CIEZA AL DIA

Me permito recoger un articulo que publicó Cieza al Día, recogiendo una conferencia que tuve el placer de pronunciar  en la sala de actos de Cajamurcia, en esa localidad, a invitación del Foro por el Pensamiento y Dialogo de Cieza.

Alarcón: “La objetividad no existe en el periodismo, pero sí la honestidad intelectual de un profesional”

El primer compromiso ético que un periodista tiene para con su sociedad es el respeto a la verdad. Por ello, ha de defender el derecho a difundir informaciones, investigaciones, críticas y opiniones tratadas con honestidad y éticamente. Pity Alarcón encarna lo mejor del periodismo murciano. Es un ejemplo para todos, empezando por sus propios compañeros.

clip_image002Pity Alarcón y Antonio Gómez

Pity Alarcón puso este jueves una pica a favor de la profesión periodística al defender una herramienta tan básica de este trabajo como es la de contrastar las informaciones. La doctora en Derecho por la Universidad de Las Palmas y licenciada en Ciencias de la Información por la Complutense de Madrid no tuvo reparos en afirmar que “en la actualidad se ha dejado de contrastar las noticias. En caso de conflicto hay que hablar con todas las partes implicadas en una noticia”. Y es que la corrupción del periodismo comienza cuando un informador trabaja de forma permanente y sistemática con una sola fuente de información.

En este sentido, precisó que el Libro de Estilo de El País incluye tres cláusulas que pueden considerarse como de conducta para sus periodistas: “La primera, que los rumores no son noticia; la segunda, que en caso de conflicto hay que escuchar o acudir a las dos partes, y, por último, que los titulares de las informaciones deben responder fielmente al contenido de la noticia. Estas tres reglas, además del uso honesto de las fuentes de información y la separación tajante entre información, opinión y publicidad, forman parte del quehacer periodístico en la redacción de este diario”.

La ponente hizo mantener la atención de los asistentes, pero también reflexionar porque “la libertad de expresión y el derecho a la información son dos principios esenciales para la existencia de la prensa libre, que es una de las instituciones básicas del Estado de Derecho”. En efecto, la actividad del periodista reviste una gran responsabilidad, ya que es ella la que a menudo se convierte en clave, garante y sujeto de la libertad de expresión y de información en una sociedad que es Estado de Derecho democrático. Aún así, la libertad de expresión y de información tiene un límite evidente: los derechos de los demás ciudadanos.

Alarcón reivindicaba el periodismo que “amo”, sintetizado en el prólogo del manual de estilo de El País, escrito por el que fuera su director Joaquín Estefanía: “Los periodistas ejercemos dos derechos esenciales en nombre de la opinión pública. Ello nos obliga ante la sociedad en una medida más amplia que el estricto respeto a las leyes, que debemos acatar como el resto de los ciudadanos. Cuando los periodistas exigimos información en nombre de la opinión pública o criticamos a personas o instituciones de la Administración o de la sociedad civil, contraemos una responsabilidad moral y política, además de jurídica. Es decir, que se puede abusar del derecho a la libertad de expresión o del derecho a la información sin infringir la ley. De vez en cuando, la prensa española ofrece ejemplos que demuestran cómo el periodismo puede ser puesto al servicio de intereses ajenos a los lectores; cómo se desarrollan a la luz pública campañas de opinión que responden a oscuras pugnas financieras o mercantiles; cómo a veces la caza y captura de ciudadanos se disfraza de periodismo de investigación. Convertir los medios en armas del tráfico de influencias al servicio de intereses que no se declaran es una práctica de abuso que crece a la sombra de la libertad”.

No todo son flores para el periodismo. Por más que la periodista murciana nacida en Guadix afirme que “la objetividad no existe esta profesión, pero sí la honestidad intelectual de un profesional”. Sobre la situación actual del periodismo confesó que le preocupa el “rigor en la información”: “No quiero dibujar un panorama sombrío de la prensa, radio y televisión en nuestro país, pero sí es verdad que se está abandonando el rigor en la información”. Y antes de entrar en esta materia, citó a Saramago: “El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio de continuas distracciones y de informaciones insignificantes”.

La exdirectora de Radio Nacional de España y TVE en la Región de Murcia se expresaba así ante más de sesenta personas en el transcurso de la conferencia ‘Ética, medios de comunicación y poder’ que, organizada por el Foro por el Pensamiento y el Diálogo de Cieza, fue presentada por el periodista ciezano Antonio Gómez, licenciado en Filosofía y Letras y master en Periodismo y Comunicación Digital. Se trata de la primera conferencia de la nueva programación de este foro presidido por José Piñera que se ha convertido en una cita indispensable dentro del panorama cultural de la localidad.

Publicado el, 18 de septiembre de 2015 a las 18:33
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: