ANDRÉS PACHECO, PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE MURCIA

O JUEZ O NADA

ANDRES PACHECO En su despacho hay colgada una leyenda que dice: “Se prohíbe mentir sin necesidad”. Es como una declaración de intenciones o un exponente de un acusado sentido del humor del que hace gala a lo largo de la charla. Un sentido del humor inteligente, ese que permite reírse de uno mismo. Y el lo practica, lo que nos hace pensar que la Audiencia está en buenas manos porque una persona así se encuentra más cerca de los ciudadanos y es que, a veces, tenemos la sensación de que la justicia está un tanto alejada de la realidad, demasiado subida en su propio pedestal, algo que no percibimos en nuestro interlocutor. Un interlocutor que recuerda su niñez, en Lorca donde nació en una familia de funcionarios, unida indisolublemente a su hermano mellizo con el que compartía todo en una población, nos dice, que era grande para pueblo y pequeña para ciudad pero en la que todos los chicos se conocían, quizás porque todos terminaban asistiendo al mismo instituto.

Sobre la mesa publicaciones que nos hablan de la Ley Orgánica del Poder Judicial, la Ley de Enjuiciamiento Civil, las Leyes Hipotecarias, entre otros legajos que nos hace preguntarnos si siempre quiso ser juez y sí, nos asegura que nunca pensó en hacer otra cosa: “Seguramente no seré el mejor juez pero si soy muy juez, porque tengo muy asumido lo que es la esencia de esta profesión y procuro adaptar mi actuación profesional a esa esencia”. Sí, siempre quiso ser juez tanto que nos dice categóricamente que si volviese a nacer volvería a serlo, aunque reconoce que ha procurado quitarles las ganas a sus dos hijas, así es que una ha terminado relacionada con la justicia, sí, pero en su condición de abogada y otra ha comenzado Farmacia. Y se justifica en que “es una profesión dura, incómoda, muy desagradable a veces, muy incomprendida siempre”, pero tan bonita, añade, que no la cambiaria por nada.

Le oímos con atención. Le gusta su trabajo, lo siente. Tanto que no tuvo inconveniente en pasarse algunos años ocupándose de su tesis doctoral que trata sobre la Ley Concursal y es que, nos dice, no se considera un especialista pero si un entusiasta del Derecho Concursal: “Desde antes de hacerse la Ley yo estaba pendiente de eso. La ejecución colectiva me gusta mucho porque es un procedimiento en el que se ven afectados intereses muy grandes, entre muchas personas distintas, y en este país normalmente esos intereses al final perecían en el procedimiento y nadie resultaba beneficiado. Me supuso una enorme satisfacción personal después de ocho largos años trabajando en ella”.

Nos interesamos por el funcionamiento de la Audiencia, por algunos casos que pasan por ella, por la manera de enfocarlos. Y hablamos de las miserias humanas que un juez ha de analizar día a día. Nuestra curiosidad nos lleva a intentar saber si es posible acostumbrarse a todo eso. Si es fácil abstraerse, si se toman decisiones sabiendo que quizás no sean justas y nos mira, lo piensa un poco y nos dice que más que abstracción es un distanciamiento de las cosas porque de otra manera no se podría juzgar. Incluso cuando, pongamos por caso, se ha de pronunciar sobre un tema por violación y el magistrado tiene la convicción, ética y moral, de que se ha producido dicha violación, de que el acusado es culpable, pero no se puede demostrar porque no hay pruebas suficientes como para condenarlo “y debes de absorber a esa persona, en cumplimiento de la Ley cuando tienes la certeza de que cometió el delito, pero tienes que hacerlo y tienes que olvidarte porque si no fuese así no podrías vivir, no es posible, ni seria sano implicarse en cada caso”.

Hablar con el de justicia es aprender y como siempre nos entusiasmó el derecho, como los, o las periodistas, cuando hablamos con jueces inevitablemente hacemos incursiones en eso de: si hay una justicia para ricos y otra para pobres, si la justicia está politizada…, yo también caigo en la tentación y el se arma de paciencia franciscana para decirnos que sí, que aunque se han activado mecanismos como el de la justicia gratuita y el turno de oficio para procurar que todo el mundo tenga una defensa, lo cierto es que el que tiene medios para alargar los procedimientos, para dilatarlos en el tiempo, para al final “si me han condenado pido un indulto, si no me han dado el indulto me voy al amparo, si no me voy a Estrasburgo…pues algunos lo consiguen, pero mala gestión hemos hecho si al final va a ser lo mismo”. Ciertamente nos dice, es una disfunción del sistema que en realidad está enfocado para que la justicia sea igual para todos.

Y no, nos dice rotundamente, la justicia no está politizada, si acaso lo que está politizado es el gobierno de la justicia, el Consejo General del Poder judicial, porque si los partidos políticos deciden la composición del mismo-algo que no estaba contemplado en un principio en la Constitución pero que fue bendecido por el Tribunal Constitucional-, es inevitable que las decisiones de este organismo estén contaminadas por el color de los partidos que eligen a sus miembros. Esa politización, de existir, existiría en cuanto al gobierno de la justicia, pero no a la justicia. Los jueces, nos dice, cuando se ponen a resolver, cuando se disponen a juzgar son absolutamente independientes de cualquier poder del Estado, “tras 32 años en esto debo de decir que nunca nadie me llamó para intentar influir en mis decisiones”. Decisiones que, en su caso, van acompañadas de música porque nos confiesa su amor por la Opera y la música clásica en general.

Una última mirada a su despacho nos permite descubrir su afición por los coches en miniatura, y junto a esta afición, su gusto por la lectura de la novela histórica, del ensayo, de la poesía de Antonio Machado, de Kavafis, pero sobre todo de Miguel Hernández, al que considera un inmenso poeta.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 27-1-2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: