DE QUÉ SE RÍE CAMPS

 

Oyendo en la reproducción de las cintas decir al ex President Camps eso de “tenemos que hablar de lo nuestro, que es muy bonito”, en el contexto de una conversación con el rumboso “bigotes” ya nos creemos todo

CAMPS Y EL BIGOTESCasi todos los medios de comunicación, audiovisuales y escritos, han publicado imágenes del ex presidente valenciano Francisco Camps durante el desarrollo del juicio en el que están encausados él y Ricardo Costa. Juicio en el que el que se pone de relieve la forma en la que ambos aceptan, con total naturalidad, regalos fuera de la normalidad, del más mínimo decoro.

En una foto publicada por LA OPINIÓN, días pasados, el ínclito Campas, figura tras la imagen de su abogado—esta aparece un tanto difuminada—con una cara y una sonrisa que no sabemos como definir: o de un cinismo que espanta o de un autismo que asusta más en quien ha gobernado una de las más importante comunidades de este país. Claro que teniendo en cuenta como la ha dejado, las cosas que este buen hombre ha hecho en la administración de la misma, ya nos creemos todo. Sí, nos creemos que su sonrisa, un tanto bobalicona, sea la de una persona que es consciente de lo que está pasando, pero que es tan simple que ver pasar ante sus ojos y oídos declaraciones que le ponen como mínimo en evidencia, le hacen gracia. Incluso al salir de la sesión se permite decir antes los informadores no se que de “el globo se ha desinflado” y algunas cuantas simplezas más.

Cuando escribo este articulo ya se han publicado en todos los medios de comunicación, el contenido de las cintas en las que aparecen las voces de Francisco Camps y de su mujer en conversaciones con Álvaro Pérez, “el bigotes” en las que se hacían referencia a los regalos que este le enviaba a la pareja. Regalos tan importantes, deberían ser, que hacen que la voz de la mujer de Camps aparezca un tanto violenta ante lo que considera una desmesura de regalo.

La fiscal decidió que no aparecieran todas las grabaciones—seguramente sintió pudor—pero fue suficiente para comprobar el grado de horterada de las mismas. Porque ya hay que serlo para, como en el caso de Ricardo Costa, ponerse en evidencia pidiendo al tal bigotes que le consiguiera 100 gramos de Caviar para la cena de nochebuena. Que digo yo que también se puede ser hortera pidiendo caviar, auque si, hemos de reconocer que queda más epatante que solicitar chorizo, pongamos por caso.

Sinceramente, oyendo en la reproducción de las cintas decir al ex President Camps eso de “tenemos que hablar de lo nuestro, que es muy bonito”, en el contexto de una conversación con el rumboso “bigotes” ya nos creemos todo. Incluso haciendo un esfuerzo podemos llegar a comprender esa sonrisa, de no sabemos qué, con la que aparece el señor Camps durante el desarrollo de su juicio.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 17-1-2012
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: