ELENA QUIÑONES. CATEDRÁTICA DE HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA. EX VICERRECTORA DE LA UMU. EX CONSEJERA DE CULTURA.

Martes, 10 enero, 2012

CIENCIA Y CONCIENCIA

img012Nació en el seno de una familia donde su padre fue militar y su madre una maestra republicana que se convirtió en la primera mujer que estudiaba en su pueblo, Almadén de la Plata. Y a ella se le pegó ese amor materno por el estudio que le hacia poder aislarse entre el barullo familiar—son cuatro hermanos nacidos en cuatro años con lo que supone de coincidencia de edades—, poniendo de relieve una gran capacidad de concentración. Y como su curiosidad por el saber no tenia límites se matriculo en cinco carreras, terminando tres, entre ellas Psicología, de la que ahora es Catedrática, y que cursó mientras daba clases en un Instituto y criaba a su hija mayor. Y es aquí, donde presenta su Tesis Doctoral sobre la Huerta de Murcia: “Recuerdo aquella época con un gran cariño porque entro en esta Facultad de la mano del profesor Joaquín Lomba—fui la primera directora del Departamento de Psicología Básica– y tuve la oportunidad de participar con Morales Meseguer y Valenciano Gayá, en seminarios y prácticas en el psiquiátrico R.Alberca”. Y no, ser psicóloga no era su sueño, más bien deseaba ser médico, pero término siendo especialista de la mente, sin perder su interés por la Filosofía, la Medicina y las Matemáticas.

La charla transcurre en su despacho de la facultad de Psicología. Algunas pinturas, una de ella de su hermana, cuelgan de las paredes. En los estantes libros, sobre todo de psicología, tesis doctorales dirigidas por ella y el ordenador abierto. Un lugar con aires de ejecutiva que nos hace preguntarnos si haber sido directora de departamento, vicerrectora, presidenta del SEHP—Sociedad Española de Historia de la Psicología—y no se cuantas cosas más, deja secuelas. Pero no, nos dice sonriendo, lo que si aporta es un mayor conocimiento de la organización por dentro: “Saber los problemas a los que se enfrenta una institución como la Universidad, que quizás deba adelantarse a lo que demanda la sociedad en la que se encuentra. Cuando surge una necesidad aparece una carrera, pero hay que anticiparse a esa necesidad”. Habla de la gestión con entusiasmo y en estos momentos creo que ha emergido en ella la Vicerrectora que fue en el Rectorado de Juan Roca, o cuando ocupó la consejería de Cultura en el Gobierno de María Antonia Martínez, del que recuerda con especial cariño la puesta en marcha del Auditorio y Centro de Congresos, donde consiguió involucrar a muchas empresas murcianas que hicieron posible que fuese inaugurado con Sergiu Celibidache, uno de los mejores directores de orquesta del siglo XX. Y sí, nos reconoce que la consejería de Cultura supuso una gran experiencia, sobre todo porque considera la cultura como algo esencial en la vida de los pueblos: “La cultura entra por los poros, es como el aire que respiras. La cultura tiene que estar enraizada en la tierra, como si fuese una planta que tiene que crecer”.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: