LAS MASCOTAS, SUS DUEÑOS

PERRO PASTOR ALEMANLa portada de La Opinión, del pasado jueves nos ofrecía la imagen de la desolación, de la tristeza más profunda. En ella aparecía el niño atacado por un perro, en Cieza, un pastor alemán que, al parecer, no llevaba microchip y que le produjo graves heridas que le obligan a estar hospitalizado. Al lado de su cama, su padre le mira con una mirada mezcla de tristeza y esperanza y si me apuran de incomprensión hacia algo que no debería de ocurrir.

El perro, que sale también en la información de las páginas interiores del periódico, se muestra en la sociedad Protectora de animales, de Cieza, aislado tras unas rejas con buen aspecto. Es decir, no tiene pinta de ser un perro abandonado, sobre todo porque los perros con pedigrí y este lo tiene, no acostumbran a ser abandonados, tenga chips o no. Estoy convencida de que tiene dueño y que ante el panorama-si no tiene chips tampoco lo tendrá vacunado-opta por el silencio, con la complicidad de algunos vecinos, que de todo hay. Una manera incívica de proceder que se da mucho y en mucha gente para quien el cumplimiento de las normas están para cumplirlas, o no, y en muchos casos es que no, sobre todo cuando de tener perro se trata.

El ser humano ha nacido para vivir en comunidad e, invariablemente, esa vida en comunidad se convierte en una parte vital de nuestra existencia. Pero esa vida en comunidad exige un comportamiento cívico que no todo el mundo sabe cumplir. Un comportamiento que ha de llevarnos al respeto de los demás, a seguir unas normas que son las que hacen que la sociedad camine armónicamente. Todo lo armónicamente que algunos le permiten.

Las grandes urbes-Madrid, por ejemplo-que para muchos de los que vivimos en ciudades más pequeñas son todo eso que no queremos soportar en nuestra vida diaria, se convierten en un ejemplo de comportamiento cívico de sus vecinos cuando de sus mascotas se trata. Allí, los ciudadanos dueños de perros salen a la calle a pasearlos previstos de bolsas de plástico para recoger los excrementos de sus mascotas y depositarlos en el contenedlo más cercano. Un ejemplo de civismo del que deberían de aprender casi todos los propietarios de perros de Murcia que desconocen eso que se llama vivir en comunidad, que creen que la calle les pertenece y que dejan las aceras del municipio, como un ejemplo de lo que no debe de ser. Tener una mascota esta muy bien, pero hay unas mínimas normas de comportamiento que hay que respetar. Sí, tener una mascota está bien, lo que no está bien es no saber tenerla.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 2-4-2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: