EL PSC, UN PROBLEMA PARA EL PSOE

Miércoles, 18 diciembre, 2019

IcetaNo es la primera vez que escribimos sobre esto, sobre la “piedra en el zapato” , que a lo largo de la historia, ha supuesto el PSC—partido de los socialistas catalanes—para el PSOE, pero vista la incontinencia verbal de que está haciendo gala hace tiempo, Miquel Iceta, primer secretario de ese partido, no tenemos más remedio que volver a ello, porque cada vez que habla, se aleja más de que sus palabras le hagan ningún favor al que se supone es su partido, el PSOE.

El PSC tiene dos almas, el catalanista, “pelín” independentista, y el de ámbito nacional, a lo que el PSOE no puede, no debe renunciar, porque es la esencia de su vida como partido, a lo largo de la historia. Y esa vocación catalanista del PSC les ha llevado, a lo largo de su extensa vida como partido, a que sus primeros secretarios tuviesen siempre la tentación de poner en un brete al partido del que nacen, PSOE, con sus declaraciones, muchas veces fuera de lugar (como ejemplo la verborrea trufada de aire independentista del inefable Pero Navarro, hace tiempo), que nos lleva a preguntarnos si sus dirigentes saben en que partido están. Pero sí, si lo saben, porque ellos han actuado siempre por libre, como hace tiempo lleva haciendo Iceta. Desde la solicitud de indulto a los condenados por el juicio del “proces”, cuando ni siquiera habían sido juzgados (inmiscuyéndose en las resoluciones judiciales, lo que jamás debe de hacer un político), hasta el jardín en el que se metió hace unos días cuando declaraba que Cataluña es una nación, porque “España es una nación de naciones, y las naciones que viven en España son plurales”. Y es que, según él, “nación” es “un sentimiento de comunidad”. Sí, él las ha contado y en España, hay “ocho” naciones. “Según los Estatutos de Autonomía, ocho, y si sumamos el preámbulo de Navarra, nueve”. Y se quedó tan pancho. Tan pancho él, y tan sorprendidos los ciudadanos y ciudadanas del resto del país, porque creemos que no es el momento de echar más leña al fuego del enfrentamiento. El forma parte de un partido que está ahora en el Gobierno, provisionalmente, es verdad, pero está, y lejos de ayudarle con sus palabras le perjudica seriamente, porque cuando el manifiesta, de cara al 14 congreso del PSC que se celebrará a partir del 13 de diciembre, que le extraña que haya quienes se sorprendan de que el PSC pida en su ponencia el reconocimiento de Catalunya como nación, porque “Que Catalunya es una nación está en los documentos del PSC desde su fundación, en 1978”, solo hace sembrar la inquietud en muchos de sus votantes.

guerraYa lo apuntaba Alfonso Guerra, en el 2013, cuando decía aquello de que “Hace mucho que el PSC dejó de ser un partido socialista”, y continúa expresándolo ahora cuando afirma que, “El PSC está siempre en una posición ridícula”. Y fue también en 2013, cuando otro dirigente de ese partido, el secretario general del PSOE extremeño, Fernández Vara—un hombre que de natural no dice tonterías—quien manifestó, al respecto, que el Partido Socialista debía de tomar decisiones sobre el PSC y que, quizás, lo que se tendría que haber hecho es romper, de una vez por todas, con esa formación y presentarse con las siglas PSOE a las elecciones en Cataluña”. Algo que muchos otros dirigentes del partido socialista piensan, y no se atreven a verbalizar. O quizás es lo que el PSC está buscando también y no se arriesga, porque ya en 2013 este partido abrió un debate interno sobre la posibilidad de explorar fórmulas de colaboración con otras fuerzas políticas de izquierdas. Incluso llegaron a estudiar la posibilidad de formar coalición con los verdes de ICV para las elecciones europeas, en lugar de acudir con el PSOE. Por cierto, en la última noche electoral, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, rompía todas las normas y comparecía ante la prensa antes de que lo hiciera el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. En política los gestos no son baladíes.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11-12-2019

CIUDADANOS Y SU LENTA AGONIA

Martes, 10 diciembre, 2019

CiudadanosHace unos días, Ciudadanos elegía, en medio de la disparidad de criterio de algunos de los asistentes, su comisión gestora encaminada a la celebración de la próxima asamblea general, anunciada para el 15 de marzo, de donde saldrá la nueva dirección tras el adiós de su anterior líder, Albert Rivera, y el estrepitoso fracaso electoral del 10 de noviembre, con la dimisión en cascada de algunos de sus más importantes dirigentes, porque la pérdida de 2,5 millones de votos ha trastocado este partido.

Lo que más ha llamado la atención del desarrollo de esta elección es que un partido, que se define como Liberal, imponga la votación a mano alzada. A no ser que los que manejan Ciudadanos quisieran asegurarse el resultado final y no estuvieran muy seguros de que con el voto secreto pudieran conseguir sus propósitos, lo que nos hace pensar que el método elegido, el sufragio a mano alzada, ha buscado asegurarse la disciplina partidista, teniendo en cuenta que con el primero, el votante puede expresarse en libertad, y con el segundo, se encuentra condicionado, por lo que no es libre para expresar su opinión. Parecen haber olvidado que el voto secreto es un elemento esencial del sistema democrático, pero ya sabemos que en las formaciones políticas hacer público el sentido del voto puede acarrear enfrentarse con el poder, y no todo el mundo está dispuesto a ello. Por miedo, por guardarse las espaldas, porque nunca se sabe que ocurrirá después, por muchas cosas que no es difícil imaginar, sobre todo en un partido que, extrañamente, incluye en una gestora de 16 miembros a 10 responsables de la ejecutiva anterior, que los supongo responsables, también, del batacazo electoral cosechado por la ceguera que todos sus integrantes han mostrado sobre lo que el electorado quería de su partido. Y desde luego ese electorado no quería alianzas con Vox, viraje sin complejos hacia la derecha, alejamiento del centro, y cordón sanitario a un partido democrático, como el PSOE, que le esta llevando a una lenta agonía.

Es sorprendente que un partido democrático, cuando ha de votar sus órganos, lo haga con mecanismos autoritarios en una clara regresión de lo que entendemos por democracia. Es por esto que hemos de destacar el que, tres de los cinco componentes de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez, Miguel Garaulet y José Luis Martínez, se negaran a votar la candidatura propuesta para elegir la gestora, al estar en desacuerdo con la formula de votación elegida, el voto a mano alzada, que nos habla de la poca salud democrática del partido y de la poca unión que, en el plano regional, anida en el mismo, porque los otros dos miembros de Ciudadanos en Murcia, Valle Miguélez y Mario Gómez, sí que decidieron votar a mano alzada, por lo que apoyaron a la gestora. Y es oportuno preguntarse si esta disparidad de criterios, puesta de manifiesto en esta votación ( no solo entre los representantes murcianos), no viene a justificar la perdida de seguidores, no solo en el ámbito nacional, porque hemos de recordar que el partido naranja se ha estrellado claramente en esta comunidad donde ha perdido cerca de cien mil votos, lo que nos habla de la errática gestión que se ha venido desarrollando en los últimos tiempos, con enfrentamientos soterrados entre sus dirigentes, que inevitablemente son de dominio público, que no ayudaron nada a prestigiar el partido.

Migue SánchezQuizás sea el momento de destacar la figura de Miguel Sánchez, aunque solamente sea por la discreción con la que ha llevado su arrinconamiento de la primera fila del partido. Saber callar, o decir lo justo a tiempo, es una gran virtud. El ha sabido hacerlo, seguramente porque como no ha sido de los que llegaron de aluvión para gozar de las mieles del poder, como fue uno de los fundadores del partido en la Región, no puede evitar tenerle un respeto especial, y lo demuestra con su saber estar. Y ya saben que nada fortalece tanto la autoridad como el silencio.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-12-2019

MURCIA Y LA SANIDAD PÚBLICA

Martes, 3 diciembre, 2019

Morales MeseguerSuponga que usted tiene que hacerse una ecografía. Ya le han derivado varias veces a la publica, porque al parecer, en su hospital de referencia, pongamos por caso el Morales Meseguer, no es posible que se la hagan porque, le dicen, las listas son kilométricas en dicho hospital. Así es que, una vez más, tras larga espera, y si quiere que le hagan la ansiada ecografía, usted ha de aceptar el que le deriven a una clínica privada. Y va allí, y ve como un señor, o señora, con bata blanca (supone que es el médico o la médica) entra en la sala donde usted ya está preparada en la camilla, y dispuesta a que le realicen la dichosa ecografía. A veces, el señor, o la señora que entra, ni siquiera le de las buenas tardes (no hay tiempo para sutilezas). Se pone ante el aparato ecógrafo, le pone en la piel una cremita fría y le sitúa el transductor en el lugar que se supone está su dolencia. Cinco minutos de aquí para allá. Ni un segundo más. Usted no es médico, pero si tiene amigos y amigas médicas que le dicen que una ecografía de riñón no se puede (poderse sí, ellos la hacen, pero no se debe) hacer en cinco minutos. Pasados esos cinco minutos le dan papel para que se limpie y se acabo el trasmite, que seguramente saldrá negativo porque la cosa no ha dado para más. Usted, pasado el tiempo, vuelve a tener fiebre, vuelve a tener infección de orina y vuelve al médico que le mandará hacerse un cultivo de orín, le pondrá un tratamiento de antibióticos y, seguramente, le enviará de nuevo a hacerse una ecografía, porque algo no funciona.

ecografoSí, su médico de familia (que seria de la sanidad publica sin estos facultativos, sin las enfermeras de los ambulatorios), de nuevo decide que hay que hacer una nueva prueba. Usted, harta ya de estar harta, se niega a que se la hagan fuera, pongamos por caso, del Morales Messeguer, que es su hospital de referencia. El final, se pone tan pesada que, pasado el tiempo, consigue que se la realicen en dicho hospital, por la tarde, en eso que los médicos llaman vulgarmente “peonadas”, pero que significa que prolongan su horario de trabajo y, lógicamente como cualquier otro trabajador, cobran por un trabajo extra. Y usted, que es muy curiosa, o curioso, indaga las razones por las que, en la mayoría de los casos, el paciente es derivado a la sanidad privada cuando las mejores instalaciones y, si me apuran, los mejores profesionales también, están en la pública. Y además, ahí si te dicen buenas tardes (no porque sean más educados, es que tienen más tiempo) y te advierten de que la cremita que te ponen para hacer la ecografía está fría y, en definitiva te sientes persona. Y por supuesto la prueba no dura cinco minutos. No, ahí te hacen la ecografía que han de hacerte, dando posibilidad a que puedan descubrirte otras cosas que tú ignorabas, pero que si no se realiza con el tiempo adecuado no es posible detectarlo. En definitiva, te han tratado como a un paciente que ya está lo suficiente vulnerable como para no necesitar que le hagan sentirse digno.

medicoY ante este cambio, procuras enterarte de las razones por las que te derivan, siempre, a la sanidad privada, cuando has de hacerte alguna prueba diagnóstica; por si es verdad eso de que cuesta más barato hacerla en ella que en la pública. Pero no, la ecografía ahí sale el doble de cara. Y no lo comprendes claro, es difícil comprender que los hospitales públicos funcionen a medio gas, mientras te derivan a un hospital que no te merece ninguna confianza, para enterarte, al final, que la asistencia en este cuesta más que en el público y que, por ejemplo, con un especialista más en el Morales Meseguer seria suficiente para evitar que las listas de espera, en este campo, se hagan insufribles. Es decir, la contratación de un radiólogo evitaría el incremento de las listas de espera y mucho dinero gastado en externalizar la asistencia. Pero claro, algunos dejarían de hacer negocio con dicha externalización porque, cuando algo no tiene explicación, hay que indagar en los intereses económicos, a no ser que sean unos incapaces. Y no lo creo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 27 de Noviembre de 2019

A %d blogueros les gusta esto: