PEDRO LEÓN Y LA SENSATEZ

PEDRO LEON Hace Tiempo, en esta misma sección, hablábamos de futbol. De los sentimientos que este provoca y veníamos a decir, más o menos, que sentir y razonar al mismo tiempo es sumamente difícil cuando se trata de fútbol porque es un sentimiento especial imposible de comprender para los que no han experimentado nunca la emoción que genera el amor a unos colores. Y llegábamos a la conclusión de que el hombre más inteligente y sosegado en su vida normal, será incapaz de actuar de la misma manera cuando se trate de defender a su equipo porque la sabiduría que, en circunstancias normales, mostrará ante cualquier interlocutor desaparecerá cuando tenga que manifestar sus sentimientos hacia lo que realmente es importante: su equipo. Así es que concluíamos en que cuando hablamos de futbol estamos haciéndolo de algo realmente serio para gran parte de los ciudadanos que, cuando hablan de su equipo, están transmitiendo una suerte de emociones difíciles de entender por el resto de los mortales.

Y aunque comprendíamos y comprendemos estos sentimientos el “caso Pedro León”- ese jugador del Real Madrid que, de alguna manera, fue llamado a capítulo por el entrenador Mouriño porque, al parecer, no había respetado sus decisiones- ha conseguido hacernos pensar sobre los límites que es necesario aplicar a cualquier tipo de reacción para que esta no aparezca extemporánea, inapropiada, inoportuna, que es lo que nos parecieron algunas actitudes que negaban el derecho de un entrenador a decidir si un jugador ha de disputar un determinado partido. Si considera que ha de llamarle la atención porque, según su criterio, no cumple con las instrucciones dadas y si, porque lo estima así, el jugador deberá descansar durante algunos partidos para que comprenda que un entrenador es el que lleva las riendas del equipo.

Pedro León, el jugador en cuestión, en unas declaraciones publicadas en este periódico el pasado miércoles. ha dado una gran prueba de madurez y de sentido común al reconocer que no cumplió las órdenes tácticas que ante el Levante su entrenador le había dado, para añadir que fue el primero en conocer las razones de su ausencia en las siguientes convocatorias del equipo. Ha venido a decir; traducido libremente, que todo tiene una razón, que respeta a su entrenador y que se ha sacado el tema de madre. Tan de madre, que hasta se publicó que “el alcalde de Mula, Diego Cervantes, afirmó que estaba dispuesto a viajar a Madrid para hablar con el técnico blanco”. Pues menos mal que el tema, al parecer, se ha solucionado porque, sinceramente, no puedo imaginarme a Diego Cervantes; ni a ningún otro alcalde, interpretando ese papel.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-10-2010
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: