ELENA RUIZ. ARQUEÓLOGA. DIRECTORA DEL MUSEO ROMANO DE CARTAGENA. PROFESORA DE LA UMU

PASIÓN POR LAS PIEDRAS

ELENA RUIZLe conocí cuando comenzaban las excavaciones en el Teatro Romano de Cartagena. Ella formaba parte del equipo del profesor Sebastián Ramallo y en un programa de TVE intentábamos divulgar la importancia de unas excavaciones que prometían lo que hoy es una realidad, el Teatro Romano de Cartagena, convertido en la gran atracción turística de la Región. En aquel momento nos llamó la atención su entusiasmo al hablar de cosas que los profanos en la materia no acertábamos a percibir, pero que ella nos iba descubriendo con un lenguaje sencillo. Hoy, pasados algunos años, los sueños de aquel equipo se han hecho realidad y los suyos de manera especial al encontrarse al frente del Museo del Teatro. MUSEO ARQUEOLOGICO CARTAGENASe le nota en la cara, en la manera de reírse cuando nos relata las peripecias vividas hasta llegar aquí, que está satisfecha. Una satisfacción que parece acrecentarse cuando nos muestra unas instalaciones que se han convertido en un foco de actividades culturales: Salón de actos, Biblioteca, Sala para exposiciones temporales. Archivo donde se custodian 20 años de intervención arqueológica. Fotografías, planos: un lugar al servicio de nuevos investigadores.

 

Este recorrido nos permite empaparnos de toda la historia del teatro porque ya se encarga ella de refrescarnos la memoria y de hacernos sentir también un poco protagonistas al recordar otro caminar anterior, cuando comenzaban las excavaciones y apenas se adivinaba lo que esto llegaría a ser. Y en el resultado final ha tenido mucho que ver el arquitecto Rafael Moneo del que nos habla con auténtica admiración. Del que nos dice que trabajar con el ha sido una experiencia extraordinaria porque, gracias a su coordinación, el proyecto adquirió una ambición que era imposible imaginar cuando se estaba excavando y porque ha sido una persona muy abierta al carácter interdisciplinar del equipo: “Ahora mismo acaba de comunicarme que hay un catedrático que tiene unos documentos arqueológicos que seguramente interesan para la biblioteca. Es una persona que ha estado muy abierta al diálogo y las mesas de trabajo con él han sido una delicia”. Como es una delicia escucharle hablar de lo que se ha convertido en el eje de su vida. Un entusiasmo que nos hace reflexionar sobre la importancia de los trabajos que se desarrollan con vocación y es que esta mujer nacida en el Sur y a la que trajeron aquí con quince meses, desde su Córdoba natal, siempre sintió vocación por la arqueología seguramente porque, nos dice, tuvo la fortuna de encontrase con profesores de arte y de historia que continuamente les hablaban de una Cartagena que se adivinaba, despertando en ella el deseo de investigar: “En el bachiller yo ya sabía que esto me gustaba” Pero mientras que “eso” llegaba, recorría con sus padres y su hermana la costa de Cartagena en una pequeño embarcación. Una aventura para ella y un convencimiento, el de sus padres, de que habían dado con la tierra prometida: “Mis padres estaban encantados de vivir en una ciudad con mar, así es que mi niñez la recuerdo muy en contacto con el”. Con el mar y con la arqueología, por lo que ella se siente una privilegiada por vivir en un lugar como este.

Si, una privilegiada que no olvida a los que le enseñaron, que tiene palabras de agradecimiento para aquellos que le hicieron amar la arqueología; como los profesores Ana María Muñoz y Sebastián Ramallo, y que se siente afortunada por formar parte de la historia del Teatro Romano de Cartagena, al que vio emerger. Y es que el camino ha sido largo desde los años 86 y 87 en que se hacen una serie de excavaciones en uno de los barrios más deprimidos de Cartagena, de cara a la redacción del Plan Especial. Y en esas excavaciones se localizan algunos capiteles, algunos elementos importantes, para más tarde hacer un sondeo y comprobar que las grandes caveas estaban allí, en un antiguo bar: “El barrio permanecía encima del propio teatro y fueron momentos muy interesantes y muy emocionantes para nosotros porque fue surgiendo como un puzle. Había aparecido la inscripción de Cayo Cesar y estando Ramallo en Alemania nos encontramos con la de Lucio Cesar: ansiábamos que volviera para que comprobara que aquello era lo que habíamos pensado”.

Hablar con ella de arqueología es aprender de esta ciencia porque su entusiasmo lo mezcla con un amplio conocimiento y el resultado es un discurso muy didáctico que nos hace pensar en la suerte que tienen sus alumnos de la UMU y de los cursos de verano de la UPCT , aunque nos dice que la suerte es la suya por tener la oportunidad de enriquecerse con la gente más joven y es que, despertar en otros el amor por la arqueología como hicieron sus profesores con ella, es una sensación impagable: “Los cursos de verano suponen para mí cubrir la necesidad de reciclarme, de estar al día”. Y es que para esta arqueóloga de vocación lo de “estar al día” es una necesidad. Una necesidad que le ha llevado a Italia donde participa en un importante proyecto de la mano de la Escuela Española de Arqueología, en Roma.

Definitivamente, la arqueología es su trabajo y su afición. Y ese es el problema, nos dice sonriente, porque esto hace que a veces se entusiasme demasiado con su trabajo y, si su familia se descuida, nos apunta con gracia, –tiene dos hijos de quince y ocho años– puede terminar haciendo la ruta fenicia. Quizás por eso, el mayor no se aburrirá nunca visitando monumentos porque es un tema que conoce muy bien.

Y continúa hablándonos con pasión de las riquezas arqueológicas de Italia, de esa Roma antigua que no tiene fin, de las ciudades casi medievales de Marruecos y Túnez. Sí, se reconoce muy mediterránea en sus viajes. Para ella, por el momento, Nueva York puede esperar.

No, no se imagina haciendo otra cosa, nos dice, y la creemos, porque lo suyo es investigar, profundizar en todo ese mundo que nos parece mágico: y lo es.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 25-5-2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: