JOSÉ CARLOS FUENTES, COCINERO DEL AÑO

miércoles, 29 septiembre, 2010

JOSÉ CARLOS FUENTES

LA  COCINA,  LOS  SABORES  Y SUS MARCOS

Tras las fotos en su zona de trabajo, la charla la mantenemos alejados de los fogones. El lugar elegido es la sala que el Palacete de la Seda dedica a los cuadros de Antonio Mir y a las bellas esculturas de José Planes. Es por la mañana. El silencio nos acompaña. Un silencio que invita a la confidencia y a la evocación y comienza rememorando una niñez un tanto ajetreada: se recuerda un niño inquieto, y seguramente esa inquietud le llevaba hacia “un querer estar en muchos sitios, hacer muchas cosas; quizás por eso, desde pequeño ya me gustaba dar “sartenazos”. Así es que ayudaba a su madre en eso de hacer roscos y pestiños-era cocinera en un geriátrico de Barcelona- porque, aunque en sus comienzos se limitaba a hacer los “agujeritos” de los roscos, está convencido de que aquello fue una manera de entrar en la cocina: “Dejé los estudios de electricidad y electrónica y pasé a estudiar cocina porque me di cuenta de que era lo que quería hacer, lo que me gustaba, seguramente también porque yo iba con mi madre muchas veces a su trabajo y siempre sentí fascinación por las cocinas profesionales, grandes, me llamaban mucho la atención”.

Lee el resto de esta entrada »


LOS CIUDADANOS Y EL AYUNTAMIENTO

miércoles, 29 septiembre, 2010

Suponemos que la venta ambulante está regulada. Intuimos que los mercadillos callejeros tienen unos días y horas determinadas e imaginamos que los artículos que se venden en dichos mercadillos tendrán que tener las mínimas condiciones de salubridad.Vamos, que no debería aceptarse que haya mercadillos que surjan por arte de magia y que lo que se venda en ellos sea el producto de una previa esquilmación de los contenedores de basura.

Pues bien, desde hace uno dos años los vecinos del barrio de San Andrés vienen soportando que en la calle Nuevas Tecnologías y en la de la estación de autobuses, todos los domingos, se instale un extraño mercadillo con objetos que es posible encontrar en la basura: zapatos, ropa vieja juguetes rotos, objetos variopintos, teléfonos móviles y hasta un ordenador que otro. Nos cuentan que, si no llueve, quizás tengan la suerte de que los vendedores recojan parte de sus mercaderías al finalizar la venta porque, de lo contrario, dejarán todo abandonado convirtiendo la calle en un basurero.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: