LA CEOE ESTÁ CRECIDA

Martes, 20 marzo, 2012

 

JAVIER FERRER CEOEEl vicepresidente de CEOE, Javier Ferrer, se ha dejado caer por aquí para decirnos, entre otras cosas, que no le parece justa la anunciada huelga general—lógico, por otra parte en un empresario–, que los sindicatos antes eran buenos pero que ahora “no son sensibles” y que “si tenemos que perder derechos, los tenemos que perder todos, los empresarios y los sindicatos”; que ya hay que ser desahogado para decir que los empresarios pierden derechos con esta reforma laboral, para, en el colmo de la desfachatez, dejarnos chascarrillos como: “Era inconcebible que te dieran tres días libres por el embarazo de la abuela de tu mujer”. El hombre, al parecer, se sentía graciosillo y pelín faltón y es que algunos empresarios—todos los de este corte parecen encontrarse ahora en la CEOE– con la reforma laboral están crecidos, y se les nota. Y se les nota tanto que no pueden dejar de sonreír, insolentemente, cuando aparecen ante los medios de comunicación para hablar del tema. Y lo peor es que todos ellos, al parecer, han entrado en un proceso de incontinencia verbal; esa que da la impunidad y que raya en el ridículo.

JOAN ROSELLPorque no es solo el señor Ferrer el que se permite estas boutades. Este hablar con desprecio de los trabajadores, de los parados preferentemente, han sido señas de identidad de algunos, como cuando el presidente de la CEOE Juan Rosell manifestaba que “los parados encuentran milagrosamente un empleo cuando se les va acabar la prestación”. Como si estar en las listas del paro sea algo agradable, como si no fuese una tragedia levantarse todos los días con la incertidumbre del mañana. Como si el trabajador en paro no sintiese la angustia de no saber si tendrá futuro, si su vida continuará siendo igual por mucho tiempo. Si podrá pagar la hipoteca, los gastos de sus hijos. Si podrá continuar enfrentándose a la vida, desde una inseguridad que le abruma.

Pequeños problemas diarios que producen grandes tragedias a las que, por supuesto, el señor Rosell y muchos como el no tendrán que hacer frente porque ellos están en otros menesteres más trascendentales como, por ejemplo, conseguir—es una propuesta del importante presidente de la CEOE—que el Gobierno “aplique una amnistía fiscal para ingresar recursos en la Administración y paliar así el déficit público”.

Leer cosas como esta, nos hace fácil hacer nuestras las palabras de Cándido Méndez que confiesa que: “Si al final aquí la receta que tiene Rosell es proteger a las rentas del capital defendiendo una amnistía fiscal, mientras en paralelo se ha aplicado una subida de impuestos a los trabajadores, y perseguir a los parados, me parece que se pone de manifiesto el nivel que la representación empresarial tiene a la hora de afrontar una situación tan difícil como la de España”.

JOSE LUIS FEITOA todo esto, y como todos ustedes saben, el presidente de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE, José Luis Feito, enviando a los trabajadores en paro a Laponia. Que digo yo que sería interesante que algunos de estos genios de las finanzas se diesen una vuelta por allí. Y a ser posible, que no vuelvan.


A %d blogueros les gusta esto: