EL DESPRESTIGIO DE LOS POLITICOS

 

Es difícil sentirte bien como ciudadana cuando la corrupción parece asolar el país donde naciste. Los casos de los ERES falsos, que afecta a la Junta de Andalucía, y los llamados papeles de Barcenas que, al parecer, tocan de pleno al propio presidente Rajoy y a la financiación irregular del PP, el partido en el Gobierno, nos hace sentirnos incómodos en una sociedad que parece no contar con los mecanismos adecuados para evitar que los “listos” hagan parecer tontos al resto de la sociedad.

MAPA DE ESPAÑAEl mapa de la corrupción en España es altamente preocupante porque, en esta vieja piel de toro, no se libra nadie. De Norte a Sur, de Este a Oeste, el tufo a corrupción comienza a ser irrespirable.

Qué envidia sentimos cuando en Alemania, por ejemplo, un Ministro ha de dimitir porque se ha detectado que, hace años, copio parte de su tesis doctoral. O cuando en Inglaterra, otro ha de hacerlo también por no se que de una multa de tráfico o en Francia un tercero porque se pasó de listo en eso de engañar a los ciudadanos. Sí, qué envidia nos producen las sociedades que cuentan con los mecanismos adecuados para detectar la corrupción, pero sobre todo, que frustración sentimos cuando comprobamos que aquí estamos muy lejos de reaccionar igual.

CONGRESOAquí no dimite ningún supuesto servidor publico, basándose en eso tan manido del respeto a la “presunción de inocencia”, porque sí, hay que presuponerlo, pero alguna vea deberían darse cuenta de que un político tiene la obligación, no solamente de ser honesto, ha de parecerlo también, y cuando comienza a no parecerlo debería tener la dignidad de dejar su puesto para dignificarlo.

La sociedad, en estos momentos, tiene nula confianza en los políticos, hasta el punto de que en las encuestas esta desconfianza aparece en los primeros puestos como motivo de preocupación de los españoles, y esto es lo preocupante. Ante los ojos de los ciudadanos todos los políticos son iguales, pero no, la mayoría de ellos están muy lejos de ser corruptos, pero no están cumpliendo con la responsabilidad que tienen de expulsar de sus filas a los que enfangan la vida pública.

CONGRESOSin políticos nos hay democracia, sin ellos solamente pueden existir las dictaduras y nosotros queremos vivir en un Estado de Derecho. Los necesitamos, como también necesitamos que actúen enérgicamente para recuperar el prestigio que nunca debieron perder.

Publicado en Wadi-As, de Guadix, el 13-7-2013
Anuncios

Una respuesta a EL DESPRESTIGIO DE LOS POLITICOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: