POLITICA DE RUIDO Y FURIA

viernes, 26 marzo, 2021

En los últimos tiempos, la polarización de la sociedad española ha llegado a tal extremo, que no hay un día de tranquilidad en el ambiente político. Los debates en las Cortes, en el Senado, y en los distintos Parlamentos autonómicos, alcanzan tal estruendo vociferante y agresivo; las descalificaciones entre los distintos partidos políticos son de tan baja estofa, que es fácil admirar a ese otro tipo de político que como, pongamos por caso, Ángel Gabilondo, en la Asamblea de Madrid, intenta poner un poco de cordura en sus intervenciones, para recordar que hay otra manera de hacer política, otra forma de debatir, otro estilo de estar sentado en un escaño que debería de ser respetado por todos los que lo ocupan, porque están ahí representando a un pueblo que ha creído en ellos, que espera de ellos soluciones a sus problemas; a muchos problemas.

Pero no, al parecer, la política española; en todos los Parlamentos, se ha convertido en un circo, en el peor sentido del término, porque en las sesiones de control de los distintos Gobiernos, no solo el del Gobierno central, en Madrid, el contenido de los debates está tan alejado de la realidad que viven los ciudadanos que es fácil preguntarse si esos diputados, que dicen representarnos, no viven aislados en un mundo en el que solo se dedican a proyectar sus odios al contrario. Un mundo de ruido y furia.

Allí no se debate; se insulta. No se aportan ideas; seguramente porque no se tienen, y la sensación que queda es que no están para buscar soluciones a los muchos problemas que este país tiene planteados, quizá porque esos plenos llamados Sesiones de control al Gobierno, se han convertido en un guirigay vergonzoso, donde no se habla del numero de parados que hay en España, no se nos dice como se repartirá el mucho dinero que llega de la CE para intentar solventar tanto problema, no se nos cuenta de las soluciones que tendrán muchos autónomos que han tenido que cerrar sus negocios, que ocurrirá con los miles de ERTE. No, allí solo se muestra la incapacidad que tienen para pensar en el bien de este país que les paga, y les paga muy bien. Aunque prefiero pensar que siempre hay una puerta abierta a la esperanza.

AngelLa esperanza que me hace sentir un video electoral que ha grabado, Ángel Gabilondo, el cabeza de lista del PSOE, a la Asamblea de Madrid, y que me hace pensar que no todos los políticos son de ruido y pocas nueces, de recurrir al insulto para defender sus ideas. Que hay quienes sí piensan en los ciudadanos, y saben llenar de dignidad su escaño. Sí, aunque les parezca extraño, en dos minutos de duración del video, Gabilondo, consigue algo extraordinario, en contra de lo que nos tienen acostumbrados otros. El no, el no menciona, ni una sola vez, a Isabel Díaz Ayuso, por el PP, y Pablo Iglesias, por Podemos. No, no habla de ellos, pero si, sí critica implícitamente la confrontación dialéctica entre ambos: «En Madrid no falta dinero y lo que sobra es este espectáculo».

Y se presenta en ese video diciendo cosas como: «Algunos dicen que soy un soso. Si es por sosegado, puede que tengan razón. Será porque no creo en la bronca. Porque cuando hay gritos, pido la palabra (…) “Dicen que soy demasiado formal. Será porque el descaro y el insulto no me representan. Será porque no creo ni en el odio, ni en la tensión». Como verán, una manera inteligente de darle la vuelta a lo que algunos consideran puntos débiles del candidato socialista de cara a la campaña electoral, posiblemente porque, como el mismo dice: «No soy un político de marketing. Soy, lisa y llanamente, un profesor», que «cuando se trata de la pandemia, de la vacunación y de la recuperación económica no resumo mi programa en un tuit”. Para finalizar diciendo ¿No va siendo hora de que nos pongamos a gobernar en serio?».

Sí, siempre queda una puerta abierta a la esperanza.

Publicado en el diario La Opinión, de Murcia, el 24 de marzo de 2021

LA TENTACIÓN NO VIVE ARRIBA

martes, 23 marzo, 2021

Epicteto es uno de los filósofos más célebres de la corriente filosófica conocida como estoicismo, de gran popularidad en la Grecia helenística y en la antigua Roma. Su doctrina se centra, básicamente, en la ética, en la mejor manera de vivir la vida, y sus enseñanzas han pasado a la historia como unas de las mejores maneras de alcanzar la paz interior.

Epicteto afirmaba: “Compórtate en tu vida como en un banquete. Si algún plato pasa cerca de ti, cuídate mucho de meter la mano. En cambio, si te lo ofrecen, coge tu parte. Haz lo mismo con tus riquezas, amigos, parejas, familia o cualquier otro aspecto. Si puedes lograrlo, serás digno de sentarte a la mesa de los dioses. Y si eres capaz, incluso, de rechazar lo que te ponen delante, tendrás parte de su poder”.

Pues bien, leyendo a Epicteto, tenemos la impresión de que los tránsfugas Isabel Franco, Valle Miguélez y Francisco Álvarez, lo leyeron, pero no terminaron de comprenderlo muy bien, porque solo se quedaron con eso de “Compórtate en tu vida como en un banquete” y “si te ofrecen, coge tu parte”. Y su parte estaba ahí, porque la tentación, al parecer, “no vive arriba”; para ellos, y si en San Esteban, o en Genova, que vaya usted a saber.

El Diccionario panhispánico del español jurídico viene a decirnos, en síntesis, que “La actitud de un tránsfuga altera la representación democrática, pues la votación a un determinado partido político se efectúa no solo por la calidad de las personas que lo integran en las listas electorales, sino por la perspectiva política e ideológica que representan”.

CiudadanosClaro que habría que preguntarse cual es la perspectiva política e ideológica de aquellos que, para mostrar su desacuerdo, con el que se supone su partido, no muestran su rechazo dentro del mismo, o marchándose a su casa dando un portazo (no hay nada más digno que esto), y si manifiestan su desacuerdo aceptando las canonjías que les ofrecieron y que, al parecer, tienen la virtud de adormecer conciencias. O quizás no es tan fácil adormecerlas, porque las cartas y entrevistas que Valle Miguélez e Isabel Franco están concediendo (Francisco Álvarez está siendo más cauto) nos hablan de que intentan justificar su traición, así es que muy orgullosas no deben de estar; o eso parece, por lo que están intentando poner en marcha algo muy utilizado, por desgracia, en la política española, que no es otra cosas que intentar confundir al personal, ya de por sí muy confundido, extrañado, indignado, y hasta triste, con este espectáculo de vodevil que nos han montado entre todos. Unos, porque sin ver si hay agua no te puedes tirar a la piscina. Otros, por la falta absoluta de escrúpulos de que han hecho gala al traicionar el pacto antitránsfugas que firmaron, hace muy poco tiempo, y otros también, por la ausencia total de ética para dejarse comprar. Porque no olvidemos que tan corrupto es el que corrompe como el que se deja corromper.

Los politólogos Taleh Sayéd y David Bruce, definen la corrupción como “el mal uso o el abuso del poder público para beneficio personal y privado”. Y estamos hablando de esto, de pura y simple corrupción política.

IIQue Franco nos diga ahora que a ella no “la eligieron para traicionar a los murcianos” olvidando que antes de las elecciones de 2019 afirmó que el objetivo de su formación era «acabar con 24 años del PP de Murcia en la región» (¿Cuándo los traicionó, antes o ahora?, y que Miguélez, que formaba parte del grupo negociador del nuevo programa de Gobierno que estudiaban Cs y PSOE, suelte eso de que ha sido «engañada» y «coaccionada» por la exmano derecha de Arrimadas, Carlos Cuadrado, es de un cinismo; o lo que es igual, de un oportunismo insoportable.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 17 de marzo de 2021

EL DESCUIDO DE JULIAN PÉREZ TEMPLADO

martes, 16 marzo, 2021

descarga (13)Por Ley 12/2014, de 17 de diciembre, se creó el Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia. El órgano independiente de control en materia de transparencia en la Comunidad Autónoma, “que vela por el cumplimiento de las obligaciones de publicidad activa y garantiza el derecho de acceso a la información pública”. Toda una declaración de intenciones que no se puso en marcha con mucho entusiasmo por parte de la administración autonómica, teniendo en cuenta que, tal y como denunciaba el recordado José Molina, el Consejo estuvo el primer año sin local y trabajó durante su primera etapa sin funcionarios. Aún así, el primer presidente de este consejo defendía que las resoluciones del mismo «no tienen que gustar, son un derecho». Y tanto defendía ese derecho, que el economista y sociólogo, que dedicó los últimos cinco años de su vida al primer Consejo de Transparencia; desde donde no se cansó de reclamar la rendición de cuentas de los poderes públicos, nos daba una lección de compromiso con la sociedad a la que siempre defendió, dimitiendo primero como máximo responsable de transparencia por el «torpedeo» y la «obstrucción» a su labor por parte del Gobierno regional, y más tarde, escribiendo su ultimo artículo, “La corrupción asalta los protocolos: Dimitir no es suficiente”, desde la cama del hospital. Un artículo que viene a ser como su testamento político, porque es un reflejo de cómo concebía el servicio público. Una honesta reflexión sobre la vacunación, fuera de protocolo, del entonces consejero de Sanidad Manuel Villegas, y de altos cargos y funcionarios.

José Molina, decía en ese artículo que «El que tiene que dimitir como cabeza de este desastre es el presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, no el último de la lista de los 466». Pero no, el presidente de la Comunidad Autónoma no ha dimitido, al contrario, está intentando poder prolongar su mandato, y ahora está al frente del Consejo de Transparencia el magistrado jubilado Julián Pérez-Templado.

TempladoSuponemos que no ha de ser fácil sustituir a un hombre tan respetado como su antecesor en el cargo, sobre todo cuando, en sus primeras declaraciones, muestra que se encuentra en las antípodas del anterior a la hora de calibrar la importancia de los mismos acontecimientos, que son vistos de manera absolutamente dispar. Tan dispar, que en una entrevista que le realizaban en Onda Regional, el nuevo presidente del Consejo de la Transparencia de la región, daba por seguro que las irregularidades cometidas en el proceso de vacunación no constituyen un delito. Es más, aunque el hecho está siendo investigado por la Fiscalía Superior de la región, Pérez Templado, atribuye las irregularidades a un comportamiento que define como «descuidado» porque, según él, “no todos los comportamientos reprochables pueden ser considerados delictivos”. Y eso es lo que, en su opinión, ha ocurrido con las irregularidades en el proceso de vacunación. Así mismo, lo de vacunarse todos a toque de corneta fue solo un comportamiento “descuidado”, que según la RAE, es “Que no pone el interés, atención y cuidado debidos en lo que hace o en lo que está a su cargo o bajo su responsabilidad”. Que digo yo, que menudo favor le ha hecho a Manuel Villegas diciendo esto, porque si un Consejero de Sanidad, no pone cuidado y atención en lo que hace, lo normal es que dimita; que es lo que hizo. Pero nada, para el nuevo responsable es solo un “descuido”.

templado iiiTambién se pronuncio el nuevo presidente del Consejo de la Transparencia sobre el Mar Menor, para decir que “La responsabilidad de su actual estado es muy amplia y está muy repartida”. Al parecer no se ha leído la propia página Web de la comunidad donde aparecen las competencias de la Dirección General del Mar Menor. De haberlo hecho, seguramente no hubiese despachado este tema de manera tan superficial.

Oímos la entrevista con mucho interés. Esto promete.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 10 de marzo de 2021

UN FEMINISMO DE ARROGANCIA Y CEGUERA

lunes, 8 marzo, 2021

DARIASLa ministra de Sanidad, Carolina Darias, manifestó dias pasados, «no ha lugar» a las manifestaciones por el Día Internacional de la Mujer, el próximo 8 de marzo, recordando que estamos en una situación de pandemia y haciendo un llamamiento a la «responsabilidad». Declaraciones que hacia en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial de Salud. Rueda de prensa en la que se le recordó que el año pasado, tras su presencia en la marcha del 8M, la ministra confirmaba su positivo por coronavirus.

Quizás por su propia experiencia, y seguramente porque las cosas en este país no están para tomárselo a broma, lo cierto es que la ministra de Sanidad fue muy contundente a la hora de hablar de este tema advirtiendo «sin ningún tapujo» que para «seguir con la cultura de cuidado y prevención», la situación actual no permitirá llevar a cabo los actos para conmemorar el Día de la Mujer.

Imposible hacer unas declaraciones más claras. Declaraciones que, teniendo en cuenta que vienen de la máxima responsable de sanidad del país, deberían de ser tenidas en cuenta por los ciudadanos con un mínimo de sentido común. Pero este parece ser el menos común de los sentidos para quienes no quieren ver más allá de sus intereses personales. Más allá de sus pequeñas y, mucha veces, miserables vanidades. Y esto es lo que, al parecer, le está ocurriendo a algunos grupos feministas de la comunidad que, según parece, se mantienen firmes en su determinación de salir a las calles el próximo lunes paras celebrar el 8M. Celebración que puede ser pospuesta para más adelante y conmemoración que puede ser celebrada con otro tipo de actividades que no lleve consigo el peligro de juntarse la ciudadanía, y que como ocurrió el año pasado, propague el virus que se mantiene de forma clara entre nosotros.

Pero según leemos, ni las palabras de la ministra de Sanidad, aconsejando que no se lleven a cabo actos multitudinarios debido a la situación sanitaria, ni las del consejero de Salud de la comunidad, Juan José Pedreño, anunciando que enviará una carta a la Delegación del Gobierno en la Región de Murcia, en la que le aconsejará no autorizar la celebración de manifestaciones en la vía pública, parecen hacer mella en las responsables de algunos de estos colectivos que, permítanme que les diga, están dispuestas a actuar con una absoluta irresponsabilidad.

OLVIDO GARRIDOEn LA OPINION, días pasados, Olvido Garrido, portavoz de Movimiento Feminista, ignoraba las palabras de la ministra de Sanidad y hacia un llamamiento a las mujeres para manifestarse este 8M, porque según ella, “cada uno pide lo que le parece, pero los ciudadanos hacemos lo que nos parece más oportuno”, para añadir que “Los gobernantes quieren aprovechar la Covid para romper los movimientos sociales, los movimientos feministas”, porque, al parecer, “quieren silenciarnos”. Es decir, una señora, cuya larga trayectoria profesional y política nos habla de una mujer comprometida con la sociedad y con el feminismo, y que el año pasado, el 8M, se contagió de Covid por estar ahí, celebrando ese día, ahora “quiere aprovechar el Covid para romper los movimientos feministas” y “silenciarlos”. Así mismo.

Desde que me reconozco, me reconozco feminista. Desde que trabajo, y lo hice aún en época de estudiante, he defendido, con esfuerzo, el feminismo que no es otra cosa que “un movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres”, y creo que algo conseguí en esa lucha.

Que ahora nos vendan un feminismo de arrogancia y ceguera me produce una profunda tristeza y, si me apuran, algo de indignación también.

Publicado el 3 de marzo de 2021

EN NOMBRE DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

lunes, 8 marzo, 2021

hasel iiContinúan los destrozos, el vandalismo, en distintas ciudades de España; en Cataluña en mayor medida. Noches de “cristales rotos”, de manera especial en Barcelona, que se repiten, una y otra vez, con el pretexto de la defensa de la libertad de expresión que, al parecer, no se le ha concedido a un broncas, pendenciero y camorrista, como Pablo Rivadulla Duró, cuyo nombre “artístico” es Pablo Hasél. Un rapero que se sitúa en la ultraizquierda independentista, nacido en Lérida, hijo de un empresario, y nieto de un militar de la época de Franco; que al parecer perseguía a maquis, y que en nombre de la libertad de expresión, ha hecho pura exaltación de viles asesinatos diciendo cosas como: «No me da pena tu tiro en la nuca, pepero». Claro que a la hora de elegir un arma el no tiene preferencias porque es capaz de vomitar cosas como: «Que alguien clave un piolet en la cabeza de José Bono», o «¡Merece que explote el coche de Patxi López!».

Deseos de muerte que no van dirigidas solo a los políticos. Los periodistas, los jueces, también son objeto de su atención como: «Es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos», o «Pienso en balas que nucas de jueces nazis alcancen». Sí, estos dislates son algunas frases de otros raps (me niego a llamarles canciones), de este personaje, que dice hablar en nombre de la libertad de expresión.

haselUn rapero con letras deleznables y poca aptitud para la música al que, en vez de meter en la cárcel, deberían de condenarle a oír sus emesis, una y otra vez, para que se dedicara a otra cosa. Pero esto no puede hacernos olvidar que a este señor, no se le ha metido en la cárcel solo por sus infumables letras que destilan odio y llaman a la violencia, porque si es cierto que en 2014, fue condenado a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo, e injurias al Rey, no es menos cierto que no llegó a ser encarcelado, y si ahora ha ido a la cárcel, no ha sido por sus “expresiones artísticas” y sí porque, el pasado mes de junio, recibió otra sentencia de seis meses de cárcel al ser condenado por agredir a un periodista de TV3: el magistrado consideró probado que Hasél empujó, insultó y roció con un líquido de limpieza al periodista, y además de la pena de prisión, le obligaba a indemnizarle con 12.150 euros. Es decir, este personaje no va a la cárcel por su “arte”, va a la cárcel porque, a la pena del mes de junio por portarse como lo que es; un matón, se unió la que tenia anteriormente. Y ahora sí, acaba de entrar en la cárcel, como cualquier otro delincuente: se ha portado como tal.

Pero esto parecen ignorarlo muchos políticos en Cataluña, que se rasgan las vestiduras en una supuesta defensa de la libertad de expresión, para justificar lo injustificable, como hizo el Ayuntamiento de la ciudad Condal, con la unión de los que le Gobiernan y el independentismo, para votar juntos y amparar la supuesta libertad de ese rapero que ha sido condenado «por defender acciones terroristas de grupos como ETA, Al-Qaeda o Terra Lliure», según palabras de Manuel Valls, del grupo municipal Barcelona por el Cambio (BCNpelCanvi).

A todo esto, Podemos, junto con el independentismo, continúa haciéndole la “pinza” (para desprestigiar las instituciones del Estado) al Gobierno del que forma parte, pronunciándose al respecto su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique. Lo ha hecho en inglés, para que la prensa internacional le entienda. Y Echenique recuerda en su mensaje que “la semana pasada, Pablo Iglesias, vicepresidente de España, dijo que en nuestro país no existe una plena normalidad democrática”, por lo que “fue ferozmente atacado por políticos y medios de comunicación de derecha pero también supuestamente progresistas”. Y “hoy arrestan a un rapero acusado de twittear e insultar a la Corona”. Y miente descaradamente, porque él sabe que no fue por twittear.

No, no se puede hacer más daño a España y a sus instituciones; desde dentro.

Publicado el 24 de febrero de 2021

UN HOMBRE ÍNTEGRO

martes, 23 febrero, 2021

descarga (12)Era junio de 1983. Yo llegaba a RNE, en Murcia, a estrenarme en eso de la gestión de un medio de de comunicación. Una Murcia, como ocurría en toda España, en plena efervescencia política. Los bares “progres” estaban abiertos toda la noche y tomarse una copa “arreglando” Murcia, y todo el mundo mundial, era lo más normal. Había vida en esos ambientes. En esos, y en todos. Los políticos mostraban ilusión por lo que hacían, creían en lo que hacían, parecían preocuparse por lo que hacían.

Y entre esos políticos, que nos transmitían todo eso, estaba José Molina, Economista. Consejero de Economía en el Gobierno de Andrés Hernández Ros, y en los últimos años, presidente del Portal de Transparencia de la Comunidad Autónoma.

descarga (13)Le conocí en uno de esos actos en los que coinciden periodistas y políticos, y hablamos de pie: sabía que era de Guadix y me preguntó por alguien de mi pueblo que había estudiado con él. Hablamos lo que se puede hablar en estos actos, pero en mi quedó la sensación de que la Economía del Gobierno de Murcia, estaba en buenas manos. Pasado poco tiempo le llame para invitarlo a un programa de carácter nacional, en RNE, y aceptó encantado. Vino con tiempo, y tuve la oportunidad de gozar de su charla, de conocerle mejor, de descubrir que estaba delante de un gran hombre que defendía el conocimiento de las leyes por parte de los políticos, porque entendía que sin ese conocimiento no podía existir respeto hacia los ciudadanos. Y sin eso, “se corría el peligro de destrucción de los valores”.

Aquella conversación fue muy importante para mí. Yo había vivido parte de la transición democrática haciendo información parlamentaria en Madrid. Había conocido a muchos políticos; de uno y otro signo, todos plenos de entusiasmo por lo que este país estaba viviendo, y en una época en la que los políticos se fiaban de los periodistas, y los periodistas de ellos: había una unión y una comunión de intereses, que el tiempo torno en desconfianza mutua. Sí, había conocido a muchos políticos, pero a muy pocos que creyeran tanto en el servicio publico como él.

Pasaron años hasta que me atreví a decirle lo que aquella charla me había impresionado. No olvidaré su sonrisa y su mirada de sorpresa. Y lo hice la última vez que hablé con él, sin prisas, largamente. Fue en septiembre del 2020. Yo había escrito un artículo, en esta sección, sobre su despedida como presidente del Consejo de la Transparencia, y le había gustado. Me limitada a decir lo que todo el mundo pensaba de él, que era un hombre honesto, pero entre sus muchas cualidades, también tenia la del agradecimiento, y me llamó para mostrarme su gratitud, y para invitarme a tomar un café, sin prisas. Y quedamos, como no. Al aire libre, en la plaza de Belluga. Y me di cuenta de que el tiempo no le había cambiado, porque aunque sus ocupaciones fuesen otras; las preocupaciones eran las mismas, aunque con otros matices.

descarga (14)Percibí que su tiempo en el Portal de la transparencia de Murcia había sido todo, menos fácil, pero estaba orgulloso del resultado de su trabajo, aunque reconocía que, a veces, había tenido que sortear algunos intentos de oscurecimiento, quizás porque la transparencia no es algo que guste a todos los gobernantes, por eso entendía que era necesario que el sentido de transparencia funcionara a nivel nacional, porque según sus palabras, era la única manera de que la sociedad creyera en sus gobernantes.

Ya se que sobre José Molina se ha escrito mucho estos días: el dejó en aquellos que le conocieron y trataron, los mismo recuerdos de hombre íntegro y honesto que en mi. Pero he sentido la necesidad de escribir sobre él, porque el mundo no está sobrado de personajes que, con años a la espalda, continúen creyendo que es posible mejorar la sociedad: “Cada uno puede hacer mucho y todos juntos podremos hacer historia”.

Publicado en el diario La Opinión, de Murcia, el 17 de febrero de 2021

LA HISTORIA CONTADA POR PODEMOS

lunes, 15 febrero, 2021

Raro es el día en que las redes sociales no nos ofrecen eso que se ha dado en llamar fake news, y que no es otra cosa que patrañas puestas al servicio de ciertas ideologías y de muchos intereses.

Pero estos fake news no parten solamente de algunas publicaciones digitales, que como en la mayoría de los casos desconocen la asignatura de Ética y Deontología Profesional, ignoran que si la Ética es el conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran el comportamiento humano en una comunidad, la deontológica es un sistema de regulación del que se dota una corporación profesional, con el fin de garantizar que se ejerza con responsabilidad y enfocándola hacia la defensa del interés general.

Lo que ocurre es que, en los últimos tiempos, los fake news, o lo que es igual, la tergiversación de los hechos y de la propia historia, no proceden solo de algunos medios, especialmente digitales, con pocos escrúpulos y mucho que ganar con sus falsedades, y sí de algunos políticos; incluso de aquellos que vinieron a “salvarnos” de todo lo malo de lo que ellos llamaron “casta”. Y si para conseguir sus fines han de mentir, tergiversar, o directamente inventarse la historia, pues se hace, porque al parecer no ocurre nada: los ciudadanos están acostumbrándose al continuo desafinado de las notas y lo que está ocurriendo es que el oído se esta habituando a la estridencia.

Que Podemos tiene obsesión por acabar con el sistema monárquico ya es sabido por todos, porque no hay día que no nos vengan con la misma cantinela. Que están dispuestos a todo por conseguirlo, es fácil percibirlo: si para ello han de cambiar la historia, se cambia, y pelillos a la mar.

ISABEL FRANCOLo ultimo, en este intento de hacer a la monarquía culpable de todos los males, ha sido la intervención de Isabel Franco, diputada de Unidas Podemos por Sevilla, que se convirtió la semana pasada en protagonista en el Congreso, por su curiosa e inconsistente versión de la Reconquista, algo que ella metió con calzador porque se trataba de una moción de Vox sobre las medidas del Gobierno para «frenar la invasión migratoria en España». Esa era la pregunta presentada por Vox en el Parlamento, y la señora diputada se despachaba diciendo cosas como: «En Al-Ándalus convivían tres culturas, la musulmana, la judía y la cristiana. Fue la monarquía hispánica la que provocó una enorme invasión, eso sí fue una invasión, un genocidio y una ocultación». Asimismo, soltó todo esto de un tirón, y aunque ella dijese más tarde que cuando habla se ha informado antes, yo creo que en este caso lo hizo poquito, y este es el problema, que nuestros políticos desbarran demasiado. Y si Abascal soltó un discurso un tanto racista, al referirse a los inmigrantes llegados a Canarias, esta diputada hizo gala de un desconocimiento supino de la historia: al parecer, a ella solo le importaba aprovechar el momento para aunar monarquía con genocidio, dejando claro que de conocimientos históricos anda justita. Tan justita, que desconoce que muy poco tiene que ver Al-Andalus con “la monarquía hispánica”, según los historiadores, que dejan muy claro que ni Al-Andalus es “un único periodo de la historia, porque tiene muchas etapas”, ni fueron los Reyes hispánicos quienes acabaron con Al-Andalus, seguramente porque Al-Andalus acabó consigo misma, dando lugar a los pequeños reinos de Taifas siendo los propios musulmanes quienes dieron por acabado al Califato como ente político en el siglo XI. En definitiva, “desde 711 hasta 1492 el territorio hispano bajo poder musulmán estuvo administrado de muy diversas maneras y por potencias diferentes, en ocasiones como parte de imperios árabes y bereberes, de forma centralizada en Córdoba o dividido en taifas”.

Lo de la señora Franco no solo es desconocimiento: es desvarío monárquico.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 10 de febrero de 2021

LO QUE MOLESTA DE PABLO IGLESIAS

viernes, 22 enero, 2021

descarga (7)El partido independentista catalán ERC, con la inestimable ayuda de Bildu, esa formación política que se niega a condenar los crímenes de ETA (aunque ahora sea un partido de paz, según el vicepresidente Iglesias), ha presentado una pregunta parlamentaria en la que se exige al Gobierno que rinda cuentas de los gastos de Patrimonio Nacional, para sufragar parte de lo que cuesta la estancia del Rey emérito en los Emiratos Árabes Unidos. Según esta pregunta, el Rey emérito cuenta con la ayuda de personal pagado por el erario público, que costea los salarios, la manutención, los desplazamientos y las dietas de tres ayudantes de cámara que acompañan y asisten, en turnos rotatorios mensuales, a Juan Carlos I en Abu Dhabi.

Pues que bien, los señores de ERC, tan preocupados porque el Estado cubra estos gastos, y tan despreocupados por saber como se encubre el dispendio de la estancia de Carles Puigdemont (palacete, mariscadas, y escoltas incluidos), en Bélgica. Porque desde octubre del 2017, en que éste saliera; de manera indigna, hacia ese país, (dos días después de que se aplicara el artículo 155 de la Constitución; por su intentona de subvertir el orden constitucional), hasta enero del 2020, en que fue considerado eurodiputado de pleno derecho, el señor Puigdemont no tenia ingresos reconocidos.

No, no cobraba sueldo público alguno durante ese largo tiempo, pero si gozaba (suponemos que continuará gozando), entre otras canonjías, de grandes comilonas en fastuosos restaurantes (vimos las fotos en los medios de comunicación y en las redes sociales), y hemos de preguntarnos de donde salía tan cuantioso dinero. Pero no, ERC no se hace esas preguntas, seguramente porque sobre eso, conoce mucho más que nosotros. Y tampoco se cuestiona por el mantenimiento, a cargo de la Generalitat, de los empleados que tiene Puigdemont; por no hablar de los miles de euros gastados en viajes a Waterloo, pero si se pregunta por lo que cuestan los asistentes del Rey emérito.

descarga (6)No solo ERC y Bildu muestran preocupación por ese personal pagado por Patrimonio Nacional. Como siempre, Podemos aprovecha el más mínimo resquicio para demostrar que su alianza con los independentistas es indestructible. Y lo hace, como siempre también, a través de las redes; que ellos dominan tanto. Pero nunca vimos que se preguntaran lo mismo por lo de Puigdemont, seguramente porque Pablo Iglesias, sí el vicepresidente del Gobierno español, se “mensajea” con el expresident en términos coloquiales y cercanos, tal y como desvelaba el “exiliado” en un libro que escribió para explicar, no se que, de su atentado a la Constitución. En ese libro se refería al hoy vicepresidente del Gobierno, desvelando un mensaje que Iglesias le transmitió: «En 15 años una nueva generación de españoles, más abiertos de mente y viajados, no se opondrá a un nuevo referéndum de independencia».

Asimismo, claro que no nos extraña nada teniendo en cuenta lo que se atrevió a decir, hace unos días, en un programa de televisión, donde a preguntas del presentador sobre si Puigdemont es un exiliado, como muchos republicanos durante la dictadura del franquismo, Iglesias afirmó: «Pues lo digo claramente, creo que sí». Pero no quedaba aquí la cosa, porque tras esa barbaridad, tras ese insulto a los exiliados republicanos (que pensarían de esto los españoles del éxodo y del llanto), y comparando el exilio de Puigdemont y el de Juan Carlos I, llego a afirmar que “la consideración moral” de los dos cosas es absolutamente diferente. “Lo siento en el alma si esto molesta a alguien”.

Pues no, quizás eso no moleste, porque ya sabemos lo que podemos esperar de su verborrea. Lo que molesta, y mucho, es que alguien, que dice estas cosas, en un tono de barra de bar, pueda ser vicepresidente del Gobierno de tu país.

Esto es lo que molesta, y lo que preocupa también.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20 de enero de 2021

DE LO QUE HABLAN LOS ESPAÑOLES

lunes, 11 enero, 2021

Extraña Nochebuena, extraña Nochevieja y, en definitiva, extraña Navidad, la que estamos viviendo; la que hemos vivido, con la ausencia de aquellos a quienes queremos, con la imposibilidad de juntarnos con lo amigos, y vivir una normal Natividad.

descarga (5)Y no, la mayoría de las conversaciones de estos días no han ido encaminadas a eso de sentirse monárquicos o republicanos. No, ese no fue el motivo de conversación, pese a lo que algunos iluminados vaticinaban, porque este país tiene otras muchas preocupaciones, que van más allá de los ensueños de algunos que pretenden imponer sus puntos de vista a los demás: “No hay que tener miedo al debate”, dijo Pablo Iglesias en una reunión telemática del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, y es que el defendía que ser republicano no trata solo de elegir al jefe del Estado, sino de defender los servicios públicos frente al “permanente proyecto privatizador de los partidos monárquicos”. Sí, una vez más, Pablo Iglesias juega a Goebbels, y miente, para ver si esa mentira se convierte en una verdad, porque en España no hay partido monárquicos, y el lo sabe; pero intenta colarlo. En España, hay partidos que respetan el orden constitucional que nos dimos los españoles, en una transición que, se ponga como se ponga, fue modélica. Otros partidos a los que no acaba de convencerles la constitución, porque es demasiado avanzada, democráticamente. Y otros partidos, como el suyo, que faltan a las promesas de “conciencia y honor”, sin respetar al Rey y sin respetar la Constitución, porque tampoco les gusta. Esa es la verdad, y yo creo que ya no engañan, porque comienzan a recoger menos frutos, aunque el líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno sostenga que: “ya hay una mayoría de ciudadanos que se identifica más con la república”. Y miente, y lo sabe, pero él a su juego goebbeliano.

imagesNo, no es verdad que la preocupación de la mayoría de los españoles sea esa. La preocupación de los españoles se centra, entre otras cosas, en saber el resultado de la vacuna contra el Covi-19, que se está inyectando en España. En saber si este 2021 que comienza será el año de la esperanza de recobrar la normalidad que anhelamos. Un sueño que puede hacerse realidad porque todos los países tomaron conciencia de la necesidad, y como resultado de ese esfuerzo, más de 60 proyectos están a punto de convertirse en la próxima vacuna, y otros 172 están en fases llamadas preclínicas. Y como quiera que los principales países están involucrados en la misma lucha, queremos ser optimistas y mirar el mundo con una sonrisa, que hasta ahora ha lucido poco.

De eso han hablado los españoles en esta Navidad. De eso y de, pongamos por caso, los problemas de los autónomos, y artistas, para recobrar sus vidas.

Y en el Campo de Gibraltar también se habló, y mucho, pero se hizo del acuerdo de Retirada entre el Reino Unido y la Unión Europea, llamado a garantizar a los trabajadores fronterizos el mantenimiento de los derechos laborales de que disfrutaban antes del Brexit, en virtud de la legislación de la Unión Europa. De eso es de lo que se habla allí, porque no hay que olvidar que, aproximadamente, en Gibraltar trabajan de forma habitual 10.000 españoles, a lo que hay que sumar 5.000 de otras nacionalidades que viven en España y que cruzan la Verja a diario. Trabajadores que estaban en un sinvivir ante la incertidumbre que padecían y que en estas Navidades han brindado por este resultado que asegura su futuro laboral. Desde luego, su tema de conversación no fue eso de república o monarquía. Estoy segura.

Como quiera que las ultimas encuestas no favorecen a Podemos (continúan bajando en estimación de voto), les ha dado las prisas por cargarse la monarquía; por si no les da tiempo desde dentro del Gobierno. Y un día si, y otro también, nos martirizan con la misma canción, que ya comienza a desafinar.

Publicado en el diario La Opinión, de Murcia, el 6 de enero de 2021

EL REY, UNA FIGURA IMPRESCINDIBLE

domingo, 3 enero, 2021

descarga (2)Como todos los años, el discurso del Rey era esperado con interés por unos, con indiferencia por otros, y con la escopeta montada por una parte de los políticos que, diga lo que diga el monarca, nunca será bien visto porque lo que ellos pretenden, con lo que sueñan, lo que piden al destino en la entrada de cada año, es la desaparición de la monarquía. Así es que, que esa parte de la izquierda, suelte todo su vocerío en contra del discurso del Rey es lo normal; lo extraño sería lo contrario. Tan extraño como que un partido, donde sus representantes en el ejecutivo dijeron en su toma de posesión eso de «Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, con lealtad al rey, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros y Ministras», puedan ensuciar tanto el sistema que nos dimos. Porque sí, Iglesias también prometía su cargo diciendo eso de “por su conciencia y honor…”, con “lealtad al Rey, guardar y hacer guardar la Constitución…”. Lo hizo, lo vimos todos.

descarga (3)Pablo Iglesias soltó a sus voceros tras el discurso del Rey, para que dijeran barbaridades como las pronunciadas por el portavoz y Secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de Podemos, Rafa Mayoral, que cargó zafiamente contra el discurso navideño del Rey Felipe VI, diciendo exabruptos como «Hay una pregunta que sigue sin responderse, ¿es la institución monárquica una herramienta idónea para delinquir?», interpelando así ha al jefe del Estado sobre la no referencia explícita al anterior Jefe del Estado Juan Carlos I. Imposible imaginarse en otro país europeo cosas por el estilo, de partidos que forman parte del Gobierno. Como seria imposible que alguien, como el hispano-argentino Pablo Echenique, con alguna que otra cosita suelta por ahí sobre corruptelillas, se atreviera a dar clases de honradez y buena conducta al Rey, diciendo en su cuenta de Twitter que “Podría haber condenado explícitamente las actividades corruptas de Juan Carlos I y su evasión fiscal”, poniendo en evidencia que este hombre no aprende (fue sentenciado por acusaciones falsas).

descarga (4)Y el colmo de las voces que han arremetido contra el discurso del Rey, nos llegó del independentismo catalán. Así, mientras que el vicepresidente Pere Aragonés apuntaba cosas como: «Tuvimos que aguantar como una monarquía salpicada por la corrupción nos hablaba de ética» (jamás oí a este señor mencionar los desmanes económicos de la familia Pujol), la portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, en Twitter escribía: “El hijo del rey (d)emérito ha osado hacer mención a principios democráticos, principios morales y éticos y de coherencia con sus convicciones y ni se ha sonrojado”. Y esto lo dice, sin sonrojarse ella tampoco, cuando fue llamada a declarar por el Tribunal Supremo, como imputada por el supuesto amaño de contratos cuando estuvo al frente del Instituto de las Letras Catalanas. Cinismo se llama esto, y ya está bien de superioridad moral del independentismo, cuando la Oficina Antifraude de Cataluña ha detectado “irregularidades” en adjudicaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Girona entre los años 2011 y 2014: Alcaldía de Carles Puigdemont.

Por cierto, según una encuesta publicada hace unos días por La Sexta (no es una TV vendida a la monarquía, que sepamos), un 54,3% de españoles apoyaría la monarquía constitucional en un hipotético referéndum, frente al 30,3% que haría lo propio con la república, lo que supondría un desplome de un 13,5% de los partidarios de prescindir de la figura del Rey. Seguramente, los que se han manifestado a favor de la monarquía, han sentido el mismo pavor que yo, al pensar en según que posibles presidentes, de una hipotética republica: no es para menos, ante este panorama político.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 30-12-2020

A %d blogueros les gusta esto: