PEPÍN LIRIA. TORERO

EN BUSCA DE LA VIDA SOSEGADA

PEPÍN LIRIA. TORERO

Alto Real, calle Pepín Liria y una casa al final de la misma con un nombre torero: “Puerta Gayola”. La casa de Pepín Liria, la casa de sus sueños, aparece a media tarde plena de tranquilidad. La que anda buscando un torero que acaba de anunciar su retirada….  Nos invita a entrar a un salón donde el mundo del toro se palpa. Cabezas de astados, trajes de torero; de tardes gloriosas y otras de zozobra y miedos y un extraordinario cuadro. Un gran cuadro, casi un mural, donde Pepín Liria aparece con toda la grandeza que un torero puede tener en el momento de la verdad, de las grandes tardes, acrecentada por el pincel de Pedro Cano. Sigue nuestra mirada y nos habla con orgullo del mismo. Es su triunfo, es el triunfo del esfuerzo, de la sangre, del sudor y de la fe en mejorar cada día.

El anuncio de su retirada, la próxima temporada, nos ha cogido de sorpresa. Y este anuncio ha alterado la idea primera de esta charla. Pero la actualidad manda y comenzamos con esto y no puede evitar que la emoción aflore en sus ojos y en su voz, que se percibe menos segura, pero está convencido de haber hecho lo mejor, después de un tiempo en el que el toro también se ha cobrado su precio en forma de cornadas y en derramamiento de su sangre: “Llegar hasta aquí ha sido un milagro. Analizando mi trayectoria profesional y después de quince años de tomar la alternativa, creo que hago lo correcto. Me doy cuenta de que es mejor irse en el mejor momento que cuando no estás bien”. Y niega que las cogidas hayan tenido que ver algo en su retirada. El ha tenido muchas y graves y nunca sintió la tentación de dejarlo, pero de pronto ha experimenta sentimientos especiales que tienen mucho que ver con la necesidad de compartir cosas con sus hijas: “Tienen nueve y cinco años, pero han sido las primeras a las que les dije lo que quería hacer. Se que lo han comprendido porque siempre he compartido confidencias con ellas”

La charla transcurre plácidamente. Este momento, en el que nos cuenta de sus hijas, tiene un punto de especial complicidad. Esa complicidad que busca en ellas cuando les habla de todo, cuando les dice que su patrimonio, ese que comparten con el, ha sido conseguido con mucho esfuerzo y con demasiada sangre a veces: “Pero siempre he querido que valoren las cosas que tienen. Que sepan lo difícil que es conseguirlas.”

Es el momento del balance. Casi de recopilación de sentimientos y emociones: “Ni en el mejor de mis sueños el resultado hubiese sido lo conseguido en este tiempo. He logrado más de lo que pude imaginar nunca. Y sí, si volviera a nacer volvería a ser torero; y si tuviese que luchar de nuevo, como siempre lo hice para triunfar, lo volvería a hacer. Al final ha merecido la pena todo lo vivido”

Y lo vivido, desde que nació en Cehegin, tiene que ver con su amor por el toro. Seguramente porque desde muy pequeño, su abuelo, que era el Presidente de la Plaza de su pueblo, le llevaba a que gozara de un espectáculo creado para los sentimientos: “En mi casa había mucha afición, empezando por mi madre que iba siempre a la plaza, hasta que yo comencé a torear”.

Y pasó el tiempo. Un tiempo de preparación, de muchas luces y clip_image004alguna que otra sombra; de lucha constante por alcanzar una cúspide que está vedada para muchos que soñaron también con la gloria, pero que el consiguió situándose durante casi quince años en los más alto de esa cúspide. Seguramente por todo ello, ahora quiere olvidarse de todo lo que rodea este mundo, no siempre fácil: “Yo quiero desconectar por completo. Quiero en mi vida la tranquilidad que durante más de veinte años no he tenido, siempre rodeado de mucha gente, de demasiada gente quizás. Ahora busco  una vida más sosegada”.

Y en la hora del adiós, cuando es inminente su alejamiento de las plazas, los recuerdos se agolpan en su mente: “Son tantas cosas las que he vivido. Hay tantas tardes especiales. Mi alternativa, el debut como novillero, y una tarde extraordinaria; la vivida en Sevilla donde estos seis toros-y mira con legítimo orgullo las seis cabezas de los seis toros que mató ese día– van a estar siempre recordándome esa puerta del Príncipe que se abrió para mi”.

  Solo quiere conservar los buenos recuerdos, los otros no. No quiere guardar rencores que entorpezcan su vida. Y es pensando en esos buenos recuerdos cuando su mirada se viste con una lucecita especial al hablar de sus tardes de toros en Murcia. Y nos dice que en ninguna otra plaza ha vivido las emociones sentidas en la Condomina:”Me siento muy querido en Murcia. Lo que yo he vivido aquí ni con mi vida podría pagarlo. Es cierto que en la plaza yo he estado dispuesto a dar mi vida, pero nunca podrán saber lo que he sentido en esa plaza”

Seguramente porque el público capta la sinceridad de un torero. Un torero que, en Murcia, es cierto, pero también en plazas como en Bilbao, en Sevilla, en Pamplona, en Madrid, ha despertado pasiones y eso se consigue con la entrega, con un saber estar ante el toro.

Salimos a una gran terraza. Es como un mirador natural, sin nada que rompa el paisaje. Un escenario ideal para recapitular sobre lo vivido. Pero no creemos que sueñe con su vuelta a los toros; tenemos la sensación de que es una decisión firmemente meditada. Le preguntamos como se ve. Se mantiene en silencio unos segundos y se define tal y como lo vemos nosotros: “Me veo como una persona honrada, un tipo feliz con lo que ha sido su vida y profesionalmente un torero respetado por la profesión. Una persona fiel a unos principios, en la forma de concebir el toreo”. Y añadimos: Una buena persona.

 

Pity Alarcón

[ Publicado el 20 de diciembre de 2007]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: