GOBERNAR CON INDIRECTAS

Lunes, 1 octubre, 2018

Miguel Gila, fue un extraordinario humorista y dibujante de historietas, con mayúscula, que nos dejó momentos impagables de su humor. Como aquello que apuntaba de que un policía detuvo a un asesino con indirectas diciendo eso de “alguien ha matado a alguien” o “aquí huele a muerto”. Todo el mundo se reía con aquellos monólogos plenos de inteligencia y de fino humor. Y nos imaginábamos al asesino entregándose asustado ante las indirectas de un policía, todo menos violento.

Pero si aquello nos parecía gracioso, cuando los eufemismos ya no forman parte de monólogos humorísticos y surgen de representantes del Gobierno para ir lanzando “globos sonda” a ver como reacciona el personal ya nos hace menos gracia. Es decir, ninguna. Y tenemos la sensación de que en los últimos días, en el tema de Cataluña, se han producido algunas “indirectas” y “globos sonda” para comprobar la reacción de la ciudadanía que ve, lee, y oye asombrada las declaraciones de responsables políticos que deberían de ser más prudentes a la hora de manifestar sus posiciones, sobre todo porque tienen una gran responsabilidad, porque sus declaraciones son utilizadas por aquellos a los que les interesa el barullo y el ruido: a los independentistas.

Yo comprendo que ser delegada del Gobierno, en estos momentos, en Cataluña debe de ser todo menos fácil, pero quizá por ello hay que extremar la precauciones a la hora de ponerse ante un micrófono porque se corre el riesgo de decir lo que no se quiere. Y la delegada del Gobierno no debería de querer decir lo que dijo y es que, Teresa Cunillera, en una entrevista en el programa “El Suplement” de Catalunya Ràdio, se mostraba partidaria de que se indulte a los líderes independentistas, en caso de que sean condenados por el Tribunal Supremo, aunque recordaba que los procesados “tienen que pedirlo”, dejando claro su “apoyo a un posible indulto”.

Es decir, ha lanzado una indirecta, ha enviado un mensaje a los independentistas dando a entender ocultas intenciones del Gobierno (el Gobierno tiene la potestad de indultarlos) cuando, aunque así fuese, ella debería de ser más prudente para no poner en cuestión todo el sistema judicial. Porque aunque ella, en la entrevista, renunciaba a pronunciarse sobre si los líderes independentistas deberían estar en prisión preventiva, aludiendo a su respeto por la independencia judicial, insistiendo en que el Gobierno no puede interferir en el trabajo de la Fiscalía, si apoyaba un posible indulto. Venía a decir algo así como: no importa la resolución, después lo arreglaremos.

Y el personal se pregunta a que obedece esto, porque no se pueden ir lanzando mensajes poniendo en cuestión la independencia judicial cuando se tiene una alta responsabilidad de gobierno. Tan alta como la vicepresidenta Carmen Calvo, que aparte de vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad del Gobierno de España, es también profesora de Derecho Constitucional, lo que debería de hacerle más prudente a la hora de hablar de decisiones judiciales porque, si ella las pone en cuestión, díganme los ciudadanos “normales” que han de pensar. Y es que, en una entrevista en La Vanguardia, la vicepresidenta hablaba de la posibilidad de que el juicio contra los líderes independentistas pueda alargarse más de lo previsto, y al hilo de esto, apuntaba que si el juicio a dichos líderes se retrasa mucho “no sería lógico alargar la prisión preventiva”. Mostrándose partidaria de valorar si se pueden “tomar otras medidas” que no pasen por alargar la prisión preventiva. “Se lo podría plantear el juez, sería razonable”, puesto que “alargar tanto una prerrogativa, si se va a alargar la vista oral, parecería razonable que pudieran estar en otras condiciones”, indicaba la vicepresidenta. Y para rematar la cuestión dijo eso de “Salieron los de ‘La Manada’, por ejemplo”. Muy oportuna no fue. Como diría Giulio Andreotti “Manca finezza”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 28-9-2018
Anuncios

QUIM TORRA NO SERÍA PRESIDENTE EN OTRO PAÍS

Miércoles, 20 junio, 2018

descarga (6)Los españoles de todos los rincones de esta vieja nación llevamos leyendo hace largo tiempo ese slogan que los independentistas catalanes crearon: España nos roba. Mantra que ha ido calando como lluvia fina y que para algunos justifica sobradamente ese ardor independentista que bulle en una parte de la sociedad catalana. Esa parte que considera que el resto de los españoles son inferiores a ellos y no se cuantas barbaridades más, haciendo suyas las teorías, absolutamente supremacistas, y por lo tanto de claro tufillo nazi, que el president de la Generalitat, Quím Torra, ha ido vertiendo a lo largo del tiempo en sus escritos en diarios y en libros infumables, e inflamables, de contenido absolutamente racista y xenófobo, diciendo barbaridades como: “la configuración racial catalana es más puramente blanca que la española”, o llamándonos “bestias con forma humana”. Si, esto dice de los españoles, de nosotros, el incalificable president. Excesos verbales que le han llevado a que el diario francés ‘Le Monde’ se refiera al personaje como un político “sectario, radical, antiespañol y xenófobo”. Del mismo país, ‘Le Fígaro’, en una columna de opinión, lo compara con Mussolini y Milosevic. Y hasta el “The New York Times”, en un artículo del escritor aragonés, Daniel Gascón, habla de la excepcionalidad del momento, “como, por ejemplo, que fuerzas de izquierda permitan que dirija el Gobierno un conservador de discurso xenófobo”. Pues sí, esto nos lo preguntamos nosotros también. Que partidos que se declaran de izquierdas como ERC y la CUP hagan posible que este “pensador” gobierne Cataluña es todo menos comprensible. Pero al parecer, el independentismo es así.

descarga (7)El lunes vi en una televisión de ámbito nacional al alcalde de Valencia, Joan Ribó, decir en relación con la continuidad de Franco en el Valle de los Caídos, que no se imaginaba a Italia dedicando un lugar a Mussolini ni a Alemania haciendo lo propio con Hitler. Y lleva razón el señor Ribó. Pero ni Mussolini ni Hitler tenían un discurso distinto al hoy president de la Generalitat. Solo cambiaban los objetivos. Unos contra los gitanos y los judíos, el señor Torra contra los españoles. Pero lo mismo que en Italia y Alemania seria imposible un homenaje a Hitler y Mussolini también sería impensable que en los landers alemanes, pongamos por caso, los presidentes de sus gobiernos ganen más que la presidenta de su país. Porque los integrantes del Gobierno del “España nos roba”, hasta el cuarto escalón, no solo pueden decir barbaridades contra los españoles, también pueden cobrar más, cobran más, que el presidente de España.

Así, el president Quím Torra cobrará este año 146.925 euros anuales. Por el contrario, Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno de España, percibirá 79.458. Pero aquí no queda la cosa, el jefe del Ejecutivo español está, también, peor pagado que los consejeros del gobierno catalán, que recaudarán cada uno 110.759 euros anuales. Es decir, ellos cobrarán 30.000 euros más de los recibidos por el presidente de todos los españoles. El tercer escalón de la administración catalana o, lo que es igual, los secretarios generales de las respectivas consejerias, también percibirán más que el presidente Español, 85.769 euros anuales. Y hasta los directores generales de la Generalitat recibirán un salario bruto anual de 82.209 euros. Sí, ellos, también cobran más que el Presidente del país que los oprime y les roba.

descarga (8)Pues bien, el president de la Generalitat exigirá al Gobierno de España que compense económicamente a Cataluña por el “daño ocasionado” por la aplicación del artículo 155. Así, Torra que casi duplica el sueldo de Pedro Sánchez nos habla de “daño ocasionado”, cuando la Generalitat catalana depende del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), la deuda de Cataluña asciende a 77.793 millones de euros y Mody’s tiene calificada su solvencia al nivel de países tercermundistas.

Es de Aurora Boreal.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20-6-2018

ME GUSTA ESTE GOBIERNO

Lunes, 18 junio, 2018

images (2)Me gusta el nuevo Gobierno. Sí, me gusta mucho: Me gusta la formación académica y profesional de ellas y ellos. Me gusta que, no por cuota, y si por su valía, haya más mujeres que hombres. Me gusta que en el Gobierno figuren dos personas que se declaran gay, porque es tiempo de normalizar en las instituciones lo que es normal en la sociedad. Me gusta lo bien que ha sido recibido en el extranjero y me molesta que haya quienes, como no les pueden reprochar nada profesionalmente, se dediquen a analizar la forma de vestir de las ministras porque, miren por donde, ningún articulista ha comentado las corbatas o los trajes, más o menos adecuados, de ellos. Pero supongo que esto ocurre por la falta de costumbre. Sí, estábamos acostumbrados a que, en algunos casos, el nombramiento de mujeres ministras llevase más aroma de cuota femenina que de auténtico valor como gestoras y esto no ha ocurrido ahora, por suerte para el país. Así es que demos tiempo a este Gobierno para saber como actuará porque, se empeñen los que se están empeñando, este Gobierno es legítimo, lo han votado los españoles (si señor Rajoy, estamos en un sistema parlamentario, cuyos poderes emanan del pueblo español en el que el candidato a presidente del Gobierno debe ser aprobado al menos por mayoría simple en el Congreso de los Diputados) y, como todo en la vida, necesitará de un tiempo para mostrar sus capacidades. Es cierto que tiempo no tiene mucho. Dos años quedan para la finalización de esta legislatura, aunque no creo que se agote el plazo. Y aunque pensamos que tendrá una oposición feroz por parte del PP, se atisba igual de dura por parte de Ciudadanos, y Podemos ha comenzado a asomar la patita, en un prematuro nerviosismo, no creemos que los de la formación morada sean tan torpes como para alinearse con PP y Ciudadanos y hacerle la vida imposible al PSOE. No, no lo creemos, aunque alguno y alguna hayan comenzado a dar síntomas de una cierta intranquilidad. Pero tan obtusos no pueden ser.

descarga (5)Dicho esto, ya sabemos que el tema catalán necesita de diligencia, pero también de prudencia, y nunca han sido buenas consejeras las prisas, las precipitaciones. Pero esa es la sensación que nos están dejando las primeras declaraciones y acciones de la Ministra de Administraciones Publicas, Meritxell Batet, al que un lógico deseo de solucionar la cuestión catalana puede estar llevándole a no medir bien sus pasos. Quizás, esa natural ansia de ella por buscar solución al problema provoca en los independentistas una suerte de satisfacción propia que les lleva a un cierto tipo de chulería. Una chulería que les hace actuar como si ellos no tuviesen ninguna responsabilidad en lo de arreglar el lío en el que nos han metido y esta recayera íntegramente en el Gobierno español. Pero quieran asumirlo o no, y como dice Josep Borrel, en Cataluña se ha instalado un conflicto civil que hay que solucionar.

descarga (6)Así, ERC exige al Presidente del Gobierno diálogo sin descartar la autodeterminación y el PDeCAT, muy prepotente, fija como punto de partida de las conversaciones con el Gobierno de España el 1-0 y el 21 D porque, según la portavoz de este partido formado por gentes de derechas ahora inmersas en el más absoluto fundamentalismo separatista ( me reafirmo en mi opinión de que el separatismo es intrínsecamente fascista al negar a los demás el derecho a no pensar igual ), “el punto de partida es el 1 de octubre y el 21 de diciembre de 2017 porque cosas del 1978 y del 2006, son de épocas pretéritas que ya no son la realidad del momento”. Justo, en aquel momento los independentistas no habían pisoteado la Constitución Española, no habían incumplido todas las leyes y no habían armado la que han armado con sus delirios separatistas, racistas y supremacistas: Basta leer los escritos del President Torra.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 6-6-2018

EL PP, ALGO QUE APRENDER

Martes, 12 junio, 2018

Algunos políticos pierden con frecuencia la memoria; y el pudor también, por no decir otras cosas, cuando se trata de criticar a las demás fuerzas políticas y resaltar sus logros; que no siempre son tantos como ellos presumen.

A1El PP nunca se caracterizó por su buen gusto a la hora de hacer oposición, antes al contrario. Cuando no ha gobernado, sus señas de identidad siempre fueron la desmesura, la falta de respeto, el todo vale, a la hora de mostrar su desacuerdo, porque siempre estimaron que solo su partido está legitimado para gobernar este país. Pero tengo la sensación de que los miembros de esta formación política nunca comenzaron sus diatribas contra el Gobierno, que no presidieran ellos, tan tempranamente. Y es que, el mismo día que legítimamente (por mucho que nieguen la mayor la oposición se ha basado escrupulosamente en la Constitución para poder ganar la moción de censura) Pedro Sánchez era proclamado en el Parlamento Español Presidente del Gobierno de España, ya tuvimos que oír al portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernándo, acusar al líder socialista de poner “en jaque” la unidad de España de “mendigar” para su investidura el apoyo de los independentistas porque, según el señor Hernándo, se desconocen los acuerdos a los que el nuevo Gobierno ha llegado con ellos.

Se le olvidó decirnos a que acuerdo había llegado el Gobierno de Rajoy con el PNV para justificar la partida de cientos de millones de euros de los Presupuestos del Estado, adjudicados a un partido que se está planteando, junto a Bildu (los etarras según los populares), incluir en un nuevo Estatuto el pasaporte vasco y la nacionalidad de esa tierra. Pero al arecer esa intervención de Hernándo en el Parlamento ha sido el pistoletazo de salida para que los responsables del PP se lancen por los caminos de la hipérbole, el ditirambo, la exageración y todos los excesos lingüísticos que ustedes se imaginen.

A 3Excesos que les hace faltar a la verdad y hacer el más absoluto de los ridículos. Porque ridículo, sin paliativos, es lo dicho por el Presidente de la Comunidad López Miras en un acto de su partido y es que, “poniéndose la venda” por si acaso, se refirió al nuevo Gobierno diciendo cosas tan extrañas como: “Íbamos a seguir creando puestos de trabajo, íbamos a seguir bajando impuestos, porque por fin, después de tanto años, llegaba el AVE, porque después de 30 años se iba a abrir el Aeropuerto de Corvera”. Sí, han leído bien, según el presidente de Murcia “después de 30 años se iba a abrir el Aeropuerto de Corvera”, jugando con fechas tendentes a confundir al personal. Como si la idea de hacer otro aeropuerto en Murcia hubiese sido del Gobierno que precedió a los del PP, el PSRM-PSOE. Pero no, los populares, comenzaron a gobernar esta Región en el año 1995, con Ramón Luís Valcárcel, al frente. Y fue el señor Valcárcel, el que decidió que se hiciese un aeropuerto en Corvera. Y las obras comenzaron, Gobernando el PP, en julio de 2008. Terminaron a principios de 2012 y, por fin, esta prevista su apertura para enero de 2019.

Esto es así, y el fragor del entusiasmo de una intervención de partido no puede hacerle mentir y tergiversar los hechos. Al final, el que lleva sin gobernar esta región desde hace 23 años va a ser el culpable de las consecuencias económicas de los sueños de grandeza que los populares han ido vendiendo: Desde un parque temático (el más grande el mundo mundial), a algo que llamaron Contentpolis y que al parecer situaría a la Región “en la vanguardia de la innovación del audiovisual digital, como sector generador de empleo y riqueza”. Quimeras que se quedaron en el camino, después de dejar en la cuneta miles y miles de euros sin que se haya dado ninguna explicación. Un poco de más prudencia no vendría mal. Deberían de aprender, de una vez por todas, que en democracia todos los partidos legalizados están legitimados para gobernar su país. Aunque a los populares les cueste tanto creerlo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 6-6-2018

LA IGNORANCIA DE LA SEÑORA COLAU

Miércoles, 25 abril, 2018

Al parecer, el filósofo español, José Ortega y Gasset, dio forma al siguiente aforismo: “Todos los empleados públicos deberían descender a su grado inmediato inferior, porque han sido ascendidos hasta volverse incompetentes”. Más tarde, el canadiense Laurence J. Peter, deduce los dos siguientes: “Con el tiempo, todo puesto tiende a ser ocupado por un empleado que es incompetente para desempeñar sus obligaciones y el trabajo es realizado por aquellos empleados que no han alcanzado todavía su nivel de incompetencia”. Así es que el “principio de Peter “ (ya se sabe que los anglosajones tienen más influencia global que los españoles) tuvo un antecedente español, y del análisis de cientos de casos de incompetencia en las organizaciones: “da explicación a los casos de acumulación de personal, según el cual el incremento de personal se hace para poner remedio a la incompetencia de los superiores jerárquicos y tiene como finalidad última mejorar la eficiencia de la organización, hasta que el proceso de ascenso eleve a los recién llegados a sus niveles de incompetencia”.

B3Y ese es el nivel que ha alcanzado la alcaldesa de Barcelona, Ana Colau: su máximo nivel de incompetencia. Porque una cosa es ser una agitadora de masas vecinales; con todos mis respetos para esa masa, y otra cosa muy distinta gestionar y representar a una ciudad como Barcelona, la capital de Cataluña y la segunda ciudad en importancia de este país llamado España.

No sabría explicarles la mezcla de sensaciones que me albergó cuando, en un acto un tanto chabacano y ausente de la importancia que debe de tener el bautizo de una calle en la ciudad condal, la señora Colau, como si estuviese en un mercadillo de barrio, pregonaba a los cuatro vientos algo que nos dejó anonadados. B8Sí, ella despojaba al almirante Cervera de la honra de dar nombre a una calle de Barcelona porque, haciendo alarde de una indocumentación supina, aseguraba que al humorista Pepe Rubianes, le habría gustado que “su amado público se haya reunido para quitarle el nombre de esta calle a un facha”. Una expresión que demuestra el grado de desconocimiento, de incultura, que la señora Colau alberga sobre la historia de este país: ni siquiera la dictadura castrista osó quitar los dos bustos del personaje que aún permanecen colocados en el castillo de los Tres Reyes, en Santiago de Cuba, y en el museo de la Real Fuerza, en La Habana. La señora Colau ignora; como ignora otras muchas cosas, que el Almirante Cervera jamás se identificó con el conservadurismo, antes al contrario, se adhirió a la revolución democrática de 1868 que destronó a los Borbones, apoyó la monarquía de Amadeo y la legalidad republicana de 1873. Siempre del lado de los liberales. B5Pero miren por donde, aparece alguien que reinventa la historia para quitarle la calle y adjudicársela a quien dijo cosas como: “A mí, la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás, que se metan a España en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario”. Y perdonen tanta “finezza”, pero es lo que el señor Rubianes (nacido en Villagarcía de Arousa pero catalán, por la gracia de Dios) declaraba esto en una entrevista que le hacían en TV3 en 2006. Y ha sido a este personaje, mediocre actor y director de andar por casa en Cataluña, al que se le ha dedicado la calle en detrimento del almirante Cervera al que, Colau, en su infinita ignorancia, llama facha desconociendo que no podía ser un fascista porque esta ideología nació durante el periodo de entreguerras en Europa en 1919, inmediatamente después del fin de la Primera Guerra Mundial y es en 1922, con la llegada del dictador Benito Mussolini al poder en Italia, cuando se comenzó a instaurar esta ideología en nuestro continente. Pero es lo que hay. La torpeza y el sectarismo, no tienen límites: La alcaldesa de Barcelona tampoco.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 25-4-2018

QUERER A CARTAGENA NO ES ESO

Jueves, 19 abril, 2018

El pasado lunes viajaba con mi coche a Cartagena, lo que no se si será oportuno decirlo así, públicamente, ya que yo no nací en esa bonita ciudad y al parecer, el señor que será candidato de Movimiento Ciudadano a dicha alcaldía, y que ya fue alcalde de la misma en función de su pacto de legislatura con el PSOE y Cartagena Sí Se puede, pide pureza de sangre (espero que no a los visitantes), no solo a los que se presentan a candidatos a la alcaldía, también a los que osan aparecer en la puerta del Ayuntamiento de Cartagena para participar en un minuto de silencio por una victima de violencia de género como este señor ponía de manifiesto, entre otras muchas lindezas, en una entrevista que en ese momento le estaban haciendo en Onda Cero, de Cartagena.

AAAAAAAAAPorque sí, el hoy concejal del ayuntamiento de Cartagena y ex alcalde de esa ciudad, José López, reprochaba en dicha entrevista la presencia de la Consejera del Gobierno Regional, Noelia Arroyo, porque según dijo, “no trabaja en el ayuntamiento”. Lo que ciertamente me dejó impactada, vamos que me descolocó. Y continuo en ello porque, no tengo claro si no podía estar porque, según el, no es cartagenera (me costa que ella siempre presume de tal cualidad), o porque en ese minuto de silencio solamente podían estar los que trabajasen en el Ayuntamiento. Pero lo que me dejó más sorprendida, con ser esto ya suficientemente ridículo, es el tono, chulesco y despectivo, con el que se refería a la próxima candidata del PP a dicha alcaldía, para las próximas elecciones, Noelia Arroyo, por lo que me “empape” de dicha entrevista como si hubiese estado oyendo a alguien del que pudiese aprender algo.

Y lo que aprendí es que produce tristeza que en el noble campo de la política (sin ella no es posible la democracia) haya sitio para gente capaz de decir tantas barbaridades en tan poco tiempo. Y sí, su verborrea carente de contenido mínimamente sensato, me confirmo que hay mucha falocracia en esta sociedad nuestra: ese aire faltón al referirse a Noelia Arroyo no lo hubiese utilizado con algún candidato masculino. AAAALos que padecen de ese síndrome tienen un miedo atroz a enfrentarse a una mujer con mayor capacidad que ellos (pobrecilla lo que estará padeciendo la actual alcaldesa de Cartagena Ana Belén Castejón, que ha de aguantarlo todos los días), así es que a lo largo de la entrevista me sentí atacada como mujer cuando al referirse a la consejera la llamaba “ esa chica”, usando un lenguaje despectivo y calificándola de “peluca rubia y labios bien pintados” (me recordó por su lenguaje soez y antiguo a otro espécimen de las cavernas como el antiguo alcalde de Valladolid, León de la Riva, del PP, que hablaba de los “morritos”, de Leyre Pajín, cuando esta era ministra) y en el colmo del desatino “entró a matar” descalificándola para el puesto de alcaldesa de esa noble ciudad porque, según él, se caso en la Catedral de Murcia (mintió, porque lo hizo en Cartagena), viste traje de huertana y, según él, le gustaría más llamarse Fuensanta que Caridad o Rosell. Sí, esa fue la altura de las intervenciones del “docto” político: le dieron un tiempo precioso en un medio de comunicación y lejos de hablar de sus propuestas, de sus cualidades como gobernante, de sus capacidades, se dedicó a descalificar a su futura contrincante de manera barriobajera y faltona.

AEste hombre habla a borbotones, quiere decir miles de palabras en poco tiempo, y cuando esto ocurre se deja poco espacio para la reflexión inteligente y razonada. Que difícil es creer en alguien que habla desde las vísceras, porque queda poco espacio para el argumento medianamente inteligente, así es que finalizó la entrevista y fue incapaz de transmitir a los ciudadanos de Cartagena sus ideas sobre la ciudad, si es que las tiene, enredado en la descalificación de su futura contrincante, Noelia Arroyo.

¿Saben que les digo? le tiene miedo.

Publicado el 18-4-2018

EL LENGUAJE BÉLICO DE LÓPEZ MIRAS.

Jueves, 12 abril, 2018

En los últimos días el Presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, López Miras, ha hecho gala de un “ardor guerrero” ciertamente digno de estudio. Es cierto que hay que comprender que es joven y como tal ha de tener algunos momentos de cierto carácter impulsivo, pero quizás esos impulsos debería encauzarlos por otros derroteros distintos a la utilización de un discurso absolutamente bélico que no beneficia en nada a una personalidad, la suya, que aparenta un cierto aire bonachón y un tanto tranquilón también (ya se sabe que las personas metidas un poco en carnes dan la sensación de ser de natural apacibles), así es que, es por ello, que extraña el terreno en el que ha entrado en los últimos tiempos, con sus intervenciones en actos como en el de la Convención de su partido, el PP, en Sevilla, y su última aparición en los Desayunos de TVE.

m2Por lo que se ha podido ver en las imágenes de su participación en el foro Diálogos Populares, dentro de la Convención Nacional del PP, su parlamento lo llevaba escrito, así es que no puede ser un súbito entusiasmo motivado por estar ante un foro de personas afines y en un acto tan principal. Y si lo llevaba escrito, debemos pensar que previamente existió reflexión sobre ello, sobre el contenido, sobre la barbaridad que diría. Pero lo dijo. Nuestro presidente comparó la Murcia socialista del año 1992 con la Alemania nazi del año 1933. Así, como suena.

En su intervención, triunfalista y casi mesiánica (le brillaban los ojos de puro entusiasmo), habló de que este país lleva 40 años de democracia pero, destaco sobre todo, que ha habido en ese periodo dos años trascendentales, 1996 y 2011. Por supuesto, periodos coincidentes, faltaría más, con sendas victorias nacionales del Partido Popular que, según López Miras, permitieron sacar al país de “la crisis económica y social fomentada por los gobiernos del Partido Socialista”. Para continuar hablando, en el colmo de un incontrolable entusiasmo partidista, de la “ruina” de la agricultura y el empleo en Murcia hasta 1995, año en que, por supuesto, ganó el PP. López Miras se podía haber quedado ahí, pero no, se encontró cómodo en su discurso y soltó lo que llevaba preparado y es que, según él, en el contexto de aquella situación critica, antes de que el PP ganara, claro, “se incendió el Parlamento regional, como se incendió en el año 33 el Reichstag alemán”. Sí, López Miras comparaba el incendio de la Asamblea Regional de Murcia en 1992; consecuencia de un cóctel molotov lanzado por algún manifestante que participaba en las protestas de los trabajadores de la Bazán en Cartagena, con el incendio del Parlamento Alemán ocurrido poco después de que Hitler accediera a la Cancillería del Reich (algo que a Hitler le vino muy bien para imponer su régimen totalitario, suprimiendo derechos constitucionales y persiguiendo a todo el que no le gustaba). Pero si esta comparación ya me pareció incalificable, sin palabras me quedé con su entrevista en los Desayunos de TVE.

m1Debo de confesarles que me incorporé tarde a la entrevista que le hacían en La 1, pero me dio tiempo a vivir un momento impagable, cuando le dijo al presentador del programa: “Sergio, he venido a conocer a Paz Vega”, ante la atónita mirada de Sergio Martín que, un poco “descolocado”, acertaba a decirle: “Está por ahí, ahora te vas a cruzar con ella”. Así es que con este final pensé que seguramente no me había perdido nada interesante pero, miren por donde, a lo largo de la entrevista, tuvo tiempo para continuar con su lenguaje bélico al defender a Cristina Cifuentes acusando a la oposición en Madrid de poner en marcha un “pelotón de fusilamiento” y “cacería” porque, según él, las explicaciones de Cifuentes habían sido “suficientes”: “Mientras no se demuestre lo contrario, Cristina es para mi un ejemplo de honradez y honestidad”.

Después de todo esto yo estoy en un sinvivir: ¿llegaría a conocer a Paz Vega?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11-4-2018

A %d blogueros les gusta esto: