NUEVO DIRECTOR GENERAL DE RTRM

Miércoles, 18 mayo, 2016

LA NORMATIVA QUE RIGE LA GESTIÓN DE LOS MEDIOS PÚBLICOS REGIONALES SE HA CARACTERIZADO POR LA AUSENCIA DE UNA DEFINICIÓN CLARA DE LOS PRINCIPIOS INSPIRADORES DEL SERVICIO PÚBLICO DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL.

Por fin se produjo la toma de posesión del nuevo director general de la Radio Televisión Autonómica: AGUADOel profesor de la facultad de Comunicación y Documentación de la UMU, Juan Miguel Aguado. Y hemos de celebrar este nombramiento porque, aparte de las cualidades del nuevo director general, esta el hecho de que ha sido el primer responsable de este organismo que no ha podido ser nombrado, directamente, por el Gobierno de la comunidad, el PP, que con su continuada mayoría absoluta se podía permitir no consensuar, ni este ni otros nombramientos.

Pero las cosas han cambiado, ya no se goza de esa mayoría absoluta y se ha de aceptar que sean los partidos en la oposición quienes propongan el nombramiento a la Asamblea Regional porque, aunque esta designación ha sido propuesta por Podemos, no es menos cierto que ha sido apoyada por PSOE y Ciudadanos y votada afirmativamente por PP. Y ha podido ser así, gracias a la Proposición de Ley aprobada a instancias del PSOE en la Asamblea Regional merced a la que se logró modificar el procedimiento de elección del Director General de RTRM, pasando de su designación unilateral por el Gobierno Regional a la elección por mayoría absoluta de la Cámara. Pero esto no es suficiente para permitir que este organismo funcione como tiene que hacerlo un ente público. Y se muy bien de lo que estoy hablando porque esta es la segunda legislatura que pertenezco al Consejo de Administración de la Radio Televisión Autonómica y siempre pensé que es un organismo que no sirve para nada, por lo menos hasta ahora. Y ustedes se preguntarán los motivos por los que continuo perteneciendo al mismo con esta opinión, pero es que pienso que las cosas que no funcionan has de intentar cambiarlas desde dentro, no dando el portazo y dejando que todo continúe igual, que esperemos que no ocurra así porque esta nueva etapa no puede quedar solo en el nombramiento por la Asamblea del Director.

Esta nueva etapa tiene que dar paso a lo que ahora no está ocurriendo y que no es otra cosa que realizar un riguroso control de los principios generales que debe cumplir la programación de la radio y televisión públicas de la Región. 7RMEntre ellos, aquellos que tanto hemos echado de menos en 7RM a lo largo de sus diez años de programación, como son el respeto a la objetividad e imparcialidad de las informaciones. Sin embargo, la normativa que rige la gestión de los medios públicos regionales se ha caracterizado por la ausencia de una definición clara y exhaustiva de los principios inspiradores del servicio público de comunicación audiovisual, a lo que en la última ley 6/2012 se sumo la implantación de un modelo de gestión indirecta de la televisión que otorga amplias competencias en la elección de la programación y emisión a la empresa adjudicataria. Esto supone, simple y llanamente, la cesión por parte del sector público de una gran parte de la responsabilidad editorial al sector privado, y con ello la selección de programas y contenidos, entre otros. La experiencia nos ha demostrado que dicho modelo no sólo no funciona, sino que incumple reiteradamente objetivos a los que está obligado, entre otros, el de ofrecer a los ciudadanos una información independiente y plural, que contribuya a fortalecer la libertad de expresión. Y para ello, no queda otro camino que modificar la Ley que actualmente existe, revertiendo al sector público la responsabilidad que nunca debió delegar, en la que la dirección y el Consejo de Administración sean dotados de competencias que les permitan, realmente, ejercer una labor de control que fomente los criterios y líneas estratégicas de una programación que garantice un mínimo de pluralidad informativa, que apueste por el respeto, la igualdad, y el incremento de la calidad de un medio que debe responder a las exigencias de una sociedad avanzada. Algo que ahora no ocurre.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 18-5-2016

EL CASTELLANO, EL CATALÁN Y LOS TONTOS

Miércoles, 11 mayo, 2016

TV3 PRETENDÍA HACERLE A CASILLA UNA PREGUNTA EN CATALÁN, EN LA ZONA MIXTA, Y EL RESPONSABLE DE PRENSA DEL REAL MADRID CONSIDERÓ QUE TENÍA QUE RESPONDER EN CASTELLANO.

El domingo, creo que fuimos millones de españoles los que seguimos con emoción contenida el resultado de los partidos de futbol que se jugaban en distintos campos de este país nuestro y cuyos resultados trajeron como consecuencia que algunos equipos ya se salvaran y otros continúen luchando por sobrevivir en la primera división del futbol español. Y sí, entre esos millones de españoles estaba yo porque, debo confesar, que soy madridista. Así es que viví esa jornada intensamente y es que, aunque parezca extraño por los comienzos que mi equipo tuvo en la liga, lo cierto es que al final, como siempre ocurre, el Real Madrid termina luchando por las competiciones más reconocidas. Sí, soy madridista desde que me reconozco y, como consecuencia de ello, y como le ocurre a los culés con respecto al Real Madrid, quiero que pierda el Barsa hasta en los entrenamientos. Pero dicho esto, no quiero llevar mi pasión “merengona” hasta el ridículo, porque eso es lo que el responsable de prensa de mi equipo, el Real Madrid, hizo el pasado domingo cuando, al final del partido y en el turno de declaraciones de los jugadores, en la llamada zona mixta, instó al portero del equipo merengue, kiko casillaKiko Casilla, a negarse a hacer sus declaraciones en catalán—este jugador nació en Tarragona—y créanme que no comprendí nada. Y supongo que otros muchos espectadores que estaban viendo la información deportiva tampoco.

Verán, un periodista de TV3 le hizo una pregunta en catalán, el guardameta escuchó atentamente pero, antes de contestar, pidió permiso al empleado del departamento de Prensa del club, “no, en español”, le respondió éste. Y bueno, Casilla puso cara de circunstancias y contestó en castellano.

A mi me parecería esto razonable si las normas sobre la contestación en otra lengua que no sea el castellano, o español me da igual, se aplicaran a todos pero es que esto no ocurre así. Y es que minutos antes, en la sala de prensa, Zinedine Zidane respondió, como habitualmente ocurre, en francés a una pregunta. garet baleEs decir, hizo lo que hace Bale al que siempre se le pregunta en inglés porque este chico lleva tres años en España y al parecer el idioma de Cervantes se le resiste. Pero es que no es solo Zidane y Bale los que contestan en otros idiomas, es que cuando estaba Mourinho lo hacía en portugués e inglés, cuando era necesario, algo que por supuesto hace Cristiano Ronaldo y que hacia también Carlo Anceloti, que se manejaba indistintamente en italiano, ingles francés y, por supuesto español. Vamos, lo normal, porque esta bien que un equipo que ha ganado diez copas de Europa tenga el aire de lo cosmopolita, de lo avanzado y no hay nada más avanzado que el dominio de idiomas. Así es que me parece de un pueblerino difícil de comprender eso de que el responsable de prensa del Real Madrid, de mi equipo, muestre tamaña dosis de memez al prohibir contestar en un idioma español. Esta estupidez, provocada por el departamento de prensa del Real Madrid, solo es equiparable a esta otra que nos dice que “si Cataluña se independiza, el catalán y el aranés –del Valle de Arán– serán las dos únicas lenguas oficiales del país”, porque esto es lo que aparece en el borrador de la Constitución catalana en la que, al parecer, llevan trabajando más de un año 17 ponentes, entre ellos el senador de ERC y exjuez Santiago Vidal i Marsal, y que hoy, parece ser, será presentado a la presidenta parlamento catalandel Parlament de Cataluña, Carme Forcadell.

Al parecer, el texto consta de 148 artículos y establece, con respecto al castellano, que el plurilingüismo será un valor a proteger -“y no el bilingüismo”-, argumentando que en Cataluña “hay mucha gente que habla muchas lenguas”. Que hay que ser cretinos. Como verán, tontos hay en todos los sitios.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11-5-2016

LA UTILIZACIÓN DE LA HISTORIA

Jueves, 5 mayo, 2016

AHORA PARECE QUE EL INDEPENDENTISMO ES PROGRESISTA CUANDO A LO LARGO DE LA HISTORIA HA SIDO LO REACCIONARIO.

PRASTS CUEVAS IIDías pasados, al ser investido doctor honoris causa por la Universidad de Murcia (UMU), el catedrático de Didáctica de las Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona, Joaquín Prats Cuevas, criticaba el uso político de la historia por parte de los gobernantes diciendo, entre otras cosas, que con frecuencia se usa la historia “para la consolidación o el refuerzo de los sentimientos patrióticos, lo que es algo muy común en los países latinoamericanos”. Bueno, no solo en los países sudamericanos, añadimos nosotros, porque Cataluña, donde él vive, donde imparte su extenso magisterio, sabe mucho de la utilización de la historia para el reforzamiento de los sentimientos patrióticos.

No me he leído íntegramente la intervención del señor Prats en la UMU, pero en el texto que conozco quizás note a faltar un poco de valentía al no enfocar el tema catalán, porque aunque yo comprendo que no debe de ser fácil manifestarse en ese asunto, viviendo allí, no es menos cierto que los ciudadanos siempre esperamos de personajes como él manifestaciones de más calado. Ellos son un referente para el resto de los ciudadanos y quedarse en la epidermis de los temas, no profundizando en ellos, nos deja un poco confusos con el papel que deben jugar los intelectuales en el mundo. JOAQUIN PRATS CUEVASQue ahora se remonte a los países latinoamericanos para hablar de manipulación histórica es un tanto desconcertante porque él vive muy de cerca la manipulación grosera que, de la historia, se hace todos los días en Cataluña, en todos los medios de comunicación públicos, en todos los foros, en todos los ambientes de esa tierra. Y no, no hay que vivir allí, basta con una visita para percibir todo lo que les digo. Verán, fui a Barcelona coincidiendo con la festividad de San Jordi, ya saben, el libro, la flor, las ramblas a tope, el paseo de Gracia pleno de vida. Pues bien, grupos de turistas seguían disciplinadamente a guías de la ciudad de Barcelona. Nada de extrañar, todos hemos sido alguna vez esa turista que sigue fielmente al guía que nos ha de descubrir las más insospechadas historias, pero lo que si era para llamar la atención es el contenido del discurso de los guías. Invariablemente contaban unas historias que dejaban con la boca abierta pero, el colmo del desnorte es que invariablemente, también, hacían alusión a que Cataluña, la nación de Cataluña, tiene delegaciones en el extranjero y oficinas de turismo en esas delegaciones en las que, al parecer, cuentan con instrumentos para que puedan firmar por la independencia de esa nación oprimida que al parecer es Cataluña. Créanme que no salía de mi asombro. Un asombro mezclado con una gran dosis de incredulidad por lo que estaba percibiendo, así es que cuando el catedrático Prats Cuevas dice eso de que “en ocasiones, los gobiernos se esfuerzan en potenciar mitos y epopeyas históricas que parecen reforzar sus propias tesis sobre la concepción del Estado o las relaciones internacionales”, quizás está pensando en su propio Gobierno autonómico pero no se atreve a decirlo, incluso se permite en uno de los párrafos de su parlamento intentar justificar esto diciendo: “Esta manipulación, probablemente no mal intencionada en muchos casos, se produce a través del fomento de centenarios, celebraciones y otros eventos”. Como, por ejemplo, el día de San Jordi, añadimos.

He pensado mucho escribir este artículo porque, ya saben, ahora parece que el independentismo es progresista cuando a lo largo de la historia ha sido lo reaccionario y seguro que alguien ya me está calificando como tal, pero si dejamos de hablar de esto, corremos el riesgo de despertar al tema cuando ya sea irreversible. Y porque, aunque Prats apuntara al final de su intervención que “estamos comprometidos por demostrar que la historia puede alcanzar, niveles de objetividad y verdad”, yo no estoy tan segura de que muchos historiadores estén por la labor de luchar por esa objetividad y verdad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-5-2016

A %d blogueros les gusta esto: