ANCLADOS EN 1950

Miércoles, 9 octubre, 2013

La justicia continua escandalizando a la sociedad con sus procesos interminables o resoluciones que asombran como, pongamos por caso, el archivo de parte de la causa contra dos hermanos de la ministra Fátima Báñez y otros cinco empresarios que concursaron para comprar los terrenos de Mercasevilla porque, la jueza Alaya, ha mareado mucho la perdiz.

De vez en vez es bueno releer a quienes dejaron escritos textos que deberíamos convertir en eso que llaman “de cabecera”, para repasar cada noche algunos de ellos porque nos permiten no despegarnos del suelo cuando las cosas marchan bien. Sobre todo, nos obligan a reflexionar sobre la funesta manía que atesora el ser humano de repetir los mismos errores año tras año, década tras década.

AYN RANDMe he encontrado—alguien a quien se lo agradezco me lo hizo llegar– con un texto de Elissa Zinovievna Rosembaum, más conocida en el mundo de las letras por el seudónimo de Ayn Rand. Una filósofa y escritora estadounidense que en 1950 escribía cosas como: “Cuando adviertas que para producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada.”

Y nosotros añadimos, condenada y enferma, porque no puede sentirse de otra manera una sociedad, la española, que parece permitir, sin una estruendosa reacción ciudadana, que en nuestra tierra existan más de 11,5 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión social, como señaló un informe realizado por la Fundación Foessa para Cáritas. Una institución que tanto está luchando por mitigar la pobreza y que nos dice que en la actualidad, la escasez en España es “más extensa, más intensa y más crónica que nunca”. Quizás porque en toda la UE hay 84 millones de pobres y un 10,7% de ese total están en España…quizás.

JUEZA MERCEDES ALAYADoblemente enferma cuando la justicia continua escandalizando a la sociedad con sus procesos interminables o resoluciones que asombran como, pongamos por caso, el archivo de parte de la causa contra dos hermanos de la ministra Fátima Báñez y otros cinco empresarios que concursaron para comprar los terrenos de Mercasevilla porque, la jueza Alaya, ha mareado tanto la perdiz, que ha dado lugar a que el pasado 30 de septiembre tuviese que declarar que habían prescrito los delitos de maquinación para alterar el precio de las cosas y fraude y exacciones ilegales, aunque no el de prevaricación, que imputó a los empresarios. Y tal y como están las cosas alguien pensará que algo es algo, pero es tan escandaloso que la Fiscalía Anticorrupción ha reaccionado con un duro escrito en el que se censura, por igual, tanto las formas como los tiempos de la magistrado, hasta el punto de que en su documento la Fiscalía hace alusión a una “extraña” dilación en la actuación de la juez.

CASO MALAYAY no es de otra manera que de extraña, como podemos calificar la sentencia del ‘caso Malaya’ que, como al parecer es costumbre en la justicia española, se eternizó en el tiempo pariendo al final cosas como la absolución de 43 acusados de los 95 que se sentaron en el banquillo, aunque dos de ellos lo fueron por fallecimiento y nueve, por la retirada de los cargos por parte de las acusaciones.

Que la resolución final haga una descripción de hechos gravísimos, para quedarse en condenas mínimas, con la absolución de la mitad del banquillo, nos habla de una seria contradicción, aunque al final hemos de aceptar los criterios jurídicos que nos han dejado ciertamente sorprendidos, por no decir otra cosa. Ya ven, estamos en una sociedad en la que textos de 1950 son de rabiosa actualidad.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 8-10-2013

A %d blogueros les gusta esto: