MANUEL LÓPEZ BERNAL FISCAL JEFE TSJ MURCIA

LA VOLUNTAD DE SER LIBRE

1U2O0165 La charla la mantenemos en su despacho oficial. Decoración de una gran austeridad y predominio de la madera que produce un marcado aire de severidad, mitigado por una buscada personalización del mismo con dos reproducciones de cuadros de Chillida. Un equipo de sonido que le pone en contacto con el mundo a través de la radio– se declara un apasionado de este medio– y gesto cordial y cercano, que agudiza esa medio sonrisa muy habitual en este madrileño de familia murciana, excepto una bisabuela inglesa que, le bromeamos sobre los genes, dejó en el un visible aire de profesor inglés; piel extremadamente blanca, ojos claros y un aire de cierto distanciamiento de las cosas. A todo esto se une el sombrero claro que le acompaña, seguramente para evitar esos rayos solares murcianos no fácilmente soportables para los hijos de la “Pérfida Albión”. Así es que este tema es un buen pretexto para iniciar la conversación y con un evidente sentido del humor nos cuenta que de niño fue un pelín tardón en eso de hablar, por lo que sus padres creían que tenia algún problema hasta que un médico les sacó de su error asegurándoles que al niño no le ocurría nada que simplemente, no tenia ganas de hacerlo, que estaba muy bien en su mutismo circunstancial.

Ahora, de mayor, continúa sin ser muy parlanchín. Sus contestaciones son cortas, no se pierde en divagaciones. Y tenemos la sensación de que no le gusta el protagonismo, de que prefiere pasar desapercibido, aunque entiende que su profesión y su puesto de Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Murcia demanda, a veces, una cierta exposición mediática que, intuimos, no le hace sentirse especialmente cómodo. Quizás porque a él, lo que realmente le hace sentirse bien es salir al campo a caminar, estar en su casa con su mujer y su hija, leer todos los confidenciales por Internet, charlar con los amigos y escribir. Y si en la adolescencia escribía poesía, ahora está inmerso en una autobiografía crítica novelada, con vocación de publicación nos dice, y que ha impuesto como obligación de lectura a sus amigos, cuando van a su casa, nos dice socarronamente.

Su tono de voz es quedo, no parece alguien que quiera molestar. Antes al contrario, es fácil creerle cuando nos dice que es duro ser fiscal, que conforme pasa el tiempo más le cuesta acusar, porque se da cuenta de lo que esto supone en la vida de la gente, de lo que significa: “Es una responsabilidad muy seria. Por otra parte, yo tengo muy claro que los delincuentes no son nuestros enemigos. Hay una visión un tanto estereotipada del fiscal y no se ve una parte importantísima de nuestra labor y es que el fiscal también defiende cuando pide sobreseer una causa, porque entiende que no hay pruebas suficientes para la acusación”.

La justicia es un tema que siempre nos pareció fascinante y por la que confesamos nuestra absoluta admiración y aprovechamos la oportunidad que esta charla nos brinda para conocer más de ella, para saber de sus entresijos, para intentar descubrir; por qué no, hasta que punto un Fiscal Jefe puede sentirse totalmente libre con tanto ruido como la justicia tiene últimamente alrededor, con tantas presiones, enmascaradas o no, que sufren diariamente; tanto fiscales como jueces, a través de los medios, a través de los partidos políticos, a través de la opinión publica que estos saben mover a voluntad. Ninguna interrogante nuestra queda sin contestar y con rotundidad nos dice que se siente libre totalmente y nos cuenta una narración Zen—ya intuíamos que su aparente tranquilidad, esa que transmite, tenia una razón de ser—que viene a decir algo así como que para sentirse libre una persona tiene que querer ser libre y el quiere serlo y jamás admitiría presiones de nadie: “Como soy bastante transparente y la gente que me conoce sabe que conmigo es imposible, lo cierto es que nunca han intentado presionarme, y desde luego daría igual porque no lo conseguirían. Ni conmigo ni con mis compañeros de fiscalía, pero es que tampoco se han producido presiones”, aunque nos acepta sonriente que malas miradas, alguna que otra, si ha tenido que soportar y aunque confiesa que el admite la crítica no puede estar de acuerdo con el ataque sin sentido a la justicia, que algunos practican: “Ya estuvimos durante cuarenta años sin instituciones libres y hay que defenderlas. Las criticas las acepto sí, pero lo que no me parece de recibo son los ataques a la justicia por razones espúreas”.

La conversación es muy enriquecedora para nosotros. Los temas fluyen con naturalidad y vamos descubriendo muchas cosas sobre lo que el piensa de este trabajo suyo que ocupa todo su tiempo, que le roba el que necesitaría para escribir, y casi se ruboriza cuando le decimos que nos cuentan, aquellos que le conocen bien, que es buena persona y casi parece pedir perdón cuando se ve obligado a contestar, pero categóricamente afirma que sí lo es porque, conscientemente, nunca hizo mal a nadie y porque cree en esos valores que le transmitieron de pequeñito: la honradez, el cumplimiento de las obligaciones, la verdad, el honor. Seguramente por todo ello, nos confiesa, sí le afecta lo que puedan decir de el porque, sencillamente, no puede “pasar” de las cosas. Y seguramente, porque su única hija no tiene que sufrir esos malos ratos el está contento de que no haya seguido su estela profesional y se dedique a la practica de la psicología, una profesión por la que muestra admiración y es que, afirma, la asignatura de psicología debería estar incorporada al temario de los fiscales porque entiende que cuanto más tengan estos de psicólogos mejor.

Es mediodía. La charla nos ha servido también para descubrir que, de pequeño, el quería ser indio y en sus ratos libres policía. Bueno, lo de indio no se que relación tiene con la justicia, lo de policía es evidente, así es que no estaba mal encaminado.

Publicado en La Opinión el 28 de mayo de 2009
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: