LA RUFIANESCA ACTITUD DE RUFIAN

Miércoles, 28 noviembre, 2018

descarga (19)La definición del término rufián nos habla de él como: “Hombre vil y despreciable que vive del engaño y de la estafa”. Y en absoluto se nos ocurre pensar que los que llevan el apellido Rufián tienen algo que ver con esa definió. Por supuesto que no, pero Gabriel Rufián; este hijo y nieto de trabajadores de Alcaudete (Jaén) y Turón (Granada), más independentista que los que inventaron el independentismo, este Rufián dedicado ahora a la política de altos vuelos; tan altos que es portavoz adjunto de ERC (no se que pensaría de él un señor como Josep Tarradellas, el último gran líder de ese partido), sí que nos hace pensar, intervención tras intervención en el Parlamento; tras cada uno de sus shows, que la gente que ha de soportar sus impertinencias de mal educado es posible que se acuerde de la definición que la RAE hace de su apellido.

Su aparición en el Parlamento español la vistieron algunos como la llegada de la gente normal, de los que no habían hecho de la política su vida. De los que llegaban a ella para darle otros aires. Como si toda la “gente normal” fuese mal educada y grosera. Como si toda la “gente normal” fuesen unos ignorantes que solo saben fabricar titulares con voz impostada para despertar las pasiones de los que en las redes sociales les hacen el juego a personajes como él que, a falta de una mayor capacidad argumentativa, se dedican a lanzar frases hechas y proclamas incendiarias para que el mucho ruido de sus intervenciones impida captar las pocas nueces de su ignorancia supina.

images (1)A este Rufián de aire provocador, tabernario, pelín macarra, le cabe el dudoso honor de ser el segundo diputado (el primero fue otro especialista en montar espectáculos parlamentarios, el popular Vicente Martínez-Pujalte, en el 2006) expulsado del hemiciclo por la máxima autoridad de la Cámara por su comportamiento barriobajero y faltón hacia el Ministro de Exteriores Borrel, durante la sesión de control al Gobierno. Sí, la semana pasada, Ana Pastor, la Presidenta del Parlamento que ya debía de estar muy cansada de las boberías de este inmaduro, tras llamarle tres veces al orden, le expulsó del hemiciclo, en aplicación del artículo 104 del reglamento de la Cámara baja y le impuso “la sanción de no asistir al resto de la sesión”.

images (2)Joan Tarda, el Portavoz de ERC, en el Congreso no ha sido un parlamentario cómodo nunca, pero ha sabido guardar las formas. Ahora, al parecer, cuando el tema a tratar en el Congreso necesita “músculo”, o sea pocos remilgos de cortesía parlamentaria, le deja el trabajo sucio a Rufián para que monte los espectáculos que monta y diga las barbaridades que dice. Pero a mi me extrañaría mucho que Tarda forme parte del club de fans de Rufián. No lo creo. Lo que ocurre es que precisa de las cosas del siempre malhumorado diputado porque los independentistas de cuna también necesitan a los sobrevenidos para conseguir sus ensoñaciones. No hemos de olvidar que, Gabriel Rufián, pertenece a la plataforma Súmate creada en 2013 por castellanohablantes que apoyan la independencia de Cataluña. Así es que gracias a ese posicionamiento por la autodeterminación de Cataluña, fue situado como cabeza de lista para las Elecciones generales españolas de 2015, siendo elegido diputado y es que, cuando el PSC estaba en su apogeo, los emigrantes; y no solo los andaluces, votaban en masa a dicho partido. Ahora, cuando el PSC no levanta cabeza; después del Gobierno de Montilla que dejó todo en las manos de ERC, en el Gobierno tripartito de 2003, porque los necesitaba para gobernar (aquella lección debería de servir a los socialistas para no cometer el mismo error con sus socios), el que en las listas de ERC figuren hijos de emigrantes es muy importante para atraer a un electorado que se sintió defraudado con el PSC. Que aún se siente defraudado, y que ahora no sabe donde situarlo.

Publicado, en La Opinión, de Murcia, el 28-11-2018
Anuncios

MONARQUIA O REPUBLICA, ESA NO ES LA CUESTION

Miércoles, 28 noviembre, 2018

descarga (18)En los últimos tiempos se está produciendo una ofensiva contra la monarquía, de la mano de los independentistas y de una parte de la izquierda española integrada en Podemos e IU, que se atreven a pregonar que la monarquía es contraria a la democracia. La decisión del Parlament de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona de reprobar al Rey ha sido como el pistoletazo de salida del inicio de una campaña de mociones similares en los municipios independentistas, utilizando la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

Y fuera de Cataluña, Izquierda Unida y Podemos, les siguen los pasos con una estrategia de presentación de mociones para abolir la monarquía en los municipios en los que tienen representación. Sí, los ayuntamientos independentistas porque con esas votaciones pretenden, como el de Barcelona, “rechazar y condenar el posicionamiento del Rey Felipe VI, su intervención en el conflicto catalán y su justificación de la violencia ejercida por los cuerpos policiales el 1 de octubre”. IU, porque después de cuarenta años de democracia en España sus líderes no han sido capaces de ilusionar al electorado y les viene bien hacerles el juego a los independentistas reivindicando su condición de republicanos. Y podemos porque es Podemos, pretenden convencernos de que la única verdad esta en la república. Al parecer no se leyeron a Platón que ya en el siglo V (a.C.), afirmó que la República podría derivar en demagogia y tiranía. Así es que, algunos, se empeñan en ofender la inteligencia de la gente pregonando el no carácter democrático de una monarquía constitucional, a la vez que defienden ciertas republicas de signo totalitario, cuando el carácter democrático, o no, de un régimen lo dan la Constitución, las instituciones, la pluralidad. En definitiva, el comportamiento democrático de un Gobierno.

descarga (17)Me confieso demócrata. Y como demócrata prefiero una monarquía constitucional, pongamos por caso como las de Dinamarca o Noruega; como la española también, que una republica como la de Venezuela, por ejemplo. Por eso a mí no me molesta la monarquía española. Seguramente porque sí, soy demócrata, y lo que quiero para España, lo que quiero para mi país, es un Estado democrático. Y no estoy segura de que una republica me lo asegurara más que me lo asegura esta monarquía que tenemos a la que muchos, que viven anclados en el pasado aunque vayan de modernos, quieren derribar. Y no me vengan con que a un rey no lo vota nadie. No, pero también votaron a Maduro y no hay quien pueda defenderlo, excepto IU y Podemos, eso sí.

Para la información de algunos: Más de la mitad de los 20 países con mayor PIB por habitante – 12 de ellos – mantiene un sistema de gobierno monárquico, incluso los dos primeros del ranking, Luxemburgo y Noruega, son monarquías.

descargaEl Índice de Desarrollo Humano que elabora el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) mide los logros más altos a los que una sociedad puede aspirar: una alta esperanza de vida (reflejo de unas políticas de salud equitativas para todos), los niveles de escolarización (un buen sistema educativo, en calidad y cantidad), el ingreso nacional bruto per cápita (mide el éxito productivo de una sociedad). Pues bien, los veinte países que según el mencionado índice de desarrollo humano tienen un mayor indicador de bienestar son Noruega, que figura en el número uno y es una monarquía, a la que le siguen cinco monarquías más, aparte de Australia y Nueva Zelanda, cuya Jefe de Estado es la Reina Isabel II, y que también están entre esas veinte. España se encuentra en el puesto 23, que tampoco está mal, y también es una monarquía. Una monarquía que, con sus defectos; nada es perfecto, ha formado y forma parte de los últimos 40 años de democracia de este país. 40 años de democracia que costo mucho conseguir en esa transición a la que muchos demagogos desprecian.

Publicado el el 21-11-2018

A %d blogueros les gusta esto: