PORQUÉ VIVO EN MURCIA

Martes, 25 febrero, 2014

He ido descubriendo rincones nuevos, como esas calitas en el mar de Mazarrón que parecen querer ocultarse a los ojos de los curiosos, pero que se muestran ante el visitante como lo que son, algo para conservar y para querer, para respetar porque si admiramos la naturaleza estamos haciendo de nuestra vida algo más agradable.

El domingo lucia el sol, como solamente luce en Murcia. Limpio el cielo y un azul de poema de Rafael Alberti cuando cantaba a los azules de Picasso. Estaba en mi terraza gozando del momento, con la sensación de sentirme una privilegiada por vivir aquí. Inevitablemente me vino a la mente una entrevista que hace unos días me hizo la periodista Carmen Campos, en Onda Regional. En esa entrevista, al final, ella me preguntaba si me hubiese gustado que me hiciese alguna pregunta en especial y me encontré diciendo que las razones por las que elegí vivir aquí. En esta tierra de cielos de azul intenso y mirada al mar. Y recordé cuando vine a Murcia la primera vez y cuando, forzada por el trabajo, tuve que marcharme y me sorprendí pensando “si alguna vez puedo elegir donde vivir regresaré a Murcia”. Y el destino fue generoso conmigo porque pude hacerlo.

PLAZA BELLUGAY regresé sí, para experimentar la sensación del privilegio cuando me siento en alguna terraza de la Plaza Belluga a leer el periódico y a sentir la vida, tras caminar por el paseo de Alfonso X, dejar a atrás la plaza de Santo Domingo, sentir los latidos de la ciudad al cruzar Trepería y contemplar los alrededores de la catedral, recorrido forzoso para mí cuando vienen amigos de fuera y quiero darles razones para que comprendan mi elección. Paseo que, en compañía, termina inevitablemente en la plaza de las Flores porque no hay mejor manera de enseñarles esta tierra que hacerles que se empapen del murmullo de sus calles y de esa gastronomía que todos descubren cuando llegan aquí.

TEATRO ROMANO CARTAGENAUn recorrido por la ciudad como paso previo obligado para que descubran otros lugares de esta tierra que te atrapa y te enamora, poco a poco. hasta meterse tan dentro de ti que sientes dolor cuando has de alejarte de ella. Por eso les amplio siempre los horizontes en sus visitas. Un día Lorca, otro Cartagena, ciudad protegida por cinco colinas donde continua guardando amorosamente antiguos edificios modernistas, su ayuntamiento, un elegante edificio, construido a primeros de este siglo, en estilo neoclásico francés, con añadidos modernistas propios de la arquitectura de la época, y un pasado histórico que tiene su máxima expresión en el Teatro Romano, en el Augusteum, en la muralla Púnica y en todos los vestigios arqueológicos que convierten a esta ciudad en lo que es, algo para descubrir.

MAZARRONSí, desde aquella primera vez han pasado muchos años. Tiempo en el que he ido descubriendo rincones nuevos, como esas calitas en el mar de Mazarrón que parecen querer ocultarse a los ojos de los curiosos, pero que se muestran ante el visitante como lo que son, algo para conservar y para querer, para respetar porque si admiramos la naturaleza estamos haciendo de nuestra vida algo más agradable, algo más profundo. Por eso está bien que cueste llegar a ellas, que merezca la pena caminar, en una excursión que puede parecer eterna, si al final se nos es dado descubrir que aun quedan lugares en nuestras costas que nos ofrecen las emociones del descubrimiento.

La misma sensación que nos embarga cuando haciendo senderismo recorremos el interior de Sierra Espuña para descubrir una Murcia que parece oculta y que nos ofrece cosas como los Pozos de Nieve, para, muy cerca de allí, entre los municipios de Alhama y Librilla encontrarnos con las formas caprichosas de los Barrancos de Gebas y empaparnos, en definitiva, de lo que la vida nos ofrece.

Alguien escribió que no existe la felicidad, que solo existen momentos felices, pero yo creo que el incremento de esos días de felicidad tiene algo que ver también con el lugar en el que transcurra la vida. Con el sol que te ofrece un amanecer diferente, un determinado paisaje. La felicidad, es también sentir que, realmente, no tiene mucho mérito elegir esta tierra para vivir: es tan fácil hacerlo…

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 25-2-2014

PELIGROS DEL EXCESO DE CONFIANZA

Miércoles, 19 febrero, 2014

Se intuye el momento del cambio en la Región, pero este no se conseguirá faltando el respeto en las visitas a los que están gobernando, ni al que será su contrincante en las aspiraciones a conseguir la presidencia de la Comunidad.

ROBERTO GARCIAUstedes saben que cuando los periodistas entrecomillamos determinadas frases, concretos textos, estamos queriendo transmitir al lector que lo resaltado son las expresiones reales del personaje a quien nos estamos refiriendo. Sin interpretación por nuestra parte. Así es que, en la información que firmaba el redactor de la OPINION, David Gómez, hace unos días, sobre la visita a San Esteban del, al parecer, próximo candidato socialista a la presidencia de la Comunidad Autónoma de Murcia, Roberto García, en la que aparecía: “He venido a quedarme”, es porque literalmente era lo dicho por García ante los periodistas. Y nos pareció una falta de respeto. Falta de respeto hacia quien lleva tantos años en la sede de San Esteban, ganando por mayoría absoluta, y hacia su compañero de partido, Rafael González Tovar, actual Secretario General del PSRM-PSOE, que algo tendrá que decir al respecto porque, si es cierto que en las elecciones para elegirlo en el 2012, con la participación también de Joaquín López, García solamente perdió las elecciones por cinco votos, no es menos cierto que los designios de la política son también, a veces, inescrutables, que los votos son muy volátiles y que un año es mucho tiempo para cambiar estados de ánimo. No verlo así es de gran ingenuidad u osadía porque, la seguridad en uno mismo es buena para vender un producto, es cierto, pero cuando se trata de vender una imagen hay que cuidar mucho las formas porque un excesivo convencimiento de nuestras cualidades puede confundirse con prepotencia, con una pizca de chulería, y eso no casa con los tiempos que corren donde se necesitan menos frases hechas y más soluciones.

GONZALEZ TOVARA todo esto, en esa comparecencia no se puso en evidencia ninguna de sus ideas, de sus proyectos, sobre la Región. Si supimos que quiere arrebatarle a González Tovar la Secretaria General de los socialistas murcianos y a Valcárcel la Presidencia del Gobierno Autónomo porque, son sus palabras “Es el momento de que el PSOE sea una realidad de gobierno en la Región de Murcia”. Y es cierto, no solo por la que está cayendo—con tantos sueños rotos antes de hacerse realidad—y si también porque el hombre que ha gobernado esta comunidad durante tantos años, Ramón Luis Valcárcel, se marcha a la UE–donde pasará mucho más frío pero tendrá menos sobresaltos– y los que asoman para sustituirle, Pedro Antonio Sánchez; Consejero de Educación, Universidades y Empleo y Juan Carlos Ruiz; Portavoz del PP en la Asamblea Regional, aunque con sobrada experiencia política, ambos, y con sus virtudes que son muchas, no están aun a la altura del que se marcha, por razones obvias. Todo esto hace que sí, que se intuya el momento del cambio en la Región, pero este no se conseguirá faltando el respeto en las visitas a los que están gobernando, ni al que será su contrincante en las aspiraciones a conseguir; la secretaria general primero y la presidencia de la Comunidad, más tarde, el actual secretario general de su partido, González Tovar. Un político que lleva muchos años trabajando en esto, y trabajando mucho, como hizo en su etapa de Delegado del Gobierno en esta Región, recorriendo todos los pueblos y pregonando la labor del Gobierno de la Nación, como era su obligación. Un hombre políticamente irreprochable, al que no se le puede acusar de nada de lo que deba avergonzarse algo que, en los tiempos que corren, debería ser de obligado cumplimiento en todos aquellos que se dedican el noble arte de la política. Porque nosotros, no me cansaré de repetirlo, si creemos en los políticos y en la política. Sin ellos, es evidente, no podríamos vivir en una democracia que, con todos sus defectos, es lo único que tenemos a mano los habitantes de este convulso mundo para sentirnos ciudadanos de primera: aunque con el recorte de libertades que nos asola, de derechos que nos hurtan, algunos pretendan descafeinarla tanto….

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 18-2-2014

LA FISCALIA HA DE PRONUNCIARSE

Martes, 11 febrero, 2014

No estamos en el siglo XIX, estamos en el siglo XXI y esta utilización de lo público en beneficio de determinados intereses privados ha de finalizar ya.

Debo manifestar que creo profundamente en lo público porque siempre me pareció más justo que lo privado, lo que no quiere decir que esté en contra de esta última opción. De lo que estoy en contra es de que los que nos gobiernan puedan llegar a confundir, a veces lo hacen, lo público con lo privado, beneficiando determinados intereses que no tienen nada que ver con los de la mayoría de los ciudadanos.

JOSE LUIS MENDOZAHace unos días tuve la oportunidad de escuchar por la radio unas declaraciones de José Luis Mendoza, presidente de la Universidad Católica de Murcia, UCAM. Es decir, no me lo han contado. Lo oí perfectamente, aunque en un principio pensara que me estaba afectando algún tipo de ensoñación, de ilusión, de alucinación en definitiva porque, lo que este señor pregonaba, es su determinación de conseguir, de parte del ayuntamiento de Murcia, la cesión de derechos sobre la carretera por la que se accede a las instalaciones de la UCAM –la vía local que une Guadalupe y La Ñora–en la que proyecta, se lo oí decir, no lo he soñado, la construcción de un gran aulario, comedores y no se cuantos servicios más con los que ampliar esas instalaciones.

CARRETERA LA ÑORAEn ningún momento percibimos que mostrara algún tipo de preocupación por los ciudadanos que utilizan diariamente esa carretera, pese a que su pretensión llevaría consigo cerrar la conexión viaria entre las dos pedanías, aislándolas igualmente de las comunicaciones que establecen con Javalí Nuevo y Javalí Viejo–confiemos en que el alcalde de Murcia, con su negativa a este desmán si muestre la preocupación que todos esperamos—porque, insisto, este buen señor lo que pretende es obtener la propiedad de la carretera local que une Guadalupe y La Ñora. Pero lo que nos preocupa no son sus ambiciones —alcanzar la luna puede ser una noble aspiración–, lo que nos debe preocupar es la seguridad con la que habla y expone sus proyectos dando la sensación de que sus conversaciones con el Ayuntamiento de Murcia, con el alcalde Cámara, están muy avanzadas. Y teniendo en cuenta los antecedentes de buen entendimiento del equipo de gobierno, de este nuestro ayuntamiento, con el jefazo de la UCAM—aún tenemos grabados en el alma, si es que estas cosas se graban en ella, los 135.000 metros cuadrados de suelo público, cedidos graciosamente a esa institución–, nos tememos lo peor. Y lo peor es que, una vez más, el alcalde Miguel Ángel Cámara, como ocurriera con los terrenos aludidos, confunda el interés público con lo privado y ceda los derechos de una vía absolutamente necesaria para el discurrir de la vida de los habitantes de La Ñora, de Guadalupe, de Javalí Viejo y Javali nuevo. En definitiva, de los habitantes de una parte importante de Murcia que ven con asombro como estas cosas pueden continuar ocurriendo, por lo menos aquí.

Cacique, es el nombre dado a los jefes de tribus amerindias en las islas del Caribe y América y fue incorporado en 1884 al Diccionario de la lengua de la Real Academia con su significado actual en sus dos acepciones: Dominación o influencia del cacique de un pueblo o comarca, e intromisión abusiva de una persona o una autoridad en determinados asuntos, valiéndose de su poder o influencia.

Pero no estamos en el siglo XIX, estamos en el siglo XXI y esta utilización de lo público en beneficio de determinados intereses privados ha de finalizar ya. Y si la cesión gratuita de miles de metros cuadrados de terreno municipal a la UCAM justificó, sobradamente, la investigación abierta por la Fiscalía Anticorrupción, esta pretensión de hacer suya una carretera publica, perjudicando los intereses de gran numero de ciudadanos, exige que esa Fiscalía tome cartas en el asunto y, de una vez por todas, ponga a cada uno en su lugar. Este contubernio entre el ayuntamiento de Murcia y la UCAM ha de terminar por el bien del interés de los ciudadanos de Murcia.


SOLO NOS GANAN GRECIA Y RUMANIA

Lunes, 10 febrero, 2014

“Ojalá convenciéramos a los que tienen contrato indefinido de que se bajaran ciertos de sus derechos para que los pudiérams incrementar a los temporales”, ha dicho Rosell, trasladando angustia a las personas que aún trabajan en nuestro país.

Hace unos días László Andor, Comisario de Empleo Europeo, ofrecía una rueda de prensa en Bruselas que venia a tirar por tierra toda la maquinaria mediática puesta en marcha por el Gobierno de España con la matraca de “vemos el final del túnel” o eso de Montoro de “estamos comenzando a ser el asombro de Europa”. Que sí, que solamente produce risa, pero que como las mentiras repetidas, a veces, parecen convertirse en verdad hay quienes ya comienzan, siguiendo el run run, a pensar que, efectivamente, ya empezamos a ver la luz al final del tunel.

Y yo no dudo de que los banqueros vean luz; faltaría más, las grandes empresas y todos esos que se han hecho mucho más ricos con la crisis, pero ese no es el caso de gran parte de los ciudadanos; diríamos que la mayoría, que de pronto descubren, tal y como declaró el mencionado Comisario de Empleo Europeo, que encontrar un empleo y conseguir trabajar en nuestro país actualmente no es garantía de salir de la pobreza. Así de alto y así de claro, porque esta es una de las conclusiones a las que llega el Informe anual sobre la Evolución del Empleo y la situación social en Europa durante 2013, publicado hace unos días por la Comisión Europea.

Un informe que nos impide ser optimistas y que nos hace preguntarnos en que mundo viven nuestros gobernantes cuando se muestran tan inconscientemente felices y contentos por la evolución de la economía porque, según el mencionado informe, el 12% de los trabajadores españoles viven en situación de pobreza, pese a estar trabajando– porcentaje que solo es mayor en Grecia y Rumania–, señalando como razones del aumento de la pobreza en España la elevada proporción de hogares con todos los miembros en paro, el alto nivel de paro de larga duración y la reducción de las prestaciones sociales, señalando además, que el 15% de los hogares españoles en riesgo de pobreza dependen para sobrevivir de la pensión de los abuelos. Situación que esta España, asombro de Europa y del mundo mundial, según nuestro inefable ministro Montoro, comparte en la UE con países como Chipre, Grecia, Bulgaria, Letonia y Polonia—observen que entre los mismos no se encuentran ni Portugal, ni Italia, espejo en el que siempre nos miramos para conformarnos—, lo que nos hace pensar que se refería a eso porque, realmente, es para asombrarse de que nos encontremos, con todos mis respetos, a la altura de esos países.

PRESIDENTE COEY sin tiempo para recuperarnos del sofocón del informe de la UE sobre lo bien que nos marchan las cosas, es un decir, nos topamos; vamos de sobresalto en sobresalto, con las declaraciones del presidente de la COE, Juan Rosell, que la semana pasada se descolgaba con unas sentencias que han de llenar de angustia a los que aun trabajan en nuestro país, diciendo cosas como: “Ojalá convenciéramos a los que tienen contrato indefinido de que se bajaran ciertos de sus derechos para que los pudiéramos incrementar a los temporales”. Pero no queda ahí la cosa porque animado ante la perspectiva de dejar con la boca abierta a sus socios de la Junta Directiva de la patronal valenciana, CIERVAL, continuó envalentonado recordando que la reforma laboral de 2012 no será la última “ni mucho menos”. “Vamos a tener muchas, todas las que sean necesarias, porque tenemos que adaptar la legalidad a la realidad”.

Ya se, me llamarán demagoga—argumento de los que no tienen argumentos—pero a todos los que hablan así les “condenaría” a vivir con mil euros, generosa que es una– en España hay ya tres millones de personas en situación de “pobreza severa”, los que viven con menos de 307 euros al mes– solamente treinta días. Seguramente al final de los mismos hablarían con menos desahogo, con menos prepotencia, con menos osadía, con menos desfachatez, en definitiva.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 4-2-2014

A %d blogueros les gusta esto: