LAS HORAS DE COSPEDAL

Jueves, 15 marzo, 2012

Ya está bien de falta de respeto. Ya está bien de los mensajes que en los últimos tiempos han de soportar los trabajadores de este país. Como si fuesen unos vagos, como si esta tierra nuestra estuviese poblada de unos cuentistas que viven de la patraña.

MARIA DOLORES DE COSPEDALAyer, María Dolores de Cospedal, Secretaria General del PP y Presidenta de Castilla- La Mancha, se descolgaba con unas declaraciones en las que decía: “yo creo que en España hace falta trabajar más. Las empresas alemanas a veces han optado por trabajar más horas manteniendo sueldos, y muchas se salvaron. Hay que trabajar más en todos los sectores, público y privado”, para continuar diciendo que ella trabaja muchas horas al día—ya saben que comparte su tiempo entre Madrid y Castilla-La Mancha–, lo que no dijo en la entrevista es lo que esas muchas horas que trabaja le reportan económicamente porque su sueldo, créanme, está muy alejado de lo que gana cualquier trabajador español, por muchas horas que se pase en el “curro”, entre otras cosas porque, como no existe el don de la ubicuidad–es metafísicamente imposible que alguien que ha de estar en un lugar determinado para desarrollar una función, un trabajo, una responsabilidad, pueda hacerlo sin menoscabo de esa responsabilidad si, a la misma hora, el mismo día, ha de estar en otro lugar, ejerciendo otro trabajo, otras competencias—, a un simple trabajador no se le permitiría que alternase dos faenas, a la misma hora, sencillamente porque es imposible: no para la señora Cospedal.

Ya está bien de falta de respeto. Ya está bien de los mensajes que en los últimos tiempos han de soportar los trabajadores de este país. Como si siempre hubiesen sido unos vagos, como si esta tierra nuestra estuviese poblada de unos cuentistas que no producen nada, que no trabajan, que viven de la patraña. Como esos jóvenes españoles menores de 30 años con titulo universitario o con FP de grado superior que no pueden trabajar, porque no encuentra nada. Ni pueden emanciparse de los padres, ni pueden pensar en un futuro, por lo menos en su país, porque un 68% de esos jóvenes cualificados tiene como única esperanza la emigración a otros países.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: