LA TELEVISION REGIONAL DE MURCIA NO ES PROPIEDAD PRIVADA

Jueves, 26 abril, 2012

 

Mi compañero en el Consejo de administración de la Radio y Televisión Autonómica, Pedro José Navarro ha colgado en las redes sociales un escrito que me permito reproducir porque lo comparto en su totalidad. El nivel de ocultamiento de la información que no favorezca al partido en el poder, en el ámbito nacional y regional, alcanza niveles difícilmente soportables en democracia y ya va siendo hora de que se hable de esto.

7RMEl informativo de La 7, ó 7 Región de Murcia, ha dado muestra de nuevo de manipulación informativa en el descanso del partido del Real Madrid y el Bayern. Ignora la entrevista de Rafael Gonzalez Tovar con Valcárcel, en la que el secretario del PSRM ha ofrecido tres pactos al gobierno regional. Ignora el apoyo de los diputados del PSRM-PSOE en el Congreso al decreto de ayudas a Lorca, y por supuesto la intervención de María González Veracruz en el estrado. Informa de la comparecencia de Constantino Sotoca en la Asamblea Regional sobre los recortes educativos, pero eso sí, dice que es “a petición propia”. Ignora las opiniones del PSRM y del Grupo Mixto. Informa de la entrevista de Valcárcel con la ministra de Empleo y dice que la reforma laboral ha facilitado 500 contratos. ¡Qué disparate! Y culmina con un publireportaje de la reapertura de la residencia de ancianos de la empresa Caser en Lorca, con presencia de la consejera de Sanidad y el alcalde de Lorca, entre otros. ¡Qué descaro cuando sabemos la cuestionada gestión de la reconstrucción de la ciudad!

Los consejeros propuestos por el PSRM en el Consejo de Administración de RTRM hemos denunciado reiteradamente la manipulación informativa en La 7. Nuestras voces son ignoradas, no sólo en La 7, sino en el resto de medios de comunicación de la Región de Murcia. Entiendo la precariedad de los medios, y que las empresas y que los poderes políticos (Gobierno regional especialmente) se aprovechan de esta situación. ¿Dónde están las voces de los periodistas? ¿Y de los directivos que dicen ser periodistas? ¿Y de las asociaciones profesionales?

Una Región que, informativamente, está intervenida. Esa es mi opinión. ¿Tú que piensas?

Por cierto: ¿algún medio de comunicación se va a hacer eco de qué ha pasado con el concurso de frecuencias de radio que la Comunidad de Murcia debía haber resuelto hace meses? La mordaza a las cadenas de radio, al final, no ha servido de nada.

La intervención creo que no lo va a permitir.

Anuncios

REQUIEN POR RTVE

Martes, 24 abril, 2012

 

RTVECharles Baudelaire escribió: “Solamente es igual a otro aquél que lo demuestra, y solamente es digno de libertad aquel que sabe conquistarla”. Y los españoles creíamos haber conquistado el derecho a contar con una radio y televisión pública de ámbito nacional que estuviera al servicio de los ciudadanos y no del gobierno de turno, como vino ocurriendo hasta el año 2006 en que Rodríguez Zapatero—algunas cosas hizo bien—decidió acercar RTVE a los parámetros de la BBC haciendo posible una radiotelevisión publica gestionada desde el consenso con el primer partido de la oposición.

Pues bien, el Gobierno del PP ha hecho saltar por los aires aquel acuerdo que se pactó, entre Zapatero y Rajoy, encaminado a que al partido gobernante no pudiese imponer el nombramiento de su candidato a gestionar RTVE al necesitar de una mayoría de dos tercios en el Parlamento para nombrar al máximo responsable y a los consejeros del ente. Es decir, el PP ha vuelto a una televisión de partido; que es lo que deseaba, hurtando a la sociedad la imparcialidad, el equilibrio informativo del que ha venido haciendo gala TVE desde el 2006 y es que, como dice un viejo proverbio “no hay ley sin agujero para quien sabe encontrarlo” y el Gobierno de Rajoy ha sabido encontrar razones para justificar este atropello a la libertad de información, incluso mintiendo, porque intentar argumentar esta tropelía echándole la culpa al PSOE de no querer llegar a un acuerdo sobre el tema es de aurora boreal, vamos que no cuela.

RODRIGUEZ ZAPATEROAquí, la única verdad es el deseo de acabar con una de las decisiones de Rodríguez Zapatero que mas ha valorado la opinión pública: la puesta en marcha de una Ley que convirtió a TVE y RNE en unos medios independientes, incluso a costa de muchas críticas internas en el seno del propio partido socialista.

Sí, a partir de ahora, no solamente TVE ha dejado de ser libre, los ciudadanos de este país lo somos un poco menos porque, sin medios alejados de las influencias políticas, la calidad democrática se resiente.

RAJOYEs imposible imaginarnos a los primeros ministros ingleses hacer con la BBC lo que ha hecho Rajoy, laminar fulminantemente la libertad de la radio y televisión pública española de ámbito estatal—hablar de libertad en las televisiones autonómicas seria un sarcasmo–, porque estamos seguros de que los ciudadanos ingleses no se lo permitirían. La BBC es grande porque los ingleses creen en la democracia, sean del partido que sean, y aunque muchas veces sus mandatarios se han enfrentado a los dirigentes de ese prestigioso organismo de comunicación, ellos saben que la sociedad británica no les permitiría arremeter contra su libertad de funcionamiento. Aquí sí, aquí lo permitimos de la manera más natural.

Hace tiempo The Journal hablaba de un informe realizado por Michael Cockerell sobre la televisión británica y los primeros ministros y decía que “políticos y hombres de la televisión juegan un perpetuo duelo del gato y el ratón, en el que cada uno está convencido de ser el gato”. Pues bien, aquí, algunos políticos, en cuanto se les deja; y se les deja… tienen tendencia a querer convertirse en tigres.


TAMBIEN LA VERDAD SE INVENTA

Martes, 24 abril, 2012

 

El escritor y periodista Juan Cruz ha publicado en la cadena de diarios Prensa Ibérica un artículo sobre el último libro del también escritor y periodista Fernando Delgado. Como quiera que me precio de contar con la amistad del segundo y la relación siempre cordial con el primero, me permito incluirlo aquí porque me ha parecido que refleja el profundo cariño que se tienen y que comparte con Pilar Padilla, la mujer de Juan, también periodista.

JUAN CRUZLa radio es el mejor invento del hombre aparte de la medicina. La admiración que siento por quienes la hacen viene de muy lejos, de cuando aún no sabía ni leer ni escribir y ese medio resultaba tan crucial para mí, y seguro que para miles de millones de personas, como el aparato con el que me calmaba el asma.

La primera voz que luego, cuando ya era un adolescente, vi en persona fue la de Fernando Delgado, que entonces era un año mayor que yo (o casi) y trabajaba de locutor en Radio Juventud de Canarias, en Tenerife, de donde somos ambos. Coincidimos en un examen de Griego cuando él y yo estudiábamos por libre el bachillerato. Los incidentes de aquel examen (que uno aprobó y el otro no, y en eso no me voy a detener) han dado para mucho, pues comenzaron con la expresión de mi admiración particular por lo que ya entonces se me antojaba que era una figura de la radio, pero sobre todo porque el tiempo jamás disminuyó, ni un ápice, la amistad que entonces empezó a crecer.

El tiempo ha dado para mucho, y sigue dando. FERNANDO DELGADOFernando ha hecho muchísimas cosas en el mundo de la comunicación, la radio, la televisión, la prensa, en la gestión y ante el micrófono. Pero jamás ha decaído su vocación poética, que ha seguido alcanzando el formato noble de los versos pero también se ha derramado en los también arriesgados vericuetos de la narrativa. Y ahora ha publicado en Planeta, su editorial desde que ganó el premio del mismo nombre, su mejor libro, o por lo menos el más arriesgado de todos los que hasta el momento ha dado al papel. Es una novela, También la verdad se inventa; ese verso de Antonio Machado («Se siente más de la cuenta/ Por falta de fantasía: También la verdad se inventa») le sirve a Fernando Delgado para trabar una historia de mil historias (casi), todas diferentes y todas animadas por la inveterada decisión del escritor de no abandonar el ámbito poético que forma parte de su energía sin descuidar en absoluto su pasión por contar.

La novela transcurre en un estudio de radio, y por tanto en las ondas; su asunto, el que circula por las venas del libro, se refiere a las distintas venas que tiene la homosexualidad en todas las formas en que ésta se expresa. El dibujo que hace Fernando para profundizar en el asunto tal como debe hacerse en las novelas (o en el arte en general) se corresponde con los disfraces imprescindibles para que el relato cobre el vuelo adecuado y su misterio. De modo que uno va leyendo como si estuviera ante historias cruzadas cuando al final el relato es único y va al fondo de la soledad (de su construcción) o de la alegría con la que los protagonistas van contándole a una locutora a veces desganada, otras veces burlada, pero siempre presente, una peripecia que parece que nunca es verdad.

Es un libro lleno de fantasía, de invención, pero el filamento más puro tiene que ver (en este país abotargado, episcopal e insultón) con la reivindicación que siempre ha hecho Fernando de las sensibilidades contrariadas. Es una novela, no es una reinvidicación sociológica, pero mientras la leía sentía que era también una reivindicación de esas sensibilidades contrariadas a veces (y muchas veces) incluso por las jerarquías más obligadas a la humildad de las opiniones.

¿Una novela arriesgada? Pues sí, pero no por el asunto, que está muy bien resuelto como una narración que sigue todos los cánones, sino porque en su narrativa es la primera vez que Fernando Delgado ata el barroquismo carpentierano del que procede su imaginación novelística y asume el lenguaje pronto de la radio, que le permite ir (como requería Azorín) “derechamente a las cosas”. O como hubiera dicho su gran amigo José Hierro, “sin vuelo en el verso”.

Celebro el libro, celebro su tono, y celebro que, por lo menos así, Fernando haya vuelto a la radio, que es donde él se hizo.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 24-4-2012

JESÚS RESUCITADO Y AI SE EU TE PEGO

Miércoles, 18 abril, 2012

Claro que aquí ya llueve sobre mojado porque hace años el Resucitado ya fue bailado al son de Paquito El Chocolatero, que tampoco está mal.

Robert W. Kubey, profesor de la universidad de Nueva Jersey, trabajó en un estudio sobre el comportamiento de espectadores de TV en Norteamérica y llegó a la conclusión de que la televisión es el recurso más cómodo y barato porque no presenta ideas complejas y lo que quiere el público es ver cosas fáciles de entender. Es decir, la televisión es mucho más que un medio de comunicación. Una sociedad poco exigente le ha convertido en el principal soporte de entretenimiento para unos ciudadanos que tampoco se pueden permitir grandes alegrías asistiendo a otros espectáculos.

La TV nos mete el mundo en la casa y desde ella lo contemplamos con un poco de envidia y con la oculta esperanza de que, alguna vez, podamos vernos reflejados en sus programas, y si es en sus informativos para que decir. Y hay quienes parecen intentarlo haciendo bailar a Jesús Resucitado al ritmo del Waka-Waka y del Ai se eu te pego.

CRISTO RESUCITADOLa Semana Santa de Alhama aspira a que se le reconozca de Interés Turístico Nacional y la Junta de Cofradías inició hace unos meses el expediente para intentar conseguir dicho reconocimiento. Y lo que son las cosas, esto, que se antojaba difícil porque, al parecer, uno de los requisitos exigidos es que se tienen que producir veinte impactos informativos en los medios de comunicación, de ámbito nacional, casi se ha logrado gracias a la genialidad de hacer desfilar al Cristo al son de unos temas musicales con los que está encantado el presidente de la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Telesforo Cerón, que manifiesta que “prácticamente, la mitad ya las hemos conseguido este año sin esperarlo, aunque yo no conozco ninguna de esas canciones, tan solo sé que son alegres y pegadizas, para este día de júbilo por la resurrección de nuestro padre Jesús”.

He visionado varias veces las imágenes que nos ofrecen en You Tube de esa procesión de Alhama. Imágenes colgadas en la red por un miembro de la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, “ el paso morado” en las que se muestran el trono de Jesús Resucitado bailando al ritmo del Ai se eu te pego, a la vez que los portatronos—unos cubiertos, otros no, y algunos de calle simplemente—se mueven marchosamente al son de una música que, como mínimo, calificaremos de poco apropiada porque, se empeñen o no, no parece adecuado que el Jesús Resucitado sea sometido a un balanceo al compás de la canción referida anteriormente o del Waka-Waka, que también se interpreto. Claro que aquí ya llueve sobre mojado porque hace años el Resucitado ya fue bailado al son de Paquito El Chocolatero, que tampoco está mal. Lo que ocurre es que entonces nadie lo colgó en la red y tuvo menos repercusión. Así es que ahora, al parecer, todo el mundo anda muy feliz, en el ámbito de las cofradías en Alhama–incluida la presidenta de la Junta de Cofradías Encarna Martínez, que declara que “para gustos, colores”– con el suceso informativo, porque hay quienes piensan que es necesario, también en las procesiones, innovar.

Innovar proviene del latín innovare, que significa acto o efecto de innovar, tornarse nuevo o renovar, introducir una novedad. Y las innovaciones, ya se sabe, pueden ser graduales, a medio plazo o de sopetón. Esta innovación, que lleva al Jesús Resucitado a bailar al son del Waka-Waka y Ai se eu te pego, sencillamente, no sabemos como calificarla.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 17-4-2012

GOBERNADOS DESDE LA IZQUIERDA

Jueves, 12 abril, 2012

 

Más que ensimismarse en lo de “no comprender los resultados” creo que el PP debería hacer una autocrítica sobre lo que ha podido hacer mal durante la campaña electoral como, entre otras cosas, ir su candidato de “sobrado”.

VOTACIONES EN ANDALUCIAEl pasado domingo los andaluces hablaron con su voto y dejaron nítidamente claro que quieren ser gobernados desde la izquierda. Y esa es la democracia, que los ciudadanos decidan libremente quienes quieren que les gobierne porque los “triunfos históricos” no valen de nada si no dan para regir. Y entrar en lo de “no comprender los resultados”, como ha manifestado Carlos Rojas, candidato número uno del PP al Parlamento por Granada, es todo menos oportuno.

Los electores nunca se equivocan. Este es un pueblo viejo y sabio que sabe discernir en cada momento lo que conviene a su tierra. Y hemos de recordar a Carlos Rojas que estos electores son los mismos que le dieron un claro triunfo al PP en las pasadas elecciones municipales y autonómicas. Si entonces esos resultados fueron fácilmente entendibles para él, no veo las razones para su incapacidad de comprender los resultados de ahora, porque ha sido el mismo electorado el que ha decidido que quiere ser gobernado por una coalición de izquierdas: 59 escaños PSOE e IU, frente a los 50 del PP.

Más que ensimismarse en lo de “no comprender los resultados” creo que el PP debería hacer una autocrítica sobre lo que ha podido hacer mal durante la campaña electoral como, entre otras cosas, ir su candidato de “sobrado”, negándose a debatir con los otros aspirantes, dando la sensación de sentirse ganador y no ver la necesidad de bajar a la arena de la confrontación de ideas. En democracia, los candidatos han de dar explicaciones de lo que pretenden hacer, y muchos ciudadanos pudieron no comprender como el popular, Javier Arenas, se negaba debatir en Canal Sur con Griñan y Valderas, máxime cuando es un político avezado, preparado y con un buen discurso, pero durante toda la campaña jugo a no arriesgar siguiendo el estilo Rajoy de “dejar hacer, dejar pasar”, de no exponerse nunca, pero el no es Rajoy y de él, seguramente, el electorado esperaba algo más.

Pero teniendo en cuenta que el PP, desde las elecciones del 20-N hasta ahora—en sólo cuatro meses—, ha perdido 425.789 votos, quizás las razones de que este partido no pueda gobernar en Andalucía son, sencillamente, que este electorado se encuentra más cómodo en la izquierda. Las cosas, a veces, son más sencillas de lo que parecen.

Publicado en Wadi-As, de Guadix, el 30-3-2012

TODO, NO DEBERÍA SER POSIBLE

Miércoles, 11 abril, 2012

 

La cárcel está llena de presos con delitos que podríamos calificar de menores que tendrán que cumplir la pena íntegra porque no pertenecen a ningún partido político que fuerce ante el ministro un trato de favor.

Maquiavelo vino a decir que la política es una actividad ajena a la moral, en la que los valores éticos no tienen aplicación. Y esto, sencillamente, es difícil de digerir, incluso ahora, donde todo es tan extraño que tenemos la sensación de que nos estamos reinventando todos los días. Y en ese reinventarnos no salimos ganando como seres humanos, antes al contrario, tenemos la sensación de que vivimos en una sociedad en la que todo es posible, y todo lo hacemos posible en nombre de no se que.

ALBERTO RUIZ GALLARDONHace unos días, el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, justificaba, por razones humanitarias, según él, los indultos aplicados por su departamento a condenados por corrupción. Indultos aprobados en Consejo de Ministros y que han beneficiado a dos miembros de Unió Democràtica de Catalunya: Josep Maria Servitje, exsecretario general de Trabajo en la Generalitat, durante el mandato de Jordi Pujol; que fue condenado a cuatro años y medio de cárcel por malversación de fondos públicos, y al empresario Víctor Manuel Lorenzo Acuña, también del partido que lidera Josep Antoni Duran i Lleida.

El ministro se apoyaba en razones humanitarias, sí, pero la cárcel está llena de presos con delitos que podríamos calificar de menores que tendrán que cumplir la pena íntegra porque no pertenecen a ningún partido político que fuerce ante el ministro un trato de favor. Le guste o no al señor Ruiz-Gallardón–acusaba de demagogo al diputado que le interpelaba sobre este hecho, MARTINEZ GORRIARAN UPYDMartínez Gorriarán, de UPyD–, la sensación con la que el ciudadano se queda es que ha comenzado una despenalización—nos tememos que vendrán más—de los delitos de corrupción, con lo que esto significa de descrédito de las instituciones. Por eso hacemos nuestras las palabras de Martínez Gorriarán cuando manifestó que:”Demagogia es utilizar la democracia a favor de una parte de la sociedad y utilizar leyes públicas pervirtiéndolas para defender intereses privados que van contra el interés general, y éste es un caso claro y evidente de demagogia que no debería repetirse”.

MATIAS CARRILLO ALCALDE DE FORTUNAComo no debería tener lugar que alguien como el alcalde de Fortuna, Matías Carrillo, del PP, que está condenado por la Justicia por compra de votos—una de las peores acusaciones que se le pueden hacer a un político en un estado plural–, continúe poniendo de relieve su talante totalitario, muy alejado de lo exigible en una democracia, para utilizar los plenos en su propio beneficio, pervirtiendo el Estado de Derecho y acomodando las intervención de la oposición a su albedrío para no dar la posibilidad de debatir nada de lo que ocurre en esa ciudad.

Su partido, el PP, debería tomar cartas en el asunto porque, si ya es grave y difícilmente justificable, que un alcalde condenado por compra de votos permanezca al frente del consistorio, es incomprensible que un señor con tal tufo totalitario—carece del más mínimo respeto al Reglamento de Organización y Funcionamiento (ROF) de las Entidades Locales—pueda continuar al frente de un ayuntamiento, aunque solo sea por la imagen que da del pueblo: es bueno recordar que estamos en el siglo XXI.

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 11-4-2012

TRANSPARECIA CON TRAMPAS

Miércoles, 4 abril, 2012

 

Nos quedamos con el galimatías utilizado para definir, no definir, infracciones encaminadas a sancionar la corrupción de los políticos

CONSEJO DE MINISTROSEl gobierno de Rodríguez Zapatero tenia preparada una ley de Transparencia que nunca vio la luz; para desencanto de los votantes del PSOE que han visto con una cierta envidia, que lleva implícita un claro reproche al gobierno socialista, como el ejecutivo de Rajoy, en Consejo de Ministros, aprobó un anteproyecto de ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno. Que suena muy bien dicho así, pero que distorsiona un tanto el sonido cuando se lee con detenimiento el tal proyecto de ley que está colmado de trampas. Porque este texto contempla tantos límites y exclusiones al derecho de acceso a la información del ciudadano, que nos hace dudar muy mucho de su real efectividad, máxime cuando está pleno de ambigüedades que oscurecen en gran manera su contenido, lo que nos hace temer por su auténtica efectividad.

La norma nos dice que se encamina a “ampliar y reforzar la transparencia de la actividad pública”, “garantizar el derecho de acceso a la información” y “establecer las obligaciones a cumplir por los responsables políticos”, pero hay tantas restricciones a este cumplimiento que nos tememos que lo que se ha pretendido es quedar bien con el personal que reclama transparencia.

Hemos de reconocer que esto el gobierno del PP lo hace bien. Son capaces de decir hoy una cosa y mañana todo lo contrario sin que les mueva un músculo de la cara y en ese plano hemos de entender el contenido de esta ley porque hay que tener mucho valor para llamarla rimbombantemente Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, si tiene tal número de restricciones que se queda en un mero enunciado.

Entre las limitaciones de información pública que se reflejan en la ley se encuentran, entre otras, las que se refieren a “la seguridad nacional, la defensa, las relaciones exteriores, la seguridad pública o la prevención, investigación y sanción de los ilícitos penales, administrativos o disciplinarios”. Pero las acotaciones no se quedan aquí porque la información que tendrá derecho a solicitar la ciudadanía –en algunos casos se tendrán que pagar tasas– podrá no ser suministrada por las distintas administraciones, que pueden argumentar, por ejemplo, perjuicios para los “intereses económicos y comerciales”, la “protección del medio ambiente” o la “política económica y monetaria”, entre otras causas. Por otra parte, también se podrá denegar el acceso si perjudica a los intereses económicos y comerciales, según apuntan.

Si a esto añadimos que cuando la documentación solicitada por el ciudadano incluya “datos especialmente protegidos” o afecte a “derechos e intereses de terceros” estos podrán presentar alegaciones y en el caso de que las informaciones hayan sido realizadas por una entidad distinta a la administración pública, será dicha entidad la que decida sobre el acceso a la información solicitada, pues la tan cacareada ley se nos queda en muy poquito.

Si para muestra vale un botón nos quedamos con el galimatías utilizado para definir, no definir, infracciones encaminadas a sancionar la corrupción de los políticos y que prohíbe a los altos cargos “aceptar para sí regalos que superen los usos habituales, sociales o de cortesía, ni favores o servicios en condiciones ventajosas que puedan condicionar el desarrollo de sus funciones”. Todo esto sin decirnos que es lo que se considera “usos habituales” o “cortesía”, que lo tendrá que decidir el Consejo de Ministros en el caso de que sean miembros del Gobierno o Secretarios de Estado, o el ministro de Hacienda en el resto de casos. Ellos serán los encargados de las sanciones, pero nos alarma que estas se dejan abiertas a criterios tan dados a la interpretación personal como “la naturaleza de la infracción”, “las ganancias obtenidas” o la “gravedad del peligro ocasionado”. Sí, ley de Transparencia, pero menos,

Publicado en La Opinión, de Murcia, el 3 de abril de 2012

A %d blogueros les gusta esto: