EL GOBIERNO DEBE APRENDER LA LECCIÓN

RODRIGUEZ ZAPATEROEn su comparecencia ante los medios de comunicación la noche electoral, el presidente Rodríguez Zapatero vino a decir que el partido socialista había pagado en las urnas el resultado de la crisis económica.

Y nos gustó que fuese el quien pasara ese mal trago, que admitiese la derrota sin paliativos y que reconociese la victoria indiscutible del PP en las urnas porque, por primera vez, se hacia un balance electoral en el que claramente unos perdían y otros ganaban—ya saben que normalmente todos ganan–, pero lo que no dijo el presidente, seguramente no era el momento, es que las elecciones las han perdido los socialistas, de esta manera, no tanto por la crisis y si por la manera de afrontarla.

La crisis ha sido gestionada por el gobierno de la nación como lo hubiese hecho un partido de derechas y los electorales le han venido a decir que, si tienen que soportar políticas conservadoras, prefieren votar el original porque, a los socialistas, a Rodríguez Zapatero, se le votó por su discurso socialdemócrata, por su acción en la primera legislatura. El bandazo dado desde que emergió la crisis ha hecho que su política se desvíe tanto de sus principios que nadie la reconoce.

Se nos puede decir que el Gobiernos se vio obligado, empujado por los mercados y por la UE, a situarse en posiciones muy alejadas de su ideario—castigando a los débiles más que a los poderosos–, pero creo que algo más se podría haber hecho para que la ciudadanía pudiese percibir mensajes alejados del conservadurismo y más próximos a la ideología socialista. Por ejemplo, si se hubiese producido una subida de impuestos hacia los más ricos y no una congelación de pensiones, pongamos por caso porque, la sensación que ha dejado todo esto en el electorado de izquierdas es que, en esta crisis, no se ha tenido en cuenta la doctrina socialdemócrata que propugna “que paguen más los que más tengan”. Y el ciudadano no ha tenido la sensación en la gestión de esta crisis de que esto estuviese sucediendo, sobre todo cuando se daban a conocer los obscenos sueldos de algunos ejecutivos de empresas y bancos españoles y la respuesta del Gobierno, lejos de escandalizarse, era de un silencio casi cómplice. Algo realmente incomprensible para los muchos desempleados.

Dirigentes socialistas hablan de necesidad de reflexión y debate ideológico. Pero creo que esto es tan sencillo como que el PSOE vuelva a sus orígenes, los de la socialdemocracia que parece haber abandonado. O esa es la sensación que tiene el ciudadano, que viene a ser igual.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 28-5-2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: