MONSEÑOR JOSÉ MANUEL LORCA PLANES, OBISPO DE LA DIOCESIS DE CARTAGENA

CON LOS OJOS ABIERTOS AL MUNDO

JOSE MANUEL LORCA OBISPO DE CARTAGENAEs por la mañana y aparece con puntualidad exquisita en el salón en el que le esperamos, en un día soleado. La luz entra a raudales por los balcones del palacio episcopal creando una acogedora atmósfera para una charla que nos ha gustado mantener porque nuestro interlocutor posee una agradable sonrisa, mira a los ojos cuando habla y lo hace con un discurso sencillo y creíble, alejado del maniqueísmo que a veces reprochamos a determinados órganos eclesiásticos.

Posee un cierto aire de deportista así es que no nos extraña cuando, a lo largo de la charla, descubrimos que, de entre sus actividades en el seminario, se encontraba la práctica del baloncesto, como fórmula ideal para descubrir las sensaciones que se experimentan al trabajar en equipo, los valores que se transmiten cuando esto ocurre. Valores que defiende con calor porque, a lo largo de nuestra conversación, siempre ha estado presente el agradecimiento que siente hacia sus colaboradores de ahora, hacia aquellos que, en algún momento de su vida, le transmitieron enseñanzas como, por ejemplo, Mons. Javier Azagra, del que fue secretario. Un tiempo que, nos dice, le permitió conocer el funcionamiento de la Diócesis, junto a una intensa actividad en la misma que le llevó a Totana, Lorca, Cartagena-fue Rector del Seminario mayor y menor-y Murcia, entre otros lugares, así es que damos por supuesto que su vocación sacerdotal nacería casi en su niñez. Pero nos equivocamos porque, nos dice categóricamente que no recuerda en su niñez tener deseos de dedicarse al sacerdocio, que de pequeño eso no estaba en el horizonte de su vida, aunque recuerda que acudía todos los domingos y días de fiesta a misa en compañía de sus abuelos, de su madre, vestidos de domingo. Una misa a las seis de la mañana donde acudía toda la gente de la huerta, gente trabajadora: “Mi inquietud por la cuestión del sacerdocio se produce en el contacto con los jesuitas. En las escuelas profesionales de San Jerónimo. En los Jerónimos”.

Y sí, el tenia la intención de marchar a Madrid porque había decidido ser Jesuita, pero por el camino, en ese periodo de replanteamiento de su vida-tenia ya 14 años–se encontró con el padre Joseico, que era párroco de su pueblo, Espinardo: “Su orientación me llevó a entrar, primero al Seminario menor y más tarde al mayor. Una etapa de mi vida que me permitió ir descubriendo virtudes que uno lleva dentro y que se agudizan en el contacto con otros. Éramos casi trescientos y hacíamos todo tipo de actividades, que te servían para explorar y desarrollar cualidades que incluso ni imaginabas. Fue un tiempo maravilloso”.

No nos parece un hombre que haya pasado algún tipo de trauma. Recuerda su vida con felicidad, desde esa infancia que transcurrió en compañía de una familia que le hacia sentirse protegido, con unos amigos que compartían sus sueños, en una escuela de”las niñas con las niñas y los niños con los niños” y donde un crío de la huerta, nos dice, atravesaba los bancales a través de una naturaleza exuberante para ir al colegio, en una vida sencilla y bucólica.

Y de esa vida sencilla a este dirigir una diócesis del siglo XXI, donde los creyentes se hacen muchas más preguntas que antes, porque el sentido crítico ha aumentado y la Iglesia, le decimos, ha de hacer un esfuerzo de adaptación a los tiempos, pero no, el no cree que sea así porque con firmeza nos apunta que la iglesia está dentro de nuestro tiempo, que no tiene que hacer ningún esfuerzo de adaptación porque la realidad social y la del creyente, no son dos realidades distintas o yuxtapuestas, sino que el creyente de hoy es el hombre que está viviendo en esta sociedad concreta: “Un creyente de hoy no es un hombre que se cruce de brazos ante lo que ocurre sino un hombre que participa. Un creyente ha de participar en la educación de sus hijos y trabajar por eso, cooperando en los centros de una manera activa. Tiene que estar también en la política, en la cultura. Tiene que colaborar activamente porque la sociedad es cosa de todos”.

Antes de mantener esta charla tenia una cierta reserva. Ya saben, te cuestionas si se sentirá cómodo en las preguntas y si alguna de ellas puede llegar a molestarle. Pero no, no ha sido así, porque no es un hombre que de vueltas a la hora de contestar a temas que puedan resultarle más o menos agradables, como cuando le exponemos si la Iglesia Católica se pregunta los motivos por los que cada vez hay menos vocaciones y, por el contrario, se asiste al crecimiento de otras religiones: “Claro que hay reflexiones sobre esto y otras cosas. Y claro que esto no pasa desapercibido, porque las personas que vivimos una experiencia de fe, tenemos que estar con los ojos muy abiertos y ver porqué suceden estas cosas y es que el cristiano tiene que tomar conciencia de cual es su papel. Un cristiano es una persona que debe colaborar con los cinco sentidos en la transformación de este mundo que tenemos según el proyecto de Dios, el plan de Dios”. Y de entre esos cristianos destaca a los hombres y mujeres voluntarios que trabajan en la diócesis y que dedican su tiempo, por ejemplo, a Cáritas: “Hemos detectado que muchas personas se han acercado a Dios en esta dimensión e incluso personas que aun no siendo creyentes se están acercando a esta labor solidaria. Como yo creo que el amor siempre acerca a Dios, es una oportunidad también para que puedan ver que el rostro de Dios no es extraño a una persona que ama”.

Le oímos atentamente en el relato de sus principales preocupaciones, como en ese deseo de potenciar al máximo los valores de la familia porque, nos dice, la familia es la mejor escuela de la vida: “De la familia es de donde proceden todos los valores que nos sostienen, de donde nace una sociedad más sana”.

Publicado en La Opinión, de Murcia el 24-2-2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: