LAS OBSESIONES DE PABLO IGLESIAS

Martes, 29 septiembre, 2020

iglesiasEl vicepresidente del Gobierno de España, Pablo Iglesias, parece vivir en un mundo cuya única realidad, para él, es la proclamación de la república .Como si este país; en el que él forma parte del Gobierno, no estuviese inmerso, con la pandemia que nos azota, en la mayor catástrofe vivida desde la terrible Guerra Civil, y lo que esta significó de destrucción y de enfrentamiento cainita entre hermanos.

Pero no, está tan obsesionado con ser el artífice de la llegada a nuestro país de la III República ( Iglesias pregona la vocación republicana de Podemos frente a, según él, un PSOE monárquico), que desde su llegada al Gobierno, un día sí y otro también, lejos de preocuparse de sus competencias; si es que tiene algunas dentro del ejecutivo, dedica su tiempo, aparte de ver todas las series del mundo ( el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030 tiene la costumbre de recomendar series, entre las que se encuentran ‘Baron Noir’, ‘Vikingos’ y ‘Succession’), a ir sembrando en la mente de los ciudadanos la idea de la necesidad del advenimiento de otra república. Porque a eso es a lo que aspira, a pasar a la historia de este país, no como el vicepresidente con poco que hacer y mucho que hablar, y si como el salvador de la “opresión” de las comunidades independentistas, como puso de relieve, el pasado sábado, en un acto en el que defendió la necesidad de avanzar hacia una “nueva república” que reconozca la plurinacionalidad de España, con una organización “más federal, más confederal”, ya que, “Creo que trabajar y construir alianzas para avanzar hasta el horizonte republicano tiene que ser una de las tareas políticas de Podemos en los próximos años”. Sí, esto lo decía el vicepresidente de un Gobierno donde el Jefe del Estado es el Rey, dando una muestra de deslealtad absoluta.

Pablo Iglesias, está inmerso en un juego peligroso. Va dejando caer sus ensoñaciones, de vez en vez, en los más diversos actos, y al parecer no produce escándalo en la sociedad. Como si lo que dice no llevase una peligrosa carga de profundidad que puede explotar en cualquier momento; que es lo que el querría, porque cuando este hombre habla de la gran conspiración urdida por Vox y PP (no olvidemos que también acusó en el Parlamento a Teodoro García Egea, de estar alentando una “insubordinación” de la Guardia Civil) solo pretende intoxicar al señalar la amenaza de la extrema derecha en una maniobra de distracción de su defensa de Bildu, de ERC, de todos aquellos que se niegan la palabra España, como le ocurre a el.

ireneNo, todo esto no son simples salidas de tono del señor vicepresidente, es una planificación sistemática para subvertir el orden constitucional de este país, porque su discurso es también el de su compañera de partido, y de vida, la ministra de Igualdad, Irene Montero, que días atrás proclamaba en TVE que la derecha llevaba “semanas llamando a la insubordinación del Ejército”.

Iglesias se está impacientando, y ante la posibilidad de un adelanto de las elecciones, y teniendo en cuenta que su formación política no sale muy bien librada en las encuestas, está poniendo en cuestión el modelo de Estado que nos dimos todos los españoles, pretendiendo que el CIS incluya una pregunta sobre la monarquía y abriendo un debate sobre la institución, que en la sociedad española no existe. Propuesta que ya hizo, la vicepresidenta tercera del Congreso y diputada de Unidas Podemos, Gloria Elizo, al pedir “un referéndum sobre la Corona y la abdicación de Felipe VI”.

¿De verdad este país no tiene otros problemas? ¿De verdad la gran preocupación de los españoles es someter a referéndum lo de monarquía o republica? Yo creo que sus antiguos vecinos de Vallecas están, ahora, en otras cosas. Sí, es muy nocivo dejarse arrastrar por las obsesiones, e Iglesias esta, peligrosamente obsesionado.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 23-9-2020

JOSÉ MOLINA, UN HOMBRE HONESTO

Jueves, 17 septiembre, 2020

Hay una canción de Joan Manuel Serrat que comienza diciendo “Harto ya de estar harto, ya me cansé…” Y, al parecer, esto es lo que le ha ocurrido al dimitido presidente del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia (CTRM), José Molina, que ha dicho adiós a un mandato, que se iniciaba en el 2015, y que, según las palabras de su despedida, ha estado caracterizado por un “torpedeo” y una “obstrucción” constante a su labor, por parte del Gobierno regional.

MlinaQue un hombre, con un puesto de relieve en la sociedad, decida que en la vida todo no vale, es digno de destacar. Y que se marche, denunciando aquello que ya había dejado entrever en otras ocasiones, nos habla de lo que él es, de lo que ha sido siempre; un hombre honesto y comprometido con la sociedad a la que ha servido desde hace muchos años en distintos puestos. Un ser humano necesario en los puestos en los que se mejoran las sociedades. Porque estas son más justas cuando hay transparencia en sus instituciones, cuando los gobiernos saben que existe un organismo vigilante de sus acciones, en defensa de la ciudadanía. Y el ha intentado ser fiel a esa ciudadanía contra viento y marea. Tan contra viento y marea que hasta tuvo que soportar, en los inicios del funcionamiento de esta institución, a dos empleados públicos colocados ahí, justo para impedir el funcionamiento del organismo. Es decir, tenía al enemigo en casa, puesto por el gobierno al que tenía que demandar transparencia. Increíble, pero cierto.

Tuve la oportunidad, yo diría la fortuna, de conocer a José Molina Molina cuando llegue a Murcia a dirigir RNE, en el 1983. El formaba parte del primer gobierno de Andrés Hernández Ros, como Consejero de Economía Hacienda y Empleo y la sensación que tuve al conocerlo es que estaba ante un hombre honesto, convencido del ejercicio de la política como un servicio a la sociedad, y convencido también de que, en los puestos de responsabilidad, no hay que eternizarse. Es por esto que no me ha extrañado su dimisión, porque este doctor en economía, sociólogo, auditor, y sobre todo, un incansable luchador, a lo largo de su vida, por la democracia real, la transparencia y el buen gobierno, no nació para que nadie le amedrentara y condicionara su importante labor como responsable de la transparencia en una región que, al parecer, tanto ha luchado para “laminar su independencia”, según ha puesto de relieve en sus declaraciones de despedida.

transparenciaPero puede irse satisfecho porque, durante los cinco años que José Molina Molina ha estado al frente de este organismo, las reclamaciones presentadas por los ciudadanos han sido 465, destacando de manera especial las relacionadas con educación y salud. Precisamente, las reclamaciones presentadas contra el Servicio Murciano de Salud (SMS) permitieron que la comunidad autónoma se viese obligada a publicar los datos sobre listas de espera, derivaciones a la sanidad privada y el cierre de plantas hospitalarias, que en algunos centros, ha llegado a ser escandaloso. Por eso es tan importante que la elección del próximo, o próxima (me gusta pensar que una mujer puede tener las mismas oportunidades que un hombre) responsable de esta institución, recaiga en alguien libre de cualquier sospecha de compadreo con el gobierno de turno porque, si esto no es así, para que queremos un organismo que, al final, sirva solamente para justificar, a veces, lo injustificable: que exista un organismo dedicado al funcionamiento transparente de las instituciones, nos habla de una sociedad madura, pero que ese puesto pueda ser ocupado por alguien alejado del talante de José Molina, nos entristece, porque de lo que se trata es de que las instituciones respondan al perfil para el que fueron creadas. Ya tenemos muchas otras que no justifican su existencia, no convirtamos esta, también, en otro instrumento absolutamente inútil.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-9-2020

EL CORONAVIRUS DESTAPO NUESTRAS VERGUENZAS

Martes, 14 julio, 2020

descargaEl 25 de abril de 1986, el Congreso de los Diputados aprobaba la Ley General de Sanidad, que permitiría garantizar la cobertura de los servicios sanitarios a todos los españoles. Sí, fue un Gobierno de Felipe González, ese gran político al que muchos querrían amordazar para que no diga las “verdades del barquero” el que, siendo ministro de Sanidad, Ernest Lluch, más tarde asesinado por ETA (para cuando la condena de Bildu al derramamiento de sangre de tanta gente inocente como Lluch), aprobaba la Ley General de Sanidad: la universalización de la atención sanitaria. La ley, extendía a todos los ciudadanos las prestaciones de servicios sanitarios que, hasta ese momento, solo se aplicaban a los cotizantes de la Seguridad Social. Es decir, a los que pagaban esa seguridad. Sí, aquella ley, supuso un cambio trascendental en el modelo político de asistencia sanitaria: se pasó de un sistema de Seguridad Social financiado con las cuotas de trabajadores y empresarios, a ser sufragado directamente a través de los Presupuestos Generales del Estado.

descarga (2)A partir de entonces, nuestro sistema sanitario fue puesto como ejemplo en todos los países. Pero se fueron sucediendo las transferencias sanitarias a la comunidades autónomas, y cada una de ellas; en mayor o menor medida, fue moldeando la sanidad publica, según sus intereses: en muchos casos intereses que no tenían nada que ver con la mejora de esa sanidad y si con los objetivos de esos gobiernos en favorecer la sanidad privada. Tanto, que algunos de esos consejeros de Sanidad de muchas comunidades autónomas proceden de ese mundo, lo que facilitaba, y facilita, las concesiones, los convenios y todos los trapicheos que ustedes puedan imaginarse. Mientras tanto, el dinero publico para la sanidad publica, ha ido disminuyendo escandalosamente (el ejemplo más palpable es lo ocurrido, durante la pandemia, en Madrid y Cataluña) y el resultado ha sido lo que hemos vivido durante este tiempo, de manera especial en esas comunidades.

Porque es cierto que nadie estaba preparado para esto, ningún país del mundo puede cantar victoria de cómo ha actuado, pero no es menos cierto, que antes del coronavirus, en muchas comunidades (en Murcia también) permanecían cerradas plantas de hospitales públicos, mientras los enfermos eran desviados a los hospitales privados, a la vez que las plantillas de sanitarios han ido disminuyendo escandalosamente (en la Región de Murcia el presidente del Colegio de Médicos considera que faltan 500 facultativos en la sanidad publica), cerrándose gran numero de centros de atención primaria.

descarga (1)Sí, 71 de los 172 consultorios de de esta comunidad, dedicados a la atención primaria, permanecen cerrados por el servicio de salud: al parecer, no cumplen con las medidas necesarias, en sus instalaciones, para prevenir la propagación del coronavirus, si es que se nos presenta otra vez, que parece ser que puede ocurrir. Es decir, no se aprendió nada de todo lo que hemos pasado; estamos pasando, porque justo ahora es cuando hay que hacer examen de conciencia, ver donde se han detectado los fallos y aprender, de una vez por todas, entre otras cosas, que los centros de atención primaria son absolutamente necesarios, si no se quiere volver a colapsar los hospitales, y como consecuencia de ello, dejar morir a los ancianos por falta de asistencia en esas residencias convertidas en tanatorios.

Es tiempo de reflexión para el Gobierno, para el Ministerio de Sanidad, para los responsables de las comunidades autónomas. Hay que meditar, y mucho, sobre todo aquello susceptible de mejorar en la sanidad pública: el coronavirus ha venido a destapar nuestras vergüenzas. Dejó al descubierto que no tenemos la mejor sanidad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 24-6-2020

POBREZA EN ESPAÑA, LA MÁS ALTA DE EUROPA

Lunes, 22 junio, 2020

4La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, ha hecho unas declaraciones en las que felicita a España por haber puesto en marcha el ingreso mínimo vital, porque considera imprescindible proteger a las personas más vulnerables de estas crisis, y porque la pobreza en España es la más alta en relación con la del resto de Europa ya que un 21% de la población se encuentra bajo el umbral de la pobreza, cuando en la Unión Europea es menos del 17%, por lo que, según sus palabras, España tiene una importante labor para mejorar la desigualdad en el país, y este es un buen instrumento. Añadiendo que este es el momento en el que los Gobiernos tienen que gastar, para salir de esta crisis global.

Y este discurso tan razonable, hecho por una autoridad económica tan relevante, deberían leerlo algunos empresarios españoles (nos consta que otros muchos si están de acuerdo), que al parecer están en otras historias. Unos empresarios que parecen pensar solamente en ellos mismos, en sus propios intereses, sin valorar que es este Gobierno, al que ellos critican muchas decisiones, el que ha hecho posible que compañías con problemas, pero otras muy sanas, hayan podido tener liquidez frente al desplome de la actividad económica provocado por las restricciones que ha impuesto el coronavirus: El mecanismo principal para asegurar la liquidez ha sido una línea de avales públicos de hasta 100.000 millones de euros del ICO, dirigidos principalmente a pequeñas y medianas empresas, aunque al parecer otras grandes se han enganchado a esta ayuda.

Pues al parecer, que las empresas tengan ayudas, algo que nos parece muy bien porque estas son las que generan empleo, a los empresarios les parece muy bien, necesario y hasta exigible, pero esos mismos que lloran para que el Gobierno les eche una mano en sus problemas (reitero mi comprensión hacia ellos), resulta que salen en tropel a mostrar su desacuerdo por la puesta en marcha de algo absolutamente necesario como es el llamado ingreso mínimo vital. Pongamos por caso las declaraciones hechas por el Secretario General del Círculo de Empresarios, Alfredo Bonet que ha dicho: “Desde el Círculo de Empresarios no vemos la conveniencia de una renta básica universal, ya que se ha demostrado ineficaz en los países que la han ensayado y desincentiva el espíritu emprendedor” y es que, al parecer, algunos piensan que ya nadie va a querer trabajar, o, según algunas declaraciones, esto “presionaría al alza los salarios y distorsionaría la negociación colectiva”,

Tenemos la impresión de que esto es lo que han querido siempre, tener la sartén por el mango, y el mango también , porque tras eso de “distorsionar la negociación colectiva”, se esconde el deseo de continuar teniendo la fuerza de los salarios y de las condiciones laborales a ofrecer: ya hablan, desde foros empresariales de las dificultades que se encontrarán en la renovación de los convenios colectivos, que venzan próximamente, porque entienden que les será mucho más difícil llegar a acuerdos.

Bueno, pues que pongan la imaginación a trabajar, que no se apoyen en el hambre de muchos trabajadores (hay asalariados que no llegan a final de mes) para conseguir en esos convenios todo lo que los empresarios proponen.

5Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, dijo ayer, durante una charla pronunciada en Santander: “Lo que nos preocupa profundamente es el déficit del Estado”. Algo que nos parece razonable, pero yo prefiero el discurso de La directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgiev, cuando afirma que “Estamos diciendo a los Gobiernos: gasten cuanto puedan. Hay que salir de esta crisis”.

Pues teniendo en cuenta lo que ocurrió en el 2008, a mi esto me parece muy justo: ya era hora de que las crisis no las pagaran siempre los mismos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 17-6-2020

NECESIDAD DEL ESTADO DE ALARMA

Lunes, 8 junio, 2020

descarga (19)Hemos de reconocer, que el consejero de Salud del Gobierno de la Región de Murcia está sabiendo gestionar la pandemia. Incluso supo actuar con rapidez, en relación con las residencias de mayores, tras aquellos comienzos en los que la cifra de fallecidos por coronavirus, en la residencia Caser, en Santo Ángel, alcanzaba ya la cifra de ocho, se registraban cuatro en la residencia Sergesa, en Santomera, y tres en la residencia para mayores Orpea, en Cartagena. En aquel momento, el responsable de sanidad de la Región ya mostró su firmeza al declarar “Todas las residencias son sospechosas, entre comillas, y vamos a intervenir en todas”, con lo que aquello significaba de actuación en esas residencias, y no solo en aquellas en los que se conocieron casos positivos de coronavirus, tomando la acertada decisión de cerrar dichas residencias a la visita de los familiares, aunque esto le ocasionara algunas criticas de aquellos que piensan que los Gobiernos hacen todo lo que pueden por fastidiarlos.

descarga (18)Porque ningún Gobierno actúa así, se pueden equivocar o no, pueden gestionar con mayor o menor acierto, para ningún Gobierno decide impedir las visitas a los ancianos, por parte de sus familias, aislándolos por capricho. Como tampoco el Gobierno de España declaró, y ha prorrogado varias veces el estado de alarma, por un capricho del presidente. No, los Gobiernos, del signo que sea, no maquinan diariamente la forma de cómo fastidiar al personal. Más que nada, porque no es algo que les convenga, porque no son cosas que les produzcan rentabilidad electoral, antes al contrario, esas decisiones erosionan su imagen: sobre todo cuando hay una oposición, muy poco dispuesta a ayudar, para que los problemas del país se solucionen.

Por cierto, esa obsesión que López Miras tiene con el Gobierno de España (nada de lo que este hace merece la aprobación del presidente murciano) le lleva muchas veces al exceso verbal, pongamos por caso el pasado lunes, cuando le decía a Ángels Barceló, en relación con la prorroga de la declaración de estado de alarma, que “se está convirtiendo en una forma de llevar el poder absolutísimo, que nunca antes había tenido un presidente, más que en una herramienta para controlar el virus”. Al parecer, nuestro presidente ignora que se están produciendo rebrotes del virus en distintos lugares de España, entre los que se encuentran Totana y Archena, felizmente controlados.

Así es que hemos de reconocer que las cosas se están haciendo razonablemente bien aquí. Pero admitiendo que se va por buen camino, seria conveniente, ahora, que se está en la llamada desescalada, que se extremasen las precauciones porque, al contrario de lo que dice el presidente López Miras, “Si vuelve el virus, estaremos preparados”, el virus está aquí, el virus no se ha ido, aunque haya mitigado su furor, y que un dirigente, con la máxima responsabilidad política, diga esto, es un tanto peligroso porque hay gente que lee y oye las declaraciones de los políticos, y tienden a creer lo que estos les dicen; porque les suponen más informados, así es que una mayor prudencia a la hora de hacer declaraciones no vendría mal.

Eso del “Si vuelve el virus, estaremos preparados”, lo ha dicho en el contexto de unas declaraciones en las que ha anunciado que se ha decidido la compra de 100 millones de unidades de material de protección sanitario ante un posible rebrote tras el verano, lo que nos parece muy bien, pero lo que no tiene mucho sentido es que se prevea para el futuro, y que se olvide el presente que ha producido la dimisión de los 12 coordinadores médicos de los centros de salud de Atención Primaria del Área VII de salud, de la que es hospital de referencia el Reina Sofía, ante la falta de recursos para desarrollar su trabajo en las mejores condiciones, en la fase de desescalada, tras la pandemia del coronavirus. Está bien prever el futuro, pero el coronavirus continua aquí.

Publicado el 3-6-2020

UN DOLOR DEL LADO DE LA PATRIA

Jueves, 28 mayo, 2020

Siempre intenté no introducirme en las redes sociales, solo WhatsApp, y porque me mantiene en contacto con los amigos. Nada de Facebook, ni Twitter, porque siempre me parecieron foros en los que cabe todo, sobre todo el mal gusto y el exceso verbal. Pero caí en la trampa y me dejé convencer por las “bondades” de Facebook, aunque debo de decir que, aunque muchas veces me sienta incómoda, no es menos cierto que me ha servido para darme cuenta del dominio que sobre las redes ejercen los extremismos, de lo peligroso de algunas intervenciones, del odio que pueden llegar a destilar.

Y solo se me ocurre preguntar ¿Por qué? ¿Por qué en este país, después de tantos años transcurridos, desde la finalización de la terrible Guerra Civil, se continúa pensando que el que no es fascista es comunista? ¿Por qué en este país, no es posible imaginarse una derecha civilizada, que respete la manera de sentir de otros, sin verlos como enemigos, sin llamarles comunistas (toda la izquierda no lo es), y una izquierda, también civilizada, que no llame facha a cualquiera que no piense o sienta como ellos, porque tampoco todos los que no son de izquierdas son fascistas? ¿Por qué el enfrentamiento estúpido? ¿Por qué el odio sin sentido que solo lleva a la confrontación cerril? ¿Por qué el cainismo que subyace en nuestra sociedad?

descarga (16)Este país, como muchos otros, está padeciendo una de las grandes pandemias de los últimos años. Los grandes pueblos demuestran su grandeza ante las grandes tragedias que les lleva a unir sus fuerzas para superar esos momentos. Y eso llegamos a creer cuando, a través de las redes sociales, el sábado 14 de marzo, se nos convocaba a todos los españoles para aplaudir desde los balcones a los sanitarios que tan magnifica labor están haciendo en su lucha contra esta pandemia. El primer día, el plauso desde todos los balcones tuvo lugar a las diez de la noche, al día siguiente se mantuvo la cita, pero a las ocho de la tarde, con la intención de incluir a los niños en este acto que nos emocionaba, que nos unía, y que hablaba a esos niños de tolerancia, sin decir.

descarga (17)Esta iniciativa se mantuvo de manera interrumpida, pero fue decayendo coincidiendo con la irrupción de las caceroladas de otro signo, como si aplaudir a los sanitarios tuviese algo que ver con un apoyo al Gobierno. Y sí, fueron decayendo los aplausos, a raíz también, de que, en algunos lugares, en mi barrio ocurrió, mientras que se aplaudía alguno lanzaba gritos de Arriba España, entre el silencio del resto, es cierto. Pero es cierto también que ese “arriba”, fue rompiendo esa sensación de unidad mientras los aplausos mitigaban su sonido y se acrecentaba el ruido de esas caceroladas imposibles de comprender para cualquier persona que no se sienta ni comunista, ni fascista. Y sí, fue una manera burda de ir acabando con los aplausos, pero una manera que ha dado resultado, porque ante la perdida de intensidad de esos aplausos, se terminó por convocarnos el domingo 17 para intentar dar un final digno a algo que nos hizo creer que éramos capaces de unirnos cuando este país esta sufriendo la peor crisis sanitaria y económica en muchos años. Pero no, se hizo el silencio en los balcones, se apagaron las palmas, y creció el ruido de las caceroladas (hemos de resaltar la diferencia de estilo entre una cosa y otra), a la vez que se sucedían manifestaciones que ponen en peligro la salud de este país, al que dicen amar tanto.

En su libro “Estado de sitio”, la poeta uruguaya, afincada en Barcelona, Cristina Peri Rossi, comienza el mismo con un poema brevísimo, pero suficiente para expresar el inmenso dolor que sentía al verse obligada a vivir exiliada fuera de su país: “Tengo un dolor aquí, del lado de la patria”. Y lo recuerdo ahora porque, a muchas y muchos españoles, que no somos ni comunistas ni fascistas, también nos duele este país nuestro, esta patria que parece no aprender de su historia.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 27-5-2020

Y CIUDADANOS SIN ENTERARSE

Viernes, 15 mayo, 2020

IIEn el lenguaje militar, una maniobra de distracción es aquella diseñada para distraer, o engañar, al enemigo. En el plano político, es aquella decisión encaminada a coger fuera de juego no solo al adversario, a los medios de comunicación también, que ahora están agobiados con el coronavirus, y en este tiempo de zozobra social, es posible que se cuelen otras cosas. Pues algo así es lo que ha hecho el Gobierno regional, una sibilina maniobra de distracción aprobando dos decretos-leyes con el equívoco nombre de Mitigación del impacto económico del Covid-19, aprovechando la pandemia. Porque con ese nombre, lo normal seria pensar que el contenido de los mismos estaría encaminado a socorrer a los 140,000 trabajadores afectados por un ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal), en la Región. A proteger a los 27,000 trabajadores autónomos afectados en esta autonomía, por cese de actividad. A buscar soluciones económicas para las 15,700 empresas afectadas por esta crisis. Pero no, estos dos decretos-leyes no están enfocados a mitigar todo esto, estos dos decretos–leyes, ante la sorpresa de muchos, están pensados, al parecer, para beneficiar a las grandes empresas constructoras. Porque esto es lo que se aprobó:

PUEERTOSLey de Puertos, encaminada a nuevas instalaciones que ya no tendrán que pasar por el Consejo de Gobierno para su probación porque, a partir de ahora, el único responsable de todo esto será el consejero de Obras Públicas de la Comunidad Autónoma. Un consejero, José Ramón Díez de Revenga, que podrá hacer y deshacer a su antojo sin tener que dar ningún tipo de explicación. Un consejero que nos hace pensar en aquello de que la mujer del Cesar no solo ha de ser buena, ha de parecerlo, porque este señor, hasta hace no mucho tiempo, fue accionista de Azentia, una empresa de ingeniería especializada en este tipo de obras. Y que alguien con esos lazos de intereses quede como el único responsable de decidir sobre todo ello es, todo, menos socialmente presentable. Y si ya es indignante que esto pueda ocurrir, sin que esta sociedad se escandalice, el colmo es que las concesiones puedan extenderse, de 5 a 15 años, porque si por un milagro del destino en las próximas elecciones autonómicas se pudiese formar un Gobierno, distinto al actual, éste vería comprometidas sus decisiones por unas concesiones a tan largo plazo. Difícil de digerir, la verdad.

Ley del suelo, que nace para decirnos que los proyectos industriales y hoteles podrían comenzar a construirse antes de conseguir la aprobación definitiva. Es decir, cualquier empresa puede presentar un “expediente de la señorita Pepis”, y a la vez comenzar a construir lo que le de le gana, que ya se verá. Pero si su capacidad de asombro no está completa, sepan que las modificaciones en edificios históricos podrán llevarse a cabo con una simple declaración de responsabilidad. Es decir, la palabra del constructor es lo suficientemente valida como para dejar en manos de ellos la modificación de edificios históricos que forman parte del patrimonio de todos los murcianos. Pero hay más, los Ayuntamientos, después de todas las tropelías que cometieron, muchos de ellos, en la gran crisis de la “burbuja inmobiliaria” (39 de los 45 municipios de la Región estuvieron inmersos en casos de corrupción), recuperan sus competencias sobre la ordenación del litoral.

Y una Ley de Protección Ambiental Integral, cuyo contenido parece un chiste, teniendo en cuenta que todos los países de la Unión Europea, a la que pertenecemos, abogan por una reducción de un 40% de los gases de efecto invernadero, hasta 2030, y este proyecto fomenta un aumento de un 30% de los mismos.

Por cierto, ¿Los socios de Gobierno del PP, o sea, Ciudadanos, son capaces de ver más allá de sus narices? Lo digo, porque ellos también lo han aprobado.


EL SANTO JOB Y DIEGO CONESA

Viernes, 15 mayo, 2020

El santo Job es un personaje bíblico, que según recogen las sagradas escrituras, fue ejemplo de temple y aguante en las numerosas pruebas a las que fue sometido, habiéndose ganado el que, pasados los siglos, se le mencione habitualmente con la expresión “tener más paciencia que el santo Job”. Pues bien, salvando las distancias (que sepamos a él el diablo no le ha tentado con tantas pruebas), Diego Conesa, el Secretario General del PSRM-PSOE, lleva tiempo demostrando su temple, su saber estar, su prudencia, su infinita paciencia, a la espera de que el presidente del Gobierno de la Región de Murcia, López Miras, se dignase contestar a su petición de una reunión donde poder tratar los muchos e importantes problemas que afectan a la región.

Si, son ya casi 40 días los que han transcurrido desde aquella primera vez en que el líder regional socialista le enviase una carta al presidente en la que le proponía abrir una línea de diálogo, adjuntándole un documento de mínimos con las propuestas que consideraba urgentes, para poner en marcha en la Región y poder debatirlas en una reunión con el presidente.

conesaA lo largo del tiempo, el silencio por parte de este fue absoluto, y de nuevo, Diego Conesa, en un ejercicio infinito de paciencia y humildad, tan necesarias ambas en un ambiente, el político, en el que sobra tanta prepotencia y desdén por las iniciativas de los otros, volvió a enviarle una carta en la que se recogen diez puntos básicos para buscar el acuerdo con la administración regional, porque continua creyendo necesario que los políticos ofrezcan a la ciudadanía una imagen de generosidad y de acuerdo en momentos tan críticos para esta sociedad a la que dicen servir. Y en esa carta, el secretario general del PSRM-PSOE, ofrecía a López Miras, apoyar los presupuestos autonómicos de 2020, a cambio de incorporar las 10 medidas urgentes planteadas por los socialistas para la “reconstrucción socioeconómica” de la región. Entre otras cosas, la propuesta socialista contempla el refuerzo urgente del sistema regional de salud, el rescate social, el rescate del tejido empresarial, y el empleo, en un decálogo de iniciativas que, según propuesta del líder socialista, pueden ser debatidas, matizadas, o sustituidas, tras un proceso de negociación. Un documento que propone el diseño de una estrategia, a medio y largo plazo, en el que participe un comité de expertos multidisciplinar donde se vean representados todos, y buscar así un acuerdo político, económico y social.

descarga (13)Pues bien, tras el envío de ese documento, tras nueva llamada telefónica, López Miras, que al parecer esta en un sinvivir con tanto trabajo acumulado, sin tiempo para conversar con el líder de la oposición (hay que recordar que Conesa consiguió para el PSOE más votos que López Miras para el PP en las ultimas elecciones autonómicas) declaraba a la prensa que sí, que mantendría esa reunión, que escucharía esas propuestas, y se supone, que las estudiaría también, pero cuando escribo este artículo esa entrevista entre los dos no se ha producido, y teniendo en cuenta lo ocurrido el lunes ( PP, Cs y Vox rechazaron ese día todas las enmiendas parciales a los presupuestos presentadas por el PSOE y Podemos en la Comisión de Hacienda y Presupuestos de la Asamblea Regional) , ya no tendría mucho sentido que se produjera, porque al parecer, López Miras, es incapaz de comprender que los presupuestos pactados por PP, Cs y Vox, ahora no son válidos para la región, que en tiempos de crisis como esta, la ayuda de todas las fuerzas políticas es necesaria. Y si el primer partido de la oposición en la Región ofrece apoyar y “respaldar” los cambios inmediatos que se necesitan para que esta tierra avance, es de una gran irresponsabilidad continuar metido en una burbuja que solo le lleva a culpar al “maestro armero” de su incapacidad para gobernar.

Publicado el 22 del 4 del 2020 en el diario La Opinión, de Murcia.

SOLIDARIDAD, ESPERANZA, Y EGOISMO

Viernes, 17 abril, 2020

 

CORONSon las ocho de la tarde-noche. Con puntualidad germánica la calle parece cobrar una vida especial y los aplausos suenan desde todos los balcones y terrazas. E invariablemente, la gente se saluda de un balcón a otro. Gente con la que nunca habías hablado, a la que no conoces, a la que solo habías visto entrar en su portal alguna vez, y que hoy te sonríe y levanta su brazo para mover su mano en afectuoso saludo. Y suena la música en un balcón, alguien ha puesto In De Ghetto, de Elvis Presley, y aparte de traer a tu mente momentos de tu vida, contemplas a una pareja ya entrada en años, en el balcón de enfrente, bailando ese In De Ghetto, apretados y sintiendo la música hasta lo mas hondo. Y no resistes la tentación de mostrarles que te hace feliz que alguien continúe bailando así, y te miran con una mezcla de asombro y de agradecimiento, y te dan las gracias, y tu te preguntas como es posible que te hayas atrevido a decirles eso. Pero es esto lo que está ocurriendo estos días en todas las calles de este país, donde la solidaridad, en distintas formas, parece haberse acrecentado entre los vecinos, porque como dice Jorge Valdano, “los aplausos se mudaron de los estadios a los balcones”.

COROYa se, dicen que lo que estamos viviendo no servirá para hacernos mejores, pero yo pienso que cuando esto pase quedará algo distinto en nosotros. Sí, sentiremos que somos mejores, y seguramente a la mayoría de ciudadanos, les sirva para valorar las cosas que realmente tienen importancia, como la vida, que al parecer solo la sabemos estimar en momentos como este que estamos viviendo. Pero me temo que poco más, porque los políticos no han olvidado las miserias y continúan comportándose como siempre, con falta de generosidad, con declaraciones huecas buscando el beneficio propio, la rentabilidad electoral. Y si al señor Torra le era beneficioso hablar de eso de aislar Cataluña, como si el peligro del Coronavirus solo afectara a ellos, y pregona a quienes quieran escucharle (que por desgracia son más de los que nos gustaría) que el Gobierno central les impide actuar como ellos harían, el Gobierno de Madrid continua con la misma cantinela y hasta los vascos, que parecía que actuaban con sentido de Estado (ellos presumen mucho de esto, incluso cuando ETA asesinaba y Arzalluz decía aquello de “Otros mueven el árbol y nosotros cogemos las nueces”), ahora, cuando les toca lo de cerrar la industria porque el coronavirus continua imparable, ya han comenzado a no estar tan de acuerdo con el Gobierno central porque miren, eso les toca de cerca, y no es plan de que su industria se venga abajo. Y sí, es preocupante, para ellos y para todos, porque ganar unos mercados no es fácil y si se pierden por falta de producción será muy difícil recuperarlos, pero ahora, de lo que se está hablando, es de parar, como sea, a esta pandemia que nos ataca.

DELORSComo nos ataca, en lo más profundo de nuestro sentir europeísta, el comportamiento que están teniendo algunos líderes europeos al debatir las medidas económicas que se deberían de tomar para contrarrestar los devastadores efectos del Covid-19. Pero, como siempre, los puntos de vista son divergentes y España, y otros países, se están dando de bruces con la cerrazón de Alemania y Holanda que, en un ejercicio insoportable de insolidaridad, se oponen a hacer posible la puesta en marcha de un instrumento de deuda común, o eurobonos, para afrontar la situación. Y la situación es tan grave, que Jacques Delors, expresidente de la Comisión Europea y una de las figuras más destacadas en la historia de la construcción europea, a sus 95 año, ha roto su silencio para decir que:”El clima que parece reinar entre los jefes de Estado y de gobierno y la falta de solidaridad europea representan un peligro mortal para la Unión Europea”. Sí, hay distintas maneras de enfrentarse a esto, y me temo que no ganará la mejor, la de la solidaridad y la de la esperanza, porque la del egoísmo está al acecho.

Publicado en La Opinión, de Murcia el 1-4-2020

TORRA, DIAZ AYUSO, Y LA TINTA DEL CALAMAR

Viernes, 17 abril, 2020

No es el momento, en absoluto, de cuestionar el funcionamiento de la sanidad española con respecto a como afrontar la lucha contra el coronavirus. No, es el momento de que los ciudadanos hagamos aquello que se nos dice, que nos mantengamos en casa, que procuremos ir lo menos posible a los supermercados, que guardemos la cuarentena que se nos pide, porque es la única manera de que el virus no se propague.

No, no es el momento de convertirnos en técnicos y dar soluciones de Perogrullo a este gran problema. No lo es, pero quizás sí sea el momento de reflexionar sobre la efectividad de ciertas transferencias hechas a las autonomías, por ejemplo las de sanidad, porque algo tan importante para la sociedad, en España, depende de los gobiernos regionales, que hace años que tienen transferidas, prácticamente, todas las competencias en este campo (excepto Ceuta y Melilla), habiendo creado cada una de ellas sus propios servicios autonómicos de salud, y en muchos casos, cada Gobierno regional ha ido decidiendo sobre la sanidad publica en función de sus intereses ideológicos, que ha impulsado a algunos de ellos a favorecer la fortaleza de la sanidad privada, o lo que es igual, intereses empresariales, en detrimento de la sanidad publica, de la que han ido recortando hasta dejarla en su minima expresión. Entre otras, se encuentras dos autonomías dirigidas por quienes, en teoría, tienen distintas ideologías, pero que en el fondo coinciden en algunas cosas, por ejemplo, en la manera de empobrecer la sanidad publica. Sí, dos autonomías, una presidida por Quím Torra, la otra presidida por Isabel Díaz Ayuso, que coinciden en ser las que más están gritando ahora, las que están dando más la nota para que el ruido desvíe la atención de lo que se ha venido haciendo mal desde hace años, en las comunidades presididas por ellos.

TORRAAsí es, el señor Torra, desde Cataluña, y la señora Díaz Ayuso, desde Madrid, vienen, un día si y otro también, diciendo tontunas como que el Gobierno central no les deja actuar adecuadamente en su comunidad, respeto a este tema, porque al parecer, les está impidiendo realizar las compras de los materiales necesarios para combatir el coronavirus. Así, como suena, un ruido en el que coinciden los que aparentemente están tan alejados ideológicamente, seguramente porque no lo están tanto.

En el tema catalán, lo que son las cosas, tanto mirar a Europa, para despreciar a España, y mientras Cataluña destina un 3,7% de su PIB a la sanidad, la Europa de los 15 dedica una media de 7,2% y España destina un 5,9% al gasto sanitario público Y es que, Cataluña continua entre las Comunidades Autónomas con peor sanidad pública, tal y como se pone de manifiesto en el ultimo informe sobre Los servicios sanitarios de las CCAA 2019 realizado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. Un informe que sitúa a Cataluña en el cuarto lugar por la cola del ranking nacional (14ª de 17), sin abandonar el grupo de las cuatro últimas posiciones, en el que se encuentra desde 2015, cuando en el 2009 se encontraba situada en 5º lugar.

DIAZ AYUSOPor otra parte, los datos recogidos por el Observatorio Madrileño de Salud, sitúan la sanidad pública madrileña en parámetros negativos muy alejados de la media del resto de comunidades autónomas. Tal y como apuntan, en atención hospitalaria y especializada, existe una media de espera de 148 días, y 590.517 personas están en listas de espera reconocidas, lo que supone un 8,96% de la población. Se ha producido una reducción del total de camas hospitalarias con financiación pública en la región (793 camas menos) y desde 2009 aquí se ha registrado una reducción de personal de más de cinco mil profesionales.

Pues bien, con estos datos, estos son los que más ruido están haciendo. Justo como hacen los calmares con su tinta, utilizar una estrategia de evasión.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 25-3-2020

A %d blogueros les gusta esto: