EL MAR MENOR ENTRE GALGOS Y PODENCOS

Martes, 25 febrero, 2020

Mar MenorMientras la comunidad autónoma continua con lo de “si son galgos o podencos” (aquella fábula de Tomás de Iriarte, de la que aprendemos que no es conveniente perder el tiempo elucubrando sobre el tipo de peligro que nos acecha, porque lo que hemos de hacer es reaccionar ante el mismo), en relación con el estado del Mar Menor, la laguna salada continua apareciendo ante los ojos de los asombrados visitantes con una capa verde que impide ver el mar de hace tiempo, y que habla de su estado de deterioro sin que, al parecer, se esté haciendo algo para que no continúe la degradación. Porque las advertencias, con un cierto tufillo de amenazas a la Administración central por parte del presidente del Gobierno regional, López Miras (a veces tienen un aire infantil que no se corresponde con la importancia institucional del que las hace), no solucionan nada. Hace unos días, una vez más, se refería a la actual ministra para la Transición Ecológica garantizando que le seguirá exigiendo “que se comprometa con el Mar Menor, es decir, que haga algo, porque el Gobierno central no ha hecho nada”.

LopezY la verdad es que este hombre consigue sorprender siempre. El habla del Mar Menor como si su Gobierno no tuviese que hacer nada al respeto, como si no se hubiese leído la propia página Web de la comunidad donde aparece el siguiente texto: “La Dirección General del Mar Menor asume las competencias y funciones de estudio, planificación, ejecución y desarrollo de los proyectos y actuaciones en el Mar Menor relacionados con la protección y regeneración ambiental de su ecosistema, sin perjuicio de las atribuidas a otros órganos directivos de la Administración Regional. También le corresponderá la coordinación con los distintos organismos y direcciones generales de la Comunidad Autónoma, y con otras Administraciones Publicas y entidades públicas o privadas con competencias concurrentes para el desarrollo de dichos proyectos y actuaciones, y el impulso del conocimiento científico y la investigación aplicada en relación con problemas ambientales de la laguna”.

Mar Menor IIISí, yo creo que quedan explicitadas bastante bien las competencias de la Comunidad hacia el Mar Menor, pero aquí estamos, en si “son galgos o podencos”, y mientras dilucidamos que son, y nos atrapa el peligro por el que cavilamos, el personal se entera de que “se venderá la laguna salada como un “destino multiexperiencial” con una oferta “renovada y diversificada, de más calidad y más sostenible”. Así mismo, la Consejera de Turismo y Deportes del Gobierno de la Región, María Cristina Sánchez, intervenía en la Asamblea y hablaba del “destino multiexperiencial” de la castigada laguna. Que digo yo, que si la primera experiencia que el turista quiere es la de bañarse en las aguas del Mar Menor, y al parecer esto será imposible (las fotos del actual estado de sus aguas no dan lugar a dudas), lo de “multiexperimental”, pues no se yo.

La Consejera ha anunciado que 5,8 millones de euros, de su departamento, se destinarán a promoción, comercialización y comunicación porque, según ella, “con esa inversión se espera impulsar la desestacionalización y diversificación de los productos turísticos, la mejora del posicionamiento de la región como destino turístico y, sobre todo, el refuerzo y la visibilidad de la ‘marca Mar Menor’, para lo que se empleará el 80 por ciento de esa partida, 3,2 millones de euros”. Y el personal se pregunta, si realmente esta mujer cree que con la publicidad es suficiente para cambiar el color del agua del Mar Menor, ¿de verdad piensa que los turistas son tontos de remate?

Supongo, que ante la incapacidad que está demostrando el Gobierno regional, para encontrar solución al tema, el ejecutivo central tendrá que intervenir, al final, si se quiere solucionar el gran problema que afecta al Mar Menor. Mientras tanto, aquí estamos, reflexionando sobre si son “galgos o podencos”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 19-2-2020

GOBERNAR SIN LLORIQUEOS

Martes, 11 febrero, 2020

Recuerdo cuando era pequeña y deseaba que mis padres me compraran algo especial, algo que se escapara de lo corriente. Nada de bloc, lapiceros…no, cosas no contempladas, no previstas. Y mi madre (la microeconomía de la casa la llevaba ella, y todo funcionaba como un reloj), decía aquello de “este mes no”, que yo nunca acababa de entender porque ese mes no, y otro si. Pero con el tiempo interpreté que, “este mes no”, significaba que en mi casa no se gastaba por encima de lo presupuestado, ni ese mes, ni ningún otro.

LopezPues a nuestro presidente, a López Miras, le ocurre todo lo contrario, para ganar elecciones promete, y cumple es cierto, bajar los impuestos, siempre tan impopulares. Y aunque es verdad que incluso con eso no las ganó, aunque gobierne, lo cierto es que esas promesas son bien recibidas, y ayudan a conseguir votos. Pero lo que no puede pretender es que la contabilidad cuadre, porque si se producen menos ingresos y los gastos son los que son, las cuentas no salen. Y sí, durante un tiempo se podrá comprar a crédito, pero llegará un momento en que los que nos hicieron la vida más fácil con esos créditos que nos permiten presumir, decidan cobrar, que es lo más natural. Y si no se les paga, pues pasa lo que pasa, incluso que la Tesorería de la comunidad autónoma quede, prácticamente, intervenida por el Estado, porque como ustedes ya saben, el Ministerio de Hacienda le ha hecho saber al Gobierno regional que, teniendo en cuenta que se muestra muy moroso con los proveedores; saltándose a la torera el plazo fijado para el abono de las facturas, a la administración central no le queda más remedio que intervenir para que los afectados puedan cobrar y dormir con una cierta tranquilidad, porque esos proveedores tienen trabajadores a su cargo, y todos los meses han de pagarles, y si la administración se olvida de ellos el resultado es fácil de imaginar. Sobre todo cuando se sabe que la comunidad autónoma tiene, con las empresas proveedoras, una deuda superior a los 200 millones de euros, llegando a tardar hasta 80 días en pagar a dichas empresas. Tema, lo suficientemente grave, como para que la administración central haya tomado cartas en el asunto, implantando esta norma que se extenderá por un plazo de seis meses, hasta que se vuelva a recuperar el nivel medio de pago por debajo de 30 días.

RajoyPor cierto, ante los lloros de los responsables del Gobierno regional, que han salido en tropel diciendo que es “una medida arbitraria, oportunista e irresponsable”, que “los motivos son estrictamente políticos”, que “intentan penalizar y perjudicar a los murcianos”, y cosas por el estilo, hemos de recordar que esta decisión es una medida contemplada en la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Una medida, que ya fue aplicada en el 2017, en las autonomías de Extremadura y Aragón, con un Gobierno del PP, presidido por Mariano Rajoy. Es decir, esta no es una decisión que el Gobierno central haya tomado para perjudicar a “esos murcianos” a los que, al parecer, tiene “manía”.

Cuando en el 2019, López Miras, anunciaba a bombo y platillo la bajada de impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, ya se decía que supondría una merma de recaudación de 15,2 millones de euros. Y ya entonces, López Miras, pregonaba (este hombre cuando se viene arriba es imparable), que su objetivo era mantener la reducción del IRPF hasta el 2023, a la vez que se nos decía que tendríamos más dinero para Sanidad y Educación. Vamos, la cuadratura del círculo. El caso es que, al parecer, estas cosas no son tan fáciles de ajustar. El resultado es que la deuda pública de la Región ya está en 9.699 millones de euros, lo que supone el 30,7% del PIB, y es necesario reconducir esta errática administración. Y sin que nos tengan “manía”, ¿Alguna vez este Gobierno asumirá sus responsabilidades? ¿Gobernará más, sin lloriqueos?

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 5-2-2020

SER DE IZQUIERDAS, Y MONARQUICO

Martes, 4 febrero, 2020

Ray en JerusalenCada 27 de enero, se conmemora la liberación, en 1945, del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, porque la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó oficialmente esa fecha, día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Con este motivo, el miércoles de la semana pasada, el rey de España, Felipe VI, pronunció un discurso, en Jerusalén, ante grandes mandatarios republicanos de todo el mundo. Entre otros, los presidentes de Francia, Italia, Alemania, Portugal, Argentina. Pero fue un rey, Felipe VI, el elegido por las autoridades israelíes, para ser el autor del alegato contra el odio que reclamaba el momento. Y defendió en aquel acto, los derechos humanos, la paz, la libertad, la justicia, la tolerancia, el conocimiento, el respeto al diferente, la igualdad. Sí, un rey, el rey de España, habló de todo lo que se supone que son valores republicanos, o lo que es igual, habló de valores democráticos. Y quizás este es el momento de acordarnos de ello, porque sobre todo, desde la aparición de Podemos en el panorama político español, se nos intenta convencer de que la monarquía es algo directamente opuesto a la democracia, cerrando los ojos a la realidad. Y la realidad es que, en Europa, existen ocho monarquías parlamentarias: Reino Unido, España, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega y Luxemburgo, que están a la cabeza del mundo en calidad democrática. Y si hablamos del resto del universo, nos tenemos que remitir a la información facilitada por el banco de datos de la Universidad de Gotemburgo, que clasifica a 175 países por su forma de gobierno: “De 40 monarquías más de la mitad son democracias, mientras que solo lo son 53 de 135 repúblicas”.

Desde luego, las dos Republicas Españolas, no son ejemplos en el que nos podamos mirar, teniendo en cuenta los cuarenta años de plena democracia de los que estamos gozando con la monarquía. Por mucho que algunos se empeñen en vendernos la republica como el paraíso terrenal de las libertades, la historia es muy tozuda y nos habla de que la Primera República Española, solamente duró desde el 11 de febrero de 1873, hasta el 29 de diciembre de 1874. Una experiencia corta y caracterizada por una gran inestabilidad política, hasta tal punto de que, en sus primeros once meses, se sucedieron cuatro presidentes del Poder Ejecutivo. Y la Segunda República Española, a la que tampoco podemos poner como ejemplo de algunas cosas, tuvo una duración que fue, desde el 14 de abril de 1931, fecha de su proclamación, hasta el 1 de abril de 1939, fecha del final de la Guerra Civil, que dio paso a la dictadura franquista.

ReyPor todo ello, yo me niego a que no se pueda tener una conciencia social de izquierdas, y preferir una monarquía constitucional; que a este país tan bien le ha venido, antes que una república, que por lo menos aquí, no se mostró como el sistema a copiar. Y para disipar las dudas que algunos podrían tener al respecto, les aconsejamos la lectura del semanario británico, The Economist, que ha vuelto a situar a España en el grupo de las “democracias plenas” del mundo, destacando en los apartados de procesos electorales, pluralismo y libertades civiles. Sí, Democracy Index, el índice de referencia en el análisis de la situación de la democracia en el mundo, elaborado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, coloca a nuestro país en la decimonovena posición entre los 167 Estados analizados, lo que supone mejorar respecto al año pasado. España, una monarquía que algunos pretenden desprestigiar, para más tarde eliminar, obtiene una puntuación global de 8,18, una valoración por encima de Francia y Portugal (ambas son repúblicas) que entran este año en el grupo de “democracias plenas”.

Sí, es posible tener una conciencia social de izquierdas y preferir una monarquía parlamentaria, porque el ejemplo es España, y porque no hay verdades absolutas.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 29-2-2020

A %d blogueros les gusta esto: