DEMOCRACIA EN CATALUÑA

martes, 4 enero, 2022

Pasaron los tiempos aquellos en que se ponía de ejemplo al Gobierno de la Generalitat de Cataluña hablando de su seny, de su saber estar, de todo aquello que transmitía el señor Pujol (ahora sabemos que, ese no ruido, era para que se amortiguara el del 3% que tantos réditos proporcionó a él y a los suyos), en contraposición al estruendo del País Vasco en medio de los tiros y las bombas de ETA.

Afortunadamente, los disparos y el ruido de las bombas cesaron en Euskadi, pero el ruido independentista ha ido acrecentándose en Cataluña. Porque desde el esperpento montado por Puigdemont y los suyos, saltándose a la torera la Constitución en la que no creen (Pujol hizo campaña a favor del sí) se ha ido acrecentando de manera exponencial los síntomas de deterioro de una sociedad, la catalana, absolutamente dividida y en la que, cada vez mas, se perciben síntomas poco democráticos.

CataluñaPorque no es democrático que los relevos en la cúpula de los Mossos, la policía autonómica catalana, se produzcan en función de las investigaciones que los cesados llevan a cabo, como lo que ha ocurrido con el intendente Toni Rodríguez, destituido como responsable de la Comisaría General de Investigación Criminal. Porque es normal preguntarse si no tiene nada que ver esa destitución con que hace muy poco tiempo Rodríguez dijese en una acto publico que era necesario trabajar en conexión con jueces y fiscales, que era lo que estaba haciendo.

Así es que entendemos perfectamente la preocupación que, al parecer, ha ocasionado en sectores de la judicatura y la fiscalía de Cataluña este relevo, teniendo en cuenta que la unidad que dependía de Rodríguez, se había encargado de la investigación de casos de corrupción que afectaban a responsables políticos del Govern, así como a políticos de Junts per Catalunya. cataluña iiiEntre otros, a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que está acusada de prevaricación, malversación, falsedad y fraude.

Y por supuesto, tampoco tiene nada de democrático que se intente eliminar la educación en castellano en los colegios de Cataluña, mediante amenazas a los padres y alumnos, que intentan defender sus derechos a ser educados, también, en esta lengua, como ha ocurrido en una escuela en Canet de Mar (Barcelona), donde unos padres tuvieron la osadía de pedir que su hija, una niña de cinco años de Educación Infantil, recibiese las clases en catalán y en castellano. Pero es que este problema no se da solo en enseñanza primaria, porque hace un tiempo, la Plataforma Universitaris per la Convivència, de la que forman parte más de 200 profesores de todos los campus catalanes, denunciaban lo que consideraban persecución al castellano tras la decisión de la Generalitat de investigar qué profesores no utilizaban el catalán en las aulas.

cataluña iiEl que este tema es de capital importancia para el Govern ha quedado reflejado en el mensaje de Navidad de este año de Pere Aragonés, desde el centro educativo donde nació la inmersión lingüística, en Santa Coloma de Gramenet , y desde donde ha dejado muy claro que lo de la aprobación de los presupuestos tiene su precio al demandar que “2022 tiene que ser el año en que la negociación con el Estado avance y comience a dar resultados tangibles”, presionando con un llamamiento a “construir alternativas”. Y ya sabemos que las “alternativas” de los independentistas suelen estar relacionadas con saltarse a la torera la Constitución. Porque lo ha dejado muy claro en su mensaje, al decir que “la resolución del conflicto pasa por el ejercicio del derecho a la autodeterminación y a la amnistía”. Es decir, continua pensando que «el referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña lo organiza el gobierno de Cataluña». Pero yo sigo creyendo en el presidente Sánchez cuando apuntaba aquello de que «lo que sea España, tendremos que decidirlo todos los españoles, no una parte de ellos».

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 29 de diciembre de 2021

OTROS SERVIDORES PARA LA DEMOCRACIA

martes, 4 enero, 2022

Al parecer, Castilla y León ocupa el sexto lugar de las comunidades autónomas afectadas por el coronavirus, lo que significa que se encuentra entre los territorios más tocados por esta pandemia. En casos así, el sentido común indicaría la necesidad de proteger la sanidad con el número adecuado de personal sanitario y fortalecimiento de centros de salud, y todo aquello que sirva para luchar contra el coronavirus.

Mañueco IPues bien, lejos de esto, el presidente de la Junta de Castilla y León, Fernández Mañueco, olvida las sabias palabras de San Ignacio: “En tiempos de desolación no hacer mudanza” (lo que viene a decir que las grandes decisiones no hay que tomarlas cuando la vida se desmorona, cuando se está atravesando una gran crisis), y poniendo sus intereses electorales, y los de su partido el PP, por encima de los intereses de los ciudadanos de su comunidad, en plena convulsión sanitaria, cambia a la Consejera de Sanidad de su Gobierno, Verónica Casado, porque ha decidido llevarse por delante a los cuatro consejeros de Ciudadanos con los que el PP tenía un acuerdo de gobernabilidad en esa comunidad. Así es que en el camino, de prisa y corriendo, vía Twitter (una manera muy moderna de actuar) se ha quedado el vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Acción Exterior y Ordenación del Territorio, Francisco Igea y tres consejeros más de Ciudadanos. Ese partido que se encuentra “cuesta bajo en la rodada”, porque nunca supo elegir sus alianzas.

Mañueco IISegún la RAE, la política es “El arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados”, y mucho arte se ha de tener cuando se actúa de la manera en la que lo hizo el pasado lunes el presidente de la Junta de Castilla y León, que anunciaba una remodelación exprés de su Gobierno del que salen los cuatro consejeros de Ciudadanos, incluido el vicepresidente y portavoz, anunciando la disolución de las Cortes y convocando elecciones anticipadas en la comunidad autónoma para el próximo 13 de febrero. Y todo ello, sin haberlo hablado con sus socios de gobierno, a los que les ha hecho pasar la vergüenza de enterarse de que ya no están en el mismo por los medios de comunicación. Es más, Igea ha declarado que Fernández Mañueco, «En privado, me dio su palabra de que no convocaría elecciones».

Bueno, seguramente la misma palabra que él daría a UPyD cuando los dejó plantados. Y es que, al parecer, toda la gente de Ciudadanos tiene una historia detrás de pertenencia a otros partidos políticos, lo que nos da una idea de la seriedad de sus convicciones, de la fortaleza de la ideología de la mayoría de ellos, y ellas.

Mañueco IIIPues que Juan Antonio Marín, Vicepresidente de la Junta de Andalucía, ponga sus “barbas a remojar”, porque no le arriendo la ganancia pasados unos días. Pero yo creo que un señor con tanta experiencia de cambios en política: ha pasado por Alianza Popular (apareciendo en la lista del partido para las elecciones municipales de 1983), en las filas de Independientes de Sanlúcar (con ellos gobernó en coalición con el PSOE en el ayuntamiento de dicha ciudad), hasta terminar en 2015 en Ciudadanos, siendo vicepresidente de la Junta de Andalucía con Susana Díaz, del PSOE, para traicionarla más tarde apoyando al PP, tiene el suficiente bagaje como para esperar cualquier cosa.

Y sí, los ciudadanos también nos podemos esperar cualquier cosa de ciertas alianzas (en Murcia hemos hecho un master sobre traiciones, transfugismos y “puñaladas traperas” con la fallida moción de censura al Gobierno Regional), pero es difícil acostumbrarse a ciertos espectáculos protagonizados por algunos políticos que nos hacen desconfiar del que debería ser un digno ejercicio. Porque sin ellos no puede haber democracia, pero la democracia debería demandar otro tipo de servidores que nos evitasen el bochorno, la vergüenza, que a veces nos hacen pasar.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 22 de diciembre de 2021 

A %d blogueros les gusta esto: