SANIDAD Y MALA GESTIÓN

Lunes, 21 junio, 2010

ambulancia Cuarenta y cinco minutos tuvo que esperar, el pasado lunes, un alumno del colegio Ana María Matute, situado en la Era Alta, con el cúbito y el radio del brazo izquierdo rotos antes de que hiciese su aparición una ambulancia enviada por el Servicio Murciano de Salud. Pero aquí no acaba la historia porque esto, con ser grave—imagínense el resultado si la caída del niño hubiese llevado aparejada un trauma en la cabeza—no lo es tanto como el hecho de que la citada ambulancia llegase sin personal sanitario: solamente iba en la misma el conductor del coche que, como es natural, no tenia conocimientos adecuados como para atenderle. Por supuesto, y como no podía ser de otra manera, la directora del centro se negó a que el chico fuese trasladado sin ser atendido previamente por personal especializado y tras insistencia al 112 apareció otra ambulancia, esta vez si, dotada con un médico que tras reducirle la fractura; es un decir, decide el traslado del chico a la Arrixaca donde el traumatólogo que le atiende comunica a la madre que la inmovilización del brazo que se le practicó se había hecho en una posición incorrecta. A todo esto, el chaval en un puro grito, la madre a punto de darle algo y el gasto de dos ambulancias en una clara muestra de mala gestión, de ausencia de coordinación por parte del Servicio Murciano de Salud.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: