LOS CIUDADANOS, POR ENCIMA DE LOS POLÍTICOS

martes, 30 noviembre, 2021

Consejo de MInistrosOír a la oposición, un día si y otro también, hablar de cómo funcionan las cosas en nuestro país es un auténtico dolor. Da igual la decisión que tome el Gobierno central, porque siempre encontrará voces que digan que el país va mal, que España es una ruina (esto lo dijo Pablo Casado durante el debate a la totalidad de los presupuestos generales). Una ruina que, según el líder popular, se agrava con los presupuestos del Gobierno de Sánchez propios de un ejecutivo, son sus palabras, «radical y sectario», “no sirven para la recuperación”, «nacen muertos» y van en contra de «lo que hacen los socios europeos».

Ya ven, la oposición aquí negando el pan y la sal al Gobierno, poniendo de ejemplo a “lo que hacen los socios europeos”. Y estos socios europeos aplaudiendo, a su vez, entre otras cosas, la manera en la que tanto el Gobierno central como el autonómico están actuando sobre lo que está ocurriendo en la isla de La Palma.

Sí, como se está trabajando en la llamada isla bonita, o como se está luchando contra el Covid, se está poniendo de ejemplo en otros países, que en teoría, están mejor organizados que nosotros. Los mismos países que hace años pusieron de ejemplo nuestra Transición Democrática, aunque ahora algunos nos salgan con eso del “Régimen del 78” (olvidando que ese proceso fue estudiado, y puesto de ejemplo, en prestigiosas universidades internacionales), intentando poner en cuestión todo lo que significó aquello de entendimiento entre españoles y de renuncia por parte de todos para hacer posible una democracia de la que, con sus imperfecciones, podemos sentirnos orgullosos. Pero al parecer, nos va la marcha de la descalificación por sistema hacia lo bueno que podemos hacer, que hacemos, pero que no hicieron ellos.

Gracias a que la ciudadanía muestra muchas veces, estar por encima de las mezquindades de algunos políticos que solamente se sienten felices en el fango de la descalificación y de la negación de nuestras cualidades; que son muchas, como están poniendo de manifiesto muchos españoles, que llegan voluntarios desde distintos puntos de la península para ayudar e los isleños. Y esos españoles; que si se interesan por lo importante, están demostrando con su entrega desinteresada hacia sus compatriotas de La Palma que pertenecemos a un país serio, en contra de opiniones interesadas que hacen lo imposible por demostrar que estamos en la tierra del caos, de la improvisación, de la inconsistencia, en definitiva.

Yo creo que algunos españoles tienen un problema de autoestima, o de falta de generosidad, porque nos pasamos la vida tirándonos los trastos a la cabeza en los momentos en los que más necesario es el entendimiento, sin percatarnos de que la solidaridad nos sitúa a la cabeza en el número de donantes de órganos. Y esa misma solidaridad que florece en los transplantes nos lleva a ponerla en practica en esa llegada de voluntarios de toda la península a La Palma, demostrando que quizás, los ciudadanos en este país están muy por encima de los políticos, que también son ciudadanos, pero que a veces dan la sensación de perder esa condición, situándose por encima del resto para vivir en ese mundo desagradable, cicatero y matón, en el que muchos están instalados, negando cualquier virtud a los que no piensan como ellos.

Lopez MirasClaro que todo lo que está haciendo el Gobierno central no nos gusta. Claro que hay cosas que nos gustarían que se hicieran de otra manera, pero reconocer en los demás alguna virtud es signo de generosidad y también de inteligencia. Algo que brilla por su ausencia, por ejemplo, en el Gobierno de la Región, donde López Miras, el presidente, se pasa la vida, da igual de lo que se hable, diciendo eso de que el “Gobierno central la tiene tomada con los murcianos” ¿De verdad no le cansa ya el discursito?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 24 de noviembre de 2021

OTRAS POLITICAS, Y EL MACHISMO

martes, 30 noviembre, 2021

La RAE define el “adanismo” como la “Tendencia a comenzar una actividad sin tener en cuenta los progresos que se hayan hecho anteriormente” o, lo que es igual, “Hábito de comenzar una actividad cualquiera como si nadie la hubiera ejercitado anteriormente”. Y he mirado la definición de esta expresión porque me ha llamado la atención leer un artículo; escrito por un periodista, que habla de “adanismo feminista”, poniendo un poco, o un mucho en cuestión, eso de que se junten “las chicas con las chicas”, en relación con el acto, que con el nombre de otras políticas, reunió en Valencia a la Vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz; a la Vicepresidenta de la Generalitat de Valencia, Mónica Oltra; a la Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; a la líder de Más Madrid, Mónica García y a Fátima Hamed Hossain, miembro de la Asamblea de Ceuta por el partido Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), que se ha hecho muy popular por sus enfrenamientos con el líder de Vox, en Ceuta, Carlos Verdejo, que al parecer lleva muy mal eso de que Fátima aparezca en los plenos con el hiyab.

Y me ha llamado la atención el titular y el contenido de este articulo, escrito por un hombre, porque llevamos cuarenta años de democracia. Durante todo este tiempo hemos visto y asistido a actos donde todos los protagonistas que intervenían en los mismos eran hombres. Todos con sus corbatas en ocasiones y en otras sin ellas, pero todos hombres. De distintos partidos, de diferentes organismos, pero todos hombres. Hombres, muchas veces, que formaban parte de plataformas para presentar proyectos (en la Transición democrática raro era el día que no se presentaba un nuevo plan) y a los que nunca se les calificó de “adanistas” y se les dijo eso de “los chicos con los chicos”. Seguramente porque eso era la normalidad, aunque algunas echáramos a faltar la presencia de alguna mujer en esas demostraciones de poderío político, social, empresarial, y todo lo que ustedes quieran. Y el camino ha sido largo, muy largo, hasta que en un acto de esas características solo aparecieran mujeres. Que no digo yo que sea lo mejor, pero tampoco digo que no lo sea, teniendo en cuenta los antecedentes.

Lo cierto es que lejos de pensar en que las cosas, afortunadamente, están cambiando, algunos articulistas, se han puesto estupendos y han jugado con las palabras haciendo titulares facilones y graciosetes. Pero el que denuncie la incomodidad que me supone ver titulares así, no significa que la reunión a la que nos referimos me llenara de entusiasmo periodístico o simplemente personal, porque si quieren que les diga la verdad, me quedé con la sensación de que ese acto, que al parecer es la puesta en escena del proyecto político que encabeza Yolanda Díaz, con la principal ayuda de la vicepresidenta de Valencia y la Alcaldesa de Barcelona, decepcionó bastante a mucha gente, por su falta de contenido. Y porque se esperaban otras cosas, otros argumentos.

Es cierto que Yolanda Díaz, advirtió previamente que “hoy no se va a lanzar nada”. Pero que ella dijese eso de “Frente a los miedos, el ruido y los odios, queremos dialogar, derribar fronteras y hablar de los problemas con serenidad, aportando propuestas con cuidado y cariño”, que Oltra—organizadora del encuentro– soltase lo de que “Vamos a hablar, con tiempo y calma, de lo que afecta a la gente; no de qué político se pelea con otro” o Colau, solemnizase lo de “Trabajamos a través del diálogo y queremos, ante tanta polarización y retórica, construir un nuevo método de trabajo, hacer de la política algo útil” no parecieron discursos que llevaran al entusiasmo.

Al final, Díaz concluyo: “Estamos innovando con este acto, veremos a dónde nos lleva”. Pues eso, veremos.

Por cierto el señor Casado, se lucio al calificar el encuentro de “aquelarre”, o lo que es igual “reunión de brujas y brujos”. Puro y zafio machismo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 17 de noviembre de 2021

SALVAR EL MONTE ARABÍ

martes, 30 noviembre, 2021

Siempre me sentí una privilegiada por haber tenido la oportunidad de dedicarme a un trabajo; el periodismo, del que estoy enamorada. Un trabajo que me ha permitido viajar, conocer otros lugares, otras gentes. Aprender, en definitiva. Un trabajo que, por ejemplo aquí en Murcia, me permitió recorrer los 45 municipios de la Región, en distintas ocasiones, rodándolos para TVE. Escudriñándolos, hallando los más insospechados rincones, los muchos misterios que cada lugar oculta. Porque sí, cada paisaje tiene su propia personalidad, su historia, y solo los pueblos que saben respetar esa personalidad, esa historia, consiguen dotarse del atractivo necesario para atraer la atención del viajero ávido de detectar las bellezas y el pasado de esta tierra con tantas cosas por ofrecer.

A-IIAquel programa sobre el Patrimonio de Murcia, que tuve la fortuna de llevar a cabo junto a Rafael Hortal como realizador, me permitió acercarme al descubrimiento de Yecla, y de manera especial a la rica arqueología de esa tierra que se expone en el Museo Arqueológico Municipal “Cayetano de Mergalina” . Museo que está estructurado de manera didáctica. Cronológicamente, el visitante conoce la evolución humana de forma sencilla. Conocimiento al que ayudan gráficos que aparecen en todas las salas. Y como no podía ser de otra manera, el visitante se encuentra con una maqueta que muestra los distintos yacimientos arqueológicos de Yecla, destacando una gran fotografía del Monte Arabí y Cerro de los Ángeles. Y como quiera que en el Monte Arabí se hallaron pinturas rupestres, en este Museo se exponen unos calcos de dichas pinturas, así como Cazoletas y Petroglifos con el nombre “La Rosa de los Vientos”. Unos Petroglifos que se hacían para invocar la llegada del agua, como nos indicaban los canalillos que unían las distintas cazoletas, que fueron encontrados en el yacimiento de Tobarrillas la Baja, entre otros lugares. Así es que al Monte Arabí nos fuimos, acompañados por el director del Museo, para disfrutar, in situ, de aquello que los primeros pobladores de este territorio dejaron para que no se perdieran sus huellas.

A-IIIPero para que todo eso se respete en el tiempo, hacen falta regidores con la sensibilidad y los conocimientos suficientes para preservar todo ello. Porque son los que muchas veces, con sus decisiones, con su ignorancia sobre las consecuencias de esas decisiones, provocan la destrucción de un patrimonio histórico que tenemos la obligación de preservar. Y aunque el Monte Arabí cuenta con protección de Bien de Interés Cultural, Monumento Natural y entra dentro de la protección como Patrimonio de la Humanidad, por las pinturas rupestres que se incluyen dentro del Arco Mediterráneo Español, lo cierto es que tanta protección no parece ponerlo a salvo de ciertos intereses. Por ejemplo, de aquellos que, al parecer, quieren instalar una macrogranja de explotación porcina con capacidad para varias decenas de miles de animales.

Así mismo, como si en toda Yecla no hubiese otros lugares más apropiados y menos dañinos para el patrimonio de esta tierra. Por todo ello, porque esto corre un gran peligro, se creo la Plataforma Ciudadana Salvemos el Arabí y Comarca, que una y otra vez, manifiestan su preocupación por lo que puede ocurrir. Y hace nos días se reunieron en la localidad de Montealegre del Castillo para decir una vez más «no» a la instalación, poniendo especial énfasis en la protección de la que goza el Monte Arabí. Pero es que no es solo el Monte Arabí el que esta en peligro con la anunciada instalación. El Cerro de los Santos, considerado el yacimiento íbero «más importante de España», también lo estaría.

¿De verdad no hay otro lugar para la instalación de esta granja?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 10 de noviembre de 2021

A %d blogueros les gusta esto: