GOBERNAR CON INDIRECTAS

Lunes, 1 octubre, 2018

Miguel Gila, fue un extraordinario humorista y dibujante de historietas, con mayúscula, que nos dejó momentos impagables de su humor. Como aquello que apuntaba de que un policía detuvo a un asesino con indirectas diciendo eso de “alguien ha matado a alguien” o “aquí huele a muerto”. Todo el mundo se reía con aquellos monólogos plenos de inteligencia y de fino humor. Y nos imaginábamos al asesino entregándose asustado ante las indirectas de un policía, todo menos violento.

Pero si aquello nos parecía gracioso, cuando los eufemismos ya no forman parte de monólogos humorísticos y surgen de representantes del Gobierno para ir lanzando “globos sonda” a ver como reacciona el personal ya nos hace menos gracia. Es decir, ninguna. Y tenemos la sensación de que en los últimos días, en el tema de Cataluña, se han producido algunas “indirectas” y “globos sonda” para comprobar la reacción de la ciudadanía que ve, lee, y oye asombrada las declaraciones de responsables políticos que deberían de ser más prudentes a la hora de manifestar sus posiciones, sobre todo porque tienen una gran responsabilidad, porque sus declaraciones son utilizadas por aquellos a los que les interesa el barullo y el ruido: a los independentistas.

Yo comprendo que ser delegada del Gobierno, en estos momentos, en Cataluña debe de ser todo menos fácil, pero quizá por ello hay que extremar la precauciones a la hora de ponerse ante un micrófono porque se corre el riesgo de decir lo que no se quiere. Y la delegada del Gobierno no debería de querer decir lo que dijo y es que, Teresa Cunillera, en una entrevista en el programa “El Suplement” de Catalunya Ràdio, se mostraba partidaria de que se indulte a los líderes independentistas, en caso de que sean condenados por el Tribunal Supremo, aunque recordaba que los procesados “tienen que pedirlo”, dejando claro su “apoyo a un posible indulto”.

Es decir, ha lanzado una indirecta, ha enviado un mensaje a los independentistas dando a entender ocultas intenciones del Gobierno (el Gobierno tiene la potestad de indultarlos) cuando, aunque así fuese, ella debería de ser más prudente para no poner en cuestión todo el sistema judicial. Porque aunque ella, en la entrevista, renunciaba a pronunciarse sobre si los líderes independentistas deberían estar en prisión preventiva, aludiendo a su respeto por la independencia judicial, insistiendo en que el Gobierno no puede interferir en el trabajo de la Fiscalía, si apoyaba un posible indulto. Venía a decir algo así como: no importa la resolución, después lo arreglaremos.

Y el personal se pregunta a que obedece esto, porque no se pueden ir lanzando mensajes poniendo en cuestión la independencia judicial cuando se tiene una alta responsabilidad de gobierno. Tan alta como la vicepresidenta Carmen Calvo, que aparte de vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad del Gobierno de España, es también profesora de Derecho Constitucional, lo que debería de hacerle más prudente a la hora de hablar de decisiones judiciales porque, si ella las pone en cuestión, díganme los ciudadanos “normales” que han de pensar. Y es que, en una entrevista en La Vanguardia, la vicepresidenta hablaba de la posibilidad de que el juicio contra los líderes independentistas pueda alargarse más de lo previsto, y al hilo de esto, apuntaba que si el juicio a dichos líderes se retrasa mucho “no sería lógico alargar la prisión preventiva”. Mostrándose partidaria de valorar si se pueden “tomar otras medidas” que no pasen por alargar la prisión preventiva. “Se lo podría plantear el juez, sería razonable”, puesto que “alargar tanto una prerrogativa, si se va a alargar la vista oral, parecería razonable que pudieran estar en otras condiciones”, indicaba la vicepresidenta. Y para rematar la cuestión dijo eso de “Salieron los de ‘La Manada’, por ejemplo”. Muy oportuna no fue. Como diría Giulio Andreotti “Manca finezza”.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 28-9-2018
Anuncios

LA OPINION, LA LIBERTAD

Lunes, 1 octubre, 2018

30 aniversario la opinionLa semana pasada LA OPINION reunía a la “crème de la crème”, de Murcia, en el aeropuerto de Corvera, para celebrar el 30 aniversario del nacimiento de este periódico. Un nacimiento que se producía en una nave industrial de Molina de Segura, en una noche fría, pero donde la ilusión de los que formaban parte de la plantilla del periódico y los que habíamos sido invitados a ese nacimiento; el nacimiento de un medio libre, hacia que la noche no pareciese tan desapacible. Y ya de madrugada vino al mundo, en Murcia, el primer número de un diario que ha procurado mantenerse, a lo largo de treinta años, dentro de la independencia que hace creíble un medio de comunicación.

Y no ha debido de ser fácil porque, como alguien dijo hace tiempo, en un conflicto, en cualquier conflicto, la primera victima es la verdad. Y cuando la sociedad vive una profunda crisis; primero económica, pero como consecuencia de ello se transforma en una gran crisis de valores, la primera victima es la libertad de los medios de comunicación que han de aguantar todas las presiones del mundo para desarrollar su labor con un mínimo de independencia. Así es que cumplir 30 años, conservando la dignidad que un medio de comunicación ha de tener, ha de ser todo menos fácil. Es por ello nuestra satisfacción por que nos permitan continuar colaborando en estas páginas de opinión, escribiendo según nuestro criterio y en absoluta libertad. Y sintiendo, como decía García Márquez, que “El periodismo es el mejor oficio del mundo”.

la opinionComo les apuntamos antes, el acontecimiento tuvo lugar en el aeropuerto de Corvera, que aunque no es el “aeropuerto del abuelito” aun no ha visto aterrizar y despegar aviones, llegar y salir pasajeros, y todas esas cosas que ocurren en los aeropuertos normales. Pero al menos ya se ha utilizado para algo, y que mejor que hacerlo para celebrar el cumpleaños de un medio de comunicación que nos hace a todos más libres. De ahí la gran responsabilidad de los medios escritos y audiovisuales, no importa cuales, como reconocía nuestro admirado Peter Drucker cuando contaba el antiguo enigma que se planteaban los monjes budistas y los rabinos judíos del Talmud: “¿Hay algún sonido en el bosque, si un árbol se desploma y no hay nadie cerca para oírlo? La respuesta es: “No”. El árbol, en efecto, al romperse emite al aire ondas sonoras, pero hace falta un oído humano para convertir dichas ondas en sonidos perceptibles”. Venia a decirnos que la comunicación se produce en el oído del oyente, en la interpretación de quien lee, en la visión de quien mira, de ahí la gran responsabilidad de los medios de comunicación para transmitir la verdad, para ser capaces de alejarse de las presiones y de los intereses que gravitan a su alrededor. Pero esto es todo menos fácil porque vivimos en una cultura mediática en la que, en buena medida, son los medios de comunicación los que fijan los parámetros de la realidad que captan las mayorías y eso lo saben muy bien los poderes que mueven el mundo. Y aunque es cierto que la Redes Sociales Twitter, Facebook y otras, irrumpieron en la sociedad con una gran fuerza, con un gran poder de comunicación, no es menos cierto que gracias, pongamos por caso, a The New York Times y otros medios el presidente Trump ha de atemperar sus rasgos un tanto totalitarios. Y remontándonos en el tiempo, Richard Nixon, vio su carrera política truncada porque el diario, The Washington Post, publicó algunos desmanes de su gobierno.

No soy una ingenua, pero si sigo creyendo en la gran responsabilidad que tiene la prensa ante la sociedad y en aquello que dijo Lord Macaulay de que la prensa ha de ser “el cuarto poder”, porque es el equilibrio que la ciudadanía necesita para que la elite no la deje sin voz. Y por eso creo en medios como LA OPINION que, tras 30 años, continúa actuando con libertad.

Publicado el 19-9-2018

A %d blogueros les gusta esto: