PEDRO LENCINA. PRESIDENTE COAG-IR. PRESIDENTE DEL CONSEJO REGULADOR DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN JUMILLA

EL HOMBRE DEL CAMPO

PEDRO LENCINAComo dirían los americanos, es un hombre hecho así mismo. Un “self made man” que ha recorrido un largo camino hasta llegar aquí. Un visionario que, sin estudios, nos dice, supo ver que el futuro de la agricultura estaba en el asociacionismo, en los organismos que supieran acometer la defensa de los agricultores. Y de esta manera fue socio fundador de COAG, socio fundador de AGROMUTUA y, si me apuran, socio fundador de la mayoría de las asociaciones agrarias que se encuentran en esta Región: “Por desgracia no pude ir a la escuela. Fui, junto a mi hermana, a una ermita que había en el campo, unos dos o tres años, y un guardia forestal pasaba por mi casa y nos ponía “las muestras” una vez a la semana, y llegue a hacer problemas hasta regla de tres. Y me quedé ahí”.

Su imagen, su discurso, su apretón de manos, son los de un hombre de profundas convicciones. De los que manifiestan sus estados de ánimo porque no conocen el subterfugio, porque nunca se propusieron mentir, porque su naturaleza es la transparencia de sus actos. Hoy lo encontramos un poco bajo de ánimo, pero lo intenta disimular y esto nos produce una gran ternura, la que sentimos por las personas que están fuera del artificio que vivimos en esta sociedad cada vez más “políticamente correcta”. El no, el es transparente, y es agradable mantener una larga conversación con un hombre que nos permite conocer la duro que puede ser el día a día del trabajo en el campo. Y es que su vida ha sido siempre la agricultura; como labrador, como gestor de organizaciones agrícolas, que siempre ha pretendido la dignificación de algo tan necesario y tan duro a la vez.

COAGHoy COAG-IR se encuentra en unas amplias oficinas, pero hasta llegar aquí se ha tenido que andar un largo camino. Como el que ha recorrido él desde su nacimiento en su terruño de Jumilla, campo duro de secano, donde la única fruta que conocía eran los plátanos que llevaba una vez a la semana un carro que arribaba con productos alimenticios y donde los mayores le intentaban confundir diciendo que ese árbol que se divisaba a lo lejos-una olivera- era el que daba dicho fruto: “En los años 50 aun continuábamos haciendo la comida conjuntamente los hermanos de mi madre y mi padre para que saliera más barata. Yo no llegué, por suerte, a pasar hambre física, pero estábamos al borde”. Y recuerda que su mayor aventura consistía en irse a la casa de un amigo, un poco lejos de su hogar, sin decírselo a su madre. Y es que, nos dice, por aquella época al pueblo, Jumilla, solo se iba en Semana Santa o Navidad, así es que cuando su abuelo les llevaba a ver una película era el acontecimiento más importante que vivían. Y continua relatando con un cierto tono de añoranza esa época lejana que le hizo comprender que había que luchar para encontrar otro camino más digno para la agricultura que, miren por donde, es el sector productivo de este país que, al parecer, está sintiendo menos la crisis. Quizás porque, nos dice, las labores de labranza de la tierra es algo que se han de hacer siempre. En secano se tiene que podar, cultivar, limpiar y en el regadío si dejas de trabajarlo, apunta, es como si a un paciente le quitan un gotero: “No puedes dejar de continuar produciendo porque se moriría. Tienes que dar los mismos trabajos, ganes más o menos. No es posible cerrarla como a una empresa”.

En su despacho, como queriendo presumir de ello, luce un pequeño arado romano, esos que se utilizaban en tiempos en los que el asociacionismo era una quimera. Pero como el siempre creyó en ello y el mundo de la agricultura de esta Región cree en él, desde el 2010 es también Presidente del Consejo Regulador Denominación de Origen Jumilla, así es que tiene ante sí una dura tarea, sobre todo porque la competencia es feroz. Y nos dice que hay que comercializar más. Que hay que conseguir que los bodegueros paguen un poco más a los agricultores, porque es necesario mejorar la renta de estos: “No pretendemos meternos en lo que es la gestión comercial, directamente, porque un consejo regulador ha de limitarse a certificar que el producto es de origen y de buena calidad, pero la sociedad es cada vez más exigente y hay que saber adaptarse a las demandas de esta”.

El mundo del vino siempre nos pareció fascinante así es que nos gusta profundizar en el tema oyéndole disertar sobre los problemas que tiene planteados en esta tierra: “Cuando voy a otras zonas de nuestro propio país veo como se apuesta en las cartas de los restaurantes por los vinos de la zona, lo que no ocurre aquí. Nuestros restaurantes han de apoyar los vinos del territorio como paso imprescindible para darlos a conocer”.

Le oímos y le apuntamos que quizás el ciudadano puede no comprender las razones por las que el vino de aquí es más caro, en muchos casos, que los de otras regiones a las que alude y con los que ha de competir. Y sí, nos dice, la hostelería murciana debería de involucrarse más en el tema moderando los precios. La hostelería, nos dice, y otras instituciones, porque el Consejo solo no tiene capacidad para encargarse de una adecuada campaña de marketing, de publicidad, algo que está en las manos del Gobierno de la Comunidad y de los empresarios.

Nos dice que cree en el futuro de la agricultura murciana, que es un hombre que procura ver siempre la botella medio llena, que prefiere buscar lo positivo de las cosas. Algo que seguramente le ha llevado a ser respetado por todo aquel que le conoce: “Mi máxima es tener sensatez y sentido común y mis padres me dieron consejos que he tenido como principios en mi vida, entre otros: no meter la mano donde no debas”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 9-4-2011
Anuncios

One Response to PEDRO LENCINA. PRESIDENTE COAG-IR. PRESIDENTE DEL CONSEJO REGULADOR DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN JUMILLA

  1. Comenius Project dice:

    Somos un instituto de Torre Pacheco que realiza un Proyecto internacional con otros centros educativos: Sicilia, Grecia, Portugal, Austria. Los portugueses y los sicilianos son centros de agraria y especializados en vitivinicultura. Aunque nuestro proyecto no se centra en ese tema, sí nos gustaría mostrarles algo de la cultura del vino en Murcia.Me gustaría pedirle al Señor Lencina que me recomendara una visita para llevarles el día 27 ó 28 de Octubre, que estarán aquí. No sé si lo mejor sería un instituto donde se forme a alumnos en producción vinícola o alguna bodega donde se explique el proceso de producción de los vinos jumillanos. Atentamente,
    Mª José Molina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: