LA UMU Y AGUILAS, UN EJEMPLO A SEGUIR

martes, 25 mayo, 2021

La pandemia, la vacunación, las pasadas elecciones madrileñas; donde la señora Ayuso transformó el concepto de libertad en eso de no encontrarte con tu ex, o tomarte una cerveza, el “no Govern” de Cataluña, y todo el ruido que en los últimos tiempos adorna la política española, parece alejarnos de la vida normal, de esa que camina paralela a tanto barullo y desconcierto.

Y decidí que en este rincón en el que me dirijo a ustedes todos los miércoles me ocuparía, hoy, de algo que nos aleja del rumor de la política mal entendida y nos acerca a la política del sentido común. Una política que ha de llenarnos de satisfacción, porque si los organismos públicos y privados; como ocurre en otros países, tuviesen una conexión más intensa con las universidades, la sociedad saldría ganando, como saldrá ganando el mundo de la arqueología en Águilas, que siempre ha sido un ejemplo en la comunidad de cuido de su patrimonio arqueológico.

aguilas 1El rector de la Universidad de Murcia (UMU), José Luján, y la alcaldesa de Águilas, Mari Carmen Moreno, han firmado un convenio de colaboración que permitirá investigar y promocionar, nacional e internacionalmente, el patrimonio arqueológico de la localidad, porque gracias a este convenio, el grupo de investigación de Arqueología de la Universidad Murcia, continuará llevando a cabo actuaciones en la Isla del Fraile; donde se encuentra la factoría más importante de salazones de la época romana, y todo el patrimonio, ya excavado y conservado por el Ayuntamiento, en el Museo Arqueológico y Centro de Interpretación del Mar, de la ciudad.

Un museo dirigido por el arqueólogo, Juan de Dios Hernández García, que ha venido haciendo una extraordinaria labor a lo largo de los años, mostrando el profundo arraigo que Águilas tiene con su pasado romano, tal y como se pone de manifiesto en los muchos restos arqueológicos encontrados en la ciudad, en su casco urbano, lo que justifica el que el 80% de los materiales expuestos en el mismo pertenezcan a esa época, tal y como lo atestigua, entre otras cosas, una importante colección de ánforas que se utilizaban para el transporte comercial de productos alimentarios, preferentemente salazones. Alguna de estas pequeñas ánforas, aun conservan vestigios de aquellos productos y es que, durante los últimos siglos de la ocupación romana, Águilas encontró su sustento económico en la pesca y la elaboración de derivados de la misma, dando fe de su importancia, las grandes factorías que se mantendrían hasta el abandono del asentamiento en el siglo VI, en las calles Cassola y en la mencionada Isla del Fraile.

aguilas 3Una riqueza arqueológica, que ahora tomará otra dimensión ante la difusión de la misma, gracias a este convenio entre Ayuntamiento y Universidad, a través de tesis doctorales y trabajos finales de master, a más del acuerdo para el proyecto iniciado el pasado verano en la Isla del Fraile y que tiene como objetivo conocer con detalle el inmenso patrimonio del entorno, porque tal y como ha manifestado el profesor Alejandro García Quevedo, responsable por parte de la UMU de este proyecto “hay muy buenas perspectivas porque los indicios y los restos ya encontrados hacen pensar que la isla fue a lo largo de la historia un complejo de carácter estable para la explotación de productos derivados del mar”, encontrándose hasta el momento pruebas de presencia romana y también de ocupación musulmana.

Como asegura el rector de la UMU, José Luján, “establecer estas alianzas permiten generar conocimiento y dar valor al papel de la Universidad en la sociedad”. Algo por lo que hemos de abogar, porque si otras instituciones hicieran lo que acaba de hacer el Ayuntamiento de Águilas con la Universidad de Murcia, esta sociedad saldría ganando: la Universidad, no puede vivir de espaldas a la sociedad.

Publicado en el diario La Opinión, de Murcia, el 19 de mayo de 2021

LOS MISTERIOS DE LA POLITICA

martes, 25 mayo, 2021

barcelonaEl espectáculo ofrecido por ciudadanos de Madrid, Barcelona, y otras poblaciones españolas, por el final del Estado de alarma, como si con ese final el coronavirus dejase de estar en nuestras vidas, es para hacernos reflexionar a todos. La Puerta del Sol, de Madrid, pongamos por caso, parecía cualquier nochevieja vivida allí hace años. La mayoría de los ciudadanos sin mascarillas, sin mantener las distancias, gritando desaforadamente, cantando, haciendo todo aquello que nos han venido diciendo que no podemos realizar, si pretendemos protegernos del coronavirus. Y eran jóvenes si, pero no adolescentes, tenían edad suficiente para saber qué estaban haciendo, y si no lo sabían, es un pregunta colectiva la que esta sociedad ha de hacerse, sobre la capacidad de nuestros jóvenes para pensar, para asumir responsabilidades.

Las imágenes eran tan deplorables, hablaban tan duramente de lo que ocurrió en las calles madrileñas, que el alcalde de la ciudad, José Luís Martínez Almeida, portavoz a su vez del PP, tachaba de “lamentables” los multitudinarios encuentros de jóvenes en distintos puntos de la capital, tras finalizar el estado de alarma, confesando que “libertad no es infringir las normas”. Ya ven, la presidenta Díaz Ayuso ha basado su campaña en un concepto de libertad tan extraño, como hacer cada uno lo que le de la gana, y el alcalde nos vino a decir; muy sensatamente, que sí, que la libertad es lo más preciado que hay si se sabe utilizar, y que la libertad, por supuesto, es un concepto muchísimo más hermoso que eso de ponerse el mundo por montera.

Que tenemos una clase política muy poco responsable, es cierto. Que a todos parece importarles más sus propios intereses electorales que lo que ocurra con la ciudadanía; es la sensación que a todos nos queda, pero que no se den la más mínima tregua es un poco cansino y desesperante.

casado iPablo Casado se ha desahogado diciendo cosas como “Con Sánchez pasamos del estado de alarma al caos”, afirmando que “Será el responsable si hay otra ola sin que las comunidades autónomas tengan la ley de pandemias que llevamos ofreciendo hace un año”. Y en el colmo del disparate, más que nada porque los tumultos que se celebraron en Madrid no podían ser evitados por el Gobierno central, y si por el de la señora Ayuso y el alcalde de Madrid, el líder del PP culpaba al Gobierno central de permitir las irresponsables aglomeraciones sin medidas de seguridad por haberse negado a aprobar, según el, una legislación que permita a las autonomías mantener restricciones de derechos fundamentales una vez finalizado el estado de alarma.

Asimismo, Pablo Casado, que votaba en contra de la prórroga del estado de alarma en el Congreso de los Diputados, mostrándose en el debate muy crítico con el confinamiento decretado para evitar los contagios por el coronavirus, desbarrando un poco al decir que “Evidentemente, se evitan contagios encerrando en casa a 47 millones de personas, igual que se evitan accidentes laborales y de tráfico así también”, ahora culpa al Gobierno central del desbarajuste callejero, en algunas ciudades.

casado iiAnte lo ocurrido, también en Barcelona, con las playas atiborradas de desesperados bebedores, Salvador Illa, el exministro de sanidad, mostraba su preocupación por lo ocurrido la madrugada del pasado domingo, diciendo: “Se acaba el estado de alarma pero la pandemia continua. Hay que ser constantes en el seguimiento de las recomendaciones sanitarias y en el ejercicio de la responsabilidad”.

¿Y si la pandemia continua, por qué se terminó el estado de alarma, sobre todo cuando el numero de vacunados en España esta muy lejos de hacernos pensar que en el verano tendremos un 70% de vacunados? Para esto, no tenemos respuesta.

Misterios de la política.

Publicado en el diario La Opinión, de Murcia, el 12 de mayo del 2021

A %d blogueros les gusta esto: