JOSEP BORREL, UN HOMBRE DE ESTADO

Viernes, 22 febrero, 2019

descargaEl presidente del Gobierno Pedro Sánchez, cree que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, podría ser un extraordinario candidato, por parte del PSOE, a las elecciones europeas del 26 de mayo. Lo dijo hace tiempo y, al parecer, ahora se reafirma en esa idea.

En aquel momento y pensando que la legislatura duraría más, no me gustó nada la idea de que Borrell fuese alejado del Gobierno español, y sobre todo, de la cartera que dirige, Asuntos Exteriores, porque ha sido el único ministro del gabinete que ha mostrado un alto sentido político, el único que en los foros internacionales ha plantado cara a los independentistas. El único que, siendo catalán, les ha dicho que las cosas se hacen de otra manera y que una minoría de catalanes (el que los independentistas tengan más diputados no significa que tengan más votos) no pueden imponer sus puntos de vista a una mayoría. Y, el único también, que ha impedido que continuaran creciendo las embajadas catalanas en el extranjero, impidiendo el pasado mes de noviembre, que fuesen creadas delegaciones en los Balcanes, Viena, Países Bálticos, Beirut, Portugal, y Estocolmo, porque la cartera que dirige Josep Borrell consideró que la petición servía únicamente para apoyar fines “manifiestamente contrarios a los principios y objetivos de la política exterior de España”, considerando; con toda la razón del mundo, que las delegaciones catalanas en el extranjero se han convertido en un “instrumento fundamental para la internacionalización del ‘procés”, asegurando además que, en “numerosas ocasiones”, la labor de estas delegaciones está básicamente centrada en “la promoción de la causa secesionista”, y el “ataque al Estado español”.

Por todo esto, y por otras muchas cosas, en aquel momento pensamos que lo preferían lejos de Madrid para que no continuase interfiriendo, con sus declaraciones de firmeza institucional, en las relaciones que el Gobierno de Sánchez quería mantener con el independentismo. Incluso otros ministerios, que algo deberían de haber dicho sobre el tema de las embajadas, no osaron mostrar su opinión en contra: el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, cuya ministra es Meritxell Batet y el Ministerio de Hacienda con María Jesús Montero. Pues bien, ninguno de estos dos ministerios, que también están concernidos por el tema, oso poner el más mínimo impedimento limitándose a reseñar alguna cuestión de tipo técnico, pero dando la impresión de que no querían entrar en detalles para no molestar a los nacionalistas.

descarga (1)Ahora, la idea de que encabece las listas del PSOE para las europeas no nos parece tan mal porque preferimos una figura como Borrell, no dejándose pisar por los nacionalistas en Europa, que alguien más tibio políticamente o más fácilmente manipulable. Y Borrel ni es tibio en sus manifestaciones, en sus palabras, en sus determinaciones, ni es fácilmente manipulable como ya lo está demostrando en el día a día. Si Borrell ya se había ganado el respeto de todos los españoles con su actitud hacia el independentismo, ahora, ese respeto se acrecentó más con su influencia en el Parlamento Europeo (fue presidente la Eurocámara entre los años 2004 y 2007) para evitar que, como estaba previsto, Puigdemont y Torra dieran una conferencia en esa institución porque, aunque es cierto que PSOE, PP y C’s presentaron escritos para impedir la conferencia titulada “Catalunya y el juicio sobre el referéndum: un desafío para la Unión Europea” que estaba anunciada para el pasado lunes, no es menos cierto que en la decisión del presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, que decidió no autorizar el evento, ha pesado y mucho la opinión de Borrell que, tras la suspensión de la conferencia ha declarado que “seguramente” si él fuera el presidente del Parlamento europeo “hubiera hecho lo mismo”. No albergamos la más mínima duda.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20-2-2019
Anuncios

MURCIA, LA ÚLTIMA EN ENFERMERÍA

Lunes, 18 febrero, 2019

Siempre hemos creído que la Educación, la Sanidad, y también la seguridad, deberían funcionar igual en todas las comunidades. Entendemos que es la base de la sociedad y no puede ser que, dependiendo del lugar en el que vivas, recibas una buena o mala educación, una buena o mala asistencia sanitaria o una buena o deficiente seguridad.

Se que hablar de esto a estas alturas puede ser bastante arriesgado porque en los últimos tiempos los comentarios se analizan con matices torticeros, pero aun así me arriesgaré a decir que pretender más igualdad entre las comunidades autónomas no es estar en contra del propio Estado de las autonomías. Que no comprender los motivos por los que las policías autonómicas de Euzkadi y Cataluña ganan mucho más que la policía del Estado español no es querer que no exista la Ertzaintza, ni los Mososs d’Esquadra. Que estar en contra del adoctrinamiento del que son objeto los alumnos en las ikastolas vascas, y en las escuelas catalanas, no es estar en contra de que se les enseñe su historia; aunque es cierto que nos gustaría, a ser posible, que se enseñase con menos tendenciosidad, obviando la carga de odio hacia todo lo que no sean ellos, y su ombligo. Y que no comprender las diferencias de atención sanitaria entre las distintas comunidades es algo de sentido común, porque de sentido común debería ser que todas las comunidades contaran con unas prestaciones sanitarias acorde con un país moderno y avanzado como es el nuestro.

images (4)El Sindicato de Enfermería, SATSE, se encuentra inmerso en los últimos tiempos en la búsqueda de apoyo de la ciudadanía, en la Región de Murcia, que les ayude a consolidar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pretende respaldar, por ley, un número máximo de pacientes por cada profesional de enfermería. Su objetivo es, garantizar la seguridad asistencial a través de un número suficiente de profesionales en los hospitales y centros de salud, porque es necesario conocer que la media de pacientes que son atendidos por un solo enfermero, o enfermera, en un hospital de la Región oscila entre los 15 y más de 20 cuando, según los expertos, la ratio segura y adecuada no debería superar los ocho pacientes: la falta de estos profesionales, lleva aparejado más riesgos y un aumento de las muertes, según evidencian todos los estudios y análisis científicos realizados al respecto.

Sí, la Región de Murcia se encuentra muy lejos de la media de países europeos en cuanto a número de profesionales de enfermería, por habitante, ya que la ratio de estos profesionales por 1.000 habitantes es de 3,83 (la peor del país), mientras que en Europa es de 8,8 por mil habitantes. Se necesitan, por ello, un total de 7.300 profesionales más, en la Región de Murcia, para alcanzar la media de la UE.

descarga (2)Según un informe estadístico, las CCAA que están a la cabeza en el reparto de profesionales de enfermería por población son Navarra y el País Vasco. Las dos CCAA tienen una media de 5,56 y 4,80 profesionales por cada mil empadronados, respectivamente. Estas dos comunidades se acompañan por otras diez que se encuentran por encima de la media nacional. Y por otro lado, también hay CCAA en las que las enfermeras y enfermeros tienen una media de trabajo más intento, y si me apuran, más “agobiante” también, como son Murcia (con 2,57 enfermeras por cada mil habitantes) y Andalucía (2,77). Estas regiones son en las que los profesionales están sometidos a mayor presión asistencial. Y Murcia se encuentra a la cola de este estudio.

Abogamos porque se apruebe la Ley planteada por el Sindicato de Enfermería porque España, teniendo en cuenta las diferencias entre autonomías, necesitaría “contar con una legislación específica que regule la asignación de un número máximo de pacientes por cada enfermera o enfermero”. Muchos enfermos lo agradecerían.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 13-2-2019

LA AGRESIÓN A VOX ES TOTALITARISMO

Lunes, 4 febrero, 2019

images (2)LA OPINION, publicaba el pasado lunes una fotografía que denunciaba, nítidamente, la barbarie de la que ha sido objeto el escaparate del negocio de un afiliado de VOX, en Lorca, al sufrir, durante la noche, el apedreamiento de la fachada de su establecimiento, causando daños en los cristales del escaparate donde los energúmenos, además, dejaron pintadas del tipo de “sabemos lo que haces”, (se supone que en alusión a su pertenencia a VOX), tal y como ha expresado dicho partido en una nota de prensa hecha publica en la que manifiesta su rechazo a dicho atropello, mientras se está a la espera de conocer la identidad de su autores.

Les aseguro que estoy muy lejos de la ideología de Vox. Quienes me conocen lo saben. Soy demócrata. Lo seré siempre. Y muchos puntos que defiende VOX me parece que rozan la democracia y, desde luego, alguno de ellos, pone en cuestión nuestra Constitución, que es quien garantiza la misma en España. Pero precisamente por eso, porque lo soy, no puedo entender el ataque que ese afiliado de VOX ha recibido en su establecimiento. Ni puedo entender que algún colectivo lo haga. Ni quiero callarme ante este atropello que va en contra de todo aquello en lo que creo. Y creo en el respeto a las opiniones de los demás. En la tolerancia con las ideas de otros, porque la democracia solo puede ser viable si se fundamenta en un conjunto de valores, como la libertad, la igualdad, la justicia, el respeto, el pluralismo y la participación. Por eso, quien agrede a alguien porque no comparte sus ideas, ni es demócrata ni puede ser justificado de ninguna de las maneras. Y como los silencios pueden expresar un cierto tipo de justificación, los partidos políticos, todos, deberían sentirse obligados ha mostrar su rechazo hacia esta barbarie. Pero los medios de comunicación, también, tenemos la obligación de publicarlo y de decir que no, que así no. Que en nombre de las ideas no se puede agredir a nadie por el simple hecho de que piense diferente a nosotros. Y si lo hace Vox, hemos de denunciarlo. Pero si lo hacen otros, también.

¿En nombre de quién o de quienes se puede hacer esto? Pues solamente en nombre del totalitarismo, de derechas o de izquierdas, porque lo hay en las dos formas de concebir la sociedad. Y los demócratas hemos de rechazar cualquier tipo de totalitarismo, venga de donde venga, porque ya sabemos lo peligroso que puede llegar a ser. La agresión de Lorca, la leyenda escrita en el escaparate de Lorca, es una prueba de totalitarismo. De no respeto a los demás. De querer imponer unas ideas sobre otras.

Paul Preston, es uno de los más insignes hispanistas ingleses, junto con Gerald Brenan y Hugh Thomas, que gusta de repetir mucho la expresión: “Quien no conoce su historia está condenado a repetir sus errores”. Y el apunta que, “Para entender la sociedad actual, es necesario conocer la historia de tu propio país, España, y la de tu continente, Europa”. Y quizás a ustedes les parezca exagerado remontarnos a las barbaridades nazis y estalinistas para hablar de los temas de ahora, pero es necesario hacerlo, para no repetir los mismo errores que el ser humano ha venido cometiendo durante siglos. Así es que es oportuno recordar que a lo largo de la guerra fría apareció una teoría científica sobre el totalitarismo. Y fue durante esos años, cuando emerge la figura de Hannah Arendt y su obra “Los orígenes del totalitarismo”, cuando se consolidaba la teoría del mismo. Sí, por primera vez una pensadora unía nazismo y estalinismo bajo un mismo concepto, “Totalitarismo”, que significa la supresión radical por parte del poder de “la política” y, con ello, la instauración como derecho de Estado del desprecio absoluto hacia los individuos.

descargaPues la agresión al afiliado de Vox es totalitarismo. Venga de donde venga. Cerrar los ojos a la realidad no ayuda a la convivencia. Y hay que denunciarlo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 30-1-2019

LA MONARQUÍA Y PODEMOS

Lunes, 28 enero, 2019

Toda mi vida quise ser periodista. Cuando jugaba a la radio en la Emisora del Instituto Laboral de Guadix, ya soñaba con ser periodista. Cuando en La Voz de Granada, comencé como Locutora, ya quería ser periodista. Quería ser periodista como una manera de mejorar la sociedad. Aspiraba a contar lo que pasaba con honestidad. Oía a los corresponsales con admiración. Y no, no pensaba en un periodismo de continuo fake news, ni podía imaginarme la guerra de intereses que se pueden mover alrededor de esta maravillosa profesión. Ni, por supuesto, creí en ningún momento que la prensa pudiera entrar en ciertos juegos de intereses. Definitivamente, tenía un concepto del periodismo muy romántico. Era jovencísima, claro, y a ciertas edades hay que atesorar utopías.

Por supuesto, hace mucho tiempo que deje de creer que todos los medios de comunicación están libres de funestas influencias y que todos los periodistas lo único que pretendemos es ayudar a construir una sociedad mejor. Entre otras cosas, porque los años pasan, vas dejando cosas en el camino y dejas de creer, por ejemplo, en los Reyes Magos. Pero si continúo creyendo en que los medios son imprescindibles en una sociedad democrática y que es necesario dejar hueco para algunos sueños. En que los medios son vitales para despertar conciencias y en que deberían estar obligados, también, a no generar conflictos, donde no los hay. Porque una cosa es crear opinión, y otra crear problemas artificialmente. Y hay algunos medios de comunicación que no ocultan sus preferencias, legítimas por supuesto, hacia ciertas formaciones políticas, y que no tienen ningún empacho en eso, en hacer suyos discursos (amplificándolos) que solamente pueden crear desasosiego en una sociedad ya bastante sobresaltada.

descarga (1)Hasta que surgió Podemos, en España no se había planteado la disyuntiva Monarquía-República, sencillamente porque eso no es lo más importante en esta sociedad democrática, donde el papel del Jefe del Estado está muy claro en la Constitución. Pero desde el nacimiento del partido de Pablo Iglesias (ya no es el de Errejón, ni el de Bescansa, ni el de Alegre, ni el de tantos otros) el punto de mira se ha puesto en lo de Monarquía-República, como si ese fuese el gran problema de este país. Y lo malo es que algunos medios de comunicación le compran la arenga planteando a la sociedad problemas que no son, dilemas que no existen, pero que pueden crear desazón en una ciudadanía lo suficientemente tensionada ya.

Los periodistas pedimos muchas veces a los políticos que tengan sentido de Estado. Pues bien, los medios de comunicación también han de tener sentido de la responsabilidad, a la hora de tratar ciertos temas, por mucho seguimiento que hagan de las ocurrencias de Pablo Iglesias (el de ahora, no el auténtico), porque Iglesias ya se nos ha mostrado como un político con un discurso muy antiguo, tan antiguo como el de Anguita, y este es un país moderno, y democrático. Y no, yo no creo que los españoles, estén preocupados porque en España exista una monarquía democrática. Una monarquía parlamentaria con la que este país está viviendo la etapa de su vida más larga en democracia. Los españoles están preocupados por el espectáculo que están ofreciendo todos los partidos, de no saber a donde van, y lo que es peor, a donde nos llevan.

images (1)Por cierto, en un trabajo publicado, a principios de este mes, por el prestigioso semanario británico, The Economist, España aparecía mejor situada que Estados Unidos y Francia en una lista donde figuraban las únicas “democracias plenas”. Y este estado se encuentra en esa lista, como mejor quinto país del G-20, solo por detrás de Canadá, Australia, Alemania y Reino Unido. ¿De verdad el gran problema de España es la Monarquía?, ¿Hacen ruido con esto para que no se noten sus pocas nueces?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 23-1-2019

EL CINISMO EN LA POLÍTICA

Jueves, 17 enero, 2019

imagesEl Presidente del Gobierno de la Región de Murcia, Fernando López Miras, se nos aparece muy activo en los medios de comunicación, contando sus puntos de vista sobre los más variados temas. Temas de actualidad que producen en el presidente rápidas y apasionadas reacciones. Como la semana pasada, en que se manifestada contrario a su partido, el PP, en el tema de Vox y Andalucía. Y así lo debemos entender porque López Miras decía: “Esa lista no la firmaría en la Región de Murcia”, para apuntar: “No me gusta la lista de reivindicaciones de Vox por muchas circunstancias. Podemos analizarlas una a una, pero, por ejemplo, no estoy de acuerdo con el punto de la violencia machista. No podemos dar un paso atrás en la violencia machista”, para hacer especial énfasis en su rechazo a la derogación de la Ley contra la Violencia de Género que plantea Vox en sus exigencias porque, según el presidente, “Hay que cambiar para avanzar y para mejorar, no para retroceder”.

Sí, esto decía López Miras que, en la misma comparecencia, resaltaba el hecho de que el año que acabamos de estrenar estará “marcado por las urnas” porque “Vamos a tener elecciones europeas, autonómicas y locales, y esperemos que por el bien de los españoles tengamos elecciones nacionales”. Y ahí es cuando comprendemos muchas cosas. Tendremos elecciones, él se tendrá que someter a ellas, así es que está bien poner sobre la mesa expresiones de firmeza que lleguen al electorado. Y no ponemos en duda la fe feminista de López Miras defendiendo la Ley contra la Violencia de Género (2018 se cerró con 47 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas en España), pero no en todos los puntos está en contra de Vox. Por ejemplo, el modelo de enseñanza que Vox propone, en gran parte, es el que le hemos oído defender a López Miras en muchas ocasiones. Pero bueno, no es cuestión de comparar ahora, uno por uno, esos 19 puntos de Vox con las reflexiones que, en muchas ocasiones, hace nuestro presidente. Claro que no se como le han podido caer esas declaraciones, a Pablo Casado, presidente de su partido que, en una radio de ámbito nacional, manifestaba que “lo que está defendiendo Vox en Andalucía está dentro de la Constitución”.

descargaSí, con esta sorprendente afirmación, Pablo Casado, salía al paso de las críticas recibidas por su pacto con la ultraderecha en Andalucía. Ya ven, al señor Casado le parece constitucional que Vox quiera cargarse el Estado de las Autonomías (título VIII de la Constitución Española), por poner solo en ejemplo. Y es que, algunos políticos, o toman por tontos a los electores o atesoran tal carga de cinismo que pueden decir las mayores barbaridades sin que se les mueva un músculo de la cara.

Nos parecen un exceso las manifestaciones que se han venido haciendo en Andalucía, en contra de Vox, porque han conseguido buenos resultados allí. Es un partido legal y tiene todo el derecho del mundo a presentarse y ganar, si puede, elecciones. Y los andaluces lo tienen también a votar la formación política que les parezca bien, pero que el Presidente de un partido como el PP nos diga que Vox es un partido constitucionalista es para llorar. O no se ha leído la Constitución (teniendo en cuenta que aprobó un montón de asignaturas de derecho en un plisplas, entendemos que no haya tenido tiempo para leérsela), o su grado de cinismo esta por encima de la media. A todo esto, VOX Murcia, ha querido mandarle un recadito a López Miras por sus declaraciones recordándole que: “En las próximas elecciones de mayo tanto municipales como autonómicas VOX no aspira a entrar en la cámara regional y en muchos ayuntamientos, sino a ser la llave de gobierno”. Y en esas estamos, porque a mi no me extrañaría que, llegado el caso, aquí también se nos diga que Vox es un partido “constitucionalista”. Esperemos que no sea necesario.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 16-1-2019

VOX SUBIENDO, LA CREDIBILIDAD BAJANDO

Lunes, 14 enero, 2019

Aznar con FragaA lo largo de nuestros 40 años de democracia pareció no existir la ultraderecha, que por supuesto existía. Pero al comienzo, Aznar hizo una adecuada labor de integración de la misma, en el PP, y Santiago Abascal, el líder de Vox, se ganaba, muy bien, el sustento en las filas populares desde que se afiliara a este partido con 18 años, fuese elegido concejal con 23, en el Ayuntamiento de Llódio, y continuara a lo largo del tiempo viviendo de los presupuestos del Estado: hasta ahora en que amenaza con “salvarnos”.

descarga (24)Felipe González, por su parte, había conseguido la fusión con el PSP, el partido socialista de Tierno Galván, y lograba que el PSOE fuese hegemónico en esta ideología. Por su parte el PCE, que marchaba a trancas y barrancas, terminó perdiéndose en IU (1986), para que Julio Anguita avergonzase a los antiguos comunistas con la “pinza” con Aznar, en su lucha contra el PSOE, consiguiendo que Aznar ganase, pero que el quedase tan tocado en su credibilidad que, más tarde, tuvo que dejar la jefatura de IU y marcharse a su casa. Mientras, este país caminaba en el bipartidismo, con los catalanes aparentemente tranquilos, hasta la aparición de Podemos y Ciudadanos.

Y así las cosas, Alberto Garzón, terminaba de empujar por el precipicio a IU al permitir que Podemos fagocitara sus siglas, a la vez que el partido morado; con un discurso populista de izquierda radical, continua perdiendo credibilidad social con el paso del tiempo, al mismo ritmo que han ido desapareciendo del primer plano algunos de sus fundadores. Ciudadanos, por su parte, ha eliminando su referencia al socialismo democrático, para sustituirla por el liberalismo progresista porque, según sus dirigentes, el centro político es ser “un partido constitucionalista, liberal, demócrata y progresista”. Definición que, en un principio, debería alejarle de Vox, pero lo cierto es que ese partido, que en sus inicios se presentaba con vocación de centro izquierda y más tarde liberal, ahora se nos ofrece como un partido dispuesto a gobernar junto a los ultraderechistas de Vox, ante el asombro y la preocupación de sus correligionarios europeos que no entienden nada. Porque sí, el PP (no nos extraña porque parte de los militantes de Vox, incluido su líder, proceden de sus filas), y Ciudadanos, están negociando el Gobierno de Andalucía de la mano de la ultraderecha, aunque Ciudadanos ande haciendo el ridículo diciendo cosas como que ellos no se “sientan en la misma mesa de Vox” y no negociarán con esta formación, cuando saben que sin su apoyo seria imposible ese proyecto de gobierno tripartido de la derecha en Andalucía, lo que nos lleva a pensar que, quizás, el bipartidismo no fue tan malo para este país.

descarga (25)Sube la ultraderecha, sí, pero posiblemente tenga mucho que ver con el índice de credibilidad que percibimos en los políticos, de uno y otro signo, como han puesto de manifiesto las encuestas realizadas en la calle por los distintos medios de comunicación. Así fue posible oír a un joven seguidor de Vox: “los he votado porque los he creído”. Y este es el gran problema en estos momentos en España, que sube Vox porque el electorado está dejando de creer en la sinceridad de las palabras de quienes fabrican mensajes que parecen dirigidos a ganar concursos de publicidad, pero olvidan dotarlos del tono de la credibilidad. Sube la ultraderecha, sí, y quizás tenga mucho que ver con la desaparición de auténticos líderes en nuestro país. Lideres creíbles a los que les oigamos el mismo mensaje, en no importa el territorio en el que suelten sus soflamas. Lideres con valores que piensen más en el bienestar general que en sus intereses personales. Lideres para los que no exista el cortoplacismo, que crean más en ser útiles que en ser importantes. Tenemos la sensación de que los políticos se retroalimentan entre ellos y son incapaces de percibir el latido de la ciudadanía. Están sordos.

Deberían leer a Churchill: “Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; valor también es lo que se necesita para sentarse y escuchar”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 9-1-2019

LOS JARRONES CHINOS

Sábado, 22 diciembre, 2018

Estamos a punto de finalizar el 2018. Un 2018 de sobresaltos varios, de elecciones con sorpresas, de decisiones asombrosas, de declaraciones sorprendentes. images (6)Tan sorprendentes como las de José María Aznar, que envalentonado porque al frente del PP está un líder criado a sus pechos, no duda en desvariar dudando de la vocación constitucional del PSOE. Sí, el ex presidente del Gobierno, en un acto celebrado en Zaragoza, se permitió poner en cuestión la vocación constitucionalista del Gobierno de Sánchez, a la vez que proclamaba:”Me declaro integralmente constitucionalista”, resaltando el “extraordinario” cambio experimentado por España durante los últimos 40 años, logrando lo mismo que Inglaterra en 180 años y Estados Unidos en 88, siendo la “base esencial” la Constitución, que “no es un problema”, sino “la solución” porque “los que son un problema son los que la cuestionan”.

Pues que bien, porque este ardor defensivo de la Constitución no lo tenia cuando José María Aznar, en 1979, arremetía contra UCD (ahora no claro) expresando su total comprensión hacia quienes se abstuvieron en el referéndum que aprobó la Constitución. Y lo hacía en un artículo publicado en el diario Nueva Rioja el día 23 de febrero de 1979, ya como militante de AP, donde opinaba que el consenso había provocado “la desconfianza de una enorme masa de españoles en el buen funcionamiento del sistema democrático”. Desconfianza que, según él, quedó “palpablemente demostrada en el elevadísimo índice de abstención que se produjo en el pasado referéndum”. Para señalar, en el mismo artículo, que “tal como está redactada la Constitución, los españoles no sabemos si nuestra economía va a ser de libre mercado o, por el contrario, va a deslizarse por peligrosas pendientes estatificadoras y socializantes; si vamos a poder escoger libremente la enseñanza que queramos dar a nuestros hijos o nos encaminamos hacia la escuela única”, para continuar poniendo en cuestión la propia Constitución. Así mismo. Pero como la memoria es muy selectiva ahora se ha convertido en el adalid de la Constitución. Cosa que nos parece muy bien, porque nunca es tarde para rectificar.

Que, José María Aznar, diga que las fuerzas constitucionalistas están situadas en el centro derecha, haciendo notar “la responsabilidad” de los tres partidos de la derecha, PP, Cs y Vox, para mantener el orden constitucional, es de traca, teniendo en cuenta que VOX aboga por la eliminación de las Autonomías y un montón de cosas más que forman parte de la actual Constitución Española.

descarga (21)Y así las cosas, otro “jarrón chino”, Rodríguez Zapatero, se descuelga con unas declaraciones en las que manifiesta que no comparte que a los independentistas catalanes se les llame golpistas, animando a Pedro Sánchez, a seguir por el diálogo, porque “no hay ninguna duda de que es el camino”. Según él, “La reacción inteligente es convencerlos, reconocer que hay un problema, en el que ellos no tienen casi ninguna razón”. Al parecer, este hombre no conoce los resultados electorales de Andalucía. Resultados que no se pueden centrar en el ámbito autonómico y que demandan otras políticas del Gobierno. Por cierto, la RAE define el golpe de Estado como la ‘usurpación violenta del gobierno de un país’. Pues tras haber visto la actuación de Puigdemónt, la violencia de los CDR y las declaraciones de Torra, no puedo coincidir con Zapatero. Al hilo de esto, Rufián le ha defendido: para hacérselo mirar.

descarga (23)Por cierto, oyendo a Aznar y Zapatero, no resisto la tentación de recordarles la frase acuñada por Felipe González: “Los expresidentes de Gobierno son como grandes jarrones chinos en apartamentos pequeños: Se supone que tienen valor y nadie se atreve a tirarlos a la basura, pero en realidad estorban en todas partes”. Pues eso.

  • Publicado en La Opinión, de Murcia, el 19-12-2018

A %d blogueros les gusta esto: