ASESINOS, BLANQUEO DE IMAGEN

Martes, 3 diciembre, 2013

Para Mediaset no todos los asesinos de chicas son temidos y repudiados por la sociedad porque, horas después de su comunicado, el nuevo programa de Cuatro The Wall entrevistaba a Emilio Muñoz, condenado a 43 años de prisión por el secuestro y asesinato de Anabel Segura.

MIGUEL RICARTComo si fuese una estrella de no sabemos qué, las cámaras de televisión, los fotógrafos, los periodistas se agolpaban ante la prisión de Herrera de la Mancha, el pasado viernes. Eran las 17,42 cuando se abrían las puertas del centro penitenciario y aparecía por ellas un hombre embozado en una bufanda que impedía ver su rostro, pero no unos ojos huidizos y un tanto inquietantes. Ese hombre no era un famoso futbolista, un reputado actor, un reconocido escritor. No, ese hombre era, es, Miguel Ricart, un asesino confeso de tres niñas: Mirian, Toñi y Desirée, de 14 y 15 años, que desaparecieron la noche del viernes 13 de noviembre de 1992, en Alcásser (Valencia) cuando se dirigían haciendo autostop a una discoteca de la vecina localidad de Picasent donde se celebraba la fiesta de su instituto.

Viendo las fotos, el remolino de informadores a su alrededor, nos temimos lo peor, lo que está ocurriendo, el intento de algunos programas de televisión de convertirlo en una estrella mediática. Sí, ese hombre que debería de haber abandonado la cárcel en la más absoluta soledad, en el mayor aislamiento social—la ausencia de familiares, de amigos esperándole es significativa–lo hacia rodeado de informadores gráficos que le prestaban un protagonismo vergonzoso. Vergonzoso para una maravillosa profesión que algunos enfangan y vergonzoso para una sociedad enferma que no rechaza estos espectáculos que denigran al ser humano porque, intentar convertir en protagonista mediático a un individuo que rapta, viola y asesina a unas niñas es absolutamente deleznable.

EMILIO MUÑOZEl domingo los medios de comunicación serios—créanme que hay muchos, este lo es—mostraban su preocupación por lo que debería escandalizar a cualquier sociedad civilizada y alertaban sobre que algunas televisiones, determinados programas, estaban haciendo denodados esfuerzos para conseguir la aparición en algunos de sus espacios del asesino de jóvenes Miguel Ricart. Esa alerta, el espectáculo de su salida multitudinaria de la cárcel y el movimiento de las redes sociales, ha provocado que alguna cadena de televisión, que se caracteriza por sus contenidos poco exigentes, en la mayoría de las ocasiones, con la Ética y la Deontología profesional salga a la palestra para negar la mayor—la oferta de protagonismo mediático a un personaje como Ricart–, y así Mediaset España mandaba un comunicado a los medios aclarando que no daría “minutos de gloria televisivos a un asesino temido y repudiado por una sociedad muy dolida por estas excarcelaciones”. Pero al parecer, para esta televisión, no todos los asesinos de chicas son temidos y repudiados por la sociedad porque, horas después de la publicación del comunicado, el nuevo programa de Cuatro The Wall entrevistaba a Emilio Muñoz, condenado a 43 años de prisión por el secuestro y asesinato de la joven madrileña Anabel Segura, ocurrido en 1993, y al que se le dio la posibilidad de aparecer ante las cámaras como un arrepentido, como un personaje equivocado que asesinó porque perdió la cabeza.

Mientras tanto, casi una hora de conversación mantenían, al parecer, un reportero del magacín de Susana Griso y Ricart. Conversación que él aprovechaba para sembrar dudas sobre su participación en el crimen.

No tengo hijos, pero es muy fácil ponerse en la piel, en la rabia, en el dolor, de los padres de las chicas muertas ante el blanqueo de imagen de los asesinos de sus hijas fomentado por unos medios de comunicación, unos programas, unos periodistas, que parecen desconocer eso que se llama Ética y Deontología Profesional.

Publicado en La Opinión de Murcia el 3-12-2013
Anuncios

GOBERNAR ES RESPETAR EL BIEN COMÚN

Martes, 4 junio, 2013

Sheldon Adelson dice que vendrá para redimir económicamente a Madrid, a España y, si me apuran, a la humanidad, a cambio de que pueda violar todas las leyes del Estado.

Como no podía ser de otra manera, el discurso político de las democracias occidentales tiene como fundamento teórico el deber de gobernar para el bien común. Es decir, el gobernante ha de respetar los derechos individuales y colectivos del pueblo y no puede haber ninguna razón práctica que le haga poner en peligro ese bien de todos en beneficio de los poderosos.

Gobernar es dirigir, administrar, mandar y, sobre todo, respetar los derechos de los ciudadanos que no pueden quedar al pairo de intereses particulares, de bastardas aspiraciones mercantilistas, amparadas en la necesidad de atraer capitales. De crear riquezas por demostrar, de producir empleos a la carta elaborada por intereses privados.

ALFONSO ALONSO PPLos gestos aparentemente más simples tienen, en muchos casos, una gran carga de profundidad. Que un portavoz del partido que gobierna; Alfonso Alonso, del PP, aparezca fumando en un establecimiento público, cuando la Ley lo impide, es para hacérselo mirar porque si un hombre de su relevancia política se permite incumplir las leyes díganme que fuerza moral tienen los gobernantes para hacer respetar las normas a los ciudadanos. Habría que preguntarse que pasa por la cabeza de un insigne diputado para actuar como si se considerase con derecho a gozar de privilegios.

Que un país, España, se esté planteando cambiar la Ley antitabaco de 2011—desde la puesta en marcha de la Ley los ingresos hospitalarios por infarto de miocardio se han reducido debido a la menor exposición al humo del tabaco y al menor consumo de los fumadores– porque un poderoso de más allá del atlántico dice que vendrá para redimir económicamente a Madrid, España, y si me apuran la humanidad, a cambio de que pueda violar todas la leyes del Estado– laborales y de sanidad– es para considerar seriamente lo que está pasando. Y no solo al gobierno, también los ciudadanos que contemplamos el espectáculo con silencio cómplice. Ciudadanos a los que, al parecer, tampoco ha escandalizado el gesto prepotente del portavoz del PP que parece haber puesto en marcha ya la derogación de esta Ley, y cuando unos dirigentes obvian respetar las Leyes, cuando esas leyes que dejan de cumplir se cambian para beneficiar a los poderosos es que la sociedad está verdaderamente enferma.

Es difícil de asimilar para cualquier ciudadano que respete su país, el escuchar al propio presidente del Gobierno hablar de adaptación de las normas a la conveniencia del momento, que es lo que ha insinuado Mariano Rajoy en relación con el proyecto del mini Vegas anunciado en Madrid.

SHELDON ADELSONEn nombre de la crisis económica esté país está eliminando, poco a poco, el estado del bienestar– la sanidad se está deteriorando a pasos agigantados y la enseñanza de calidad queda en manos de quienes se la puedan pagar–pero nos aterra pensar que no se quede aquí porque, la comunidad de Madrid, con el beneplácito, al parecer, del Gobierno central, recibe con los brazos abiertos a un señor bajito que dice tener millones de euros para invertir, que ofrece puestos de trabajo saltándose a la torera la legislación española y que exige no respetar la Ley antitabaco porque, dice, perjudicaría sus intereses. Que el tal Sheldon Adelson, llegue a nuestro país pidiendo la luna no nos extraña– al parecer está acostumbrado a solicitarla en todos los lugares a los que va ofreciendo su paraíso del juego y la diversión–, que el Gobierno de un país soberano la alcance para él, es lo que debería de preocuparnos, y mucho.

Según un estudio, desde que se puso en marcha la ley antitabaco ha habido mil muertes menos, asociadas al tabaquismo, en el sector de la hostelería. De igual manera, la UE gastó 29.000 millones de euros en enfermedades del tabaco. Reflexionemos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-6-2013

PELIGROSAS LISTAS DE ESPERA

Miércoles, 10 abril, 2013

Los recortes en Sanidad se pueden hacer con estruendo—Cataluña, Madrid, Valencia—o sin hacer ruido, un tanto sibilinamente como, por ejemplo Murcia donde, entre otras cosas, se está jubilando a los médicos de los ambulatorios a los que ya se les había concedido prorroga.

Que el llamado “estado del bienestar” –pensiones, sanidad, educación y dependencia—se nos está marchando por los desagües de esta Europa desconocida es una realidad que no admite discusión, pero este reconocimiento a la finalización de todo lo que hace que los seres humanos se igualen no impide que nos siga inquietando lo que acontece a nuestro alrededor, sobre todo si ese alrededor nuestro nos habla de que una mujer entró en coma en nuestra Región por no ser operada a tiempo.

VIRGEN DE LA ARRIXACAEste es el caso de Juana Vidal, una ciudadana murciana que denunció públicamente su situación hace unos meses y que ahora se encuentra ingresada en el hospital Virgen de la Arrixaca, en coma y en estado muy grave, tras haber sido intervenida, ahora sí, de urgencia, cuando le fue diagnosticado un aneurisma cerebral en febrero de 2012. Es decir, llevaba esperando a ser intervenida casi catorce meses. Un tiempo excesivo para cualquier enfermedad y que, en este caso, se antoja, sencillamente incomprensible, al tratarse de un aneurisma en una mujer con antecedentes familiares ya que una hermana suya murió con 39 años de la misma afección. Una afección que ofrece los siguientes datos: el 40% de las personas a las que se les rompe un aneurisma, no sobreviven las primeras 24 horas y hasta un 25 % adicional mueren en los primeros seis meses debido a complicaciones, si no es intervenido. Está claro que la operación de Juana no se hizo en el tiempo aconsejado y sí ahora cuando, al parecer, es irreversible.

MARIA ANGELES PALACIOSLa consejera de Sanidad y Política Social, María Ángeles Palacios, ha salido a la palestra para informarnos de la apertura de una investigación interna en el Servicio Murciano de Salud para conocer con detalle la asistencia que ha recibido la paciente Ana Vidal, intervenida de urgencia en la Arrixaca. Pero ciertamente no hay que investigar mucho, no hay que ser Sherlock Holmes para deducir que la asistencia que esa enferma ha recibido es manifiestamente mejorable porque es difícilmente comprensible que con un detectado aneurisma cerebral se pasara en lista de espera más de 150 días.

La señora Palacios, ya puesta a justificar, dijo algo así como que “se trata de un caso muy complejo, ya que el servicio debe priorizar y valorar las circunstancias de la paciente y su estado para intervenir, y así se hizo”. Pues no, no se hizo así, se ha hecho tarde, con las consecuencias que conocemos, y tomar al ciudadano por tonto nunca fue aconsejable, aunque los políticos tiendan a ello.

Los recortes en Sanidad se pueden hacer con estruendo—Cataluña, Madrid, Valencia—o sin hacer ruido, un tanto sibilinamente como, por ejemplo Murcia donde, entre otras cosas, se está jubilando a los médicos de los ambulatorios a los que ya se les había concedido prorroga para que esto no ocurriese, anulándoles dicha prorroga y a los que se les sustituye con interinos. Tan interinos que cada semana el enfermo se encuentra con una cara nueva a la que hay que relatarle, de nuevo también, los males que le aquejan y claro, como el médico que le atiende se siente de paso, no esta concernido por sus problemas porque no le conoce, y seguramente no volverá a verle más, procura mandarle pocas pruebas que le puedan poner en un aprieto, teniendo en cuenta que ahora, al parecer, están mejor vistos los médicos que dan poco trabajo y, sobre todo, ocasionan pocos gastos.

Por cierto, ayer, LA OPINION, publicaba una noticia sobre la situación de la Radiología en la Región. Aconsejamos a la responsable de Sanidad que se lea la información. Es ilustrativa de cómo se encuentra la Sanidad pública aquí, a consecuencia de unos recortes que no se anuncian, pero se ejecutan.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 9-4-2013

EMILIO HELLIN MORO, NI UN DÍA MÁS

Lunes, 18 marzo, 2013

Me he permitido hacer mia una foto del blog lejosdeltiempo.wordpress.com e insertarla en este artículo porque no se puede decir más en menos. Aparecen verdugo y victima y quiero compartirla con mis lectores.

Las noticias se suceden de manera tan rápida, tan vertiginosa, que es altamente difícil en la mayoría de los casos pararnos en algunas de ellas. Cuando estamos digiriendo un suceso aparece otro que nos impulsa a olvidar lo anterior. Y esto nos lleva a que noticias en las que debiéramos profundizar pasen prácticamente desapercibidas impulsadas por otras que vienen detrás y que impiden la reflexión sobre lo importante.

La ventaja de ser articulista semanal es que no estamos obligados a jugar con la más rabiosa actualidad y aunque procuremos que los temas a tratar sean esos de los que el lector habla no es menos cierto que nos podemos permitir detenernos en esas cosas que nos llaman la atención: por su contenido, unas veces, y por la escasa atención prestada por los medios y los ciudadanos, en otras. Una indiferencia que nos hace pensar que quizás debiéramos revisar nuestros valores, o la pérdida de ellos, porque hay cosas que tendrían que quedar grabadas en la memoria colectiva de los pueblos y, al parecer, no siempre ocurre así.

EMILIO HELLINHace unos días surgió la noticia de que Emilio Hellín Moro– el militante de Fuerza Nueva que el uno de febrero de 1980, acompañado por otros ultraderechistas, asesinara a las afueras de Madrid a la estudiante de 19 años Yolanda González Martín—presta ahora sus servicios como asesor en el Servicio de Criminología de la Guardia Civil donde, al parecer, participa en investigaciones judiciales sobre terrorismo y delincuencia, a la vez que imparte cursos de formación que reciben agentes del mencionado cuerpo, la Policía Nacional, el Ministerio de Defensa y las policías autonómicas del País Vasco; Ertzaintza y de Cataluña; Mossos d’Esquadra.

Pero como al parecer su capacidad en estos campos es amplia y profunda—no podemos olvidar que tras cumplir 14 años de los 43 a los que fue condenado, escapó y actúo de asesor de algún dictadorzuelo de un país sudamericano–, ahora da conferencias a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado y cobra estos servicios en organismos oficiales al Ministerio del Interior.

Pues bien, ese Ministerio que encabeza Jorge Fernández Díaz, se quita la vergüenza de encima diciendo eso tan socorrido; en los últimos tiempos, de que la culpa la tienen los otros, los de antes.

Si los otros lo permitieron; muy mal, pero es este Gobierno el que mantiene la deshonra para las fuerzas del orden—Dios mío que enseñanzas les puede impartir—y para los ciudadanos de bien. Y es a este Gobierno al que hoy tenemos que pedir explicaciones sobre este vergonzoso hecho.

YOLANDADe ninguna de las maneras se puede permitir que un asesino confeso, que se escapó dos veces de la cárcel, que dejó tirada en una cuneta de una carretera perdida entre Alcorcón y San Martín de Valdeiglesias, con varios tiros en la cabeza, el joven cuerpo de una estudiante pueda ver su trabajo retribuido por un Gobierno democrático. No estamos en aquello años en los que se premiaban las gestas de sacar de su casa a un ciudadano; una chica en este caso, pasearle por Madrid en un coche, tomarle declaración sobre no se que y ejecutarle vilmente dejándole en una cuneta. Porque eso es lo que pasó con Yolanda González Martín–miembro del Partido Socialista de los Trabajadores y de la Coordinadora de Estudiantes de Madrid– un frío día de febrero de 1980, cuando fue sacada a la fuerza de su casa y asesinada vilmente por el único delito de pensar de manera distinta a sus verdugos. Emilio Hellín Moro no puede continuar, ni un día más, asesorando en el Ministerio del Interior.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 5-3-2013

VACUNA CONTRA LOS PENSIONISTAS

Jueves, 15 noviembre, 2012

La mayoría de los pacientes continúan esperando poder vacunarse porque, sin ir más lejos, en el Ambulatorio de El Ranero, la respuesta ante el requerimiento de los mismos es siempre la misma “vuelva usted mañana”.

SERVICIO MRUCIANO DE SALUDOficialmente la campaña de vacunación contra la gripe comenzaba en septiembre para continuar en octubre. Como todos los años, al inicio de dicha campaña, los responsables de sanidad nos han dicho eso de que “la gripe es una enfermedad respiratoria aguda originada por un virus”, a la vez que el Ministerio de Sanidad, Servicios e Igualdad recomendaba a los mayores de 65 años, personal sanitario y otros grupos de riesgo que se vacunen contra la gripe para prevenir la enfermedad y evitar sus complicaciones. Complicaciones que no podrán obviar la mayoría de los ciudadanos de esta Región porque la campaña de vacunación comenzó tarde, se hizo mal—se produjeron vacunaciones que no estaban en condiciones– y no termina nunca porque este es el momento, cuando el virus ya está en marcha, en que la mayoría de los ambulatorios de la Región no pueden atender la petición de vacunaciones porque, sencillamente, no las poseen.

Primero se les dijo a los usuarios que es que una partida había salido mal, que viniesen la próxima semana, y así hasta el infinito porque estamos en pleno mes de noviembre y la casa continua sin barrer, o las vacunas sin poner.

La vacunación es la medida más eficaz para prevenir la gripe y sus consecuencias pueden llegar a ser graves para un determinado sector de la población que en esta ocasión está siendo ninguneado.

Para la campaña de este año, las comunidades autónomas del PP—también Asturias– se unieron para, nos decían, hacer una compra centralizada de las vacunas en un intento por abaratar el coste de las mismas. Al parecer, compraron entre todas ellas 5.225.000 dosis de vacuna que, según nos contaron, ahorrarían 6,7 millones de euros.

Si el objetivo de tanta unión era economizar, posiblemente se haya conseguido, no tanto por lo de la unión y sí también porque, si en todas ellas ha ocurrido como lo que está pasando en esta Región, la campaña les sale gratis. Aquí, la mayoría de los pacientes continúan esperando poder vacunarse porque, sin ir más lejos, en el Ambulatorio de El Ranero, la respuesta ante el requerimiento de los mismos es siempre la misma “vuelva usted mañana”. Que ni eso, porque los que tienen que atender al personal se han cansado de tanta mentira y ya, directamente, cuentan que las dosis ni están, ni al parecer se les espera. Mientras tanto, el invierto y la bajada de temperaturas se echa encima y el peligro de la gripe avanza sin que las personas mayores de 65 años se puedan defender del ataque.

Si lo que se pretende es que la caja de la seguridad social recobre un poco de aliento la táctica es perfecta, la gripe este invierno aclarará mucho el camino porque, gracias al ahorro, puede ocurrir que disminuya drásticamente el número de pensionistas.

Y todo ello sin una explicación, haciéndoles perder el tiempo, haciéndoles volver a los ambulatorios un día sí y otro también. Quizás la idea es que hagan ejercicio caminando, puede ser, pero ellos lo que necesitan es vacunarse.

Sanidad detectó hace dos semanas 400 casos de gripe, frente a los 260 de la anterior, en el mismo periodo. Nos preguntamos si la economía de este año no tiene nada que ver con el aumento de afectados. Ahorrar en los más vulnerables es difícilmente defendible, por mucho que se empeñen.


ADIOS A LOS ERASMUS

Miércoles, 20 junio, 2012

Si en tres años se pasa de más de un millón y medio de euros a doscientos mil, difícilmente; se pongan como se pongan, se podrán conceder las mismas becas, las mismas ayudas.

ERASMUSDurante algunos años he tenido la fortuna de impartir clases, primero en la Facultad de Documentación y más tarde en la de Comunicación y Documentación de la UMU. A lo largo de esos años gocé de la asistencia a mis clases de alumnos de ERASMUS: Italia, Portugal y Francia, preferentemente, que llegaban y llegan a nuestro país con miles de ilusiones por estrenar y que prestan a las clases un aire cosmopolita muy de agradecer, porque ellos transmiten las vivencias de sus países de origen que, a su vez, enriquecen a los demás alumnos.

Hasta que se puso en marcha ERASMUS, en España pocos eran los universitarios que salían al extranjero—solamente podían hacerlo los que gozaban de una buena posición económica—para ampliar sus estudios. Hoy, gracias a este plan, muchos universitarios europeos, muchos españoles, gozan de la oportunidad de vivir por primera vez en un país extranjero, conociendo otras culturas, aprendiendo otros idiomas.

BECAS ERASMUSSí, Erasmus se ha convertido en un elemento importantísimo en el fomento y conocimiento de la Unión Europea, entre los jóvenes, porque esta experiencia ha sido básica, lo está siendo, para crear lazos de amistad profunda entre estudiantes de todos los países de este viejo continente, sometido ahora a tanta convulsión. Por eso, quizás estos momentos sean los menos adecuados para cortocircuitar este flujo de estudiantes murcianos, a las distintas universidades europeas, tal y como está ocurriendo en la Región a causa del El Plan de Reequilibrio Económico Financiero 2012-2013 del Gobierno Autónomo que resta un 77% del presupuesto a las becas Erasmus, según datos oficiales.

Para el ejercicio 2012, las becas y ayudas para estudios tenían una asignación en el presupuesto de 864.000, pero el mencionado Plan de Reequilibrio les resta 664.000 euros, con lo que estas becas se quedan en unos 200.000 euros, para más de mil jóvenes que están estudiando en el extranjero. Cifra a todas luces insuficiente y que fuerza a estudiantes murcianos de Erasmus ha ejercer su derecho a queja ante el Defensor del Pueblo, al no haber recibido el dinero de la Comunidad en todo el año.

Eduardo Osuna, Director General de Universidades y la diputada Popular Laura Muñoz, se afanan estos días en convencer al personal de que la comunidad cumple en becas y ayudas. Algo difícilmente creíble si tenemos en cuenta que en el 2009 la cifra dedicada a estos temas era de 1.568.658,25 euros. Es decir, ahora se dedican más de un millón menos, y aunque en los últimos tiempos se nos intenta convencer de que un mayor numero de alumnos en clase ayuda a la relación entre ellos—según Wert—, que el copago de las medicinas coadyuvará a no abusar de las mismas, y no se cuantos beneficios más, hay cosas que no pueden ser y que son imposible.

Por favor, dejen de tratarnos como a tontos. Si en tres años se pasa de más de un millón y medio de euros a doscientos mil, difícilmente; se pongan como se pongan, se podrán conceder las mismas becas, las mismas ayudas.

Por cierto, Eduardo Osuna, en su calidad de Director General de Universidades, no puede decir que la comunidad no tiene obligación de pagar. Es cierto que no hay convenio firmado desde hace más de 8 años, pero el sabe muy bien que los pagos de Erasmus los hacen Bruselas, el Ministerio de Educación y las Comunidades. Esta, por ejemplo, el pasado ejercicio aportó 92 millones de Euros. Dejen de intentar confundir al personal, sobre todo a los estudiantes: eso nos empobrece a todos.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 19-6-2012

PERIODISTAS VS TRABAJADORES

Martes, 19 junio, 2012

Mi compañero y amigo Pedro José Navarro ha incluido en su Blog, uno del 64—os recomiendo leerlo- un escrito con el título Periodistas vs trabajadores que me permito ofreceros a vosotros porque lo comparto en su totalidad. Aunque os suene duro, así están las cosas en este mundillo de la información y de la profesión de periodista.

PEDRO JOSE NAVARROO cómo se vive la crisis en los medios de comunicación regionales y ponemos una voz disonante en el seno del Consejo de Administración de la Radio Televisión de la Región de Murcia

Esta semana ha debido de ser muy dura para los compañeros y compañeras de La Verdad TV, la televisión del Grupo Vocento en Murcia. Más de una decena de trabajadores han visto cómo han sido rescindidos sus contratos. En otros medios de comunicación regionales la situación es también muy dura, como los de la SER, con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) a la vista. Con la bajada de los ingresos publicitarios y, sobre todo, por la política comercial y laboral de sus respectivas cabeceras empresariales, ha habido despidos y modificaciones de las condiciones de trabajo. Una situación que viene de lejos y ante la que las empresas se han servido de la desestructuración del sector y la desmovilización de sus trabajadores para llevar adelante sus planes.

Ante estos hechos viene a mi memoria, a comienzos de los años 80 cuando iniciaba mis estudios de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, las palabras que nos decía en clase nuestro profesor de Derecho de la Información, el catedrático Enrique Gómez-Reino y Carnota. ¡Uf, qué apellidos más rimbombantes! Con una sobriedad pasmosa y una seriedad que asustaba, nos decía -más o menos literalmente- que ustedes deben de dejar de mantenerse en el engaño: ustedes serán trabajadores asalariados, por lo que deberían afiliarse a sindicatos y dejarse de zarandajas, puesto que las emprsas les engañarán diciendo que son una profesión liberal.

Mi experiencia desde entonces, en las sucesivas etapas profesionales que me ha tocado vivir, es que el profesor Gómez-Reino tenía razón. Las empresas de comunicación han hecho y deshecho lo que han querido siempre porque han contado con que sus profesionales -en este caso me refiero especialmente a los periodistas- no han/hemos tenido conciencia de asalariados y, por tanto, conciencia de clase a la hora de defender, reclamar y luchar por nuestros derechos laborales y profesionales. Hace muchos años leí que los periodistas sólo se organizan y se manifiestan cuando tienen una carta de despido en la mano… y desgraciadamente es verdad.

Recuerdo cuando en la Región de Murcia de principios de los 90 varias trabajadoras del sindicato UGT denunciaron el uso del Nolotil en las empresas de conserva y los almacenes de frutas para aguantar las jornadas de trabajo. Llamaron mucho la atención en su rueda de prensa, porque comparecieron encapuchadas para que no se vieran sus rostros.

Un compañero, en la redacción del periódico en el que trabajábamos, medio en br0ma, medio en serio, gritaba a primera hora de la noche reclamando el Nolotil correspondiente. Nuestras jornadas de trabajo superaban las 10 y 12 horas diarias, y no porque se produjeran situaciones especiales que requiriesen un horario especial. Pero éramos trabajadores de cuello blanco y nos lo creíamos a pie juntillas. Así nos ha ido.

Hasta la fecha las asociaciones profesionales, tipo Asociación de la Prensa o Colegio de Periodistas, no han servido para defender nuestros derechos, entre otras cuestiones porque los propios asociados o colegiados no hemos exigido que cumplieran otro papel distinto al de ser una mera entidad prestadora de servicios, organizadora de festejos taurinos o editora de anuarios y publicaciones de dudoso interés. Y hablo en primera persona, asumiendo la responsabilidad que me toca, en la medida en que he formado parte de ellas durante tiempo. Pero esto se ha acabado, al menos por mi parte. Sin acritud y desde el respeto que me merece que haya compañeros y compañeras que crean que pueden trabajar por dignificar la profesión periodística desde estas corporaciones profesionales.

Libertad de expresión

A la gravedad del momento presente en el plano estrictamente laboral, con los despidos, el cierre de medios de comunicación o el deterioro de las condiciones de trabajo, hay dos aspectos que me gustaría destacar. De un lado, el secuestro de la libertad de expresión, el pluralismo informativo y la propia libertad de prensa. Una situación que, al contexto general de nuestro país, en el caso de la Región de Murcia se une la de una verdadera intervención de los medios de comunicación. Económica -en la mayoría de los medios privados- agudizada por la crisis, y política -en los privados y en los públicos. Condicionados por la publicidad institucional -quien paga cree que tiene derecho a mandar- que ‘tanto bien’ ha hecho en esta nuestra Región desde que el PP gobierna las instituciones desde el año 1995, o por la mordaza que supone tener el poder de las concesiones administrativas en el otorgamiento de licencias para frecuencias de radio y televisión. Por cierto, donde especialmente la Administración regional ha hecho una dejación de responsabilidades total y absoluta, a la hora de supervisar y controlar las condiciones de los concursos de adjudicación por parte de las empresas adjudicatarias. ¿Y alguien sabe, también por cierto, qué ha pasado con el concurso de frecuencias de radio que lleva años sin resolverse?

Al secuestro o intervención de la libertad de expresión en la Región de Murcia hay que sumar la idea -y por supuesto lo que ha puesto en

práctica- que tiene el poder político sobre la existencia de los medios de comunicación públicos. Una visión que está ligada al uso instrumental de los mismos como parte del engranaje de lo que supone la mayoría absoluta de un poder político invasor de cualquier espacio público en el que no perviva su visión uniforme de la política, la economía y la sociedad murcianas.

Este hecho se ha expresado con mayor nitidez en la televisión autonómica 7 Región de Murcia, La 7. Mientras que en Onda Regional, tanto su dirección como sus profesionales han sorteado la presión política con cierta dignidad, en aras a un estilo de trabajo y de hacer periodismo -sobre todo en los informativos- con bastante profesionalidad y objetividad, en la televisión autonómica no ha sido así. Y creo que la raíz de ello está en el modelo de televisión que se escogió, con una concesión a una empresa para gestionar los contenidos informativos y de entretenimiento, aunque la empresa pública Radio Televisión de la Región de Murcia se quedase la potestad de la dirección y la edición de los informativos, realizados eso sí con personal del Grupo empresarial de Televisión de Murcia (GTM).

Pero el momento en el que nació, el modelo que se escogió y, sobre todo, la situación económica de la Administración regional, han llevado, en su conjunto, a una difícil y compleja situación en el momento presente y con las perspectivas de un futuro a corto y medio plazo. En nuestra condición de miembros del Consejo de Administración de RTRM, junto a Pity Alarcón -profesional de la televisión de reconocida valía y competencia- a propuesta del PSRM-PSOE desde hace un año, hemos tratado de poner encima de la mesa la urgente necesidad de que las cosas en La 7 sean de otra manera. Por una parte, denunciando la manipulación informativa -o el silencio- que practica la televisión autonómica en sus espacios informativos. Por otra, la necesidad de abordar un nuevo modelo de gestión de la televisión y la radio públicas.

El pasado lunes, sin ir más lejos, celebramos una sesión del Consejo que nosotros habíamos reclamado, puesto que por ley tenemos que reunirnos una vez al mes, y llevábamos desde marzo sin celebrar reunión alguna. Dirigimos a mediados de mayo un escrito al director general de RTRM -y que los miembros del Consejo de Administración conocieron- en el que expusimos nuevamente nuestras quejas acerca del tratamiento informativo de diversos asuntos que tienen que ver con la oposición política, social y sindical a determinadas medidas del Ejecutivo regional. En concreto, queríamos recabar explicaciones sobre el tratamiento que la televisión 7 Región de Murcia ha abordado en cuanto a las protestas vecinales de ciudadanos de Lorca sobre la gestión de las ayudas a los afectados por el terremoto. El mismo silencio informativo que se practica en la televisión fue el que recibimos en el Consejo. Nada de nada. Ni una sola protesta de vecinos de Lorca ha aparecido en la televisión regional.

Manipulación informativa

Otro ejemplo que pusimos fue el del informativo del pasado 25 de abril, emitido durante el partido de fútbol de la Champion League disputado entre el Real Madrid y el Bayern de Münich. Un informativo que ignoró la entrevista de ese día entre Rafael González Tovar y el presidente Valcárcel, en la que el secretario del PSRM ofreció tres pactos al gobierno regional. Ignoró el apoyo de los diputados del PSRM-PSOE en el Congreso al decreto de ayudas a Lorca, y por supuesto la intervención de María González Veracruz en el estrado. Informó de la comparecencia de Constantino Sotoca en la Asamblea Regional sobre los recortes educativos, “a petición propia” pero ocultó las opiniones del PSRM y del Grupo Mixto, así como la protesta de varios centenares de profesores en la puerta de la Asamblea Regional. Informó de la entrevista de Valcárcel con la ministra de Empleo y dijo que la reforma laboral había facilitado 500 contratos. Y culminó con un publirreportaje de la reapertura de la residencia de ancianos de la empresa Caser en Lorca, con presencia de la consejera de Sanidad y el alcalde de Lorca, entre otros.

Nuestras voces, la de Pity Alarcón y la de un servidor, claman desde hace un año en el seno de RTRM exigiendo que el pluralismo informativo, la neutralidad y la libertad de expresión se garanticen en un medio público como es La 7. Pero como digo, la intervención es un hecho. Y el control político, una práctica, que es mucho más grave cuando es ejercida por supuestos profesionales del periodismo y la comunicación.

Pero otros asuntos en los que estamos reclamando otra manera de de gestionar, es la que tiene que ver con intentar ser altavoces -o al menos, receptores- de las preocupaciones de los trabajadores de GTM, la empresa concesionaria de los servicios de televisión de 7 Región de Murcia. Así como de los trabajadores de Onda Regional de Murcia, una de las dos sociedades filiales de RTRM. En estos momentos han empezado a negociarse las contraprestaciones de los servicios de GTM con RTRM, a la vista de que el grupo empresarial ha comunicado su voluntad de prorrogar un año el contrato de prestación de servicios, ya que éste finaliza el 31 de diciembre de 2012 una vez cumplidos los primeros siete años de vigencia de la concesión. Y esos ajustes de prestaciones se harán de acuerdo al presupuesto que RTRM -esto es, el Gobierno

regional- está dispuesto a negociar, a la vista del Plan de Reequilibrio Financiero presentado al Ministerio de Hacienda por parte de la Comunidad.

Por las noticias que tenemos, la mayor parte de los accionistas de GTM están dispuestos a negociar con las condiciones económicas que pone encima de la mesa el Gobierno regional. No hay que olvidar que durante los primeros años de la concesión, este grupo empresarial obtuvo unos beneficios económicos muy considerables, tal y como puede consultarse en los datos públicos del Registro Mercantil, y que ascendieron entre los años 2005 y 2009 a unos 18 millones de euros.

Nuestra posición ante esta negociación es muy clara: hemos instado al director general de RTRM que en todo momento de las negociaciones con GTM prime el compromiso del mantenimiento de los puestos de trabajo, ya que por encima de todo nos preocupa la situación laboral de los profesionales que hacen cada día posible, en este caso, la televisión pública. Hablamos de 264 trabajadores, tal y como nos lo ha hecho llegar en diversas ocasiones los miembros del comité de empresa de GTM, con los que tenemos un contacto permanente y fluido desde que fuimos nombrados consejeros de RTRM. Por supuesto que también a la hora de contemplar la asignación a Onda Regional de Murcia.

Una preocupación que hace unos días expresó también el Grupo Parlamentario Socialista en laAsamblea Regional, al hilo del Debate del Estado de la Región, con una propuesta de resolución que decía lo siguiente: Con el acuerdo de todos los Grupos Parlamentarios, promover la transformación del actual modelo de televisión pública por otro que, por una parte, garantice la neutralidad política y el pluralismo informativo, y, por otra, haga especial hincapié en las producciones del sector audiovisual murciano con un incremento de producción propia que permita el abaratamiento de costes junto al mantenimiento de los puestos de trabajo.

Cumplir la Ley

Para que el lector se haga una idea, el PP aprobó el texto pero eliminando la frase referida a que el nuevo modelo de televisión garantice la neutralidad política y el pluralismo informativo. ¡Vamos! Que ni se creen ni pretenden cumplir lo que la misma Ley 9/2004, de 29 de diciembre, sobre Creación de la Empresa Pública Regional Radio Televisión de la Región de Murcia dice en su artículo 2, que establece que “la actividad de los medios de comunicación social gestionados por la Región de Murcia a que se refiere la presente Ley se inspirará en los principios siguientes:

a) El respeto a la libertad de expresión, así como la objetividad, la veracidad y la imparcialidad de las informaciones.

b) La separación entre informaciones y opiniones, la identificación de quienes sustenten estas últimas y su libre expresión, con los límites del apartado cuarto del artículo 20 de la Constitución.

c) El respeto al pluralismo político, cultural, religioso y social.

d) La protección de la juventud y de la infancia.

e) El fomento de los valores de igualdad y no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo o cualquier circunstancia personal o social.

f) El respeto al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

g) La promoción de los valores históricos y culturales de la Región de Murcia.

h) El respeto, promoción y defensa de los demás principios que informan la Constitución española y el Estatuto de Autonomía para la Región de Murcia y de los demás derechos y libertades que en ellos se reconocen y garantizan.

i) La prestación de un servicio público de calidad y promoviendo el respeto y el ejercicio del código ético profesional en el tratamiento informativo.

No oculto mi desazón -compartida con Pity- por no encontrarle mucho sentido a la presencia en este órgano de RTRM, puesto que prácticamente somos los únicos profesionales que somos periodistas y hemos trabajado en medios de comunicación y, sin desmerecer a nadie, sabemos lo que llevamos entre manos. Pero es tal la prepotencia que observamos por parte de los representantes del PP, y la escasa -por no decir nula- capacidad de ejercer un contrapeso o un control sobre la actividad que desarrolla la empresa pública RTRM en cuanto a los cometidos del Consejo de Administración, que a veces nos preguntamos qué hacemos aquí. Bien es verdad que, junto al consejero propuesto por IU, somos los únicos miembros que hoy por hoy podemos velar por la garantía de que se cumplan los principios inspiradores a los que hacía referencia anteriormente. Y sobre todo porque podemos trasladar otras voces a su interior -como la de los trabajadores de GTM y de Onda Regional- al igual que la de otros colectivos que no se vean reflejados en la radio y la televisión públicas. Aunque sólo sea para cumplir la Ley, porque nosotros nos la creemos… merece la pena seguir.


A %d blogueros les gusta esto: