LOS VALORES DE CLARA PONSATÍ

Viernes, 17 abril, 2020

Según la RAE, la definición de despreciable lleva implícita la calificación de vil, mezquino, indeseable, rastrero, servil, miserable, ignominioso, infame, abyecto, fastidioso, vitando ( que es odioso, execrable o abominable) y otras expresiones por el estilo que definen muy bien la manera con la que el pasado día 15 se manifestaba en las redes sociales la eurodiputada de la Generalitat Clara Ponsatí, que en el colmo de la desvergüenza, colgaba en su cuenta de Twitter un mensaje en el que, tras abogar por el cierre de la capital española, ante el brote de coronavirus, finalizaba con la frase “de Madrid al cielo”, mofándose así de los más de 200 muertos que en ese momento registraba la capital de España, y de sus familiares.

PONSATIPor fortuna, vivimos en un país en el que la mayoría de la gente posee valores que les hace no comprender el extraño y vergonzoso sentido del humor de la diputada por España (le guste o no, es así) en el Parlamento Europeo, e inundaron las redes mostrando su desprecio ante tamaña barbaridad. Y la señora Ponsatí (lo de señora es una licencia mía) hizo lo que hacen, los y las cobardes, que se amparan en las redes para mostrar su verdadera cara y que no son capaces de aguantar la presión de la crítica y del desprecio de los demás hacia sus “gracietas”, así es que borró el tweet. Lo borró, en una muestra más de su personalidad, pero lo bueno que tienen las redes es que todo queda, y esta “perla” de quien se supone que debería de poseer algunos valores indispensables para la convivencia como, por ejemplo, el respeto hacia los demás, ha quedado.

Como no podía ser de otra manera, el mensaje fue retuiteado por el también huido de la justicia española y eurodiputado, Carles Puigdemont, que igualmente acostumbra a mostrar en las redes su altura moral al hablar de una España contaminada en los términos, “¡Antes infectada que rota!”, porque para este personaje, lo más importante no es lo que está pasando con el coronavirus, es el rédito que el independentismo puede sacar de todo esto, como muestran las pretensiones de Torra de que Cataluña, y solo Cataluña, tuviese un trato diferencial, como eso de aislarla.

Lo triste es, que aunque la frase de Ponsatí ha recibido muchas críticas por parte del ámbito social y político, lo cierto es que, las procedentes del mundo independentista se han hecho con sordina y casi justificando la expresión, como se pone de manifiesto en lo publicado por un miembro de Junts per Catalunya, el diputado en el Congreso, Sergi Miquel, que ha dicho que: “Seguro que hay una expresión más oportuna para decir lo que seguramente todos compartimos”. Y me he quedado helada. ¿Todos comparten lo que ella ha publicado, con el único pero de la oportunidad? ¿De verdad todos son tan despreciables? ¿El incluido? ¿Se puede ser tan de derechas como son ellos y con tan pocos valores de amor al prójimo como los que muestran?

PONSATI IIPonsatí, con ese aire “frailuno”, y un tanto “pitufillo”, con el que se pasea por Europa despotricando contra nuestro país, y contra todo lo que no sean “sus valores”, se ha caracterizado siempre por su odio a España, alcanzando el cenit de su paranoia en su estreno como diputada en el Parlamento Europeo con una intervención en la que dijo que la “intolerancia” española contra los judíos inspiró a Adolf Hitler para llevar a cabo el holocausto. Ya ven, al menos reconoció que España existía en 1492. Y como quiera que esta tontuna no puede ser producto de su ignorancia, hemos de pensar que bebe en las fuentes del revisionismo histórico de Jordi Bilbeny fundador del Institut Nova Història y responsable (esto de los judíos es nuevo) de la teoría de que Colón, Cervantes, Leonardo da Vinci o Santa Teresa (últimamente Shakespeare, esto es un no parar) eran catalanes. Y todo esto con dinero público de la Generalitat, de todos los españoles. De esos que están muriendo en Madrid por el coronavirus, también.

Publicado el 18-3-2020 en La Opinión, de Murcia.

A %d blogueros les gusta esto: