, que lo redujeron un 23,1 %. Pero ahí las tienen, trabajando sin ruido, si, pero con resultados que nos hacen sentirnos orgullosos así es que, está bien que por una semana no me detenga en el ruido y me quede en el silencio del trabajo bien hecho, como el del profesor de la Universidad de Murcia, Miguel Martínez Carrión, investigador de la UMU en el programa DEcIDE, que ha visto como un trabajo suyo ha sido seleccionado para figurar en un libro que acaba de publicar una prestigiosa editorial, en el que participan varios premios Nobel de Economía, como Amartya Sen. Sí, un profesor de una Universidad pública murciana ha sido seleccionado para una importante colección de ensayos, clásicos y recientes, sobre la evolución del bienestar y la salud desde la revolución Industrial.

En el libro colaboran destacados economistas e historiadores económicos, entre los que sobresalen nombres como: Dora L. Costa, Parta Dasgupta, Richard Easterlin, Stanley Engerman, Robert W. Fogel, Thomas McKeown, entre otros.

Este trabajo reúne influyentes artículos y documentos sobre diferentes aspectos de la historia de la salud y el bienestar. La colección incluye ensayos clásicos y más recientes sobre los orígenes y la naturaleza de la disminución de la mortalidad; los orígenes de la salud de los adultos y la enfermedad; los cambios en la estatura, el peso y la masa corporal; la definición y medición de la ‘calidad de vida'; y el impacto económico y social de las mejoras en la salud, proporcionado una información esencial sobre las causas y consecuencias de la disminución de la mortalidad y la mejora de la salud humana en los últimos tres siglos.

UNIVERSIDADEl estudio de Martínez Carrión analiza el bienestar y la salud a partir de la estatura masculina en un contexto de privación, desigualdad y enfermedades endémicas que predominó en importantes zonas de la huerta, hace años. Que pena que esta noticia nos llegue junto a la que nos habla de que en los últimos tiempos se han perdido, en el ámbito nacional, 1.600 becas Erasmus y han tenido que emigrar 43.000 titulados en España, como prologo de ese intento del Gobierno, con su ultima reforma—grados más cortos y masters más largos– de cargar a los estudiantes parte de los 1.500 millones de euros recortados a la universidad, en una escalada vergonzosa de regreso a una educación superior elitista. ¿Ven? Al final, siempre se impone el ruido.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 10-2-2015

EL EJEMPLO DEL PASOK

Martes, 3 febrero, 2015

Si el PP gana y necesita la ayuda del PSOE para Gobernar los socialistas no pueden, de ninguna de las maneras, facilitarles la gobernación, si no quieren desaparecer del mapa electoral.

PPEn España ha venido ocurriendo algo muy curioso. Cuando ha gobernado la izquierda la derecha se ha cerrado en banda a ningún tipo de acuerdo de Estado, aunque el país se hundiese, antes al contrario, se han permitido decir cosas como “Que caiga España que ya la levantaremos nosotros”, Montoro dixi, ante la diputada canaria Ana Oramas, que no salía de su asombro por tamaña desfachatez, sobre todo cuando algunos se han pasado la vida envueltos en la bandera española presumiendo de patriotas.

PSOE IIPor el contrario, a la izquierda, a los dirigentes de izquierda, cuando han estado o están en la oposición, siempre les da ataques de responsabilidad extrema—al parecer a ellos les gusta que los califiquen como hombres de Estado—y a todos les sale eso de pactar y pactar, como a Rodríguez Zapatero en la oposición que no hacia más que ofrecer pactos de Estado produciendo una caricatura de si mismo, ante el silencio o el desdén, en muchos casos, del partido gobernante, el PP, que seguramente pensaba eso de “al enemigo ni agua”, aunque el país demandase esos acuerdos. Y más recientemente Rubalcaba, sin ir más lejos, parecía querer pasar a la historia como eso, como hombre de Estado facilitando la gobernación al PP y, sobre todo, consiguiendo la incomprensión de los socialistas que en numerosas ocasiones no entendían tanta generosidad por parte de su líder que aceptaba acuerdos que en muchas ocasiones confrontaban con el ideario socialista.

Pues bien, los resultados de las elecciones en Atenas deben de ser objeto de un profundo estudio, de una intensa reflexión por parte de los socialistas españoles ante la vergonzante derrota del PASOK porque, aunque algunos dirigentes socialistas se apresuraron a pregonar que el PSOK no es el PSOE mal lo llevaran si olvidan que el descalabro electoral de los socialistas griegos ha tenido mucho que ver con su alianza gobernante con los conservadores de Nueva Democracia. Alianza que convirtió al PSOK en corresponsable de todo lo ocurrido en los últimos tiempos en Grecia.

Como no podía ser de otra manera— a veces los políticos toman a los ciudadanos por tontos—el electorado de izquierdas griego no les ha perdonado su traición, porque así es como se sintieron, traicionados: sensación que los socialistas españoles han experimentado en alguna ocasión. Por todo ello, el PSOE ha de estudiar muy bien las elecciones griegas y aprender en cabeza ajena y Pedro Sánchez debería quitarse de la mente, si es que tiene esa idea, lo de pactar con el PP. Ya se, ha dicho que no lo hará, pero lo ha de expresar con más firmeza porque ahora no valen las ambigüedades. Si el PP gana y necesita la ayuda del PSOE para Gobernar los socialistas no pueden, de ninguna de las maneras, facilitarles la gobernación, si no quieren desaparecer del mapa electoral.

Si los ganadores de las próximas elecciones generales son los de Podemos—yo tengo muchas dudas, pese a tanto ruido–, no pasa nada, que Gobiernen y muestren sus carencias, que se adivinan muchas, pero nada de alianzas contra natura que se pueden llevar a un partido centenario por delante: la democracia también es que gane Podemos.

PEDRO SÁNCHEZEl PSOE ha de tener paciencia, Pedro Sánchez ha de saber esperar. No precipitarse en su toma de decisiones. Solamente ha de ser fiel a la primitiva socialdemocracia, la que hizo de Europa el continente más libre e igualitario y olvidarse de esa otra socialdemocracia que nos aparece como demasiado blanda, demasiado dejada al albur de los acontecimientos. Ser fiel así mismo, a la larga, siempre da resultado, porque cantinflear con las ideas se paga gravemente, como lo ha pagado el PSOK. Pedro Sánchez es muy joven, tiene mucho tiempo por delante para convertirse en ese hombre de Estado que, al parecer, todos los dirigentes socialistas llevan dentro.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 3-2-2015

TURISMO EN MURCIA, REGRESO AL 1983

Martes, 27 enero, 2015

A la consejería de Turismo ha llegado ahora un hombre razonable, mesurado y sin ínfulas de grandeza, Juan Carlos Ruiz, quien se dio cuenta de que una política turística no puede estar cambiando continuamente.

MURCIA COSTA CALIDA IIEn 1983 tuve la fortuna de venir a Murcia a dirigir RNE. Pasaron seis años, incluido el periodo en el que dirigí TVE, en esta Región, hasta que mis jefes decidieron que me fuese a otro sitio. Sí, han pasado veintiséis años y parece que fue ayer cuando yo llegue a Murcia y me llamaba la atención un slogan “Murcia, Costa Cálida”, lo más acertado para esta tierra, y un logo, un sol radiante, que parecía perderse en un azul, rojo, infinito. Pues bien, regresé, por suerte para mí, en el 1997 y el sol había desaparecido, el slogan no existía y comenzaban a surgir campañas extrañas, de muchos millones eso si, que nos hablaban de algo así como Murcia “ no-typical” y no se que otras ocurrencias, a precio de oro. Ocurrencias que alcanzaron su paroxismo en una rueda de prensa en la que el que se suponía que tenia que cantar las alabanzas de ese extraño no typical, Vladimir Karabatic—al que el señor consejero de Turismo de entonces se empeñaba en calificar de eminente antropólogo– confesaba que él, realmente, veraneaba en Ibiza. Vamos, el colmo del despropósito.

MURCIA COSTA CALIDAIIIPasaron las horas, los días, los años y miren por donde nos encontramos en el mismo sitio. Y como deseamos lo mejor para esta tierra, nos alegramos. Y seguramente nos alegramos de manera especial porque en nuestra primera etapa al frente de la dirección de TVE en Murcia tuvimos la oportunidad de ofrecer, a través del centro regional, todos los veranos, un programa que, esta mal que lo digamos pero fue así, nos copiaron en otras televisiones, y que se llamaba Costa Cálida, como no podía ser de otra manera. Un programa que, con las limitaciones de presupuesto que tenia, con las limitaciones de personal que tenia, y con todas las limitaciones del mundo estaba cargado de dignidad y entusiasmo por parte de todos los trabajadores que lo hicieron posible. Pero miren por donde, a la consejería de Turismo de la Región de Murcia llegó, ahora, un hombre razonable, mesurado y sin ínfulas de grandeza, JUAN CARLOS RUIZJuan Carlos Ruiz, que se dio cuenta de que una política turística no puede estar cambiando de mensaje continuamente porque el dichoso mensaje se pierde y decidió que eso de Costa Cálida no estaba tan mal, vamos que era lo normal en un lugar de tanto calor. Y recuperó el mensaje. Y el logo no se atrevió a que fuese al mismo–hubiese sido demasiado– pero casi porque, aunque el actual aparece rodeado del color azul– es normal en alguien del PP– los que hemos cumplido algunos años no podemos dejar de recordar aquel otro sol azul y rojo que alumbraba la Costa Cálida de entonces porque son muy, pero que muy parecidos. Pero como son las cosas, el presidente de la Comunidad Autónoma, presentaba días pasados una campaña de promoción turística—que ya se movía hace años– en colaboración con la Federación Regional de Organizaciones Empresariales de Transporte de Murcia (Froet), que permitirá rotular una veintena de remolques frigoríficos con la imagen de ‘Costa Cálida-Región de Murcia’ y recorrer con ella diferentes países de toda Europa, como si fuese el invento del siglo. Ya ven, algo que funcionaba en el 1983 lo dejaron morir para recuperarlo ahora, en el 2014, con casi el mismo logo y, sin casi, el mismo slogan. Que cosas tienen algunos políticos, no aceptan las herencias pero son tan incapaces de inventarse otras, de parecido éxito, que al final han de regresar a las ideas de aquellos que denostaron. Si en el camino se quedaron cientos de millones, que importa, ellos no lo pagan. Lo pagan unos presupuestos que figuran entre los más deficitarios del Estado. Pero ya ven, al parecer, hemos descubierto el agua caliente porque, el presidente, nos dice que se trata de “una muy buena iniciativa que pone de manifiesto el acierto de la política turística que se está llevando a cabo desde el Gobierno regional”. Vale…tanto rodar y rodar para volver al mismo sitio. Qué mala memoria tienen algunos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 27-1-2015

LA IMAGEN DE LA JUSTICIA

Martes, 20 enero, 2015

Dado que Cámara ha pregonado su inocencia por activa y por pasiva, y no hay por qué no creerlo, ¿no será mejor, para su imagen pública, que dejase transcurrir el proceso con normalidad?

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MURCIAVaya por delante que no me acaba de convencer el término imputado para definir la situación procesal de investigados en los procedimientos judiciales y que preferiría un termino más suave en ese punto del procedimiento porque esa definición hace aparecer a los que lo sufren casi culpables, cuando no siempre es así. Creo, sinceramente, que habría que buscar otra expresión que pareciera lo que en realidad es, una persona de quien existen sospechas de participación en un hecho que reviste caracteres de delito, pero que hasta la celebración del juicio, hasta la completa ejecución de la sentencia esa persona no es culpable. Sí, está incurso en un procedimiento judicial pero no necesariamente es culpable. En algunos casos se sale absuelto pero el daño que se hace tras ese recorrido es ya irreparable, en la mayoría de las ocasiones, y no podemos olvidar que según el artículo 24.2 de la Constitución Española de 1978, todos los españoles tienen derecho a la presunción de inocencia, que se mantiene hasta que haya una sentencia condenatoria: otra cosa son las responsabilidades políticas.

Dicho esto, que alguien se acoja a las prescripción de los supuestos delitos para evitar el procesamiento aun me parece peor, sobre todo cuando de corrupción política se trata, porque aún resuenan en nuestros oídos las grabaciones del llamado Caso Naseiro en Valencia. Grabaciones en las que se escuchaba nítidamente como un conocido político decía cosas tan obscenas como “yo estoy en política para forrarme” y pese a esa desvergüenza no fue juzgado porque se consideró que las llamadas habían sido grabadas ilegalmente, o no se que otros trucos que impidieron que ese astuto político, y otros, comparecieran ante el magistrado para ser juzgados. Trampas legales, ciertamente. Trucos de leguleyos que consiguieron que se diese por zanjado el asunto. Por eso hemos de manifestar nuestra total coincidencia con los jueces decanos de Madrid que recientemente se manifestaron de acuerdo en ampliar, en los casos de corrupción política, el plazo de prescripción de los delitos, así como una agravación de las penas y la introducción de nuevos tipos de delitos relacionados con estas conductas.

Miguel Angel CámaraLos delitos de prevaricación, los delitos de corrupción no deberían prescribir nunca porque los que saben y pueden se buscan mil triquiñuelas, legales es cierto, para evadir la justicia e irse de rositas. Sí, legalmente se puede eternizar un proceso si se tienen los medios necesarios: un buen bufete de abogados y dinero para gastar, porque aunque es cierto que estos confusos caminos de la justicia están abiertos para todos, no todos tienen los medios para eternizar un proceso, para alargarlo eternamente hasta conseguir eso que ahora pretenden los abogados del alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, imputado por corrupción en el caso Umbra, y que no es otra cosa que el juez que lleva el caso, David Castillejos, de por prescrito el delito del que Cámara está imputado en base, entre otras cosas, a que consideran “haber transcurrido el tiempo legalmente establecido al efecto”.

Teniendo en cuenta que el alcalde ha pregonado su inocencia por activa y por pasiva, y no tenemos por qué no creerlo, nos preguntamos si ciertamente no seria mejor, para su imagen publica, que dejase transcurrir el proceso con normalidad y que ante el tribunal demuestre que no tiene nada que ver con lo que se le acusa y salir en loor de multitud por la puerta grande de la honradez. Creo que eso ayudaría mucho a su credibilidad, un tanto puesta en cuestión en los últimos tiempos y es que, nosotros, como se interrogaba al hermano Lobo en las páginas de La Opinión el pasado viernes, también nos preguntamos por las razones que llevan al alcalde de Murcia a solicitar, ahora, la prescripción de los supuestos delitos de los que se le acusa. Lo mejor es que comparezca ante el juez y demuestre su inocencia: ganará la imagen de la justicia.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20-1-2015

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: