JOSEP BORREL, UN HOMBRE DE ESTADO

Viernes, 22 febrero, 2019

descargaEl presidente del Gobierno Pedro Sánchez, cree que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, podría ser un extraordinario candidato, por parte del PSOE, a las elecciones europeas del 26 de mayo. Lo dijo hace tiempo y, al parecer, ahora se reafirma en esa idea.

En aquel momento y pensando que la legislatura duraría más, no me gustó nada la idea de que Borrell fuese alejado del Gobierno español, y sobre todo, de la cartera que dirige, Asuntos Exteriores, porque ha sido el único ministro del gabinete que ha mostrado un alto sentido político, el único que en los foros internacionales ha plantado cara a los independentistas. El único que, siendo catalán, les ha dicho que las cosas se hacen de otra manera y que una minoría de catalanes (el que los independentistas tengan más diputados no significa que tengan más votos) no pueden imponer sus puntos de vista a una mayoría. Y, el único también, que ha impedido que continuaran creciendo las embajadas catalanas en el extranjero, impidiendo el pasado mes de noviembre, que fuesen creadas delegaciones en los Balcanes, Viena, Países Bálticos, Beirut, Portugal, y Estocolmo, porque la cartera que dirige Josep Borrell consideró que la petición servía únicamente para apoyar fines “manifiestamente contrarios a los principios y objetivos de la política exterior de España”, considerando; con toda la razón del mundo, que las delegaciones catalanas en el extranjero se han convertido en un “instrumento fundamental para la internacionalización del ‘procés”, asegurando además que, en “numerosas ocasiones”, la labor de estas delegaciones está básicamente centrada en “la promoción de la causa secesionista”, y el “ataque al Estado español”.

Por todo esto, y por otras muchas cosas, en aquel momento pensamos que lo preferían lejos de Madrid para que no continuase interfiriendo, con sus declaraciones de firmeza institucional, en las relaciones que el Gobierno de Sánchez quería mantener con el independentismo. Incluso otros ministerios, que algo deberían de haber dicho sobre el tema de las embajadas, no osaron mostrar su opinión en contra: el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, cuya ministra es Meritxell Batet y el Ministerio de Hacienda con María Jesús Montero. Pues bien, ninguno de estos dos ministerios, que también están concernidos por el tema, oso poner el más mínimo impedimento limitándose a reseñar alguna cuestión de tipo técnico, pero dando la impresión de que no querían entrar en detalles para no molestar a los nacionalistas.

descarga (1)Ahora, la idea de que encabece las listas del PSOE para las europeas no nos parece tan mal porque preferimos una figura como Borrell, no dejándose pisar por los nacionalistas en Europa, que alguien más tibio políticamente o más fácilmente manipulable. Y Borrel ni es tibio en sus manifestaciones, en sus palabras, en sus determinaciones, ni es fácilmente manipulable como ya lo está demostrando en el día a día. Si Borrell ya se había ganado el respeto de todos los españoles con su actitud hacia el independentismo, ahora, ese respeto se acrecentó más con su influencia en el Parlamento Europeo (fue presidente la Eurocámara entre los años 2004 y 2007) para evitar que, como estaba previsto, Puigdemont y Torra dieran una conferencia en esa institución porque, aunque es cierto que PSOE, PP y C’s presentaron escritos para impedir la conferencia titulada “Catalunya y el juicio sobre el referéndum: un desafío para la Unión Europea” que estaba anunciada para el pasado lunes, no es menos cierto que en la decisión del presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, que decidió no autorizar el evento, ha pesado y mucho la opinión de Borrell que, tras la suspensión de la conferencia ha declarado que “seguramente” si él fuera el presidente del Parlamento europeo “hubiera hecho lo mismo”. No albergamos la más mínima duda.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 20-2-2019
Anuncios

MURCIA, LA ÚLTIMA EN ENFERMERÍA

Lunes, 18 febrero, 2019

Siempre hemos creído que la Educación, la Sanidad, y también la seguridad, deberían funcionar igual en todas las comunidades. Entendemos que es la base de la sociedad y no puede ser que, dependiendo del lugar en el que vivas, recibas una buena o mala educación, una buena o mala asistencia sanitaria o una buena o deficiente seguridad.

Se que hablar de esto a estas alturas puede ser bastante arriesgado porque en los últimos tiempos los comentarios se analizan con matices torticeros, pero aun así me arriesgaré a decir que pretender más igualdad entre las comunidades autónomas no es estar en contra del propio Estado de las autonomías. Que no comprender los motivos por los que las policías autonómicas de Euzkadi y Cataluña ganan mucho más que la policía del Estado español no es querer que no exista la Ertzaintza, ni los Mososs d’Esquadra. Que estar en contra del adoctrinamiento del que son objeto los alumnos en las ikastolas vascas, y en las escuelas catalanas, no es estar en contra de que se les enseñe su historia; aunque es cierto que nos gustaría, a ser posible, que se enseñase con menos tendenciosidad, obviando la carga de odio hacia todo lo que no sean ellos, y su ombligo. Y que no comprender las diferencias de atención sanitaria entre las distintas comunidades es algo de sentido común, porque de sentido común debería ser que todas las comunidades contaran con unas prestaciones sanitarias acorde con un país moderno y avanzado como es el nuestro.

images (4)El Sindicato de Enfermería, SATSE, se encuentra inmerso en los últimos tiempos en la búsqueda de apoyo de la ciudadanía, en la Región de Murcia, que les ayude a consolidar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pretende respaldar, por ley, un número máximo de pacientes por cada profesional de enfermería. Su objetivo es, garantizar la seguridad asistencial a través de un número suficiente de profesionales en los hospitales y centros de salud, porque es necesario conocer que la media de pacientes que son atendidos por un solo enfermero, o enfermera, en un hospital de la Región oscila entre los 15 y más de 20 cuando, según los expertos, la ratio segura y adecuada no debería superar los ocho pacientes: la falta de estos profesionales, lleva aparejado más riesgos y un aumento de las muertes, según evidencian todos los estudios y análisis científicos realizados al respecto.

Sí, la Región de Murcia se encuentra muy lejos de la media de países europeos en cuanto a número de profesionales de enfermería, por habitante, ya que la ratio de estos profesionales por 1.000 habitantes es de 3,83 (la peor del país), mientras que en Europa es de 8,8 por mil habitantes. Se necesitan, por ello, un total de 7.300 profesionales más, en la Región de Murcia, para alcanzar la media de la UE.

descarga (2)Según un informe estadístico, las CCAA que están a la cabeza en el reparto de profesionales de enfermería por población son Navarra y el País Vasco. Las dos CCAA tienen una media de 5,56 y 4,80 profesionales por cada mil empadronados, respectivamente. Estas dos comunidades se acompañan por otras diez que se encuentran por encima de la media nacional. Y por otro lado, también hay CCAA en las que las enfermeras y enfermeros tienen una media de trabajo más intento, y si me apuran, más “agobiante” también, como son Murcia (con 2,57 enfermeras por cada mil habitantes) y Andalucía (2,77). Estas regiones son en las que los profesionales están sometidos a mayor presión asistencial. Y Murcia se encuentra a la cola de este estudio.

Abogamos porque se apruebe la Ley planteada por el Sindicato de Enfermería porque España, teniendo en cuenta las diferencias entre autonomías, necesitaría “contar con una legislación específica que regule la asignación de un número máximo de pacientes por cada enfermera o enfermero”. Muchos enfermos lo agradecerían.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 13-2-2019

LA AGRESIÓN A VOX ES TOTALITARISMO

Lunes, 4 febrero, 2019

images (2)LA OPINION, publicaba el pasado lunes una fotografía que denunciaba, nítidamente, la barbarie de la que ha sido objeto el escaparate del negocio de un afiliado de VOX, en Lorca, al sufrir, durante la noche, el apedreamiento de la fachada de su establecimiento, causando daños en los cristales del escaparate donde los energúmenos, además, dejaron pintadas del tipo de “sabemos lo que haces”, (se supone que en alusión a su pertenencia a VOX), tal y como ha expresado dicho partido en una nota de prensa hecha publica en la que manifiesta su rechazo a dicho atropello, mientras se está a la espera de conocer la identidad de su autores.

Les aseguro que estoy muy lejos de la ideología de Vox. Quienes me conocen lo saben. Soy demócrata. Lo seré siempre. Y muchos puntos que defiende VOX me parece que rozan la democracia y, desde luego, alguno de ellos, pone en cuestión nuestra Constitución, que es quien garantiza la misma en España. Pero precisamente por eso, porque lo soy, no puedo entender el ataque que ese afiliado de VOX ha recibido en su establecimiento. Ni puedo entender que algún colectivo lo haga. Ni quiero callarme ante este atropello que va en contra de todo aquello en lo que creo. Y creo en el respeto a las opiniones de los demás. En la tolerancia con las ideas de otros, porque la democracia solo puede ser viable si se fundamenta en un conjunto de valores, como la libertad, la igualdad, la justicia, el respeto, el pluralismo y la participación. Por eso, quien agrede a alguien porque no comparte sus ideas, ni es demócrata ni puede ser justificado de ninguna de las maneras. Y como los silencios pueden expresar un cierto tipo de justificación, los partidos políticos, todos, deberían sentirse obligados ha mostrar su rechazo hacia esta barbarie. Pero los medios de comunicación, también, tenemos la obligación de publicarlo y de decir que no, que así no. Que en nombre de las ideas no se puede agredir a nadie por el simple hecho de que piense diferente a nosotros. Y si lo hace Vox, hemos de denunciarlo. Pero si lo hacen otros, también.

¿En nombre de quién o de quienes se puede hacer esto? Pues solamente en nombre del totalitarismo, de derechas o de izquierdas, porque lo hay en las dos formas de concebir la sociedad. Y los demócratas hemos de rechazar cualquier tipo de totalitarismo, venga de donde venga, porque ya sabemos lo peligroso que puede llegar a ser. La agresión de Lorca, la leyenda escrita en el escaparate de Lorca, es una prueba de totalitarismo. De no respeto a los demás. De querer imponer unas ideas sobre otras.

Paul Preston, es uno de los más insignes hispanistas ingleses, junto con Gerald Brenan y Hugh Thomas, que gusta de repetir mucho la expresión: “Quien no conoce su historia está condenado a repetir sus errores”. Y el apunta que, “Para entender la sociedad actual, es necesario conocer la historia de tu propio país, España, y la de tu continente, Europa”. Y quizás a ustedes les parezca exagerado remontarnos a las barbaridades nazis y estalinistas para hablar de los temas de ahora, pero es necesario hacerlo, para no repetir los mismo errores que el ser humano ha venido cometiendo durante siglos. Así es que es oportuno recordar que a lo largo de la guerra fría apareció una teoría científica sobre el totalitarismo. Y fue durante esos años, cuando emerge la figura de Hannah Arendt y su obra “Los orígenes del totalitarismo”, cuando se consolidaba la teoría del mismo. Sí, por primera vez una pensadora unía nazismo y estalinismo bajo un mismo concepto, “Totalitarismo”, que significa la supresión radical por parte del poder de “la política” y, con ello, la instauración como derecho de Estado del desprecio absoluto hacia los individuos.

descargaPues la agresión al afiliado de Vox es totalitarismo. Venga de donde venga. Cerrar los ojos a la realidad no ayuda a la convivencia. Y hay que denunciarlo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 30-1-2019

A %d blogueros les gusta esto: