LUCÍA LÓPEZ FERRÁNDIZ. PRIMERA MONTAÑERA MURCIANA EN CORONAR UN OCHOMIL SIN SHERPA Y SIN OXÍGENO.

SIN SHERPA Y SIN OXÍGENO

Tiene la sonrisa fácil y unos ojos de mirada limpia, sin artificio. Una mirada decidida en la que se atisba la búsqueda de un mundo en el que ella cree; el del contacto con la naturaleza. Son 23 años ilusionados en conseguir una unión perfecta con la montaña, algo que descubrió cuando llegó como voluntaria a Protección Civil, del Ayuntamiento de Murcia, cuando solamente tenía 16 años porque, nos dice, siempre le atrajo el mundo de las emergencias, la acción de los bomberos: “También descubrí aquí, en protección civil la atención sanitaria, por eso curso enfermería. El ayudar me gusta mucho”. Una atracción que la hace pensar en realizar un Master en Medicina de Urgencia en Montaña en la Universidad de Zaragoza porque piensa que es la mejor manera de ganarse la vida en un futuro; en contacto con la montaña, un amor al que ya no podrá renunciar.

Pero mientras eso llega; desde que descubriese las emociones que puede depararle el montañismo, ha escalado, en solitario, las cumbres más emblemáticas de los Alpes. Ha coronado la montaña más alta del mundo fuera de Asia; el Aconcagua de 7.000 metros, habiendo disfrutado de la emoción de ascender por las cumbres de los Andes, y coronar el Himalaya, convirtiéndose en la primera murciana en conseguir un ochomil sin sherpa y sin oxígeno. Pero ella se niega a presentarse como una mujer especial y así, como quitándose importancia, nos cuenta que eso de “sin sherpa” fue una cuestión de tipo económico: “El año pasado si lo llevé, este año no me lo podía permitir y como conocía la montaña y me sentía preparada me anime para hacerlo sin sherpa. Y sobre lo del oxígeno, a mí me parece que la montaña hay que subirla de manera natural”.

La charla tiene lugar en Protección Civil, donde pertenece al grupo de rescate. Es por la mañana y bajo la atenta mirada de Paolo–el coordinador de sus expediciones– sin prisas, vamos conociendo los secretos de esas montañas a las que ella asciende para experimentar emociones difíciles de definir: “Hay gente que se queda en el camino, es durísimo, pero cuando llegas todo lo das por bien empleado, aunque este año ha sido especialmente duro. He perdido a un compañero muy cercano, he visto como caía otro y si, es muy duro psicológicamente pero cuando me encontraba en la cumbre del Himalaya se lo dedique a mis compañeros, a los que se quedaron en el camino, y fue un momento maravilloso”. Sí, es inevitable hablar de los peligros que esconde un deporte de riesgo como el suyo, pero nos da una lección de temple impropia de su edad: “Yo creo que he aprendido a escuchar mi cuerpo. Se donde está mi límite. De hecho el año pasado llegué a ese límite. Llegue a ocho mil cuarenta y nueve, me quedaban apenas unos 52 metros para hacer cumbre y me di cuenta de que si daba un paso más hacia arriba no seria capaz de bajar”. Y descendió, añade, casi quedándose dormida, vomitando a cada paso. Fue una experiencia, nos dice, que le sirvió para ser consciente de donde está su límite pero, nos dice con cara de satisfacción, este año si ha llegado a coronar ese Himalaya que es un auténtico desafío. Claro que con solo 23 años tiene otros muchos desafíos porque hay un largo camino por recorrer, como por ejemplo, acometer la subida al Everest, en primavera, que ella llama Everest 2012: “Quiero hacerlo, quiero irme. Vamos que me voy”, nos dice con determinación y una sonrisa amplia para quitarle gravedad a su aserto.

Y si, esta vez subirá con sherpa porque, nos dice, al Everest hay que tomárselo muy en serio, Así es que irá allí sola, contratará el sherpa se unirá a un grupo y “para arriba”, nos dice, esta montañera murciana que confiesa admirar profundamente a la francesa Catherine Destivelle–la primera mujer que en 1992 completo un ascenso en solitario a la cara norte del Eiger, en invierno, en 17 horas–, y ser más de Mallory que de Hillary, seguramente porque su vena romántica emerge casi sin pretenderlo al imaginar que Mallory–que desapareció en el Everest a más de 8000 metros en la cara noreste de la montaña– efectivamente dejó la foto de su mujer, en la cumbre, como había prometido al emprender la aventura.

La montaña se ha convertido en lo más importante de su vida, y se le nota. Una montaña que ha dejado en su retina los paisajes más extraordinarios: “El que tengo grabado a fuego es la cumbre del Cho Oyu, la sexta montaña más elevada del mundo, en el Himalaya. Es el ultimo que he subido, el ochomil”. La emoción de ver el Everest desde la cumbre del Cho Oyu es imposible de explicar, nos dice.

Se queda pensativa y respetamos un silencio que parece eterno. Ama la montaña y todo lo que ella le ha enseñado, como el descubrimiento de un sentido de la amistad especial al depender unos de otros, al necesitarse mutuamente. Y recuerda con especial cariño a dos montañeros argentinos que hicieron cumbre con ella en el Aconcagua: “Nos escribimos, nos llamamos por teléfono… fue una experiencia dura. Todo el mundo se estaba dando la vuelta y nosotros tres nos juntamos e hicimos equipo. Fuimos caminando uno tras del otro, animándonos mutuamente, con un frío tremendo: desde entonces somos hermanos” Esto ultimo lo dice con firmeza ella, una hija única que habla de sus abuelos con adoración porque, aunque no comprenden mucho su amor por la montaña si encuentra, sobre todo en su abuela, una ayuda inestimable con sus rezos cuando decide que ya está bien de ciudad y se lanza a descubrir otros mundos mucho más altos. Aunque siempre los está buscando porque cuando no está en la montaña está entrenándose o leyendo a Messner que es otra forma de estar en ella. Ahora su sueño es intentar la subida al Everest sin oxígeno. Y lo conseguirá.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 1-12-2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: