LA COMUNIDAD Y SUS MECANISMOS DE CONTROL

MARIA ANGELES PALACIOSLa Opinión, ha venido informando puntualmente de los graves problemas que afectan al hospital universitario Los Arcos del Mar Menor. Problemas tan graves que se ha tenido que proceder al cierre de diez de los once quirófanos del centro, en una decisión tomada el pasado 27 de mayo. Es decir, un hospital que ha de atender a pacientes de los municipios de Los Alcázares, San Javier, Torre Pacheco y San Pedro del Pinatar solamente cuenta con un quirófano.

Los motivos aducidos por la dirección del centro para tomar esta drástica y necesaria medida, al parecer, han sido las filtraciones de humedad que se están produciendo. Una cuestión de humedades que impide el normal desarrollo de las operaciones programadas porque, el problema parece ser tan grave, que se están efectuando controles exhaustivos para evitar la proliferación de agentes patógenos y de hongos que pueden afectar a la salud de los pacientes.

Al parecer, las humedades están provocadas por el deficiente funcionamiento del aire condicionado o, dicen también, puede ser que ocurra por la deficiente actividad de las máquinas que se encargan de ventilar y eliminar la humedad de los quirófanos.

Y todos estos problemas podríamos llegar a comprenderlos; algo difícil cuando se trata de la salud pública, si el susodicho hospital llevase construido años y años. Pero no, el hospital del que hablamos se inauguró apenas hace tres meses. Nos parece ciertamente tiempo insuficiente como para que ya le lluevan las goteras. Y el tema es lo suficientemente grave como para que alguien de la consejería de Sanidad; la Consejera por ejemplo, hubiese salido ya a dar una razonable explicación a tamaño hecho. No estamos hablando de que se flagele públicamente o deje aflorar un sentimiento de culpa que no esperamos. Decimos solamente que la administración debería de tener la sana costumbre de ofrecer explicaciones cuando cosas como esta ocurren. Dar explicaciones a los ciudadanos y, de paso, exigir responsabilidades a la empresa constructora del hospital que, por lo que se ve, ha llevado a cabo una auténtica chapuza.

Cuando estas cosas pasan, nos preguntamos si la Comunidad cuanta con los suficientes mecanismos de inspección, de control, de los establecimientos públicos antes de inaugurarlos a bombo y platillo y hacer el ridículo que se está haciendo ahora con un hospital que, a los tres meses de ser inaugurado, ya ha de cerrar sus quirófanos ante el temor, nos dicen, de que el material eléctrico origine alguna descarga que afecte a los pacientes y a los facultativos. ¿O no se tienen estos sistemas de control?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11-6-2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: